TU­RIS­MO Y VUE­LOS CO­MER­CIA­LES: ANI­VER­SA­RIO DEL ACUER­DO EE.UU.-CU­BA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Na­tas­ha Váz­quez

El res­ta­ble­ci­mien­to de las re­la­cio­nes en­tre Cu­ba y EE.UU. cum­ple un año con el go­teo de pe­que­ños avan­ces. La is­la se be­ne­fi­cia de las re­me­sas que en­tran de los cu­ba­nos en el ex­te­rior y rom­pe las es­ta­dís­ti­cas por lle­ga­da e in­gre­sos tu­rís­ti­cos. Por su par­te, EE.UU. aca­ba de res­ta­ble­cer los vue­los co­mer­cia­les con la is­la.

La apertura de las re­la­cio­nes en­tre am­bos paí­ses se ha­ce a cuen­ta­go­tas, si bien la is­la ya se be­ne­fi­cia de la en­tra­da de re­me­sas y ci­fras ré­cord en tu­ris­mo

Un año des­pués de aquel sor­pren­den­te y si­mul­tá­neo anun­cio de los pre­si­den­tes de Cu­ba, Raúl Cas­tro, y Es­ta­dos Uni­dos, Ba­rack Oba­ma, so­bre su in­ten­ción de res­ta­ble­cer las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas en­tre am­bas na­cio­nes, el pro­ce­so de nor­ma­li­za­ción con­ti­núa ga­nan­do ti­tu­la­res e in­ci­dien­do en la eco­no­mía de la is­la, aun­que con un al­can­ce y a un rit­mo que no sa­tis­fa­ce a to­dos.

Co­mo re­ga­lo de ani­ver­sa­rio lle­ga aho­ra el acuer­do pa­ra res­ta­ble­cer los vue­los co­mer­cia­les di­rec­tos, una noticia muy bien re­ci­bi­da por los via­je­ros y las po­de­ro­sas ae­ro­lí­neas es­ta­dou­ni­den­ses que es­pe­ran po­si­cio­nar­se en es­ta im­por­tan­te ru­ta tu­rís­ti­ca.

Sin du­das han si­do mu­chos los mo­men­tos sin pre­ce­den­tes, co­men­zan­do por el de la reaper­tu­ra de las em­ba­ja­das en am­bos paí­ses y los son­rien­tes en­cuen­tros en­tre sus res­pec­ti­vos pre­si­den­tes.

En una de­cla­ra­ción del pre­si­den­te Raúl Cas­tro con oca­sión del ani­ver­sa­rio, se re­cuer­da que du­ran­te es­te año se ha in­cre­men­ta­do la coope­ra­ción en te­mas de in­te­rés mu­tuo, co­mo la se­gu­ri­dad aé­rea; el en­fren­ta­mien­to al nar­co­trá­fi­co, la emi­gra­ción ile­gal y el frau­de mi­gra­to­rio.

El diá­lo­go ha ido más allá al­can­zan­do te­mas es­pi­no­sos en los que aún no se po­nen de acuer­do, co­mo las compensaciones mu­tuas, la tra­ta de per­so­nas y los de­re­chos hu­ma­nos. En al­gu­nos de ellos, se lle­ga­rá tal vez pron­to a con­clu­sio­nes, en otros la di­fe­ren­cia de en­fo­que lo ha­ce muy di­fí­cil.

Aun­que el blo­queo y la Ley de Ajus­te cu­bano si­guen en vi­gor, en la ac­ti­tud de Was­hing­ton va­le des­ta­car el re­co­no­ci­mien­to an­te el mun­do de la le­gi­ti­mi­dad del Go­bierno cu­bano y la ex­clu­sión de la is­la de la lis­ta de paí­ses pa­tro­ci­na­do­res del te­rro­ris­mo.

Es­ta nue­va eta­pa tra­jo tam­bién la apli­ca­ción, por par­te de Oba­ma, de una se­rie de ór­de­nes eje­cu­ti­vas pre­si­den­cia­les que han po­si­bi­li­ta­do au­men­tar el en­vío de re­me­sas y ayu­das pa­ra im­pul­sar el sec­tor pri­va­do, en­tre otras.

