Otro año de de­cep­cio­nes eu­ro­peas

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - LA SEMANA - XOSÉ CAR­LOS ARIAS

Aca­ba 2015 con un re­gus­to bas­tan­te amar­go pa­ra aque­llos que creen en el proyecto europeo. Cuan­do el año co­men­zó, po­día pre­ver­se con cier­ta fa­ci­li­dad que pa­ra el con­jun­to de la UE se tra­ta­ría de un tiem­po de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co muy ba­jo y de cre­cien­te ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca. Am­bas co­sas han que­da­do con­fir­ma­das.

Con res­pec­to a la pri­me­ra, ca­da vez son más ex­ten­sos los te­mo­res de que es­ta­mos en­tran­do en una vía a la ja­po­ne­sa, con una ten­den­cia mar­ca­da, si no al es­tan­ca­mien­to pu­ro y sim­ple, sí a unas ta­sas de ex­pan­sión muy ba­jas en el largo pla­zo. Así lo ha asu­mi­do el con­se­jo del BCE quien, a me­dia­dos de año, pu­so en mar­cha una nue­va y más de­ci­si­va fa­se de su po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria ex­pan­si­va, que aho­ra ya se pa­re­ce mu­cho a la quan­ti­ta­ti­ve ea­sing nor­te­ame­ri­ca­na de los ejer­ci­cios an­te­rio­res. En ese sen­ti­do, es sig­ni­fi­ca­ti­vo que ha­ce un par de me­ses Ma­rio Drag­hi ha­ya pro­nun­cia­do su se­gun­do «ha­ré to­do lo que sea ne­ce­sa­rio…» pa­ra evi­tar la de­fla­ción en el con­ti­nen­te. Ade­más, hay que te­ner en cuen­ta que el dé­bil cre­ci­mien­to —siem­pre des­de una pers­pec­ti­va de con­jun­to— se ha da­do en unas con­di­cio­nes ex­ter­nas inusual­men­te bue­nas, que no se van a man­te­ner siem­pre: los ba­jí­si­mos pre­cios de la ener­gía o la ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va que ofre­ce la de­pre­cia­ción del eu­ro no van a cam­biar en lo in­me­dia­to, pe­ro tam­po­co va­le ha­cer cua­dros ma­cro­eco­nó­mi­cos dan­do por he­cho que se van a man­te­ner sin más.

En cuan­do a la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca, es evi­den­te que no ha he­cho sino ir a más: la mul­ti­pli­ca­ción del vo­to an­ti­sis­te­ma, ha­cia la de­re­cha o la iz­quier­da, es­tá ha­cien­do vo­lar por los ai­res el vie­jo mo­do de ha­cer po­lí­ti­ca y el sis­te­ma de par­ti­dos en mu­chos paí­ses. Lo que abre ven­ta­nas de opor­tu­ni­dad, pe­ro tam­bién trae con­si­go ries­gos im­por­tan­tes de to­do ti­po. To­do ello tie­ne, des­de lue­go, mu­cho que ver con el pro­fun­do ma­les­tar cau­sa­do por la pro­pia po­lí­ti­ca eu­ro­pea, co­mo aca­ba de ex­pre­sar del mo­do más ní­ti­do el pri­mer mi­nis­tro ita­liano, Matteo Ren­zi: se­gún él, Eu­ro­pa tie­ne que en­ten­der de in­me­dia­to que «una po­lí­ti­ca mio­pe de ri­gor y aus­te­ri­dad no nos lle­va a nin­gu­na par­te».

Pe­ro el año que ter­mi­na nos de­ja dos he­chos que po­drían da­ñar a un ni­vel más pro­fun­do el proyecto de in­te­gra­ción eu­ro­pea. Uno es el mo­do abrup­to con el que se so­lu­cio­nó, a me­dia­dos de año, el ca­so grie­go: la ex­tre­ma du­re­za en el tra­ta­mien­to al go­bierno dís­co­lo —sin si­quie­ra ro­zar una so­lu­ción de fon­do al pro­ble­ma, de que la deu­da he­le­na no se va a pa­gar en nin­gún ca­so— ha ra­ti­fi­ca­do la im­pre­sión de que el úni­co li­de­raz­go exis­ten­te hoy en Eu­ro­pa —que ob­via­men­te ha­bla ale­mán— es­tá muy le­jos de bus­car soluciones in­te­gra­do­ras. Es ver­dad que era un mo­men­to de cier­ta di­fi­cul­tad pa­ra la es­ta­bi­li­dad del pro­pio eu­ro, y que se con­si­guió su­pe­rar­lo sin gran­des so­bre­sal­tos. No es po­ca co­sa, pe­ro el da­ño cau­sa­do al sen­ti­do de so­li­da­ri­dad en­tre los so­cios, so­bre to­do en si­tua­cio­nes de di­fi­cul­tad —un as­pec­to cla­ve de la in­te­gra­ción—, ha sa­li­do bas­tan­te to­ca­do de ese epi­so­dio.

Qui­zá más gra­ve aún es un he­cho ocu­rri­do du­ran­te la lla­ma­da cri­sis de los re­fu­gia­dos (en la que, por cier­to, en sen­ti­do opues­to a lo que aca­ba­mos de ex­po­ner, el Go­bierno ale­mán sí dio mues­tras de acep­tar al­gu­nas res­pon­sa­bi­li­da­des del lí­der, al me­nos en un pri­mer mo­men­to). Me re­fie­ro a la sus­pen­sión del prin­ci­pio fun­da­men­tal de mo­vi­li­dad de las per­so­nas den­tro de las fron­te­ras de la UE, que su­po­ne un obs­tácu­lo de pri­mer or­den pa­ra la con­ti­nui­dad del proyecto europeo. So­bre to­do por una ra­zón de le­gi­ti­mi­dad: si la idea de Eu­ro­pa pa­sa so­lo por la li­bre mo­vi­li­dad de los ca­pi­ta­les, y no de los ciu­da­da­nos, los más eu­ro­peís­tas ten­dre­mos que aca­bar re­co­no­cien­do que aca­so ese proyecto no me­re­cía la pe­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.