FRAN­QUI­CIA-CHA­TEAR

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS -

Soy un pe­que­ño em­pre­sa­rio de hos­te­le­ría, y mis so­cios me pro­po­nen abrir una fran­qui­cia, pe­ro no sé como ope­ran y me gus­ta­ría sa­ber un po­co sus lí­neas bá­si­cas.

El con­tra­to de fran­qui­cia es aquel en vir­tud del cual una em­pre­sa (fran­qui­cia­dor) ce­de a otra (fran­qui­cia­do), a cam­bio de una con­tra­pres­ta­ción eco­nó­mi­ca, el de­re­cho a la ex­plo­ta­ción de una fran­qui­cia pa­ra co­mer­cia­li­zar de­ter­mi­na­dos ti­pos de pro­duc­tos y/o ser­vi­cios y cu­yo con­te­ni­do mí­ni­mo com­pren­de:

Uso de una de­no­mi­na­ción, o ró­tu­lo co­mún, y pre­sen­ta­ción uni­for­me de los lo­ca­les y/o de los me­dios de trans­por­te

ob­je­to del con­tra­to, así como el ase­so­ra­mien­to al fran­qui­cia­dor du­ran­te la vi­gen­cia del acuer­do.

Trans­fe­ren­cia de un con­jun­to de co­no­ci­mien­tos prác­ti­cos

(know-how) de­ri­va­dos de la ex­pe­rien­cia del fran­qui­cia­dor e in­for­ma­ción re­le­van­te pa­ra la venta a los usua­rios fi­na­les, y, en par­ti­cu­lar, pa­ra la pre­sen­ta­ción de pro­duc­tos pa­ra la venta, las re­la­cio­nes con la clien­te­la y la ges­tión ad­mi­nis­tra­ti­va fi­nan­cie­ra.

¿Pue­de la em­pre­sa despedir a un tra­ba­ja­dor por cha­tear en el tra­ba­jo?

A par­tir de aho­ra los tra­ba­ja­do­res de­be­rán te­ner un es­pe­cial cui­da­do con es­tas cues­tio­nes, da­do que una re­cien­te sen­ten­cia de la Cor­te Eu­ro­pea de De­re­chos Hu­ma­nos ha dic­ta­mi­na­do que las em­pre­sas tie­nen de­re­cho a mo­ni­to­ri­zar los men­sa­jes pri­va­dos que en­vían sus em­plea­dos a tra­vés de ser­vi­cios como Yahoo Mes­sen­ger, Te­le­gram, Fa­ce­book Mes­sen­ger o What­sApp du­ran­te las ho­ras de tra­ba­jo. En el ca­so exa­mi­na­do por el Tri­bu­nal, el tra­ba­ja­dor ha­bía si­do des­pe­di­do por cha­tear con su no­via y con su her­mano a tra­vés de Yahoo Mes­sen­ger, un ser­vi­cio que tam­bién uti­li­za­ba con fi­nes pro­fe­sio­na­les. La em­pre­sa, cu­yo re­gla­men­to in­terno prohi­bía el uso de los or­de­na­do­res y te­lé­fo­nos de su pro­pie­dad con fi­nes per­so­na­les, cons­ta­tó que todos los men­sa­jes

di­ri­gi­dos a esas per­so­nas eran pri­va­dos y no te­nían na­da que ver con su la­bor pro­fe­sio­nal.

El Tri­bu­nal en­tien­de que no es irra­zo­na­ble que un em­plea­dor pue­da re­vi­sar, o ve­ri­fi­car, que los em­plea­dos es­tán in­cum­plien­do sus ta­reas pro­fe­sio­na­les en ho­ras de tra­ba­jo por uti­li­zar dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos, lo que abre la po­si­bi­li­dad de que las com­pa­ñías pue­den es­piar los chats pri­va­dos de sus em­plea­dos siem­pre y cuan­do lo ha­gan en ho­ras de tra­ba­jo y uti­li­cen los me­dios de la em­pre­sa —or­de­na­do­res, smartp­ho­nes, cuen­tas…—. Ló­gi­ca­men­te, la sen­ten­cia en­tien­de que de­be ha­ber un equi­li­brio en­tre el res­pe­to a la pri­va­ci­dad del tra­ba­ja­dor y los in­tere­ses del em­plea­dor, cues­tión que que­da sin de­fi­nir, y que pro­vo­ca­rá un im­por­tan­te de­ba­te en los paí­ses de la UE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.