El Lou­vre de Gil Dá­vi­la

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - HISTORIAS DE GALICIA - Fer­nan­do Salgado

Pa­rís dic­ta­ba la mo­da y El Lou­vre la di­fun­día en Vi­go. El pro­pie­ta­rio de la de la Por­ta do Sol, Se­gun­do Gil Dá­vi­la, ga­ran­ti­za­ba a las da­mas vi­gue­sas la ele­gan­cia de las pa­ri­si­nas, «ya que en her­mo­su­ra y dis­tin­ción na­tu­ral na­da tie­nen que en­vi­diar­les». De ori­llas del Se­na im­por­tó el co­mer­cian­te ves­ti­dos y pa­tro­nes de al­ta cos­tu­ra, nom­bres ga­los pa­ra sus tien­das y fla­man­tes au­to­mó­vi­les De­la­ge cu­ya re­pre­sen­ta­ción os­ten­ta­ba. Y en Pa­rís, ca­pi­tal de la mo­da y del amor, se enamo­ró de la jo­ven Hé­lè­ne Ro­bie Val­dés.

Do­ña Clo­til­de aún tu­vo tiem­po, en aque­lla pri­me­ra y aje­trea­da jornada de su re­en­cuen­tro con la ciu­dad de su ju­ven­tud, de vi­si­tar dos es­ta­ble­ci­mien­tos de la Por­ta do Sol con mar­ca­do acen­to fran­cés. Por la ma­ña­na, La Mai­son de la Coif­fu­re, don­de En­ri­que Freig, pe­lu­que­ro de la Ca­sa Al­bert de La Ópe­ra de Pa­rís y del Pa­la­ce Ho­tel de Bia­rritz an­tes de re­ca­lar en Vi­go, ejer­cía el ar­te del pei­na­do fe­me­nino y de­más fun­cio­nes —ma­ni­cu­ra, tin­tes con sus­tan­cias ve­ge­ta­les inofen­si­vas...— pro­pias de un mo­derno sa­lón de be­lle­za. Y por la tar­de, pa­se pri­va­do de mo­de­los en los sa­lo­nes de El Lou­vre, por gen­ti­le­za del due­ño del es­ta­ble­ci­mien­to.

EL LOU­VRE ABRE SUS PUER­TAS

Ape­nas re­co­no­cía do­ña Clo­til­de los re­mo­za­dos lo­ca­les de la bou­ti­que, ocu­pa­dos a prin­ci­pios de si­glo por la dro­gue­ría de Eudoro Par­do Labarta, aho­ra tras­la­da­da a un edi­fi­cio pró­xi­mo di­se­ña­do por Je­na­ro de la Fuen­te, y la pe­lu­que­ría de Francisco Ri­vas, dis­tri­bui­do­ra del fa­mo­so de­pi­la­to­rio Ve­nus —cin­co pe­se­tas el fras­co— que, con una so­la apli­ca­ción, eli­mi­na­ba «el ve­llo de cual­quier par­te del cuer­po». A prin­ci­pios de 1911, la pro­pie­ta­ria del in­mue­ble, Leo­nar­da Ar­naud, arren­dó la plan­ta ba­ja y el pi­so prin­ci­pal de la ca­sa a Se­gun­do Gil, y es­te ins­ta­ló allí su co­mer­cio y ta­ller de al­ta cos­tu­ra que bau­ti­zó con ar­tícu­lo es­pa­ñol y sus­tan­ti­vo fran­cés: El Lou­vre.

Na­da fal­ta­ba en aque­lla tien­da «de cuan­to la mo­da exi­ge», de­cía el No­ti­cie­ro de Vi­go. Blu­sas, lu­jo­sa ro­pa blan­ca, echar­pes, som­bri­llas y «ves­ti­dos de so­cie­dad» pa­ra las da­mas. Ca­mi­se­ría fina, cor­ba­tas, cue­llos, pu­ños y bas­to­nes pa­ra los ca­ba­lle­ros. Pa­ñe­ría in­gle­sa y gé­ne­ros de gran fan­ta­sía. Des­de abri­gos de piel de car­ne­ro has­ta cha­que­to­nes de zo­rro pla­tea­do del Ca­na­dá. Y, so­bre to­do, las úl­ti­mas no­ve­da­des de los di­se­ña­do­res fran­ce­ses. An­tes de la eclo­sión de nom­bres como Co­có Cha­nel o Ch­ris­tian Dior, el pro­pie­ta­rio de Le Lou­vre vi­si­ta re­gu­lar­men­te las ca­sas más pres­ti­gio­sas de Pa­rís —Ca­llot, Jenny Dre­coll, Lemg­ven, Pa­quin—, «las que im­po­nen la mo­da en el mundo en­te­ro», y tras­la­da a Vi­go las crea­cio­nes en bo­ga. En uno de sus fre­cuen­tes via­jes co­no­ce tam­bién a Hé­lè­ne Ro­bie, una esbelta fran­ce­sa más jo­ven que él, con la que con­trae­rá ma­tri­mo­nio.

