LAS RE­CE­TAS DE BRU­SE­LAS, GO­BIER­NE QUIEN GO­BIER­NE

EL PRÓ­XI­MO EJE­CU­TI­VO ES­PA­ÑOL DE­BE­RÁ RES­PE­TAR LA HOJA DE RU­TA IM­PUES­TA POR LA CO­MI­SIÓN EU­RO­PEA A RAÍZ DEL PRO­GRA­MA DE ASIS­TEN­CIA FI­NAN­CIE­RA QUE PER­MI­TIÓ RES­CA­TAR A LOS BAN­COS CON PRO­BLE­MAS EN EL 2012. DÉ­FI­CIT, GAS­TO PÚ­BLI­CO, PEN­SIO­NES, SA­LA­RIOS, RE­FOR­MA LA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Cris­ti­na Porteiro Co­rres­pon­sal en Bru­se­las

Los sa­la­rios en al­gu­nos sec­to­res au­men­ta­rían me­nos que la pro­duc­ti­vi­dad pa­ra ser más com­pe­ti­ti­vos

Las re­co­men­da­cio­nes de la Co­mi­sión Eu­ro­pea son «obli­ga­cio­nes» y «por su­pues­to, son vin­cu­lan­tes». Los ajus­tes pre­su­pues­ta­rios son «inexo­ra­bles», ad­ver­tía en ple­na cres­ta de la cri­sis el ex co­mi­sa­rio eu­ro­peo de Com­pe­ten­cia, Joa­quín Al­mu­nia. Co­rría el año 2012 y Es­pa­ña aca­ba­ba de so­li­ci­tar a sus so­cios del eu­ro un «prés­ta­mo en con­di­cio­nes muy fa­vo­ra­bles» de has­ta 100.000 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra sal­var in ex­tre­mis a la ban­ca. No fue un res­ca­te al uso pe­ro la ayu­da, que se ci­ñó a 41.300 mi­llo­nes de eu­ros, tra­jo apa­re­ja­da do­lo­ro­sos com­pro­mi­sos asu­mi­dos por el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy a car­go de los ciu­da­da­nos es­pa­ño­les.

Aunque el país no fue so­me­ti­do a un pro­gra­ma de asis­ten­cia ma­cro­fi­nan­cie­ra como Gre­cia, Por­tu­gal e Ir­lan­da, sí fir­mó un pro­gra­ma de­ta­lla­do de re­for­mas pa­ra su sis­te­ma ban­ca­rio y fue so­me­ti­da a la es­tre­cha vigilancia de Bru­se­las a tra­vés de bra­zos co­rrec­to­res que hoy en­cor­se­tan cual­quier ma­nio­bra del fu­tu­ro Go­bierno es­pa­ñol y otros europeos pa­ra mo­ver­se fue­ra de la hoja de ru­ta tra­za­da por la Co­mi­sión Eu­ro­pea.

Tras las elec­cio­nes del pa­sa­do 20 de di­ciem­bre, Bru­se­las se pre­pa­ra pa­ra ma­nia­tar al nue­vo Eje­cu­ti­vo, sea del co­lor que sea. Quie­re «es­ta­bi­li­dad» pa­ra ga­ran­ti­zar que no se da mar­cha atrás en el pro­ce­so de re­for­mas y ajus­tes. «En el 2015 y el 2016 se­rán ne­ce­sa­rias nue­vas me­di­das es­truc­tu­ra­les (...) Es­pa­ña de­be ase­gu­rar la ple­na apli­ca­ción de las re­co­men­da­cio­nes den­tro de los pla­zos pre­vis­tos», ad­ver­tía el Con­se­jo el pa­sa­do 14 de ju­lio. ¿Qué se pue­de es­pe­rar? Si el co­lor del Go­bierno es con­ser­va­dor, po­dría ha­ber más man­ga an­cha. La can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, no se opon­drá a pe­que­ños gui­ños que ha­gan la le­gis­la­tu­ra más lle­va­de­ra al úni­co so­cio de su signo po­lí­ti­co que le que­da en­tre las ma­yo­res po­ten­cias de Eu­ro­pa. ¿Y si es una coa­li­ción de iz­quier­das? To­ca­rá ne­go­ciar du­ro.

