La úl­ti­ma fun­ción del ac­tor

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - HISTORIAS DE GALICIA - Fernando Sal­ga­do

Era el ac­tor más po­pu­lar de la épo­ca, cu­ya fa­ma ape­nas des­me­re­cía a la de María Gue­rre­ro, su se­gun­da es­po­sa. Aris­tó­cra­ta de gus­tos re­fi­na­dos y avan­za­das ideas so­cia­les, yerno del ge­ne­ral Se­rrano por su pri­mer ma­tri­mo­nio y ami­go del ti­pó­gra­fo Pa­blo Igle­sias, Fernando Díaz de Men­do­za si­guió el rum­bo de los có­mi­cos de la le­gua. Su vi­da pa­re­cía abo­ca­da a ex­tin­guir­se so­bre el es­ce­na­rio y a pun­to es­tu­vo de cum­plir­se tal des­tino: ex­pi­ró en el Ho­tel Mo­derno des­pués de re­pre­sen­tar su úl­ti­ma fun­ción en el tea­tro Gar­cía Bar­bón.

Los ho­te­les, teo­ri­za Je­sús Fer­nán­dez Ote­ro, no son más que una en­cru­ci­ja­da de ca­mi­nos don­de se en­tre­cru­zan mi­les de vi­das hu­ma­nas. Tran­seún­tes que vie­nen y que van, en per­ma­nen­te tra­sie­go, y que ape­nas de­jan hue­lla im­per­cep­ti­ble de su pa­so en el li­bro de re­gis­tro. So­lo en con­ta­das oca­sio­nes, aña­de el pro­pie­ta­rio del Ho­tel Mo­derno, al­gu­na de esas vi­das se de­tie­ne de re­pen­te y el lu­gar de pa­so se con­vier­te en es­ta­ción ter­mi­nal. Fue el ca­so del gran ac­tor y em­pre­sa­rio tea­tral Fernando Díaz de Men­do­za, ful­mi­na­do por un ata­que de apo­ple­jía en­tre las pa­re­des de es­te ho­tel. So­lo han pa­sa­do seis me­ses des­de aquel día y Fer­nán­dez Ote­ro, que com­par­te desa­yuno con sus hués­pe­des don Nés­tor y do­ña Clo­til­de, re­cuer­da los de­ta­lles con pre­ci­sión.

EL ARIS­TÓ­CRA­TA-AC­TOR

La com­pa­ñía Gue­rre­ro-Men­do­za ha­bía de­bu­ta­do en el tea­tro Gar­cía Bar­bón el 8 de oc­tu­bre de 1930. Díaz de Men­do­za lle­gó a su nue­va ci­ta vi­gue­sa to­ca­do del co­ra­zón. Aun con­va­le­cien­te del lu­to por su es­po­sa —María Gue­rre­ro ha­bía fa­lle­ci­do dos años an­tes—, una agu­da bron­qui­tis le ha­bía de­ja­do la se­cue­la de una le­sión car­día­ca. Pe­ro al irrum­pir en el es­ce­na­rio, don­de com­par­tía pro­ta­go­nis­mo con su nue­ra y so­bri­na María co­mo pri­me­ra ac­triz, los acha­ques ha­cían mu­tis y res­plan­de­cía el ac­tor que ha­bía na­ci­do gran­de de Es­pa­ña y que so­lo en con­ta­das oca­sio­nes uti­li­za­ba sus tí­tu­los no­bi­lia­rios por­que, de­cía, «así sir­ven me­jor en los ho­te­les».

