UN NUE­VO AÑO RE­PLE­TO DE RE­TOS Y DESAFÍOS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Juan Ar­jo­na

LA SI­TUA­CIÓN ECO­NO­MÍA GLO­BAL SE EN­FREN­TA A IM­POR­TAN­TES CAM­BIOS UNA VEZ QUE SE HA SU­PE­RA­DO LA CRI­SIS QUE ATOMIZÓ A GRAN­DES BLO­QUES Y RE­PER­CU­TIÓ ES­PE­CIAL­MEN­TE EN PAÍ­SES CO­MO ES­PA­ÑA, POR­TU­GAL O GRE­CIA. LA ECO­NO­MÍA NA­CIO­NAL HA DE AFRON­TAR RE­TOS CO­MO EL EM­PLEO, LA PRO­DUC­TI­VI­DAD Y EL RE­EQUI­LI­BRIO DE SUS CUEN­TAS, MIEN­TRAS QUE EL RES­TO DEL MUN­DO MI­RA A EE.UU., QUE SUBE EL PRE­CIO DEL DI­NE­RO, Y A LA RA­LEN­TI­ZA­CIÓN DE LA ECO­NO­MÍA CHI­NA

El gran re­to que de­be afron­tar Es­pa­ña con­sis­te en con­ci­liar dos ob­je­ti­vos apa­ren­te­men­te con­tra­dic­to­rios: ace­le­rar el cre­ci­mien­to pa­ra crear em­pleo y re­equi­li­brar las cuen­tas pú­bli­cas La me­jo­ra de la pro­duc­ti­vi­dad, que pa­sa por for­jar un nue­vo mo­de­lo eco­nó­mi­co, cons­ti­tu­ye la gran ta­rea pendiente

Sie­te re­tos. Sie­te desafíos que de­be afron­tar la eco­no­mía es­pa­ño­la en el año en­tran­te. Si el país su­pera con bue­na no­ta esas sie­te prue­bas, el 2016 trae­rá un pan de­ba­jo del bra­zo. Es­pa­ña en­fi­la­rá, de­fi­ni­ti­va­men­te, la sen­da de la re­cu­pe­ra­ción. Si fra­ca­sa, ten­dre­mos que ha­blar, de­fi­ni­ti­va­men­te, de la década per­di­da. O, por usar un ape­la­ti­vo to­ma­do de la his­to­ria po­lí­ti­ca de­ci­mo­nó­ni­ca, de la Década Omi­no­sa. Los sie­te ob­je­ti­vos que aquí se enu­me­ran son di­fí­ci­les de con­ci­liar en­tre sí. Ha­brá in­clu­so quien los con­si­de­re in­com­pa­ti­bles.

ACE­LE­RAR EL CRE­CI­MIEN­TO Y CREAR EM­PLEO

La crea­ción de em­pleo se eri­ge en el gran ob­je­ti­vo na­cio­nal pa­ra los pró­xi­mos años. Y pa­ra con­quis­tar­lo re­sul­ta im­pres­cin­di­ble un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do de la eco­no­mía: las em­pre­sas so­lo con­tra­tan nue­vos tra­ba­ja­do­res si au­men­ta la de­man­da de los pro­duc­tos y los ser­vi­cios que ofre­cen al con­su­mi­dor. Los da­tos de los úl­ti­mos dos años (en reali­dad, sie­te tri­mes­tres, pues to­ma­mos co­mo re­fe­ren­cia la úl­ti­ma EPA del 2013 y la re­la­ti­va al ter­cer tri­mes­tre del 2015) ofre­cen una ima­gen am­bi­va­len­te: se des­tru­yó em­pleo, pe­ro au­men­tó el nú­me­ro de ocu­pa­dos y ba­jó la cifra de pa­ra­dos. Ca­si pa­re­ce una con­tra­dic­ción, pe­ro fá­cil­men­te ex­pli­ca­ble. La can­ti­dad to­tal de ho­ras efec­ti­vas de tra­ba­jo dis­mi­nu­yó un 3,3 % des­de fi­na­les del 2013, pe­ro sin em­bar­go cre­ció un 5,3 % el nú­me­ro de ocu­pa­dos —913.500 en tér­mi­nos ab­so­lu­tos— y se re­du­jo un 18,3 % —1,1 mi­llo­nes me­nos— el nú­me­ro de pa­ra­dos. La pre­ca­ri­za­ción la­bo­ral ex­pli­ca la apa­ren­te pa­ra­do­ja: la tar­ta men­guó en el úl­ti­mo bie­nio, pe­ro se re­par­tió en­tre ma­yor nú­me­ro de co­men­sa­les.