Dé­fi­cit

Es­pa­ña vol­ve­rá a in­cum­plir el ob­je­ti­vo de dé­fi­cit. Se­gún los cálcu­los de Bru­se­las, el 2015 se ce­rró con un sal­do del -4,7 % fren­te al -4,2 % com­pro­me­ti­do y el 2016 lo ha­rá en el -3,6 % fren­te al 2,8 %. Hay un agujero ne­gro de ca­si 10.000 mi­llo­nes de eu­ros que el pró­xi­mo Go­bierno de­be­rá cu­brir por la vía de los gas­tos o los in­gre­sos. La Co­mi­sión Eu­ro­pea exi­gi­rá al nue­vo Eje­cu­ti­vo es­pa­ñol una rec­ti­fi­ca­ción del plan pre­su­pues­ta­rio de es­te año pa­ra que cua­dren las cuen­tas y se cum­pla con el Pac­to de Es­ta­bi­li­dad. Bru­se­las po­dría im­po­ner san­cio­nes de has­ta el 0,2 % del PIB si el equi­po en­tran­te cues­tio­na sus re­ce­tas y no en­mien­da el pre­su­pues­to. Tam­bién se guar­da en la mano la po­si­bi­li­dad de ac­ti­var el pro­ce­di­mien­to san­cio­na­dor por dé­fi­cit ex­ce­si­vo si se ma­te­ria­li­zan sus pro­nós­ti­cos. Las san­cio­nes po­drían as­cen­der en es­te ca­so al 0,5% del PIB. La in­dul­gen­cia mos­tra­da por el equi­po co­man­da­do por Jean Clau­de Junc­ker de­pen­de­rá de quién to­me el man­do en la Mon­cloa. Bru­se­las po­dría ha­cer la vis­ta gor­da y dar más tiem­po a Es­pa­ña pa­ra ajus­tar el dé­fi­cit si el fu­tu­ro Go­bierno es con­ser­va­dor o bien asu­me la sen­da re­for­mis­ta mar­ca­da por la ins­ti­tu­ción. De re­be­lar­se, po­dría apre­tar el bo­tón rojo.

Gas­to pú­bli­co

Pa­ra man­te­ner el dé­fi­cit a ra­ya la me­jor re­ce­ta que pro­po­ne Bru­se­las es «me­jo­rar la re­la­ción cos­te-efi­ca­cia del sec­tor sa­ni­ta­rio» y con­te­ner el gas­to, es­pe­cial­men­te el de las au­to­no­mías y el far­ma­céu­ti­co, que ha vuel­to a au­men­tar a pe­sar de la in­tro­duc­ción del co­pa­go en es­ta pa­sa­da le­gis­la­tu­ra. El PSOE apues­ta por rec­ti­fi­car los pre­su­pues­tos pa­ra des­ti­nar más fon­dos a la sa­ni­dad, edu­ca­ción y de­pen­den­cia. ¿Có­mo con­ven­cer a Bru­se­las pa­ra abrir las puer­tas a la in­ver­sión pú­bli­ca? Sán­chez pro­po­ne au­men­tar los in­gre­sos man­te­nien­do los im­pues­tos en su ni­vel ac­tual, em­pren­der una re­for­ma fis­cal que am­plíe la lu­cha con­tra el frau­de, crear una fis­ca­li­dad am­bien­tal como lle­va pi­dien­do des­de ha­ce tiem­po la Co­mi­sión y a tra­vés de un im­pues­to a las transac­cio­nes fi­nan­cie­ras. Po­de­mos abo­ga por re­cha­zar cual­quier pa­so en la di­rec­ción de la con­ten­ción del pre­su­pues­to en áreas tan cer­ce­na­das en los úl­ti­mos años y me­nos trans­fe­rir ser­vi­cios a los con­cier­tos pri­va­dos.

