Al­ma­ce­nes La Vi­lla de Pa­rís

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - HISTORIAS DE GALICIA - Fer­nan­do Salgado

La Vi­lla de Pa­rís era un clá­si­co del co­mer­cio vi­gués. Cuan­do una mu­che­dum­bre ju­bi­lo­sa inun­dó la Por­ta do Sol pa­ra ce­le­brar la lle­ga­da de la Se­gun­da Re­pú­bli­ca, el es­ta­ble­ci­mien­to ya su­pe­ra­ba las tres dé­ca­das de vi­da. Don Nés­tor y do­ña Clo­til­de, an­tes de que em­pren­die­ran la aven­tu­ra ame­ri­ca­na, ha­bían asis­ti­do a su inau­gu­ra­ción. Co­no­cían tam­bién al pro­pie­ta­rio: Teo­do­ro Gó­mez Cu­rie­ses, va­lli­so­le­tano de Vi­lla­lón de Cam­pos, de­pen­dien­te en sus ini­cios y prin­ci­pal co­mer­cian­te de te­ji­dos en Vi­go al amanecer el si­glo XX.

Don Nés­tor evo­ca la aper­tu­ra del es­ta­ble­ci­mien­to el 11 de abril de 1897. Y re­cuer­da tam­bién, por­que dio que ha­blar en aque­llos días, có­mo a los cin­co me­ses del es­treno su­frió Teo­do­ro Gó­mez el pri­mer ti­mo. Una se­ño­ra de por­te ele­gan­te se lle­vó de la tien­da va­rias pren­das, con el pre­tex­to de mos­trár­se­las a su ma­ri­do y el be­ne­plá­ci­to del co­mer­cian­te, sin ha­ber abo­na­do la co­rres­pon­dien­te fac­tu­ra. Con­cre­ta­men­te, una fal­da ba­je­ra de se­da, tres va­ras y me­dia de pun­ti­lla fina, un cor­sé de ni­ña, va­rias pie­zas de fra­ne­la y otros gé­ne­ros, por va­lor de 63 pe­se­tas.

Acu­dió el co­mer­cian­te al cuar­te­li­llo de la Guar­dia Ci­vil a de­nun­ciar el des­fal­co y allí en­con­tró pun­to de con­sue­lo: su que­bran­to era me­nor com­pa­ra­do con el ex­pe­ri­men­ta­do por dos de sus co­le­gas del co­mer­cio. Y es que, an­tes de La Vi­lla de Pa­rís, la em­bau­ca­do­ra ha­bía vi­si­ta­do la jo­ye­ría de Ju­lio Bei­ner, en Po­li­car­po Sanz, y la sas­tre­ría de Ni­co­lás Fer­nán­dez, en la ca­lle del Prín­ci­pe. De la pri­me­ra se lle­vó, uti­li­zan­do idén­ti­co mé­to­do, al­ha­jas va­lo­ra­das en 3.300 pe­se­tas: dos pa­res de pen­dien­tes de oro con per­las y bri­llan­tes, y una bo­to­na­du­ra de oro con es­me­ral­das y dia­man­tes. La su­so­di­cha ha­bía ad­qui­ri­do días an­tes, y de ahí la can­di­dez del jo­ye­ro, al­gu­nas pie­zas que pa­gó re­li­gio­sa­men­te. De la sas­tre­ría afa­nó un tra­je y una ca­pa, va­lo­ra­dos en 130 pe­se­tas.

Per­pe­tra­da la tri­ple es­ta­fa, la mu­jer se reunió con su com­pa­ñe­ro de fa­ti­gas, Ra­món Pa­la­cios —soriano, ju­ga­dor de ofi­cio—, y en un ca­rro ti­ra­do por dos ca­ba­llos sa­lie­ron de la ciu­dad. Fue­ron apre­sa­dos días des­pués en A Es­tra­da. El ca­rro es­ta­ba re­ple­to de ca­jo­nes y baú­les, y es­tos, ati­bo­rra­dos de tra­jes nue­vos, fal­das, ca­jas de me­dias, cor­sés e in­fi­ni­dad de otras pren­das tex­ti­les.

LA MUER­TE DE TEO­DO­RO

Pa­blo Pa­la­cios Cu­rie­ses, que re­ci­be a don Nés­tor y a do­ña Clo­til­de en La Vi­lla de Pa­rís, no re­cuer­da aquel in­ci­den­te me­nor. So­lo era un ni­ño en­ton­ces. Pe­ro sí pue­de fa­ci­li­tar no­ti­cia de Teo­do­ro Gó­mez Cu­rie­ses, su tío, el más des­ta­ca­do co­mer­cian­te vi­gués de pro­duc­tos tex­ti­les des­de los úl­ti­mos com­pa­ses del si­glo XIX. Teo­do­ro ha­bía fa­lle­ci­do el 15 de fe­bre­ro de 1923, en San Se­bas­tián, don­de fue so­me­ti­do a una de­li­ca­da ope­ra­ción qui­rúr­gi­ca. Su ca­dá­ver lle­gó a Vi­go días des­pués, en el tren co­rreo, y fue se­pul­ta­do en el ce­men­te­rio de Pe­rei­ró. Su her­mano Pris­ci­liano he­re­dó los dos es­ta­ble­ci­mien­tos más lon­ge­vos de cuan­tos ha­bía fun­da­do: La Vi­lla de Pa­rís y Las Tres BBB. Se cons­ti­tu­yó una nue­va so­cie­dad, Su­ce­so­res de Teo­do­ro Gó­mez, en la que Pa­blo Pa­la­cios ocu­pa la ge­ren­cia.

