LAS APLI­CA­CIO­NES QUE PER­MI­TEN EL CON­TROL PA­REN­TAL EN LA RED

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - María Viñas

Los mo­vi­mien­tos de los me­no­res de edad, es­pe­cial­men­te en el uni­ver­so di­gi­tal, traen de ca­be­za a los pa­dres de es­te mi­le­nio que, tras asi­mi­lar que de mo­men­to na­da se pue­de ha­cer con­tra el enemi­go, han de­ci­di­do be­ne­fi­ciar­se de él Las apli­ca­cio­nes de con­trol pa­ren­tal per­mi­ten lo­ca­li­zar al menor, vi­gi­lar su his­to­rial y con­tro­lar su ac­ce­so a In­ter­net Pul­se­ras y re­lo­jes in­te­li­gen­tes con­tro­lan la ac­ti­vi­dad de los ni­ños más pe­que­ños

La le­tra de su ge­ne­ra­ción es la Z, hi­jos del nue­vo mi­le­nio. Lle­ga­ron al mun­do cuan­do In­ter­net ya era uno más en la familia, no sa­ben ni por aso­mo pa­ra qué sir­ve un walk­man y el te­lé­fono fi­jo no es pa­ra ellos mas que un me­ro ob­je­to de­co­ra­ti­vo. Co­mo un vie­jo to­ca­dis­cos o un tran­sis­tor de los años cin­cuen­ta. Sus pa­dres, na­ci­dos en el si­glo pa­sa­do, su­man a las preo­cu­pa­cio­nes que vie­nen de fá­bri­ca al traer a un ni­ño a es­te mun­do sus pa­seos por el uni­ver­so di­gi­tal, ese vas­to con­te­ne­dor de in­for­ma­ción en el que no exis­ten los lí­mi­tes y la men­ti­ra es­tá a la or­den del día. La Unión Eu­ro­pea se pro­pu­so ha­ce tres años ga­ran­ti­zar la pri­va­ci­dad de la in­for­ma­ción per­so­nal en la red y, de pa­so, echar­le un ca­ble al pro­ge­ni­tor del si­glo XXI. Ini­ció un ar­duo pro­ce­so de ne­go­cia­cio­nes que tu­vo co­mo re­sul­ta­do un tex­to, to­da­vía en el ai­re, que po­ne a ra­ya a las em­pre­sas que al­ma­ce­nan y ges­tio­nan los da­tos del in­ter­nau­ta y que in­clu­ye un apar­ta­do, en­tre los más po­lé­mi­cos, que es­ta­ble­ce que los ado­les­cen­tes eu­ro­peos de­be­rán con­tar con una au­to­ri­za­ción pa­ter­na pa­ra po­der na­ve­gar y uti­li­zar las re­des so­cia­les.

De mo­men­to, a la es­pe­ra de su apro­ba­ción y con­cre­ción —¿a qué me­ca­nis­mos re­cu­rrir pa­ra ve­lar por su cum­pli­mien­to? ¿De qué ma­ne­ra se va a res­trin­gir es­te ac­ce­so?—, na­da im­pi­de a los me­no­res cam­par a sus an­chas por un te­rreno en el que se han cria­do y a sus pa­dres, cons­cien­tes de que po­ner­le puer­tas al cam­po es de­rro­char inú­til­men­te su ener­gía, uti­li­zar la tec­no­lo­gía en be­ne­fi­cio pro­pio. Si no pue­des con­tra el enemi­go, al me­nos ex­prí­me­lo. ¿Có­mo? A tra­vés de apli­ca­cio­nes que se ins­ta­lan en los te­lé­fo­nos de los ado­les­cen­tes y que per­mi­ten vi­gi­lar sus mo­vi­mien­tos, den­tro y fue­ra del apa­ra­to.

En Co­rea del Sur es una obli­ga­ción. La ley es­ta­ble­ce que to­do te­lé­fono de un menor de­be es­tar equi­pa­do con una he­rra­mien­ta que ras­trea to­dos sus mo­vi­mien­tos. Sin es­ta app, el mó­vil no fun­cio­na. Los pa­dres sa­ben dón­de es­tán sus hi­jos, qué pro­gra­mas uti­li­zan y con quién ha­blan. Y re­ci­ben aler­tas ca­da vez que en una con­ver­sa­ción apa­re­cen pa­la­bras pro­ble­má­ti­cas co­mo «em­ba­ra­zo», «sui­ci­dio» o «aco­so». La su­per­vi­ven­cia de la nor­ma sur­co­rea­na se en­cuen­tra, sin em­bar­go, en en­tre­di­cho. Las du­das so­bre la fia­bi­li­dad de «Smart She­riff» —el soft­wa­re más po­pu­lar, pro­mo­vi­do por el Go­bierno— y las vo­ces crí­ti­cas, que con­si­de­ran que la ley le­ga­li­za el es­pio­na­je, han pues­to en la en­cru­ci­ja­da al país, que ya es­tu­dia con­ver­tir la im­po­si­ción en op­cio­nal.

De for­ma me­nos ra­di­cal, pa­dres es­pa­ño­les lle­van tiem­po mo­ni­to­ri­zan­do la ac­ti­vi­dad de sus hi­jos a tra­vés de dis­po­si­ti­vos in­te­li­gen­tes. Se ins­ta­lan en el te­lé­fono del menor y fun­cio­nan co­mo fuen­te de in­for­ma­ción. Apor­tan coor­de­na­das exac­tas de dón­de se en­cuen­tra, re­fle­jan lo que busca en In­ter­net, su­per­vi­san el lis­ta­do de lla­ma­das. Las hay que per­mi­ten ac­ti­var la cá­ma­ra del mó­vil del hi­jo des­de el dis­po­si­ti­vo del pa­dre pa­ra com­pro­bar el lu­gar en el que es­tá y con quién. Y des­de al­gu­nas se pue­de in­clu­so blo­quear y apa­gar el ter­mi­nal de la otra per­so­na.