Los da­tos co­rro­bo­ran tam­bién que so­lo a par­tir de de­ter­mi­na­das ta­sas de cre­ci­mien­to —al­gu­nos eco­no­mis­tas la si­túan en el 2,5 % en nues­tro país— ge­ne­ra la eco­no­mía em­pleo ne­to. El desafío pa­ra el 2016 con­sis­te, pues, en man­te­ner o su­pe­rar el rit­mo ac­tual de re­cu­pe­ra­ción del PIB, ci­fra­do en el 3,4 % en el ter­cer tri­mes­tre del año que ago­ni­za. To­das las es­ti­ma­cio­nes, in­clui­da la más op­ti­mis­ta del Go­bierno — 3,0 %—, pre­vén una cier­ta des­ace­le­ra­ción en el año en­tran­te.

ME­JO­RAR LA PRO­DUC­TI­VI­DAD

Al­guien di­jo que pro­duc­ti­vi­dad es una pa­la­bra que los eco­no­mis­tas aman y los pe­rio­dis­tas odian. Al­go de ver­dad hay en ello. De la pro­duc­ti­vi­dad, la ri­que­za que ge­ne­ra ca­da tra­ba­ja­dor con el ca­pi­tal y la tec­no­lo­gía de que dis­po­ne, se ha­bla po­co. Y sin em­bar­go cons­ti­tu­ye la cla­ve de bó­ve­da del edi­fi­cio eco­nó­mi­co, el fac­tor de­ter­mi­nan­te del cre­ci­mien­to de un país, de las ren­tas sa­la­ria­les y de los be­ne­fi­cios em­pre­sa­ria­les.

Pues te­ne­mos un pro­ble­ma. La pro­duc­ti­vi­dad es­pa­ño­la es ba­ja y, sal­va­do un cier­to re­pun­te du­ran­te los años más cru­dos de la cri­sis, ape­nas cre­ce. No por­que los es­pa­ño­les sean me­nos tra­ba­ja­do­res o me­nos dies­tros. De he­cho, tra­ba­jan más ho­ras: con una me­dia de 1.700 ho­ras de tra­ba­jo al año ge­ne­ran un pro­duc­to de 35 eu­ros por ho­ra. Los ale­ma­nes o los fran­ce­ses no lle­gan a 1.500 ho­ras de tra­ba­jo al año, pe­ro su pro­duc­ti­vi­dad se apro­xi­ma a los 50 eu­ros por ho­ra.

El pro­ble­ma ra­di­ca en otros fac­to­res. La eco­no­mía es­pa­ño­la es­tá es­pe­cia­li­za­da en sec­to­res que ge­ne­ran es­ca­so va­lor aña­di­do —hos­te­le­ría, por ejem­plo—, las em­pre­sas son di­mi­nu­tas y es­ca­sa­men­te in­ter­na­cio­na­li­za­das —de más de tres mi­llo­nes de so­cie­da­des, so­lo unas 45.000 ex­por­tan re­gu­lar­men­te— y la in­ver­sión en I+D —un 1,2 % del PIB— ocu­pa el fur­gón de co­la de la UE. Por más que el con­cep­to sea po­co gra­to a los pe­rio­dis­tas, el in­cre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad cons­ti­tu­ye re­qui­si­to inex­cu­sa­ble pa­ra sa­car del ho­yo a la eco­no­mía es­pa­ño­la y com­pa­ti­bi­li­zar ga­nan­cias de com­pe­ti­ti­vi­dad y subidas sa­la­ria­les.

