EL LI­QUI­DA­DOR DEL CE­PO CAM­BIA­RIO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - LA SEMANA - Al­fon­so Prat-Gay

«Es la peor ges­tión de un mi­nis­tro de Eco­no­mía de la his­to­ria», con esa la­pi­da­ria fra­se se re­fe­ría ha­ce unos días el nue­vo mi­nis­tro ar­gen­tino de Ha­cien­da y Fi­nan­zas, Al­fon­so Prat-Gay, a su an­te­ce­sor en el car­go, el po­lé­mi­co Axel Ki­ci­llof. «To­do lo que to­có en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, lo en­tre­ga peor de lo que lo re­ci­bió», apos­ti­lla­ba por si que­da­ba al­gu­na du­da.

Hi­jo de un im­por­tan­te in­ge­nie­ro azu­ca­re­ro y de una es­pe­cia­lis­ta en cien­cias so­cia­les (es­tu­dió Fi­lo­so­fía, An­tro­po­lo­gía y Pa­ra­psi­co­lo­gía), Al­fon­so Prat-Gay na­ció el 24 de no­viem­bre de 1965 en Bue­nos Ai­res. Es el ter­ce­ro de los cua­tro hi­jos del ma­tri­mo­nio. Es­tu­dió en el eli­tis­ta Co­le­gio Car­de­nal New­man, por cu­yas au­las pa­só tam­bién el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri, su je­fe. Y co­mo es­te, des­pués di­ri­gió sus pa­sos a la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca Ar­gen­ti­na, don­de en 1988 se gra­duó en Eco­nó­mi­cas. Y lo hi­zo con un ex­pe­dien­te en­vi­dia­ble. Tan­to, que le va­lió la me­da­lla de oro del cen­tro. Ca­li­fi­ca­cio­nes bri­llan­tes pa­ra un es­tu­dian­te de lo más exi­gen­te con­si­go mis­mo. «Ca­da exa­men era una pre­sión tre­men­da por­que no que­ría de­frau­dar las ex­pec­ta­ti­vas que ha­bían de­po­si­ta­do en mí. En mi ca­sa de­cían que pa­ra mí el nue­ve era co­mo un em­pa­te y el ocho co­mo una de­rro­ta» re­cuer­da en al­gu­na en­tre­vis­ta el hom­bre en cu­yas ma­nos ha de­po­si­ta­do Ma­cri las rien­das eco­nó­mi­cas de su re­cién es­tre­na­do man­da­to.

Con 28 años con­tra­jo ma­tri­mo­nio. Y se mar­cha­ron a Es­ta­dos Uni­dos, don­de Prat- Gay com­ple­tó sus es­tu­dios con un más­ter en la Uni­ver­si­dad de Pennsyl­va­nia.

Tie­ne tres hi­jos: Cla­ra, Al­fon­so e Iña­ki. Na­ci­dos ca­da uno en un país di­fe­ren­te. La pri­me­ra en Es­ta­dos Uni­dos, el se­gun­do en Lon­dres —en am­bos ca­sos mien­tras su pa­dre ejer­cía car­gos de pri­me­ra lí­nea en JP Mor­gan— y el ter­ce­ro en Ar­gen­ti­na, a don­de el ma­tri­mo­nio —hoy se­pa­ra­do— re­gre­só el 6 de enero del 2002, el mis­mo día en que la cri­sis del 2001 desem­bo­có en la gran de­va­lua­ción del pe­so. «No po­día que­dar­me mi­ran­do des­de le­jos lo que ocu­rría, te­nía que vol­ver y ha­cer al­go por el país», ase­gu­ra en las en­tre­vis­tas cuan­do se le pi­de que re­me­mo­re aque­llos du­ros mo­men­tos. Arrimó el hom­bro des­de el Ban­co Cen­tral de Ar­gen­ti­na, car­go que ocu­pó des­de ese mis­mo año has­ta el 2004, cuan­do las di­fe­ren­cias con el en­ton­ces pre­si­den­te Nés­tor Kirch­ner y su mi­nis­tro de Eco­no­mía, Ro­ber­to La­vag­na, se hi­cie­ron in­so­por­ta­bles.

Hin­cha acé­rri­mo del Bo­ca, aho­ra el Ne­gro —así lo lla­man sus alle­ga­dos, en re­fe­ren­cia a la fa­ci­li­dad con la que su piel se cur­te al sol— se en­fren­ta a una di­fí­cil ta­rea: ten­drá que li­diar con una ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va estancada por la fal­ta de in­ver­sión y una alta in­fla­ción. Pa­ra abrir bo­ca, y tal y co­mo ha­bía pro­me­ti­do su je­fe, ha da­do ce­rro­ja­zo a cua­tro años de ce­po (con­trol) cam­bia­rio. Ciu­da­da­nos y em­pre­sas po­drán com­prar di­vi­sas sin más res­tric­cio­nes que el an­ti­guo to­pe que re­gía has­ta 2011, de 2 mi­llo­nes de dó­la­res men­sua­les.

ABRAL­DES | http://abral­de­sar­ts­tu­dios.jim­do.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.