«DÓNDEESTÁ»

Ha­ce seis años, na­ció en Barcelona DóndeEstá a raíz de un an­gus­tio­so epi­so­dio: una ma­dre que no en­con­tra­ba a su hi­jo. Tras pa­sar­se to­da una tar­de bus­can­do al pe­que­ño, al ve­cino de la mu­jer se le en­cen­dió la bom­bi­lla. Fue el ger­men de una apli­ca­ción que hoy uti­li­zan 60 mi­llo­nes de fa­mi­lias. Lo­ca­li­za a sus usua­rios en un ma­pa, en cual­quier mo­men­to y en tiem­po real; en­vía no­ti­fi­ca­cio­nes cuan­do los ni­ños lle­gan a la es­cue­la y sa­len de ella, tam­bién cuan­do es­tán o no en ca­sa; y man­tie­ne en con­tac­to a to­da la familia. La he­rra­mien­ta, que ape­la al sen­ti­mien­to de tran­qui­li­dad, cuen­ta con una va­rian­te, de mo­men­to so­lo dis­po­ni­ble en Mé­xi­co: Dón­deEs­táAu­to. In­clu­ye un dis­po­si­ti­vo que se co­lo­ca en el co­che, a tra­vés del cual se en­vían coor­de­na­das. Así, los pa­dres sa­ben cuán­do sus hi­jos es­tán con­du­cien­do y dón­de se en­cuen­tran, re­ci­ben no­ti­fi­ca­cio­nes si se ale­jan de zo­nas se­gu­ras y aler­tas si so­bre­pa­sa los lí­mi­tes de velocidad.

IG­NO­RE NO MO­RE

Es el alia­do per­fec­to de los pa­dres con hi­jos des­pis­ta­dos, po­co aten­tos a la ho­ra de dar se­ña­les de vi­da. Pa­rió es­ta apli­ca­ción una ma­dre cu­yo hi­jo la ig­no­ra­ba por com­ple­to por pu­ro gus­to, no por­que na­da ma­lo le su­ce­die­se. Así que, can­sa­da de que nun­ca res­pon­die­se a sus lla­ma­das, de­ci­dió que la me­jor so­lu­ción era un he­rra­mien­ta que blo­quea­se el ter­mi­nal del menor siem­pre que ella lo con­si­de­ra­se opor­tuno. Es co­mo una lla­ve. Per­mi­te inu­ti­li­zar un mó­vil en la dis­tan­cia a tra­vés de un có­di­go. Pa­ra re­cu­pe­rar­lo, el due­ño del te­lé­fono tie­ne que lla­mar a los con­tac­tos de una lis­ta. Crea­da, por su­pues­to, por sus pa­dres.

TEEN SA­FE

Se cue­la en la lis­ta de ser­vi­cios de vi­gi­lan­cia más po­pu­la­res. A di­fe­ren­cia de los an­te­rio­res, per­mi­te che­quear la ac­ti­vi­dad del menor tam­bién des­de el or­de­na­dor y no de­ja hue­lla. Los pa­dres pue­den co­lar­se así, co­mo si de un Gran Her­mano se tra­ta­se, en to­dos los men­sa­jes en­via­dos y re­ci­bi­dos — aun­que ha­yan si­do bo­rra­dos—, en el his­to­rial de na­ve­ga­ción y en el de ubi­ca­ción —sa­ber dón­de han es­ta­do sus hi­jos— y, lo más in­tere­san­te, en sus per­fi­les de Fa­ce­book e Ins­ta­gram.

MY MO­BI­LE WATCHDOG

La ven­ta­ja de es­ta op­ción es que los pa­dres pue­den res­trin­gir el ac­ce­so de sus hi­jos a de­ter­mi­na­das pá­gi­nas y apli­ca­cio­nes en in­ter­va­los tem­po­ra­les. Por ejem­plo: du­ran­te las ho­ras de cla­se . La des­ven­ta­ja, que, mien­tras otras he­rra­mien­tas son com­ple­ta­men­te in­vi­si­bles pa­ra el menor, My Mo­bi­le Watchdog mues­tra un icono cuan­do se ac­ti­va. El usua­rio sa­be cuán­do sus pa­dres lo es­tán vi­gi­lan­do. Y es­tos, a cam­bio, tie­nen vía li­bre pa­ra co­lar­se en los men­sa­jes de tex­to, en las fo­tos y en el his­to­rial de lla­ma­das.

FI­LIP

¿Y qué pa­sa con lo más pe­que­ños, los que no vi­ven to­da­vía en­fras­ca­dos en la pan­ta­lla de un smartp­ho­ne? Tam­bién pa­ra se­guir sus pa­sos exis­te tec­no­lo­gía es­pe­cí­fi­ca. El úl­ti­mo in­ven­to en ate­rri­zar en el mer­ca­do lle­ga de la mano de Te­le­fó­ni­ca, un re­loj in­te­li­gen­te pa­ra ni­ños de en­tre 4 y 11 años que per­mi­te la co­mu­ni­ca­ción en­tre pa­dres e hi­jos. Gra­cias a él, los pri­me­ros es­tán al tan­to de dón­de se en­cuen­tran los se­gun­dos, que pue­den po­ner­se en con­tac­to con un adul­to siem­pre que lo ne­ce­si­ten sim­ple­men­te apre­tan­do un bo­tón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.