LOS RE­TOS DE LA PATRONAL GA­LLE­GA AN­TE SUS PRÓ­XI­MAS ELEC­CIO­NES

El fu­tu­ro pre­si­den­te ten­drá que ha­cer fren­te a una si­tua­ción de­li­ca­da en la que re­com­po­ner la uni­dad se­rá de­ter­mi­nan­te pa­ra que la patronal ga­lle­ga se ocu­pe de la de­fen­sa de los em­pre­sa­rios en vez de re­par­tir cuo­tas de po­der

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­rio Beramendi

La patronal ga­lle­ga se en­fren­ta es­ta semana a la de­ci­sión de cam­biar el rum­bo de la en­ti­dad con la elec­ción, el vier­nes pró­xi­mo, de un nue­vo pre­si­den­te. Ten­drá que re­cu­pe­rar la uni­dad y el pres­ti­gio per­di­dos.

El pró­xi­mo vier­nes, la Con­fe­de­ra­ción de Em­pre­sa­rios de Ga­li­cia (CEG) ele­gi­rá nue­vo pre­si­den­te so­lo dos años y me­dio des­pués de que ac­ce­die­ra al car­go Jo­sé Ma­nuel Fer­nán­dez Al­va­ri­ño, tras un bre­ve y con­tro­ver­ti­do man­da­to, mar­ca­do por la po­lé­mi­ca y las lu­chas in­ter­nas. Dos ou­ren­sa­nos: Jo­sé Ma­nuel Pé­rez Co­rral y Ar­tu­ro Dié­ter Mou­re, ri­va­li­za­rán aho­ra por ha­cer­se con el ti­món de la patronal. He aquí los prin­ci­pa­les re­tos a los que se en­fren­ta la or­ga­ni­za­ción.

PLAN DE VIA­BI­LI­DAD

La CEG se en­cuen­tra en una di­fí­cil si­tua­ción eco­nó­mi­ca. Tan­to, que an­tes de que con­vo­car las elec­cio­nes, el pro­pio Al­va­ri­ño ofre­ció un go­bierno co­le­gia­do en el que se di­se­ña­ra un plan de via­bi­li­dad. El pa­sa­do año, la patronal ac­ce­dió a un cré­di­to de 400.000 eu­ros pa­ra afron­tar gas­to co­rrien­te y te­ner al día el pa­go de las nó­mi­nas; ca­si na­die du­da de que los ser­vi­cios cen­tra­les de la con­fe­de­ra­ción, en los que tra­ba­jan 23 per­so­nas, de­be­rán afron­tar un plan de ajus­te. La con­tro­ver­sia es­tá en la in­ten­si­dad del mis­mo: hay quien sos­tie­ne que la es­truc­tu­ra de­be adel­ga­zar­se al má­xi­mo, pe­ro otros mantienen que de­be pre­ser­var­se una plan­ti­lla de al me­nos 15 per­so­nas, cap­tar pro­yec­tos y pres­tar ser­vi­cios.

UNI­DAD IN­TER­NA

El he­cho de que no ha­ya lo­gra­do una can­di­da­tu­ra de con­sen­so pa­ra las elec­cio­nes del vier­nes evi­den­cia una or­ga­ni­za­ción frac­tu­ra­da; A Co­ru­ña, par­te de Pon­te­ve­dra y Ou­ren­se, y el grue­so de las sec­to­ria­les, no ven con bue­nos ojos la can­di­da­tu­ra de Pé­rez Ca­nal, co­ge­ren­te de Acei­tes Abril, al que con­si­de­ran una con­ti­nui­dad de Al­va­ri­ño. Por eso res­pal­dan a An­to­nio Dieter Mou­re, em­pre­sa­rio de la for­ma­ción de la pro­vin­cia ou­ren­sa­na. El prin­ci­pal ries­go que afron­ta la or­ga­ni­za­ción es sa­lir nue­va­men­te par­ti­da del in­mi­nen­te pro­ce­so elec­to­ral. Ini­cia­do el 2016, la CEG tie­ne sin apro­bar las cuen­tas del 2014 y del 2015, en un he­cho que no tie­ne pre­ce­den­tes. La or­ga­ni­za­ción pre­ci­sa re­cu­pe­rar el con­sen­so in­terno pa­ra ocu­par­se de la de­fen­sa de los em­pre­sa­rios y no em­plear la ma­yor par­te del tiem­po en lu­chas in­ter­nas en las que se di­ri­men cuo­tas de po­der. Lo que al prin­ci­pio del man­da­to de Al­va­ri­ño pa­re­cía un pul­so en­tre Vi­go y A Co­ru­ña, de­mos­tró ser des­pués al­go con más re­co­rri­do: ni las sec­to­ria­les, ni Ou­ren­se, ni Lu­go apo­ya­ban al pre­si­den­te. An­te la fal­ta de res­pal­do no le que­dó otra al­ter­na­ti­va que con­vo­car elec­cio­nes.