Re­for­ma la­bo­ral

Pue­de ha­ber cho­que de tre­nes al abor­dar la nue­va re­for­ma del mer­ca­do la­bo­ral que ave­ci­na Bru­se­las. La Co­mi­sión abre mu­chos fren­tes y pi­de a Es­pa­ña pro­fun­di­zar en las me­di­das ya adop­ta­das. Fle­xi­bi­li­zar los con­tra­tos con más fa­ci­li­da­des pa­ra la con­tra­ta­ción y aba­ra­tar el des­pi­do, al­go muy dis­cu­ti­do por los prin­ci­pa­les par­ti­dos de la iz­quier­da que se nie­gan a asu­mir más des­pro­tec­ción pa­ra los tra­ba­ja­do­res. La Co­mi­sión pre­ten­de así di­na­mi­zar el mer­ca­do de tra­ba­jo, ter­mi­nar con su dua­li­dad, así como ade­cuar la for­ma­ción de los jó­ve­nes a las ne­ce­si­da­des em­pre­sa­ria­les. ¿Y si se nie­ga el nue­vo Go­bierno? No hay mu­cho que ne­go­ciar en lo que se re­fie­re a las re­for­mas. Bru­se­las quie­re cam­bios, de lo con­tra­rio, po­dría im­po­ner san­cio­nes a Es­pa­ña equi­va­len­tes al 0,1 % del PIB por no se­guir sus re­co­men­da­cio­nes pa­ra co­rre­gir los des­equi­li­brios ma­cro­eco­nó­mi­cos den­tro del de­no­mi­na­do se­mes­tre eu­ro­peo.

Sa­la­rios

Es­pa­ña de­be­rá «ade­cuar los sa­la­rios a la pro­duc­ti­vi­dad» te­nien­do en cuen­ta las di­fe­ren­cias en­tre las cua­li­fi­ca­cio­nes y las con­di­cio­nes de los mer­ca­dos la­bo­ra­les. Bru­se­las no ve con bue­nos ojos el en­ca­re­ci­mien­to de los cos­tes la­bo­ra­les si no va li­ga­do a un au­men­to real de la pro­duc­ti­vi­dad y pi­de «ra­cio­na­li­zar los re­gí­me­nes de ren­ta mí­ni­ma e in­clu­so, a cor­to pla­zo, po­dría ser ne­ce­sa­rio que los sa­la­rios de al­gu­nos sec­to­res y em­pre­sas au­men­ten me­nos que la pro­duc­ti­vi­dad pa­ra se­guir me­jo­ran­do la com­pe­ti­ti­vi­dad», re­co­mien­da el Eje­cu­ti­vo co­mu­ni­ta­rio. Con es­te pa­no­ra­ma, cos­ta­rá con­ven­cer a los fun­cio­na­rios europeos de las po­si­bi­li­dad de au­men­tar el sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal en Es­pa­ña, como pro­po­nían los par­ti­dos de iz­quier­da.

Pen­sio­nes

No ca­be du­da de que el sis­te­ma de pen­sio­nes de­be­rá su­frir transformaciones pa­ra ga­ran­ti­zar su so­te­ni­bi­li­dad, y en es­to tan­to Bru­se­las como los par­ti­dos que as­pi­ran a go­ber­nar en Es­pa­ña es­tán de acuer­do. La cri­sis de­mo­grá­fi­ca, la al­tí­si­ma ci­fra de des­em­pleo (22,3 %) que ame­na­za con cro­ni­fi­car­se y la fal­ta de pro­fe­sio­na­les con las cua­li­fi­ca­cio­nes que de­man­da el mer­ca­do pa­ra dar va­lor aña­di­do a los pro­duc­tos y ser­vi­cios ame­na­za con im­pe­dir el re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal y sostener las pen­sio­nes fu­tu­ras. Y lo peor es­tá por lle­gar. Em­pie­za a vis­lum­brar­se el enor­me problema que ten­drá el país a par­tir del 2030, con la ju­bi­la­ción de los na­ci­dos du­ran­te el baby boom, si no se han bus­ca­do fuen­tes al­ter­na­ti­vas pa­ra fi­nan­ciar las pen­sio­nes al mar­gen de las co­ti­za­cio­nes. Dos re­for­mas del PSOE y PP alar­ga­ron du­ran­te la cri­sis la edad de ju­bi­la­ción a los 67 pa­ra el 2027 y am­plia­ron a 25 los años pa­ra fi­jar el to­tal de la pen­sión. Si el nue­vo Go­bierno no en­cuen­tra so­lu­ción, Bru­se­las po­dría pe­dir nue­vas me­di­das de ajus­te y aho­rro pa­ra las fu­tu­ras pres­ta­cio­nes, al­go a lo que se nie­gan par­ti­dos como Po­de­mos.

