Re­apa­re­ce la pri­ma de ries­go

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - HISTORIAS DE GALICIA - Juan Car­los Mar­tí­nez

Lle­ga el día des­pués de las elec­cio­nes y ba­ja la bol­sa. Ocu­rre siem­pre. Ya se ha es­tu­dia­do su­fi­cien­te­men­te la re­la­ción, di­fí­cil, en­tre de­mo­cra­cia y glo­ba­li­za­ción. El ca­pi­tal in­ter­na­cio­nal pre­fie­re la es­ta­bi­li­dad a to­da cos­ta. Des­pués de es­tas úl­ti­mas elec­cio­nes, que for­za­rán a al­can­zar un ni­vel de acuer­do en­tre ri­va­les al que los par­ti­dos no es­tán acos­tum­bra­dos, sur­gen des­de dis­tin­tas fuen­tes los la­men­tos por la go­ber­na­bi­li­dad per­di­da.

Co­mo so­mos de­mó­cra­tas, e in­clu­so muy de­mó­cra­tas, ten­dría­mos que su­pe­rar esas nos­tal­gias y esos mie­dos. Pa­ra go­ber­na­bi­li­dad, la que ha­bía en tiem­pos de Fran­co. Era al­go tan de ca­jón que ni si­quie­ra se ha­bía in­ven­ta­do la pa­la­bra. Si a la go­ber­na­bi­li­dad le sur­gía al­gún im­pe­di­men­to, el im­pe­di­men­to aca­ba­ba en la cár­cel. Des­de los años se­sen­ta, los es­pa­ño­les pre­fe­ri­mos un me­nú más va­ria­do: al­go me­nos de go­ber­na­bi­li­dad y al­go más de li­ber­tad.

En­tre los mie­dos que sur­gen de las elec­cio­nes des­ta­ca ese per­so­na­je des­equi­li­bran­te que co­no­ce­mos co­mo la pri­ma de ries­go. Lo más pa­re­ci­do a esa pro­ta­go­nis­ta de la his­to­ria, que yo re­cuer­de, era la pri­ma de Che, que nos sa­cu­día sin pie­dad cuan­do íba­mos, con su pri­mo, a re­vol­ver en­tre los pa­los del lú­pu­lo, imitaciones per­fec­tas de las tien­das de los in­dios siux. Aque­lla pri­ma no traía ries­go, sino va­rea­da segura. Nos sa­can aho­ra, co­mo al co­co, a la pri­ma del ries­go país, el plus que de­be­mos pa­gar por ser ines­ta­bles pa­ra que nos com­pren tí­tu­los de deu­da y ven­gan a in­ver­tir. Va­mos a to­mar­lo con se­re­ni­dad. Los fac­to­res que cons­ti­tu­yen el ries­go país son di­ver­sos, ade­más de que va­rios par­ti­dos com­pi­tan por lle­var las rien­das del país. Son im­por­tan­tes tam­bién el ta­ma­ño de la bu­ro­cra­cia, el ni­vel de corrupción, la efi­ca­cia del gas­to pú­bli­co, la res­pe­ta­bi­li­dad de las ins­ti­tu­cio­nes, in­clu­so la ac­ti­tud de los ciu­da­da­nos. Si nues­tros re­pre­sen­tan­tes ac­túan con res­pon­sa­bi­li­dad, son po­si­bles me­jo­ras por otros la­dos dis­tin­tos de es­te in­mo­vi­lis­mo que nos ha lle­va­do a creer que so­lo po­de­mos cre­cer a ba­se de huir del cam­bio po­lí­ti­co, de ba­jar sa­la­rios y de en­viar gen­te al pa­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.