MA­BEL LO­ZANO EN­FO­CA LA CÁ­MA­RA HA­CIA LOS DE­RE­CHOS HU­MA­NOS

MU­JE­RES CON PO­DER MA­BEL LO­ZANO DI­REC­TO­RA, AC­TRIZ Y PRO­DUC­TO­RA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - L. Mí­guez

Ha­ce ya ocho años que dio un gi­ro a su ca­rre­ra y de­jó de es­tar de­lan­te de las cá­ma­ras co­mo re­co­no­ci­da ac­triz y pre­sen­ta­do­ra. Aho­ra, des­de el otro la­do, se apo­ya en su la­bor de do­cu­men­ta­lis­ta pa­ra lu­char por los de­re­chos hu­ma­nos, es­pe­cial­men­te los de las mu­je­res. Su pri­mer lar­go­me­tra­je ya lo anun­ció, «Vo­ces con­tra la tra­ta de mu­je­res». El úl­ti­mo re­co­ge el tes­ti­go: «Chi­cas nue­vas 24 ho­ras»

To­dos la te­ne­mos en la ca­be­za pe­ro no to­dos si­túan su tra­yec­to­ria de los úl­ti­mos años. Ma­bel Lo­zano (To­le­do, 1967) cam­bió su po­pu­lar ca­rre­ra fren­te a las cá­ma­ras co­mo ac­triz y pre­sen­ta­do­ra por un pues­to al otro la­do. En el 2007, de­ci­dió es­tu­diar ci­ne y des­de en­ton­ces ha tra­ba­ja­do co­mo do­cu­men­ta­lis­ta. Des­de Vo­ces con­tra la tra­ta has­ta su úl­ti­mo tra­ba­jo, Chi­cas nue­vas 24 ho­ras, hay to­do un re­co­rri­do cen­tra­do en las mu­je­res que re­ca­la en el de­por­te, la ge­ne­ra­ción de la pos­gue­rra o la ma­ter­ni­dad.

—Re­gre­sa al te­ma de ori­gen, la tra­ta de mu­je­res.

—En reali­dad, en es­te te­ma lle­vo diez años tra­ba­jan­do. La gen­te de­ja de ver­te en la te­le y ya no sa­be qué has he­cho, pe­ro yo no he pa­ra­do. So­bre el te­ma de la tra­ta hi­ce va­rias cam­pa­ñas de la po­li­cía y siem­pre fue un re­fe­ren­te en mi ca­rre­ra. De­ci­dí que no quie­ro con­vi­vir con la es­cla­vi­tud de las mu­je­res y ni­ñas. El úl­ti­mo tra­ba­jo, el que pre­sen­ta­mos, to­ma su nom­bre de un anun­cio de un pe­rió­di­co que ofre­cía chi­cas nue­vas 24 ho­ras, tí­pi­co anun­cio de ma­fia que me hi­zo ser cons­cien­te de que pa­ra ellos es un ne­go­cio, co­mo los co­ches o el ga­na­do, pe­ro la ma­te­ria pri­ma en es­te ca­so tie­ne ros­tro de ni­ña y mu­jer. Cla­ro que ellos se ri­gen por las le­yes del mer­ca­do co­mo cual­quier ne­go­cio, te­ner una bue­na ma­te­ria pri­ma, que im­pli­ca que la mu­jer sea bo­ni­ta y po­bre, y lue­go ven­der­la, pro­mo­cio­nar­la. Nun­ca en la his­to­ria fue tan ba­ra­ta la es­cla­vi­tud. Y yo quie­ro po­ner el fo­co so­bre ese fin lu­cra­ti­vo.

—¿Se es­pe­ra­ba el éxi­to que es­tá te­nien­do?

—Aca­bo de es­tar en una uni­ver­si­dad con una con­fe­ren­cia, los me­dios no de­jan de lla­mar­me... la ver­dad es que no me lo es­pe­ra­ba. Me he im­pli­ca­do en el proyecto co­mo guio­nis­ta, pro­duc­to­ra y di­rec­to­ra, he apos­ta­do muy fuer­te por es­to, pe­ro la res­pues­ta ha su­pe­ra­do mis ex­pec­ta­ti­vas. Creo que un tra­ba­jo así es vi­tal pa­ra sen­si­bi­li­zar, el do­cu­men­tal lle­ga a 45 paí­ses, en­tre ellos mu­chos de ori­gen de las chi­cas víc­ti­mas de tra­ta. La he­mos do­bla­do a len­guas in­dí­ge­nas pa­ra que las ni­ñas de esos paí­ses co­noz­can los ries­gos. El pro­ble­ma fun­da­men­tal es la edu­ca­ción. Ade­más, le­gis­la­ción y sen­si­bi­li­za­ción.

—En Es­pa­ña, se­gún la Po­li­cía Na­cio­nal, el ne­go­cio ge­ne­ra cin­co mi­llo­nes de eu­ros al día. ¿So­mos aquí es­pe­cial­men­te per­mi­si­vos?

—Las mu­je­res he­mos si­do muy ti­bias con es­te te­ma por­que no nos to­có de cer­ca, co­mo la vio­len­cia de gé­ne­ro. Aquí no es tan ha­bi­tual te­ner fa­mi­lia­res ami­gos o co­no­ci­dos víc­ti­mas de la tra­ta. Hay que edu­car, ha­blar de es­tos te­mas ya des­de ca­sa. Ca­da vez los clien­tes son más jó­ve­nes por­que re­la­cio­nan es­to con el ocio. Hay que con­tar­les qué hay de­trás, ex­pli­car­les que hay mu­chos ca­sos de tra­ta, de vio­len­cia, de ex­plo­ta­ción. Mu­je­res con­de­na­das a la es­cla­vi­tud ex­tre­ma, que la mu­jer que te son­ríe es­tá sien­do obli­ga­da a ello.

—En el do­cu­men­tal tra­ta his­to­rias con­cre­tas con nom­bre.

—Tra­ba­jo con víc­ti­mas reales, Yan­di, Ana Ra­mo­na, Sofía, Es­te­la, mu­je­res co­mo yo o co­mo mi hi­ja. No po­día so­lo pen­sar en qué po­día ha­cer pa­ra ayu­dar, yo co­mo ci­neas­ta de­ci­dí de­nun­ciar­lo con mi pro­pio tra­ba­jo, con el ci­ne. To­do el mun­do pue­de ha­cer al­go, no so­lo la po­li­cía o los go­bier­nos tie­nen que ac­tuar con­tra es­ta la­cra.

| XOÁN CAR­LOS GIL

Ma­bel Lo­zano pro­mo­cio­na en la ac­tua­li­dad su úl­ti­mo tra­ba­jo «Chi­cas nue­vas 24 ho­ras»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.