Im­pues­tos

El PP re­ba­jó en pleno año elec­to­ral el IRPF y de­fen­dió en su pro­gra­ma la re­duc­ción pro­gre­si­va de im­pues­tos pa­ra com­pen­sar las subidas du­ran­te la cri­sis y ali­viar la car­ga im­po­si­ti­va a las em­pre­sas. Aho­ra la lu­cha por el IVA es­tá ser­vi­da. Bru­se­las no ve con bue­nos ojos el des­cen­so ge­ne­ra­li­za­do de los im­pues­tos por­que re­du­ci­ría el vo­lu­men de in­gre­sos de las ar­cas pú­bli­cas es­pa­ño­las y pon­dría en pe­li­gro el cum­pli­mien­to del ob­je­ti­vo de dé­fi­cit; sin em­bar­go, tam­po­co com­par­te al­gu­nas de las pro­pues­tas de otros par­ti­dos que po­drían go­ber­nar. Po­de­mos abo­ga por un im­pues­to al lu­jo que se­ría di­fí­cil de po­ner en mar­cha con la le­gis­la­ción eu­ro­pea en la mano. Tam­bién de­pen­de­ría del vis­to bueno de la Co­mi­sión Eu­ro­pea la re­duc­ción del IVA pa­ra el gas, la elec­tri­ci­dad y la ca­le­fac­ción al 10% por ra­zo­nes de com­pe­ten­cia.

Sis­te­ma fi­nan­cie­ro

Otra pa­ta­ta ca­lien­te que le es­pe­ra al nue­vo Go­bierno es la cul­mi­na­ción de la re­for­ma del sec­tor de las ca­jas de aho­rros con la re­es­truc­tu­ra­ción y pri­va­ti­za­ción de las que to­da­vía per­ma­ne­cen en ma­nos del Es­ta­do. Ban­kia y Ban­co Ma­re Nos­trum (BMN) son los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos. El FROB con­tro­la el 63,8 % y el 65 %, res­pec­ti­va­men­te. Bru­se­las y el BCE apre­mian a Ma­drid. No se­rá fá­cil. El PP apla­zó es­te año su venta por los ba­jos pre­cios de mer­ca­do. El PSOE ya ha di­cho que no mal­ven­de­rá las en­ti­da­des y Po­de­mos anun­ció su in­ten­ción de crear una ban­ca pú­bli­ca y au­di­tar la deu­da, es­to es, dar mar­cha atrás a los com­pro­mi­sos y ca­len­da­rio es­ta­ble­ci­do en el pro­gra­ma es­pa­ñol de asi­ten­cia fi­nan­cie­ra.

El puzz­le de re­for­mas que le es­pe­ra a Es­pa­ña en el 2016 ten­dra di­fí­cil en­ca­je, no so­lo por po­si­bles cam­bios de Go­bierno y por la siem­pre re­ti­cen­te ac­ti­tud de Bru­se­las a cam­biar su hoja de ru­ta, tam­bién por el pa­pel que pue­dan ju­gar otros so­cios europeos como Fran­cia e Ita­lia pa­ra pe­dir el quie­bro de las po­lí­ti­cas de aute­ri­dad su­til­men­te hi­la­das des­de Ber­lín.

JUAN. S. G

| EFE | JUAN CAR­LOS HI­DAL­GO

El nue­vo Eje­cu­ti­vo, sea del co­lor que sea, ten­drá que res­pon­der a las lí­neas fi­ja­das por Bru­se­las

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.