El va­lor eco­nó­mi­co del tu­ris­mo de na­tu­ra­le­za

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Cris­tó­bal Ra­mí­rez

¿El tu­ris­mo de na­tu­ra­le­za mue­ve la eco­no­mía real? O di­cho con otras pa­la­bras, ¿es eco­nó­mi­ca­men­te ren­ta­ble des­de el pun­to de vis­ta ex­clu­si­va­men­te tu­rís­ti­co cui­dar el en­torno? Ideo­lo­gías eco­lo­gis­tas —y bar­ba­ri­da­des vía in­fra­es­truc­tu­ras— apar­te, los nú­me­ros in­di­can que sí.

Hay que em­pe­zar por re­co­no­cer que con­se­guir esos nú­me­ros re­sul­ta har­to di­fí­cil, y la ma­ni­pu­la­ción pre­via con la que lle­gan a la me­sa de la re­dac­ción es dig­na de to­da sos­pe­cha cuan­do no evi­den­te. Pe­ro exis­ten or­ga­nis­mos cu­yas fi­nan­zas per­mi­ten en­ten­der que sí, que cui­dar la na­tu­ra­le­za hoy es con­se­guir un im­pa­ra­ble flu­jo de di­ne­ro. Al­go evi­den­te cuan­do se pre­gun­ta a los res­tau­ran­tes que abren sus puer­tas a la en­tra­da del par­que na­tu­ral Fra­gas do Eu­me, sin ir más allá.

Pe­ro el ejem­plo cla­ro y ro­tun­do es la asam­blea ge­ne­ral que ha ce­le­bra­do re­cien­te­men­te el Na­tio­nal Trust bri­tá­ni­co, una or­ga­ni­za­ción con mi­llo­nes de so­cios que se de­di­ca a pro­te­ger no so­lo edi­fi­cios sino tam­bién es­pa­cios na­tu­ra­les, in­clu­yen­do mu­chos ki­ló­me­tros de cos­ta. Así, y sin te­ner en cuen­ta pa­ra na­da los mo­vi­mien­tos en las ca­jas pri­va­das (ga­so­li­ne­ras, pubs, ca­fés, tien­das de re­cuer­dos…), la en­ti­dad mo­vió du­ran­te el año pa­sa­do más de 660 mi­llo­nes de eu­ros. En­tre sus gas­tos fi­gu­ran 10 mi­llo­nes en nue­vas ad­qui­si­cio­nes, pe­ro lo fun­da­men­tal son los 345 mi­llo­nes gas­ta­dos en pro­te­ger edi­fi­cios y me­dio am­bien­te. Y eso no se­ría po­si­ble sin dos co­sas. Una, sim­ple­men­te el te­ner ese di­ne­ro (so­lo en las cuo­tas de los so­cios se re­cau­da­ron 215 mi­llo­nes, y en las en­tra­das a lo­ca­les y apar­ca­mien­tos pa­ra ir a ver pa­ra­jes na­tu­ra­les, otros 33). Y dos, el feed­back, el in­gre­so en ar­cas de es­ta­ble­ci­mien­tos de las di­fe­ren­tes zo­nas de can­ti­da­des que di­sua­dan a los ha­bi­tan­tes de esas zo­nas de opo­ner­se a las me­di­das pro­tec­cio­nis­tas.

Cier­to: el plan­tea­mien­to re­cuer­da el pro­ble­ma del hue­vo y la ga­lli­na. El Santiago de hoy en día se­ría im­pen­sa­ble —tam­bién eco­nó­mi­ca­men­te— sin la su­pre­sión del trá­fi­co en el cas­co his­tó­ri­co, y na­die pue­de du­dar tam­po­co de que los ne­go­cios de las cer­ca­nías del Eu­me han ex­pe­ri­men­ta­do un em­pu­je ha­cia los nú­me­ros ne­gros pro­por­cio­nal a la in­ten­si­dad de las me­di­das pro­tec­cio­nis­tas.

En cier­ta me­di­da pa­sa igual que con al­gu­nos pro­duc­tos re­la­cio­na­dos con el Ca­mino de Santiago. El lla­ma­do Bono Ia­co­bus no fun­cio­na so­lo co­mo una ga­ran­tía de que el via­je­ro va a te­ner re­ser­va­da su ha­bi­ta­ción pa­ra dor­mir en un lu­gar ex­ce­len­te y que ade­más lo van a bus­car y lle­var al Ca­mino de nue­vo al día si­guien­te, sino que tam­bién se ha fi­ja­do en el in­cons­cien­te co­mo al­go que ga­ran­ti­za que aque­llos pa­ra­jes y aque­llos es­ta­ble­ci­mien­tos no se en­cuen­tran de­te­rio­ra­dos en ab­so­lu­to: es la na­tu­ra­le­za en un ca­so, y de nue­vo la na­tu­ra­le­za que ro­dea la ha­bi­ta­ción en otro.

Los nú­me­ros pa­re­cen dar la ra­zón: des­pués del gran bum del 2010, con el re­bu­fo que siem­pre exis­te en el 2011, los in­gre­sos se han man­te­ni­do en ni­ve­les al­tos, téc­ni­ca­men­te igua­les y con un pe­que­ño re­mon­te en los úl­ti­mos tiem­pos. Por en­ci­ma de esas fluc­tua­cio­nes, lo in­tere­san­te es que el pro­duc­to se ha con­so­li­da­do. Y eso, aun­que ten­ga al­go de con­je­tu­ra la afir­ma­ción, re­sul­ta­ría im­po­si­ble en un me­dio de­te­rio­ra­do. Por­que que­ra­mos o no, el Ca­mino tam­bién atrae a tu­ris­tas. Y tal co­sa no es ma­la.

| CÉ­SAR TOIMIL.

Áreas co­mo las fra­gas del Eu­me ge­ne­ran ri­que­za en la zo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.