RECUPERAR EL CRÉ­DI­TO Y LA IN­VER­SIÓN

Re­abrir el gri­fo del cré­di­to, cu­yo co­lap­so des­en­ca­de­nó la Gran Re­ce­sión, cons­ti­tu­ye otra ta­rea im­pres­cin­di­ble pa­ra re­lan­zar la de­man­da de con­su­mo e in­ver­sión. Las ba­ses, di­cho sea con to­das las cau­te­las, ya es­tán puestas, es­pe­cial­men­te la re­fe­ri­da al res­ca­te y sa­nea­mien­to del sec­tor fi­nan­cie­ro. Se per­ci­ben sín­to­mas de que co­mien­za a reac­ti­var­se el sis­te­ma cir­cu­la­to­rio de la eco­no­mía, des­pués del trom­bo su­fri­do. El cré­di­to ban­ca­rio al con­su­mo cre­ce­rá es­te año un 1,5 % y los ana­lis­tas au­gu­ran una ex­pan­sión del 4,6 % en el 2016. En con­so­nan­cia se es­pe­ra asi­mis­mo la re­cu­pe­ra­ción de la fi­nan­cia­ción em­pre­sa­rial —so­cie­da­des no fi­nan­cie­ras—, que en es­te mo­ri­bun­do 2015 re­gis­tra­ría la úl­ti­ma va­ria­ción ne­ga­ti­va —un 3,3 % me­nos que el año pa­sa­do— pa­ra em­pe­zar a cre­cer —un mo­des­to 1,0 %, se­gún al­gu­nas es­ti­ma­cio­nes— el año pró­xi­mo.

RO­BUS­TE­CER EL MER­CA­DO IN­TERNO

La re­cu­pe­ra­ción ini­cia­da en el 2014 vino de la mano, fun­da­men­tal­men­te, de un in­cre­men­to de la de­man­da in­ter­na, so­bre to­do del re­pun­te del con­su­mo pú­bli­co y pri­va­do, que com­pen­só con cre­ces la con­tri­bu­ción ne­ga­ti­va del sec­tor ex­te­rior al PIB. Se­gún to­das las pre­vi­sio­nes, el con­su­mo se­gui­rá cre­cien­do el pró­xi­mo año, a pe­sar de que las es­ti­ma­cio­nes apun­tan ha­cia una mo­des­ta subida de los sa­la­rios y de la ren­ta dis­po­ni­ble. De la ren­ta bru­ta dis­po­ni­ble se es­pe­ran in­cre­men­tos del 2,8 % es­te año y del 3,2 % en el 2016. Y de los sa­la­rios subidas que se mo­ve­rán, co­mo mu­cho, en el en­torno del 1,5 %. Con uno de ca­da cin­co tra­ba­ja­do­res en pa­ro y fuer­tes pre­sio­nes de Bru­se­las pa­ra acen­tuar la de­va­lua­ción sa­la­rial, las subidas se­rán en to­do ca­so muy mo­de­ra­das.

En ese con­tex­to, la ex­pan­sión del con­su­mo en el 2016 de­pen­de­rá de dos fac­to­res fun­da­men­ta­les: el em­pleo y el cré­di­to. Si el em­pleo cre­ce un 2,4 %, co­mo pro­nos­ti­ca Fun­cas, aun­que se tra­te de tra­ba­jo pre­ca­rio y mal re­mu­ne­ra­do, tam­bién cre­ce­rá la ma­sa sa­la­rial to­tal y la ren­ta dis­po­ni­ble glo­bal. Y si flu­ye el cré­di­to tam­bién au­men­ta­rá la ca­pa­ci­dad de gas­to de las fa­mi­lias, aun­que sea a cos­ta de re­to­mar la pe­li­gro­sa sen­da del en­deu­da­mien­to.

AM­PLIAR EL SAL­DO EX­TE­RIOR

El quin­to desafío es­tri­ba en am­pliar el su­pe­rá­vit ex­te­rior pa­ra re­du­cir la deu­da ex­ter­na. Re­to di­fí­cil de con­ci­liar con el in­cre­men­to de la de­man­da: si las em­pre­sas y fa­mi­lias con­su­men más, tam­bién con­su­mi­rán más pro­duc­tos de im­por­ta­ción, de­te­rio­ran­do el sal­do co­mer­cial. De he­cho, el re­equi­li­brio del sec­tor ex­te­rior cons­ti­tu­ye el prin­ci­pal lo­gro de las po­lí­ti­cas de de­va­lua­ción in­ter­na. Tan­to por el la­do de las ex­por­ta­cio­nes: re­du­cir los cos­tes la­bo­ra­les uni­ta­rios pa­ra con­se­guir que los pro­duc­tos es­pa- ño­les fue­sen más com­pe­ti­ti­vos en los mer­ca­dos ex­te­rio­res. Co­mo por la ver­tien­te de las im­por­ta­cio­nes: el em­po­bre­ci­mien­to de la po­bla­ción re­du­ce tam­bién la com­pra de ar­tícu­los de im­por­ta­ción.

