UN MA­LA­BA­RIS­TA PA­RA LAS FI­NAN­ZAS DE POR­TU­GAL

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - LA SEMANA - Ma­rio Cen­teno MI­NIS­TRO DE FI­NAN­ZAS DE POR­TU­GAL

«La aus­te­ri­dad ha lle­ga­do a su fin en Por­tu­gal», pro­cla­ma­ba no ha­ce mu­cho Ma­rio Cen­teno (Vi­la Real de San­to An­tó­nio, di­ciem­bre de 1966), fla­man­te mi­nis­tro de Fi­nan­zas de Por­tu­gal. Es la di­fí­cil ta­rea a la que se en­fren­ta el lu­so: aca­bar con las du­ras me­di­das de aus­te­ri­dad im­pues­tas en el país du­ran­te los úl­ti­mos años por man­da­to de la troi­ka, pe­ro sin apar­tar­se un ápi­ce del ob­je­ti­vo de dé­fi­cit. Ma­la­ba­ris­mos ha­brá de ha­cer el eco­no­mis­ta. Con­di­ción es­ta úl­ti­ma de la que le gus­ta pre­su­mir a Cen­teno. «Soy eco­no­mis­ta, no po­lí­ti­co», suel­ta ca­da vez que tie­nen oca­sión.

Na­ci­do ha­ce 49 años en la ori­lla lusa del Gua­dia­na, en la fron­te­ra con Aya­mon­te (Huel­va), Cen­teno ha si­do el prin­ci­pal alquimista del pac­to que ha lle­va­do a los so­cia­lis­tas has­ta el Go­bierno de Por­tu­gal. Du­ran­te se­ma­nas es­tu­vo ne­go­cian­do con los re­pre­sen­tan­tes del Blo­que de Iz­quier­da y del Par­ti­do Co­mu­nis­ta un acuer­do que hi­cie­ra po­si­ble lo nun­ca vis­to en la his­to­ria de la de­mo­cra­cia lusa: una alianza de iz­quier­das pa­ra tum­bar a los con­ser­va­do­res y des­alo­jar­los del po­der. Lo con­si­guió.

Aho­ra, y pa­ra se­guir con­tan­do con ese apo­yo, los so­cia­lis­tas han de cum­plir lo pro­me­ti­do: un am­bi­cio­so pro­gra­ma de me­di­das an­ti­aus­te­ri­dad que in­clu­ye, en­tre otras co­sas, la de­vo­lu­ción a pen­sio­nis­tas y fun­cio­na­rios lo que la troi­ka les arre­ba­tó de las ma­nos tras el res­ca­te. Y Cen­teno es quien ha de po­ner los mim­bres pa­ra lo­grar­lo.

Con 49 años re­cién cum­pli­dos, casado y pa­dre de tres hi­jos, se doc­to­ró en Economía en Har­vard, don­de se es­pe­cia­li­zó en economía la­bo­ral. Cuan­do re­gre­só de Es­ta­dos Uni­dos, allá por el 2000, co­men­zó a tra­ba­jar en el Ban­co de Por­tu­gal, don­de lle­gó a ser di­rec­tor ad­jun­to del Ser­vi­cio de Es­tu­dios. Ma­ne­ja seis idio­mas (ade­más de por­tu­gués, ha­bla con flui­dez in­glés, fran­cés e ita­liano; el cas­te­llano, a la per­fec­ción, y se de­fien­de bas­tan­te bien en ale­mán), lo que le vino de per­las du­ran­te su eta­pa como re­pre­sen­tan­te del Ban­co de Por­tu­gal en las reunio­nes con la Co­mi­sión Eu­ro­pea.

Ya en el 2014, el aho­ra pri­mer mi­nis­tro de Por­tu­gal, An­to­nio Cos­ta, lo re­clu­tó pa­ra el equi­po de 11 eco­no­mis­tas al que le en­car­gó la ela­bo­ra­ción del pro­gra­ma eco­nó­mi­co del Par­ti­do Socialista lu­so. Y la pa­sa­da pri­ma­ve­ra su nom­bre se co­ló en las qui­nie­las de los po­si­bles mi­nis­tros de Fi­nan­zas de un hi­po­té­ti­co Go­bierno de ese signo.

De él di­cen sus crí­ti­cos que es un lobo con piel de cor­de­ro. Que Cos­ta ha me­ti­do la pa­ta con su elec­ción. Que las ideas que el pro­fe­sor Cen­teno ha plas­ma­do en sus es­tu­dios so­bre el mer­ca­do la­bo­ral no son lo que se di­ce pre­ci­sa­men­te tran­qui­li­za­do­ras pa­ra los tra­ba­ja­do­res. Sus ac­tos les da­rán o no la razón.

Por el mo­men­to, el nue­vo pi­lo­to de las Fi­nan­zas lu­sas ya ha pues­to so­bre la me­sa sus prio­ri­da­des: re­for­mar la Ad­mi­nis­tra­ción pa­ra ra­cio­na­li­zar­la, le­gis­lar pa­ra po­ner co­to a los con­tra­tos la­bo­ra­les de cor­ta du­ra­ción y me­ter mano en las pres­ta­cio­nes por des­em­pleo, e idear fór­mu­las de apo­yo al te­ji­do em­pre­sa­rial del país.

ABRAL­DES | http://abral­de­sar­ts­tu­dios.jim­do.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.