El Ho­tel Mo­derno

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - FINANZAS - Fernando Sal­ga­do

Don Nés­tor y do­ña Clo­til­de —no los bus­que el lec­tor en el re­gis­tro ci­vil: el au­tor los ha crea­do pa­ra ob­ser­var con sus ojos la trans­for­ma­ción del om­bli­go co­mer­cial de la ciu­dad olí­vi­ca— re­tor­na­ron a su año­ra­da Por­ta do Sol des­pués de trein­ta años de au­sen­cia. Tal vez des­em­bar­ca­ron del «Cap Polonio», el lu­jo­so va­por de la Ham­burg Sü­da­me­ri­ka­nisch —la Ham­bur­gue­sa, en la jer­ga de los emi­gran­tes—, ya a pun­to de re­ti­ro, que el 15 de abril de 1931 atra­có en el puer­to de Vi­go, don­de de­jó a 109 pa­sa­je­ros pro­ce­den­tes de Amé­ri­ca.

La pa­re­ja de in­dia­nos, se­sen­to­nes y dis­tin­gui­dos, se zam­bu­lle­ron de in­me­dia­to en el bu­lli­cio de la ur­be. La vi­lla gran­de de prin­ci­pios de si­glo, que fes­to­nea­ba la ría con fá­bri­cas de con­ser­va y as­ti­lle­ros emer­gen­tes, ha­bía tre­pa­do por las co­li­nas has­ta trans­for­mar­se en una ciu­dad vi­bran­te, co­bi­jo de bur­gue­sía pu­dien­te y os­ten­to­sa, y hor­mi­gue­ro de ma­sa obre­ra in­dó­mi­ta y vo­cin­gle­ra. En el au­to­mó­vil que los con­du­cía al Ho­tel Mo­derno, don Nés­tor y do­ña Clo­til­de sor­bían los cam­bios en si­len­cio. El rui­do del mo­tor com­pe­tía en des­ven­ta­ja con el chi­lli­do me­tá­li­co y el chis­po­rro­teo de los tran­vías eléc­tri­cos. Sun­tuo­sos edi­fi­cios, de es­ti­lo mo­der­nis­ta o cor­te ecléc­ti­co, ja­lo­na­ban el tra­yec­to y se arra­ci­ma­ban, en es­plén­di­do con­tu­ber­nio, en la Por­ta del Sol.

UNA JO­YA AR­QUI­TEC­TÓ­NI­CA

El pro­pio Ho­tel Mo­derno, pa­ra­da y fon­da del ma­tri­mo­nio, ocu­pa­ba el más em­ble­má­ti­co de los pa­la­cios pro­yec­ta­dos en Vi­go por el ar­qui­tec­to ga­lo-po­la­co Mi­chel Pa­ce­wicz. Lo ha­bía pro­mo­vi­do Ma­nuel Bár­ce­na, con­de de To­rre Ce­dei­ra, pa­ra des­ti­nar­lo a vi­vien­das. Cons­trui­do en­tre 1897 y 1902, to­da­vía no es­ta­ba re­ma­ta­do cuan­do don Nés­tor, quien aho­ra ad­mi­ra sus he­chu­ras de afran­ce­sa­do mo­der­nis­mo, em­pren­dió via­je a ul­tra­mar. Ob­ser­va el in­diano que la pla­za ga­nó una jo­ya ar­qui­tec­tó­ni­ca, pe­ro a cam­bio se des­hi­zo de los dos ne­go­cios co­mer­cia­les que lo flan­quea­ban.

Ya no es­tá la Ar­me­ría Vas­con­ga­da, cu­yo pro­pie­ta­rio, Vicente Ar­nal, ha­bía su­fri­do una do­ble afren­ta en agos­to de 1901: un ro­bo y, en vez de la com­pren­sión so­li­da­ria, la re­xou­ba de los ve­ci­nos. Su­ce­dió que los ca­cos arram­pla­ron con 17.000 reales que Ar­nal guar­da­ba en un pu­pi­tre, va­rios re­vól­ve­res y un dé­ci­mo de la lo­te­ría, pe­ro in­clu­ye­ron tam­bién un ro­sa­rio en el bo­tín. Y es­to mo­ti­vó más de una chan­za: tal vez los ami­gos de lo ajeno te­nían con­cien­cia re­li­gio­sa y pre­ten­dían ob­te­ner la ab­so­lu­ción de su pe­ca­do. Ha­bía des­apa­re­ci­do tam­bién la tien­da Fin de Si­glo, fun­da­da en 1896 por los her­ma­nos Po­sa­da Con­de y su pri­mo Ja­co­bo Con­de, que ofre­cía «no­ve­da­des del reino y ex­tran­je­ro», co­mo las ca­mi­sas y enaguas de la fá­bri­ca vi­gue­sa So­to y Cal­vo o los sos­te­nes ale­ma­nes mar­ca Hau­ta­na. El al­ma­cén, cu­yo ró­tu­lo so­lo ga­ran­ti­za­ba vi­gen­cia de­ci­mo­nó­ni­ca, no lo­gró amol­dar­se a la nue­va cen­tu­ria.