En el Ho­tel Mo­derno, don­de se alo­jó la com­pa­ñía du­ran­te los do­ce días de su es­tan­cia en Vi­go, no pre­ci­sa­ba el ac­tor ex­hi­bir sus cre­den­cia­les de con­de y de mar­qués pa­ra ob­te­ner tra­to de­fe­ren­te. Fer­nán­dez Ote­ro co­no­cía so­bra­da­men­te a su ilus­tre hués­ped, co­mo así lo con­fir­mó an­te don Nés­tor y do­ña Clo­til­de, pe­ro na­da di­jo acer­ca del ori­gen de esa re­la­ción. Tal vez ha­bían en­ta­bla­do pri­mer con­tac­to a prin­ci­pios de si­glo, en Bue­nos Ai­res, adon­de la trou­pe de María Gue­rre­ro via­ja­ba con fre­cuen­cia, y en don­de el ou­ren­sano re­gen­ta­ba el Ho­tel Sud­ame­ri­cano, an­tes de que, en 1906, de­ci­die­ra re­tor­nar al te­rru­ño e ins­ta­lar­se en Vi­go. O tal vez se co­no­cie­ron tiem­po des­pués, ya en la ciu­dad olí­vi­ca, don­de la fa­mo­sa pa­re­ja de ac­to­res em­bar­ca­ba y des­em­bar­ca­ba las mu­chas ve­ces que atra­ve­sa­ba el Atlán­ti­co.

El Ho­tel Mo­derno era, des­de su apertura en 1906, uno de los más con­for­ta­bles de la ciu­dad. Pe­ro so­lo a par­tir de la am­plia­ción aco­me­ti­da diez años des­pués, que au­men­tó de ca­tor­ce a ochen­ta el nú­me­ro de ha­bi­ta­cio­nes, tu­vo el es­ta­ble­ci­mien­to ca­pa­ci­dad pa­ra alo­jar al elen­co com­ple­to de la com­pa­ñía Gue­rre­ro-Men­do­za. Y fue en una de esas ha­bi­ta­cio­nes don­de un vier­nes, el 17 de oc­tu­bre de 1930 exac­ta­men­te, se de­rrum­bó el aris­tó­cra­ta-ac­tor a cau­sa de un de­rra­me ce­re­bral.

MUER­TE EN EL HO­TEL

Fer­nán­dez Ote­ro se ex­tien­de en de­ta­lles. El jue­ves, vís­pe­ra del su­ce­so, Díaz de Men­do­za in­ter­pre­tó en el tea­tro Gar­cía Bar­bón su úl­ti­mo pa­pel y co­se­chó sus aplau­sos pos­tre­ros, du­ran­te la pues­ta en es­ce­na de un me­dio­cre dra­ma de Ma­nuel Li­na­res Ri­vas ti­tu­la­do San­cho Aven­da­ño. A las on­ce de la ma­ña­ba si­guien­te le so­bre­vino el ata­que de apo­ple­jía y el po­pu­lar ac­tor se des­plo­mó mien­tras se en­tre­te­nía ju­gan­do con su nie­ta, una hi­ja de Luis Fernando Díaz de Men­do­za Gue­rre­ro y de su se­gun­da es­po­sa —y pri­ma-her­ma­na—, la ac­triz María Gue­rre­ro Ló­pez.

Los chi­lli­dos de la ni­ña aler­ta­ron a sus pa­dres y a los em­plea­dos del ho­tel. Tres pres­ti­gio­sos mé­di­cos vi­gue­ses, Ju­lio La­rra­men­di, Ra­fael Ál­va­rez Novoa y José Igle­sias La­go, acu­die­ron de in­me­dia­to a so­co­rrer al en­fer­mo y diag­nos­ti­car su ex­tre­ma­da gra­ve­dad. A las diez de la no­che, ca­si a la ho­ra en que de­bía co­men­zar la se­gun­da fun­ción del día en el Gar­cía Bar­bón —la co­me­dia Ron­da­lla, de los her­ma­nos Quintero—, Díaz de Men­do­za re­co­bró el co­no­ci­mien­to y to­mó cu­cha­ra­das de pur­gan­te por su pro­pia mano. La me­jo­ría, fu­gaz, pron­to se des­va­ne­ció y el ac­tor se su­mió en un sue­ño del que no des­per­ta­ría. Fa­lle­ció el lu­nes día 20 y su ca­dá­ver, em­bal­sa­ma­do, fue tras­la­da­do en el ex­pre­so a Ma­drid pa­ra ser de­po­si­ta­do jun­to a los res­tos de María Gue­rre­ro.