RE­FOR­MA ES­TA­TU­TA­RIA

Par­te del éxi­to que se lo­gre en res­ti­tuir los con­sen­sos in­ter­nos de­pen­de, en gran me­di­da, de que se pue­dan lle­var a ca­bo al­gu­nos cam­bios en el marco nor­ma­ti­vo que am­pa­ra el fun­cio­na­mien­to de la CEG. Al­gu­nos pa­sos ya se han da­do: es­te pró­xi­mo vier­nes, 15 de enero, una ho­ra an­tes de que ten­ga lu­gar la vo­ta­ción pa­ra ele­gir nue­vo pre­si­den­te de la patronal ga­lle­ga, se ce­le­bra­rá una asam­blea pa­ra apro­bar una mo­di­fi­ca­ción es­ta­tu­ta­ria que in­clu­ya la fi­gu­ra de la mo­ción de cen­su­ra. El ob­je­ti­vo es evi­tar que con el fu­tu­ro pre­si­den­te ocu­rra una si­tua­ción si­mi­lar a la de Al­va­ri­ño, es de­cir, que un má­xi­mo res­pon­sa­ble cues­tio­na­do por su ges­tión y en fran­ca mi­no­ría, ten­ga am­pa­ro le­gal pa­ra con­ti­nuar en el car­go. Tam­bién se apro­ba­rá un có­di­go éti­co que im­pi­da que un pre­si­den­te pue­da con­tra­tar ser­vi­cios de la patronal ga­lle­ga a sus em­pre­sas, tal y como ha ocu­rri­do en el úl­ti­mo man­da­to con el se­gu­ro de la CEG o el chó­fer. So­bre la re­for­ma de los es­ta­tu­tos, hay en­ci­ma de la me­sa otro de­ba­te: re­de­fi­nir las fun­cio­nes del co­mi­té di­rec­ti­vo y de la jun­ta. Las sec­to­ria­les con­si­de­ran que es­te úl­ti­mo de­be­ría ser el ver­da­de­ro ór­gano rec­tor, ya que es el que in­clu­ye a to­das las or­ga­ni­za­cio­nes que in­te­gran la patronal ga­lle­ga.

PE­SO INS­TI­TU­CIO­NAL

Con­se­cuen­cia di­rec­ta de un pa­sa­do re­cien­te mar­ca­do por la di­vi­sión y las lu­chas in­ter­nas, la CEG acu­mu­la en los úl­ti­mos años una no­ta­ble pér­di­da de pe­so ins­ti­tu­cio­nal; al­gu­nos em­pre­sa­rios po­nen como ejem­plo el he­cho de que en el re­cien­te Con­se­llo Ga­le­go de Com­pe­ti­ti­vi­da­de, una ini­cia­ti­va pro­mo­vi­da por el pre­si­den­te de la Xun­ta y en la que es­tán al­gu­nos de los más in­sig­nes em­pre­sa­rios ga­lle­gos, no fi­gu­ra la CEG; aunque la cri­sis y las po­lí­ti­cas im­pul­sa­das por el Go­bierno y la Xun­ta han dis­tan­cia­do a los sin­di­ca­tos del diá­lo­go so­cial, la patronal es­tá lla­ma­da tam­bién a ju­gar un pa­pel cen­tral en es­te pro­ce­so; el tra­ba­jo de los agen­tes so­cia­les y las ad- mi­nis­tra­cio­nes se ha con­ver­ti­do en un ins­tru­men­to de es­ta­bi­li­dad.

GES­TIÓN IN­TER­NA

La patronal tie­ne an­te sí tam­bién el re­to de de­fen­der me­jor los in­tere­ses de los em­pre­sa­rios y me­jo­rar tam­bién su ges­tión in­ter­na, de for­ma que pue­dan cap­tar­se más fon­dos europeos li­ga­dos a la in­no­va­ción y la com­pe­ti­ti­vi­dad de las em­pre­sas. La or­ga­ni­za­ción de­be ha­cer pre­va­le­cer su au­to­no­mía res­pec­to al po­der po­lí­ti­co y co­lo­car en la agen­da aque­llas cues­tio­nes que con­si­de­re de in­te­rés sin te­mor a in­co­mo­dar a quien os­ten­ta las res­pon­sa­bi­li­da­des en la ges­tión pú­bli­ca; es­to es ex­ten­si­ble a to­do lo re­la­cio­na­do con las in­fra­es­truc­tu­ras de co­mu­ni­ca­ción, el fo­men­to de la ex­por­ta­ción o en pro­cu­rar que se ge­ne­re un cli­ma fa­vo­ra­ble pa­ra el sur­gi­mien­to de ini­cia­ti­vas em­pre­sa­ria­les.

La or­ga­ni­za­ción ha te­ni­do que pe­dir un cré­di­to ex­tra­or­di­na­rio de 400.000 eu­ros pa­ra gas­to co­rrien­te A lo lar­go de los úl­ti­mos dos años se ha ha­bla­do más de las lu­chas in­ter­nas que del tra­ba­jo desem­pe­ña­do

NUE­VA HOJA DE RU­TA

De­bi­li­ta­da por su pér­di­da de pe­so ins­ti­tu­cio­nal y su in­ca­pa­ci­dad pa­ra in­te­grar en sus fi­las a las ma­yo­res com­pa­ñías ga­lle­gas, la CEG de­be re­du­cir su de­pen­den­cia de las sub­ven­cio­nes, cap­tar nue­vas fuen­tes de fi­nan­cia­ción y co­lo­car como prio­ri­ta­rio en su es­tra­te­gia la bús­que­da de un ma­yor equi­li­brio en­tre el te­ji­do em­pre­sa­rial de la fran­ja atlán­ti­ca y la Ga­li­cia in­te­rior, ca­da vez más des­po­bla­da y con me­nor di­na­mis­mo eco­nó­mi­co; la bre­cha ha ido cre­cien­do a lo lar­go de los úl­ti­mos años. Es­to tie­ne un re­fle­jo en el pro­pio fun­cio­na­mien­to de la patronal, en la que las pro­vin­cias de Lu­go y Ou­ren­se se sien­ten a me­nu­do mal­tra­ta­das en la asig­na­ción de re­cur­sos pa­ra lle­var a ca­bo pro­yec­tos. De he­cho, Lu­go le re­ti­ró su apo­yo a Al­va­ri­ño por ha­ber in­cum­pli­do las pro­me­sas que ha­bía he­cho en cam­pa­ña.

PI­LAR CA­NI­CO­BA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.