Su­pe­ra­da esa fa­se, las im­por­ta­cio­nes co­mien­zan a cre­cer más que las ex­por­ta­cio­nes, con el con­se­cuen­te de­te­rio­ro del sal­do por cuen­ta co­rrien­te: del 1,9 % del PIB es­ti­ma­do pa­ra es­te año se pa­sa­rá, en el me­jor de los ca­sos, al 1,7 % el año pró­xi­mo.

CO­RRE­GIR EL DÉ­FI­CIT PÚ­BLI­CO Y RE­DU­CIR LA DEU­DA

El ajus­te de las cuen­tas pú­bli­cas, las­tra­das por una enor­me mon­ta­ña de deu­da y el se­gun­do ma­yor dé­fi­cit de la UE, cons­ti­tu­ye el gran han­di­cap pa­ra con­so­li­dar la re­cu­pe­ra­ción. Que el dé­fi­cit se con­cen­tre es­pe­cial­men­te en la Se­gu­ri­dad So­cial y en las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas aña­de som­bras in­quie­tan­tes a la ne­ce­sa­ria con­so­li­da­ción fis­cal: es­tán en jue­go la fi­nan­cia­ción de las pen­sio­nes y dos pi­la­res bá­si­cos del es­ta­do del bie­nes­tar co­mo la edu­ca­ción y la sa­ni­dad. To­das las alar­mas es­tán en­cen­di­das: el dé­fi­cit pú­bli­co se si­tua­rá en el 3,9 % el año pró­xi­mo, se­gún Fun­cas, 1,1 pun­tos por en­ci­ma del ob­je­ti­vo. ¿Qué se pue­de ha­cer? ¿Re­ba­jar­lo a mar­ti­llo, con el ries­go de yu­gu­lar la re­cu­pe­ra­ción, o apla­zar la ta­rea, en es­pe­ra de que ele­va­das ta­sas de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co lo re­duz­can en tér­mi­nos del PIB?

RE­DU­CIR LAS DE­SIGUAL­DA­DES

Las de­sigual­da­des se han dis­pa­ra­do en Es­pa­ña. El ín­di­ce de Gi­ni, que mi­de la de­sigual­dad en los in­gre­sos (ce­ro se co­rres­pon­de con la per­fec­ta igual­dad y cien cuan­do una so­la per­so­na aca­pa­ra to­da la ren­ta), pa­só del 30,6 en el 2007, el ni­vel más ba­jo des­de el si­glo pa­sa­do, al 35,5 en el 2013, el ni­vel más al­to de los úl­ti­mos vein­te años. Ade­más de la cre­cien­te de­sigual­dad so­cial, tam­bién se ha agran­da­do la bre­cha te­rri­to­rial. El im­pac­to de la cri­sis ha si­do muy dis­tin­to en unas co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas y otras. En el pe­río­do 2007-2014, el PIB es­pa­ñol se achi­có un 6,2 %, pe­ro al­gu­nas co­mu­ni­da­des re­sis­tie­ron re­la­ti­va­men­te bien la cri­sis (Ma­drid, -1,1%) y otras se lle­va­ron la peor par­te (As­tu­rias, -11,8). La re­duc­ción de las de­sigual­da­des so­cia­les y la su­tu­ra de la bre­cha te­rri­to­rial se con­vier­ten así en un for­mi­da­ble re­to pa­ra el pró­xi­mo Go­bierno, cual­quie­ra que sea su com­po­si­ción y su orien­ta­ción en ma­te­ria de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca.

La in­cer­ti­dum­bre so­bre las pen­sio­nes, la edu­ca­ción y la sa­ni­dad gra­vi­ta­rá so­bre la eco­no­mía es­pa­ño­la en el 2016

JUAN. S. G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.