Ale­ma­nia sus­pen­de en con­cien­cia ali­men­ta­ria

Los eco­lo­gis­tas re­cri­mi­nan el he­cho de que los ger­ma­nos ti­ren a la ba­su­ra 313 ki­los de co­mi­da por se­gun­do, un ter­cio del con­su­mo to­tal en el país

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - LA SEMANA - Pa­tri­cio Baelo

El pi­mien­to un po­co po­cho, el pan de ayer, el yo­gur que ca­du­ca ese mis­mo día... Pe­se a su fa­ma de aus­te­ros, los ale­ma­nes des­per­di­cian ca­da año 18,4 mi­llo­nes de to­ne­la­das de ali­men­tos, se­gún un es­tu­dio pu­bli­ca­do el pa­sa­do ju­nio por WWF. «Se ti­ran a la ba­su­ra 313 ki­los de co­mi­da por se­gun­do», ex­pli­ca la ex­per­ta de la or­ga­ni­za­ción eco­lo­gis­ta Tan­ja Drä­ger de Te­ran. Una can­ti­dad que equi­va­le ca­si a un ter­cio del con­su­mo to­tal de ali­men­tos en Ale­ma­nia. Con dos mi­llo­nes de to­ne­la­das anua­les, los ce­rea­les, el pan y la bo­lle­ría en­ca­be­zan la lis­ta, se­gui­dos por las fru­tas y ver­du­ras. En ter­cer pues­to que­dan las hor­ta­li­zas y los pro­duc­tos lác­teos, con un mi­llón.

Asi­mis­mo, el in­for­me, que lle­va como tí­tu­lo El enor­me de­rro­che, ase­gu­ra que mien­tras que los paí­ses sub­de­sa­rro­lla­dos des­per­di­cian en la co­se­cha, el trans­por­te y el al­ma­ce­na­mien­to de los pro­duc­tos, en los más ri­cos la cul­pa la tie­ne el con­su­mi­dor. Ca­si el 40 % de los ali­men­tos que aca­ban en la ba­su­ra lo ha­cen al fi­nal de la ca­de­na, es de­cir, en los ho­ga­res. Has­ta el pun­to de que una fa­mi­lia de cua­tro per­so­nas de­rro­cha ca­da año el equi­va­len­te a 935 eu­ros en co­mi­da.

Es­to no so­lo tie­ne una re­per­cu­sión di­rec­ta en la economía fa­mi­liar, sino tam­bién en el cam­bio cli­má­ti­co. Los au­to­res del in­for­me cal­cu­lan que la lo­co­mo­to­ra eu­ro­pea des­per­di­cia unos 2,6 mi­llo­nes de hec­tá­reas de cul­ti­vo, es de­cir, ca­si el 15 % de to­da la su­per­fi­cie agra­ria del país. Ello im­pli­ca que Ale­ma­nia ge­ne­ra unos 48 mi­llo­nes de to­ne­la­das de emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro en vano. «Es como si trans­for­má­ra­mos el es­ta­do fe­de­ra­do de Mec­klem­bur­go-Po­me­ra­nia Oc­ci­den­tal y el del Sa­rre en un cam­po de cul­ti­vo gi­gan­te y ti­rá­ra­mos a la ba­su­ra to­da la co­se­cha que sa­lie­ra de ahí», sub­ra­ya el miem­bro de la jun­ta di­rec­ti­va de WWF, Ch­ris­toph Hein­rich.

UN FE­NÓ­MENO CO­MÚN

Pe­ro el de Ale­ma­nia no es un ca­so ais­la­do. El de­rro­che de ali­men­tos es un fe­nó­meno co­mún a los paí­ses in­dus­tria­li­za­dos, que preo­cu­pa a po­lí­ti­cos de to­da Eu­ro­pa, don­de se des­per­di­cian unos 89 mi­llo­nes de to­ne­la­das anua­les de co­mi­da. La Or­ga­ni­za­ción de Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra (FAO) cal­cu­la que, con re­du­cir esa ci­fra en una cuarta par­te, bas­ta­ría pa­ra ali­men­tar a 500 mi­llo­nes de per­so­nas, de los 1.000 mi­llo­nes que pasan ham­bre en to­do el mundo.

«Pa­ra ello, los mi­nis­te­rios res­pon­sa­bles de la agri­cul­tu­ra tie­nen que di­ri­gir­se no so­lo a los con­su­mi­do­res, sino a todos los es­la­bo­nes del sec­tor ali­men­ta­rio», in­sis­te Hein­rich. Por su par­te, Drä­ger de Te­ran critica a la pla­na po­lí­ti­ca, por no te­ner «una es­tra­te­gia cla­ra, con ob­je­ti­vos y me­di­das de­fi­ni­dos». Ha­ce tres años, el Go­bierno ale­mán se pro­pu­so como me­ta lle­gar al 2020 con la mi­tad de desperdicios. No obs­tan­te, la ta­rea de lle­var un re­cuen­to re­sul­ta com­pli­ca­da, ya que las au­to­ri­da­des no em­pe­za­ron a re­co­ger da­tos fia­bles has­ta el 2011, cuan­do el do­cu­men­tal Tas­te the Was­te pu­so el te­ma so­bre la me­sa.

En­tre­tan­to, In­ter­net ha vis­to na­cer mu­chas ini­cia­ti­vas pri­va­das en es­te sen­ti­do. Como por ejem­plo Foods­ha­ring.de, una pla­ta­for­ma que re­par­te res­tos de co­mi­da en­tre sus usua­rios de for­ma gra­tui­ta.

Aunque sin du­da la más re­vo­lu­cio­na­ria es Restlos Glüc­klich (Com­ple­ta­men­te fe­liz sin so­bras), el pri­mer res­tau­ran­te en to­da Ale­ma­nia que uti­li­za los ex­ce­den­tes de agri­cul­to­res, su­per­mer­ca­dos, etc. pa­ra ela­bo­rar sus pla­tos. El es­ta­ble­ci­mien­to sin áni­mo de lu­cro na­ció el pa­sa­do agos­to en Ber­lín, como un pro­yec­to de crowd­fun­ding, y ofre­ce ce­nas va­ria­das por un pre­cio de en­tre 7 y 14 eu­ros, di­ne­ro que pos­te­rior­men­te des­ti­na a pro­yec­tos edu­ca­ti­vos.

El 40 % de los ali­men­tos que aca­ban en la ba­su­ra lo ha­cen al fi­nal de la ca­de­na, es de­cir, en los ho­ga­res

| REUTERS | T. S.

Los desperdicios que ge­ne­ra el con­su­mi­dor ale­mán in­ci­den en el cam­bio cli­má­ti­co, se­gún al­gu­nos ex­per­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.