CÓ­MO RE­DU­CIR LA DE­SIGUAL­DAD: AU­MEN­TO DE PIB Y DE SA­LA­RIOS

ANÁLISIS Al­gu­nas co­rrien­tes de opi­nión in­flu­yen­tes en economía con­si­de­ran que la me­jor ma­ne­ra de re­du­cir las de­sigual­da­des y ca­ren­cias es me­dian­te el má­xi­mo cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co po­si­ble, y si, pa­ra con­se­guir­lo, fue­se útil re­du­cir los im­pues­tos eso es lo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Al­bino Pra­da

Re­du­cir la de­sigual­dad so­cial se lo­gra­ría si en el au­men­to del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, o PIB, tam­bién par­ti­ci­pe­sen las ren­tas sa­la­ria­les. Es una de las con­clu­sio­nes del eco­no­mis­ta Al­bino Pra­da a par­tir del análisis de dis­tin­tos in­for­mes que exa­mi­nan la evo­lu­ción en Es­pa­ña de es­te as­pec­to de la economía es­pa­ño­la que, a raíz de la úl­ti­ma cri­sis, ha abier­to una gran bre­cha en­tre los dis­tin­tas ca­pas so­cia­les de la po­bla­ción.

Es una es­tra­te­gia que se ven­de vis­to­sa­men­te en las ter­tu­lias con el di­cho de que el me­jor eu­ro es el que per­ma­ne­ce en el bol­si­llo del contribuyente. Cuan­to ma­yor sea la ren­ta y la ca­pa­ci­dad in­ver­so­ra del contribuyente, más be­ne­fi­cio­so se­rá re­ba­jar su fac­tu­ra fis­cal pues, de esa for­ma, su con­su­mo y su in­ver­sión ha­rán cre­cer la economía a to­da má­qui­na… con lo que el go­teo ha­cia aba­jo aca­ba­rá me­jo­ran­do (nue­vos em­pleos, me­jo­res sa­la­rios) a los sec­to­res me­nos ri­cos que así po­drán pa­gar de su bol­si­llo lo que an­tes les su­mi­nis­tra­ba el sec­tor pú­bli­co (sa­ni­dad, edu­ca­ción, pen­sio­nes, etc.).

Tie­ne in­te­rés, por lo tan­to, va­lo­rar si des­de el año 2000 en Es­pa­ña se ha­bría cum­pli­do la hi­pó­te­sis del go­teo ha­cia aba­jo. No tan­to, que tam­bién, por su in­te­rés re­tros­pec­ti­vo, sino por­que al­gu­nas de las es­tra­te­gias eco­nó­mi­cas que nos po­drían go­ber­nar a par­tir del 2016 des­can­san en la idea de que nue­vas re­ba­jas fis­ca­les me­jo­ra­rán el con­su­mo y el cre­ci­mien­to, y se­rá así que se re­duz­ca el des­em­pleo y la de­sigual­dad.

En un pri­mer gráfico pre­sen­ta­mos la sen­da de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co pa­ra Es­pa­ña y el con­jun­to de la Unión Eu­ro­pea en­tre el 2000 y el 2014 en ta­sas in­ter­anua­les del PIB. Como bien se ob­ser­va, has­ta el año 2007 la economía es­pa­ño­la cre­ció inin­te­rrum­pi­da­men­te con ma­yor in­ten­si­dad que la me­dia eu­ro­pea. Ca­bría es­pe­rar, se­gún los eco­no­mis­tas del go­teo, que la de­sigual­dad en Es­pa­ña se re­du­je­se a lo lar­go de di­cho pe­río­do.

En un se­gun­do gráfico pre­sen­ta­mos la evo­lu­ción de la de­sigual­dad en Es­pa­ña y en la UE en idén­ti­co pe­río­do, cuan­ti­fi­ca­da por el nú­me­ro de ve­ces que los in­gre­sos del vein­te por cien­to más ri­co su­pe­ran los in­gre­sos del vein­te por cien­to me­nos ri­co (co­no­ci­do como ra­teo 20/80). Has­ta el año 2007 ob­ser­va­mos dos co­sas: que en Es­pa­ña no se re­du­ce la de­sigual­dad (que in­clu­so cre­ce en­tre 2002 y 2007) y, tam­bién, que en el con­jun­to de la UE el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co fue com­pa­ti­ble con un in­cre­men­to de la de­sigual­dad. No se com­prue­ba en con­se­cuen­cia en nin­gún ca­so una re­la­ción vir­tuo­sa (de go­teo ha­cia aba­jo) en­tre cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co in­ten­so y re­duc­ción de la de­sigual­dad.

Ya a par­tir del co­mien­zo de la cri­sis se com­prue­ba có­mo en el con­jun­to de la UE la de­sigual­dad se man­tie­ne es­ta­ble has­ta la ac­tua­li­dad (en­tre 5 y 5,2) mien­tras que en Es­pa­ña se dis­pa­ra (de 5,5 a 6,8). La si­tua­ción es­pa­ño­la ten­drá que ver a par­tir de ese año con un des­em­pleo ma­si­vo y ta­sas de pa­ro má­xi­mas en Eu­ro­pa, con una co­ber­tu­ra al des­em­pleo en re­tro­ce­so ga­lo­pan­te, y con una de­va­lua­ción la­bo­ral y sa­la­rial plan­tea­da como úni­ca pa­lan­ca (jun­to, como ve­re­mos, a las re­duc­cio­nes de im­pues­tos) pa­ra re­cu­pe­rar el cre­ci­mien­to. Lo cier­to es que, en cual­quier ca­so, jus­to des­pués de la ma­yor fa­se de cre­ci­mien­to de la economía es­pa­ño­la se desata el ma­yor cre­ci­mien­to de la de­sigual­dad.

