NA­DAN­DO A CON­TRA CO­RRIEN­TE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - LA SEMANA - Víc­tor Gri­fols Rou­ra

Víc­tor Gri­fols Rou­ra (Barcelona, 1950) aban­do­na la pri­me­ra lí­nea de fue­go. Se re­ti­ra pa­ra de­jar pa­so a su hi­jo, Víc­tor Gri­fols Deu, y a su her­mano, Rai­mon Gri­fols Rou­ra. Lo tie­ne to­do pre­pa­ra­do pa­ra la su­ce­sión. Cuan­do es­ta cul­mi­ne, en el 2017, ten­drá 67 años. Los mis­mos que con­ta­ba su pa­dre, Víc­tor Gri­fols Lu­cas, cuan­do de­ci­dió en­tre­gar­le a él las rien­das de la mul­ti­na­cio­nal ca­ta­la­na. En 1987. «No me re­ti­ro de la em­pre­sa, pe­ro me apar­to un po­co. Ha lle­ga­do el mo­men­to de ce­der la res­pon­sa­bi­li­dad eje­cu­ti­va a una nue­va ge­ne­ra­ción muy bien pre­pa­ra­da y ca­paz de di­ri­gir la com­pa­ñía has­ta ni­ve­les tan al­tos co­mo los lo­gra­dos des­de 1987 has­ta hoy. Es­toy tran­qui­lo por­que he de­po­si­ta­do mi con­fian­za en los me­jo­res can­di­da­tos» ha di­cho el em­pre­sa­rio. El to­da­vía pre­si­den­te y con­se­je­ro de­le­ga­do de Gri­fols se in­cor­po­ró a la em­pre­sa fa­mi­liar allá por 1973. Una vez tu­vo en sus ma­nos el ti­món, se em­bar­có en una pro­fun­da re­es­truc­tu­ra­ción que la con­vir­tió en un hol­ding de em­pre­sas. Aca­ba­da la trans­for­ma­ción, lle­gó el mo­men­to de la ex­pan­sión in­ter­na­cio­nal. Y, des­pués, la an­sia­da sa­li­da a bol­sa. Al ter­cer in­ten­to. Has­ta dos ve­ces hu­bie­ron de dar mar­cha atrás en la pues­ta de largo en el par­qué por­que los ana­lis­tas no aca­ba­ban de ver cla­ro aquel ne­go­cio: ge­ne­rar tra­ta­mien­tos mé­di­cos a tra­vés de las pro­teí­nas del plas­ma que se ex­traía de do­nan­tes a los que ha­bía que pa­gar por ello. Al­go que, ade­más, ha­bía que ha­cer en el ex­tran­je­ro por­que en Es­pa­ña no era le­gal.

Pe­ro no es Víc­tor Gri­fols de los que arro­jan la toa­lla a las pri­me­ras de cam­bio. No ce­jó en el em­pe­ño. Has­ta ver a su pa­dre, en ma­yo del 2006, ha­cer so­nar la cam­pa­na de la Bol­sa de Ma­drid anun­cian­do el de­but de la em­pre­sa. Una com­pa­ñía que na­ció de las ma­nos del abue­lo, José An­to­nio Gri­fols Roig, un mé­di­co he­ma­tó­lo­go, allá por 1940, cuan­do re­cién fi­na­li­za­da la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la e ini­cia­da ya la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, de­ci­dió ins­ta­lar en su ca­sa bar­ce­lo­ne­sa de la Ram­bla de Ca­ta­lu­ña un la­bo­ra­to­rio de aná­li­sis clí­ni­cos.

Hoy, 75 años des­pués aque­llo, la mul­ti­na­cio­nal ca­ta­la­na es­tá pre­sen­te en más de un cen­te­nar de paí­ses y es lí­der en la pro­duc­ción de me­di­ca­men­tos bio­ló­gi­cos de­ri­va­dos del plas­ma y en la ob­ten­ción de plas­ma, con 150 cen­tros de do­na­ción en Es­ta­dos Uni­dos y 14.000 em­plea­dos. Sus in­gre­sos su­pe­raron los 3.500 mi­llo­nes en el 2014

Si al­go tie­ne Víc­tor Gri­fols Rou­ra es que es es­pe­cia­lis­ta en na­dar a con­tra­co­rrien­te. Co­mo de­mues­tra el he­cho de que per­te­ne­cien­do a una es­tir­pe de cien­tí­fi­cos, de­ci­die­se que lo su­yo eran las Cien­cias Em­pre­sa­ria­les. Su bi­sa­bue­lo era un mé­di­co ho­meó­pa­ta. Su abue­lo, el fun­da­dor de la em­pre­sa es­tu­dió me­di­ci­na y des­pués he­ma­to­lo­gía en Ale­ma­nia, si­guien­do los pa­sos de su pro­ge­ni­tor. Y los hi­jos de es­te, José An­to­nio y Víc­tor —es­te úl­ti­mo pa­dre del ac­tual con­se­je­ro de­le­ga­do y quí­mi­co de pro­fe­sión— tra­ba­ja­ron con él co­do con co­do pa­ra ha­cer cre­cer el la­bo­ra­to­rio. Ellos ob­tu­vie­ron el pri­mer plas­ma lio­fi­li­za­do. Sen­ta­ron las ba­ses pa­ra abrir el pri­mer ban­co de san­gre pri­va­do es­pa­ñol, el He­mo­ban­co, en 1945. Y desa­rro­lla­ron, en 1950, la téc­ni­ca de la plas­ma­fé­re­sis. Otro gran hi­to pa­ra una em­pre­sa cu­yos éxi­tos ha­brá de per­pe­tuar la nue­va ge­ne­ra­ción.

ABRAL­DES | http://abral­de­sar­ts­tu­dios.jim­do.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.