Tam­po­co se ol­vi­dó el fi­na­do de su vi­lla na­tal, Vi­lla­lón de Cam­pos, de don­de par­tió, to­da­vía ado­les­cen­te, ha­cia Vi­go. Dis­pu­so en su tes­ta­men­to que, a la muer­te de sus her­ma­nas Paula y Cris­ti­na, se cons­ti­tu­ye­ra en la vi­lla va­lli­so­le­ta­na una fun­da­ción con su nom­bre pa­ra cons­truir y ges­tio­nar una es­cue­la de pri­me­ra en­se­ñan­za. Y así se hi­zo mu­cho tiem­po des­pués, ya en pleno fran­quis­mo.

Pel­da­ño a pel­da­ño, ini­ció el in­mi­gran­te va­lli­so­le­tano su as­cen­sión a la cima del co­mer­cio vi­gués. De de­pen­dien­te, a so­cio de la fir­ma Gó­mez y Muñoz. Di­suel­ta es­ta so­cie­dad en oc­tu­bre de 1893, Teo­do­ro se ha­ce car­go del ac­ti­vo y del pa­si­vo, y em­pie­za a vo­lar en so­li­ta­rio. Fun­da La Vi­lla de Pa­rís y el pres­ti­gio del co­mer­cio se mul­ti­pli­ca cuan­do se tras­la­da, en 1897, a los ba­jos del edi­fi­cio pro­yec­ta­do por el ar­qui­tec­to Je­na­ro de la Fuen­te en la Por­ta do Sol. Po­co des­pués de su inau­gu­ra­ción di­ce la pren­sa que el es­ta­ble­ci­mien­to, con un am­plio sur­ti­do de artículos tex­ti­les y pa­ra la de­co­ra­ción del ho­gar, «go­za de po­pu­la­ri­dad in­ter­na­cio­nal» y «dis­po­ne de las úl­ti­mas ten­den­cias de la mo­da, pa­ra co­no­ci­mien­to de tu­ris­tas y via­je­ros [...] asi­duos de la ciu­dad».

EXPANSIÓN CO­MER­CIAL

Al pres­ti­gio si­guió la expansión. Teo­do­ro abre nue­vos co­mer­cios. Al­guno ubi­ca­do tam­bién en la Por­ta do Sol, como la Mai­son de Blanc, es­pe­cia­li­za­do en ro­pa blan­ca. Otro, Las Tres BBB, en los ale­da­ños de la pla­za. Y una sur­cu­sal en el bal­nea­rio de Mon­da­riz que ha­bía pues­to en mar­cha su ami­go En­ri­que Pei­na­dor. «Dio el sal­to —re­cuer­da Vi­da Ga­lle­ga en no­ta ne­cro­ló­gi­ca— de la tien­da an­ti­gua al mo­derno es­ta­ble­ci­mien­to de mo­das. Lo hi­zo ele­ván­do­se des­de la hu­mil­de con­di­ción de de­pen­dien­te has­ta la de je­fe y pro­pie­ta­rio de va­rios al­ma­ce­nes, todos de im­por­tan­cia».

Teo­do­ro Gó­mez pros­pe­ra. Ad­quie­re uno de los pri­me­ros au­to­mó­vi­les ma­tri­cu­la­dos en la pro­vin­cia de Pon­te­ve­dra y tal vez el pri­me­ro que atro­pe­lla mor­tal­men­te a un pea­tón. Su­ce­dió en agos­to de 1906. El co­mer­cian­te y otros acom­pa­ñan­tes via­ja­ban en el lu­jo­so vehícu­lo pa­ra asis­tir en A Co­ru­ña a una co­rri­da de to­ros. A la al­tu­ra de Ran­de, el au­to­mó­vil arro­lló a Do­min­go La­go Ga­rri­do, de se­sen­ta años de edad, que cru­zó de im­pro­vi­so la ca­rre­te­ra sin oír la bo­ci­na del co­che. La víc­ti­ma falleció tres ho­ras des­pués en Re­don­de­la, el chauf­fer del em­pre­sa­rio fue de­te­ni­do y el juz­ga­do in­cau­tó pre­ven­ti­va­men­te el au­to­mó­vil.

Du­ran­te las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo, Teo­do­ro via­ja cons­tan­te­men­te por Es­pa­ña y otros paí­ses europeos. Po­co an­tes del ac­ci­den­te de Ran­de, aca­ba­ba de re­gre­sar de un pe­ri­plo de dos me­ses por Pa­rís, Ca­ta­lu­ña y Ma­drid. Sus via­jes apa­re­cen re­fle­ja­dos fre­cuen­te­men­te en los pe­rió­di­cos, como es­te de 1912: «Ha sa­li­do pa­ra Fran­cia, Ale­ma­nia e In­gla­te­rra, a re­co­rrer las ciu­da­des fa­bri­les de es­tas na­cio­nes y fi­na­li­zar las com­pras pa­ra la pró­xi­ma tem­po­ra­da, el in­te­li­gen­te pro­pie­ta­rio de los gran­des al­ma­ce­nes de La Vi­lla de Pa­rís y Mai­son de Blanc». Teo­do­ro Gó­mez Cu­rie­ses se pro­po­nía es­tar siem­pre a la úl­ti­ma en cues­tio­nes de mo­das.

| AR­CHI­VO

Pos­tal enviada des­de Vi­go, don­de se ven los al­ma­ce­nes Si­meón y La Vi­lla de Pa­rís, y la jo­ye­ría de En­ri­que Pé­rez

| AR­CHI­VO

Los co­mer­cios de Teo­do­ro Gó­mez dis­tri­buían en ex­clu­si­va la ro­pa in­te­rior de la­na de la afa­ma­da mar­ca Me­di­cal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.