DESAS­TRE O PO­SI­BI­LI­DAD

Es en es­te pun­to en el que los teó­ri­cos del go­teo se en­co­gen de hom­bros pa­ra aña­dir, a ren­glón se­gui­do, que en vez de con­tem­plar es­ta de­sigual­dad ga­lo­pan­te so­bre­ve­ni­da como un desas­tre ha­bría que ver­la como una po­si­bi­li­dad.

Pues aho­ra con cos­tes la­bo­ra­les muy ba­jos se po­drá re­cu­pe­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad ex­te­rior (mer­can­cías, tu­ris­mo) y cre­ce­rá la economía. Con lo que, ya se lo ima­gi­nan, el go­teo pro­me­ti­do aho­ra sí so­lu­cio­na­rá el desas­tre de la de­sigual­dad, la po­bre­za y el des­em­pleo ma­si­vos.

Hay dos pro­ble­mas con es­ta es­tra­te­gia apar­te de pa­re­cer­se mu­cho al cuen­to de la bue­na pi­pa. El pri­me­ro, que a ese jue­go de la com­pe­ti­ti­vi­dad en cos­tes la­bo­ra­les jue­gan con ven­ta­ja las eco­no­mías asiá­ti­cas y, el se­gun­do, que de­sigual­dad y po­bre­za pa­ra bue­na par­te de los tra­ba­ja­do­res se con­ju­ga mal con di­na­mis­mo de la de­man­da in­ter­na.

An­te es­ta do­ble di­fi­cul­tad de la es­tra­te­gia de de­va­lua­ción sa­la­rial (que han de­nun­cia­do em­pre­sa­rios del mer­ca­do in­terno es­pa­ñol como Mer­ca­do­na), los de­fen­so­res del go­teo ha­cia aba­jo aña­den una pro­pues­ta sal­va­do­ra que es ya to­do un clá­si­co des­de Rea­gan en 1982 o Bush en el 2001: re­ba­jas ge­ne­ra­li­za­das de im­pues­tos. De en­tra­da su­fri­rán los ser­vi­cios pú­bli­cos, pe­ro como quie­ra que se di­na­mi­za­rá el con­su­mo y la in­ver­sión más pron­to que tar­de se re­co­ge­rá la co­se­cha del cre­ci­mien­to y la re­duc­ción de la de­sigual­dad.

Le­jos de tal co­sa, lo que se com­prue­ba —una vez sí y otra tam­bién— es que con esas re­ba­jas se des­en­ca­de­na una ace­le­ra­ción del en­deu­da­mien­to pú­bli­co y del de­te­rio­ro del bie­nes­tar so­cial. Al res­pec­to pre­sen­ta­mos en un ter­cer gráfico la si­tua­ción de la pre­sión fis­cal re­la­ti­va en Es­pa­ña y la me­dia de la UE.

A la vis­ta de es­tos da­tos de pre­sión fis­cal in­tere­sa ano­tar dos co­sas. La pri­me­ra es que mien­tras aque­lla as­cen­dió en Es­pa­ña del 35 al 38 %, como veía­mos en la se­gun­da grá­fi­ca, la de­sigual­dad es­tu­vo es­ta­bi­li­za­da. La se­gun­da, que cuan­do se desploma la pre­sión fis­cal (del 38 % al 33 %) es cuan­do la de­sigual­dad se dis­pa­ra. No pa­re­ce que ha­ya nin­gu­na re­la­ción vir­tuo­sa en­tre re­ba­jas fis­ca­les y me­nor de­sigual­dad. Más bien al con­tra­rio.

Por no ha­cer re­fe­ren­cia a la lec­ción que nos dan los da­tos me­dios de la UE: con una pre­sión fis­cal me­dia muy su­pe­rior a la es­pa­ño­la, a lo lar­go de to­do el pe­río­do 20002012, su gra­do de de­sigual­dad se man­tu­vo en un ni­vel in­fe­rior al nues­tro.

En con­clu­sión: un me­nor gra­do de de­sigual­dad so­cial pa­re­ce es­tar más aso­cia­do a un ma­yor ni­vel de in­gre­sos pú­bli­cos y de pro­gre­si­vi­dad fis­cal; y no tan­to a un ma­yor rit­mo de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co cuan­to a que es­te se con­si­ga con una ade­cua­da par­ti­ci­pa­ción de las ren­tas sa­la­ria­les en el pro­duc­to in­te­rior bru­to (PIB). Con ma­yor sa­la­rio di­rec­to en efec­ti­vo y ma­yor sa­la­rio so­cial en es­pe­cie. Asun­tos pa­ra na­da re­ñi­dos con una in­te­li­gen­te es­tra­te­gia com­pe­ti­ti­va.

En el con­jun­to de la UE, el cre­ci­mien­to fue com­pa­ti­ble con el au­men­to de la de­sigual­dad Po­bre­za y di­fe­ren­cias con­ju­gan mal con di­na­mis­mo de la de­man­da in­ter­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.