Tam­bién es no­ve­do­so que los ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses pue­dan vi­si­tar Cu­ba sin so­li­ci­tar per­mi­so, siem­pre que el pro­pó­si­to de su via­je se ajus­te a una de las do­ce ca­te­go­rías au­to­ri­za­das. Es­to ha fa­vo­re­ci­do en ge­ne­ral la lle­ga­da de tu­ris­tas a la is­la, que ya ha su­pe­ra­do es­te año el ré­cord de tres mi­llo­nes de vi­si­tan­tes al­can­za­do en el 2014.

Se­gún al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas, los efec­tos del «des­hie­lo» po­drían ele­var esa cifra anual glo­bal a nue­ve mi­llo­nes, de los que un ter­cio pro­ce­de­rían de Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro aún ha­brá que es­pe­rar pa­ra que es­to su­ce­da, y la is­la de­be­rá crear con­di­cio­nes que hoy aún son inexis­ten­tes.

Du­ran­te es­te pe­río­do va­rios miem­bros del ga­bi­ne­te gu­ber­na­men­tal nor­te­ame­ri­cano han vi­si­ta­do la is­la. Al se­cre­ta­rio de Es­ta­do John Kerry se su­ma­ron sus ho­mó­lo­gos de Agri­cul­tu­ra, Tom Vil­sack, y de Co­mer­cio, Penny Pritz­ker.

Al­gu­nos, co­mo el go­ber­na­dor del Es­ta­do de Nue­va York, An­drew Cuo­mo, lle­ga­ron acom­pa­ña­dos de im­por­tan­tes em­pre­sa­rios con in­tere­ses con­cre­tos en el fu­tu­ro in­ver­sor cu­bano.

«Los re­pre­sen­tan­tes en la de­le­ga­ción de Nue­va York ayu­da­rán a ase­gu­rar que las com­pa­ñías del Empire Sta­te es­tén en la lí­nea de­lan­te­ra cuan­do se abran las puer­tas a un mer­ca­do que ha es­ta­do ce­rra­do du­ran­te más me­dio si­glo», des­ta­có Cuo­mo.

Por su par­te, el go­ber­na­dor de Te­xas, el re­pu­bli­cano Greg Ab­bott, afir­mó a prin­ci­pios de di­ciem­bre que los puer­tos te­xa­nos desean par­ti­ci­par en el proyecto de la Zo­na Es­pe­cial de De­sa­rro­llo de Ma­riel (ZEDM).

Lo cier­to es que a pe­sar de to­dos es­tos mo­vi­mien­tos, el pro­ce­so de nor­ma­li­za­ción aún no se tras­la­da a la vi­da co­ti­dia­na de los cu­ba­nos y tar­da­rá tiem­po en per­ci­bir­se.

Las ex­pec­ta­ti­vas pa­ra el 2016 son sig­ni­fi­ca­ti­vas, cuan­do el pro­pio Oba­ma ha co­men­ta­do su in­ten­ción de vi­si­tar la is­la. «La po­lí­ti­ca pue­de cam­biar muy rá­pi­do», ase­ve­ró en re­fe­ren­cia al blo­queo. «Es con­ce­bi­ble que el Con­gre­so de­ci­da to­mar al­gu­na me­di­da el año que vie­ne», ase­gu­ró el pre­si­den­te.

Es­pe­re­mos en­ton­ces que al pró­xi­mo di­ciem­bre lle­gue­mos con más que pro­me­sas, y los cu­ba­nos de a pie lo­gren fi­nal­men­te be­ne­fi­ciar­se de la nor­ma­li­za­ción.

Los dos paí­ses ce­le­bran el pri­mer ani­ver­sa­rio del acuer­do con la apertura de vue­los co­mer­cia­les

| AFP

Cu­ba­nos lle­gan a la is­la des­de EE.UU. tras el le­van­ta­mien­to del em­bar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.