Chi­na se re­vo­lu­cio­na con los ne­go­cios «on-li­ne»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - LA SEMANA - Sa­ra R. Es­tre­lla

Pa­gar un ta­xi, abo­nar el al­qui­ler de la vi­vien­da o com­prar ro­pa a tra­vés de la Red ya es lo ha­bi­tual en­tre las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes del gi­gan­te asiá­ti­co El equi­va­len­te al What­sapp en Chi­na se ha con­ver­ti­do en una vía de pe­que­ños ne­go­cios in­di­vi­dua­les

Jiu Lyng ne­ce­si­ta co­ger un ta­xi ur­gen­te­men­te y an­tes de sa­lir a la ca­lle, mien­tras se atu­sa el pelo rá­pi­da­men­te y com­prue­ba que su nue­vo som­bre­ro le fa­vo­re­ce, bus­ca en su mó­vil la apli­ca­ción Di­di Kuai­di. Es­ta he­rra­mien­ta, que ya usa la ma­yo­ría de los jó­ve­nes chi­nos, per­mi­te so­li­ci­tar un ta­xi en tiem­po ré­cord en Pe­kín. «An­tes de usar Di­dí po­día pa­sar­me más de me­dia ho­ra sin en­con­trar un ta­xi li­bre, so­bre to­do los vier­nes por la tar­de o du­ran­te los días fes­ti­vos. Aho­ra to­do es más prác­ti­co», ex­pli­ca a La Voz es­ta pro­fe­so­ra de pri­ma­ria de 32 años.

Pe­ro no so­lo la ra­pi­dez pa­ra ase­gu­rar­se el trans­por­te en­tre el co­lap­sa­do trá­fi­co pe­ki­nés es res­pon­sa­ble del éxi­to de es­ta apli­ca­ción mó­vil. A tra­vés de ella, mi­les de ta­xis­tas ofre­cen des­cuen­tos a sus clien­tes en los días en los que el ne­go­cio lan­gui­de­ce. Por el con­tra­rio, los usua­rios pue­den pu­jar como en una subas­ta y pa­gar un ex­tra, ade­más de la ca­rre­ra, pa­ra ha­cer­se con un ta­xi los días en los que es­ca­sean. Pa­ra re­don­dear su fun­cio­na­li­dad, tam­bién per­mi­te pa­gar al ta­xis­ta de for­ma rá­pi­da y sen­ci­lla, con un so­lo click y sin bus­car di­ne­ro en efec­ti­vo ni usar la tar­je­ta de cré­di­to.

Ejem­plos como es­te hay mu­chos en Chi­na y su­po­nen una re­vo­lu­ción en los sis­te­mas de pa­go. El pa­dre de Jiu, de 58 años, ape­nas usa la tar­je­ta de cré­di­to por­que des­de jo­ven se acos­tum­bró a pa­gar en efec­ti­vo. De he­cho, en la se­gun­da po­ten­cia eco­nó­mi­ca mun­dial, no es ex­tra­ño que el ca­se­ro quie­ra co­brar el al­qui­ler en efec­ti­vo sim­ple­men­te pa­ra cer­cio­rar­se de que el co­bro se ha efec­tua­do. No hay problema en te­ner que lle­var­se un buen fa­jo de bi­lle­tes en­ci­ma si te­ne­mos en cuen­ta que el de ma­yor va­lor, el de 100 yua­nes, equi­va­le a po­co más de 14 eu­ros.

BRE­CHA GE­NE­RA­CIO­NAL

«Ser­vi­cios de pa­go como Ali­pay, del gi­gan­te Ali­ba­ba, han cam­bia­do la for­ma de abo­nar en Chi­na en los úl­ti­mos años. Ase­gu­ran que las transac­cio­nes son se­gu­ras y no aca­rrean nin­gún so­bre­cos­te pa­ra el usua­rio. Ade­más, en los te­lé­fo­nos mó­vi­les es­tas op­cio­nes son muy sen­ci­llas por lo que la ten­den­cia es que el pa­go on-li­ne se­gui­rá au­men­tan­do de for­ma ver­ti­gi­no­sa en Chi­na», afir­ma Mel­vin Huang, di­rec­tor de la con­sul­to­ría es­pe­cia­li­za­da en In­ter­net Syn­tun. «Es­to su­po­ne una bre­cha en­tre las ge­ne­ra­cio­nes. Yo ape­nas uso pa­pel mo­ne­da y en cam­bio mis pa­dres tar­da­ron en usar la tar­je­ta de cré­di­to», aña­de.

FIE­BRE CON­SU­MIS­TA

Acom­pa­ña­mos a Jiu Lyng en el tra­yec­to en ta­xi y en­se­gui­da abre en su smartp­ho­ne la apli­ca­ción de Tao­bao, el por­tal de com­pras más po­pu­lar aquí. Con­sul­ta las ofer­tas y en me­nos de un mi­nu­to se com­pra dos blu­sas y un col­gan­te. «Es un vi­cio. Como ya sé mi ta­lla o sue­len es­pe­ci­fi­car bien las me­di­das, me aho­rro te­ner que ir de tien­das y aguan­tar lar­gas co­las pa­ra pa­gar», co­men­ta sin qui­tar ojo a su te­lé­fono mó­vil.

Pe­ro no so­la­men­te los por­ta­les de com­pra y venta on-li­ne son un fi­lón. WeChat, el equi­va­len­te a What­sapp oc­ci­den­tal tam­bién per­mi­te ha­cer pa­gos vir­tua­les y ade­más rea­li­zar trans­fe­ren­cias o en­viar di­ne­ro como re­ga­lo a ami­gos o pa­re­jas. Eso ha he­cho que pro­li­fe­ren los pe­que­ños ne­go­cios in­di­vi­dua­les los usua­rios. «Ven­do cos­mé­ti­ca com­pra­da en Hong Kong», se lee en­tre las ofer­tas de WeChat.

En el país con más in­ter­nau­tas del mundo, con más de 650 mi­llo­nes de usua­rios, no ha­ce fal­ta des­pe­gar­se del te­lé­fono mó­vil pa­ra vi­vir y con­su­mir en unes­ce­na­rio pa­ra­le­lo on-li­ne.

| S. ROMERO

Los usua­rios chi­nos que eli­gen las nue­vas vías de pa­go por In­ter­net ase­gu­ran que son se­gu­ras y sin so­bre­cos­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.