A don Nés­tor y do­ña Clo­til­de los re­ci­bió el ge­ren­te del Ho­tel Mo­derno, Cé­sar Fer­nán­dez, so­brino del pro­pie­ta­rio, Je­sús Fer­nán­dez Ote­ro, quien pron­to se uni­ría a la re­cep­ción de los ilus­tres hués­pe­des. Con ellos, a tra­vés de char­la dis­ten­di­da, re­me­mo­ra­ron las tres dé­ca­das per­di­das. El asun­to que mo­no­po­li­za­ba las con­ver­sa­cio­nes y los ti­tu­la­res de la pren­sa lo­cal: la mul­ti­tud ju­bi­lo­sa que «ayer mis­mo» ati­bo­rra­ba la Por­ta do Sol pa­ra fes­te­jar la pro­cla­ma­ción de la Se­gun­da Re­pú­bli­ca. El vue­lo ra­san­te del ae­ros­ta­to Graf Zep­pe­lin so­bre la cú­pu­la del ho­tel, en agos­to de 1929. Y, so­bre to­do, por es­pe­cial in­te­rés de an­fi­trio­nes y hués­pe­des, la his­to­ria del es­ta­ble­ci­mien­to que ese año cum­plía un es­plen­do­ro­so cuar­to de si­glo.

CA­FÉ Y HO­TEL DE LU­JO

El Ho­tel Mo­derno lo fun­dó en 1906 José María Ro­drí­guez Pardo, un in­dus­trial co­ru­ñés que co­lec­cio­na­ba ho­te­les, ca­fés y res­tau­ran­tes —mu­chos de ellos bau­ti­za­dos con el nom­bre de Mén­dez Nú­ñez, el hé­roe del Ca­llao— co­mo los fi­la­té­li­cos co­lec­cio­nan se­llos.

No se pa­ró en ba­rras ni se pri­vó de lu­jos el fun­da­dor del Ho­tel Ca­fé Res­tau­rant Mo­derno, cons­tre­ñi­do ini­cial­men­te al ba­jo, en­tre­sue­lo y só­tano de la ca­sa Bár­ce­na. Con­ta­ba en sus orí­ge­nes con ca­tor­ce ha­bi­ta­cio­nes, ubi­ca­das en el en­tre­sue­lo, pe­ro con­for­ta­bles y con mo­bi­lia­rio fa­bri­ca­do en los ta­lle­res del vi­gués Sánchez Pu­ga y del ta­llis­ta com­pos­te­lano Je­sús Lan­dei­ra, el au­tor del mau­so­leo de Ro­sa­lía de Cas­tro en el Pan­teón de Ga­le­gos Ilus­tres.

En el ba­jo, con en­tra­da y vis­tas a Po­li­car­po Sanz, se si­tua­ba el sa­lón prin­ci­pal del lu­jo­so ca­fé, re­cu­bier­to con ta­pi­ces de Lio­nel Pe­raux —«imi­ta­ción de los go­be­li­nos»—, ilu­mi­na­do por ocho gran­des lám­pa­ras ad­qui­ri­das en Pa­rís y sal­pi­ca­do de me­sas de hie­rro y már­mol cons­trui­das por La In­dus­trial de A Co­ru­ña y el mar­mo­lis­ta Ba­li­ño de Vi­go. Tam­bién en el ba­jo, dos es­plén­di­dos co­me­do­res, de­co­ra­dos al fres­co por el es­ce­nó­gra­fo D’Al­mon­te, re­ple­tos de es­pe­jos, pin­tu­ras mo­der­nis­tas y col­ga­du­ras ro­jas. Dis­po­nía el res­tau­ran­te de una va­ji­lla de 500 cu­bier­tos y un ser­vi­cio de me­sa de le­gen­da­ria pla­ta Me­ne­ses. El só­tano, con en­tra­da por la ca­lle Ca­rral, al­ber­ga­ba otras sa­las del ca­fé: 150 me­sas más, seis bi­lla­res y diez me­sas pa­ra ju­gar al tre­si­llo.

El es­ta­ble­ci­mien­to des­bor­da­ba las pa­re­des di­se­ña­das por Pa­ce­wicz y ex­ten­día sus ten­tácu­los por la ace­ra: ele­gan­tes tol­dos, 78 ve­la­do­res de cu­rio­sas for­mas mo­der­nis­tas y un gru­po mu­si­cal pa­ra ame­ni­zar la te­rra­za. La ins­ta­la­ción del Mo­derno, se asom­bra­ba por aque­llas fe­chas el No­ti­cie­ro de Vi­go, «de­be cos­tar un ca­pi­tal a sus pro­pie­ta­rios».

Je­sús Fer­nán­dez Ote­ro, ou­ren­sano de Cor­te­ga­da, te­nien­te de al­cal­de y al­cal­de ac­ci­den­tal de Vi­go, ex­pli­ca a don Nés­tor y a do­ña Clo­til­de có­mo asu­mió la pro­pie­dad ple­na del es­ta­ble­ci­mien­to. Fue en sep­tiem­bre de 1908. La em­pre­sa que ha­bía im­pul­sa­do Ro­drí­guez Pardo, de­no­mi­na­da Mar­tí­nez, Fer­nán­dez y Com­pa­ñía, se di­sol­vió de co­mún acuer­do y él, uno de los so­cios, se hi­zo car­go del ac­ti­vo y del pa­si­vo. Y las co­sas, re­co­no­cía, le ha­bían ido bien. Pe­ro se­gu­ra­men­te es­ta­rán us­te­des fa­ti­ga­dos del via­je, con­clu­yó el an­fi­trión, y les ape­tez­ca re­ti­rar­se a des­can­sar. Ma­ña­na, agre­gó, si lo desean, les con­ta­ré al­gu­nas de las vi­ven­cias que es­con­den es­tas pa­re­des.

| AR­CHI­VO

A la iz­quier­da, en una pos­tal de prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do, el Ho­tel Mo­derno, la Ar­me­ría Vas­con­ga­da —con tol­dos ro­ji­blan­cos— y los al­ma­ce­nes Fin de Si­glo. Su­per­pues­to a la ima­gen, re­tra­to de Je­sús Fer­nán­dez Ote­ro. A la de­re­cha, en fo­to de Pa­che­co, el Graf Zep­pe­lin so­bre­vo­lan­do el ho­tel en agos­to de 1929.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.