El Ho­tel Mo­derno se con­vir­tió aque­llos días en hos­pi­tal, cen­tro de pren­sa e im­pro­vi­sa­do ta­na­to­rio. Cen­te­na­res de vi­gue­ses de to­da con­di­ción acu­die­ron a in­tere­sar­se por el es­ta­do del fa­mo­so ac­tor. En el mo­men­to de la muer­te, ade­más de sus hi­jos Luis Fernando y Car­los, es­ta­ba pre­sen­te en el es­ta­ble­ci­mien­to una co­mi­sión de la Ca­sa del Pue­blo, con su pre­si­den­te En­ri­que He­ra­clio Bo­ta­na al fren­te. Ve­nían a ren­dir ho­me­na­je pós­tu­mo al «ami­go de los obre­ros», al aris­tó­cra­ta que, jun­to a «la ex­cel­sa» María Gue­rre­ro, re­pre­sen­ta­ba obras de Gorki o de Be­na­ven­te en las ca­sas del pue­blo es­pa­ño­las. Así se com­pren­de los emo­ti­vos men­sa­jes que dos des­ta­ca­dos di­ri­gen­tes so­cia­lis­tas, Ju­lián Bes­tei­ro y An­drés Saborit, hi­cie­ron lle­gar al Ho­tel Mo­derno. Dos más, en­tre el alu­vión de te­le­gra­mas y te­le­fo­ne­mas, mu­chos lle­ga­dos des­de el otro la­do del océano, que inun­da­ron el es­ta­ble­ci­mien­to.

LO QUE VINO DES­PUÉS

Je­sús Fer­nán­dez Ote­ro con­clu­ye su re­la­to. Ni el hos­te­le­ro ni sus hués­pe­des pue­den adi­vi­nar, en esos pri­me­ros días de la Se­gun­da Re­pú­bli­ca, lo que el des­tino de­pa­ra­rá a los per­so­na­jes men­cio­na­dos en la char­la. No­so­tros, ochen­ta y cin­co años des­pués, sí po­de­mos. Sa­be­mos que el ac­tor fa­lle­ci­do era el abue­lo —y la nie­ta que ju­ga­ba con él, me­dio her­ma­na— de un ni­ño de nue­ve o diez años, hi­jo de sol­te­ra, que, an­da­do el tiem­po, he­re­da­ría sus do­tes in­ter­pre­ta­ti­vas: Fernando Fer­nán Gó­mez. Sa­be­mos que su hi­jo Luis Fernando Díaz de Men­do­za, tam­bién ac­tor y pa­dre de Fer­nán Gó­mez, ter­mi­nó sus días en 1942, al ser tor­pe­dea­do el bu­que en que re­gre­sa­ba de Ar­gen­ti­na. Sa­be­mos que En­ri­que He­ra­clio Bo­ta­na, ti­pó­gra­fo y fun­da­dor de la UGT en Vi­go, me­dio her­mano de Por­te­la Va­lla­da­res y dipu­tado en las Cons­ti­tu­yen­tes de 1931, fue fu­si­la­do en el ce­men­te­rio de Pe­rei­ró en agos­to de 1936. Y sa­be­mos, en fin, que el Ho­tel Mo­derno per­dió su nom­bre en 1953 y fue re­bau­ti­za­do co­mo Gran Ho­tel. Otra le­gión de có­mi­cos, con­vo­ca­dos por el nue­vo pro­pie­ta­rio del es­ta­ble­ci­mien­to, el pro­duc­tor de ci­ne Ce­sá­reo Gon­zá­lez, fue­ron tes­ti­gos del cam­bio.

| AR­CHI­VO

El ac­tor Fernando Díaz de Men­do­za, acom­pa­ña­do de su es­po­sa María Gue­rre­ro, y el ho­tel vi­gués don­de fa­lle­ció

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.