Se­gun­do Gil des­cri­be a do­ña Clo­til­de sus orí­ge­nes. No­so­tros, mu­chas dé­ca­das des­pués, co­no­ce­mos su tra­yec­to­ria com­ple­ta a tra­vés de la mo­no­gra­fía que el pro­fe­sor Ma­nuel Xesús Xi­rál­dez es­cri­bió so­bre el em­pren­de­dor. Na­ció en A Ca­ñi­za en 1876, don­de su pa­dre, sar­gen­to de la Guar­dia Ci­vil, es­ta­ba des­ti­na­do en aquel mo­men­to. Pe­ro su vi­da, has­ta que se ins­ta­la en Vi­go ya con trein­ta y cin­co años, trans­cu­rre en Ar­bo. Su fa­mi­lia go­za de una desaho­ga­da si­tua­ción eco­nó­mi­ca: po­see tie­rras, tien­das y cria­da. Es el me­nor de cua­tro her­ma­nos. El pri­mo­gé­ni­to, Da­vid, hi­zo for­tu­na en Ar­gen­ti­na. Y sus dos her­ma­nas , Es­pe­ran­za y Elisa —la pri­me­ra falleció de par­to, la se­gun­da mu­rió sol­te­ra—, al igual que él, se de­di­ca­ron al co­mer­cio.

LA PA­RI­SIEN Y LA PA­RI­SI­NA

Se­gun­do abre su pri­mer es­ta­ble­ci­mien­to co­mer­cial, de­no­mi­na­do La Pa­ri­sien, en la es­ta­ción fe­rro­via­ria de Ar­bo. Des­pués, con el mis­mo nom­bre co­mer­cial, una se­gun­da tien­da en Sal­va­te­rra do Mi­ño. La Pa­ri­sien, ade­más de con­tar con ta­ller de con­fec­ción pro­pio, ofre­cía un am­plio sur­ti­do de gé­ne­ros: te­las, la­nas, se­da, man­ti­llas, cor­tes de ves­ti­do y otros artículos tex­ti­les. Los por­tu­gue­ses adi­ne­ra­dos que acu­den al bal­nea­rio de Pe­so, en Melgaço, cons­ti­tu­yen su prin­ci­pal clien­te­la. Unos ac­ce­den a sus es­ta­ble­ci­mien­tos tras cru­zar el Mi­ño en bar­ca y otros re­ci­ben sus pe­di­dos sin ne­ce­si­dad de cru­zar la ra­ya, ser­vi­dos por el «ca­rro­ma­to de Pa­ta­co» que atra­vie­sa el río en bar­ca­za. Las dos tien­das de la fron­te­ra pros­pe­ran, pe­ro Gil Dá­vi­la ha pues­to sus ojos en Vi­go, una ciu­dad que se ex­pan­de ace­le­ra­da­men­te a co­mien­zos del si­glo pa­sa­do y que tie­ne su om­bli­go co­mer­cial en la Por­ta do Sol. Y ha­cia ella, des­pués de li­qui­dar sus es­ta­ble­ci­mien­tos de Ar­bo y Sal­va­te­rra, en­ca­mi­na sus pa­sos.

Lo que vino des­pués no po­dían sa­ber­lo, en ese pri­mer año de la Se­gun­da Re­pú­bli­ca, ni Se­gun­do Gil ni do­ña Clo­til­de. Es­ta­lló una gue­rra ci­vil y las au­to­ri­da­des fran­quis­tas de­cre­ta­ron la es­pa­ño­li­za­ción de los nom­bres co­mer­cia­les que re­cor­da­ban a las «po­dri­das» de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les. Hu­bo cam­bio ma­si­vo de le­tre­ros y ró­tu­los en Vi­go. La Ca­mi­se­ría In­gle­sa y la Som­bre­re­ría In­gle­sa per­die­ron sus ape­lli­dos. La Mai­son de Blanc de­vino en Ca­sa de Blan­co, el Za­pa­to In­glés en Za­pa­to Es­pa­ñol, el Ci­ne Ro­yalty en Ci­ne Vi­go, The Fas­hion en La Mo­da. Gil Dá­vi­la lo­gró sal­var el eco de su fas­ci­na­ción por Pa­rís y El Lou­vre se transformó en El Lu­bre.

Se­gun­do Gil Dá­vi­la falleció en Vi­go en 1954. Años an­tes, su esposa, has­tia­da de la ac­ti­vi­dad mer­can­til y año­ran­te del tea­tro y el gla­mur pa­ri­sino, lo ha­bía aban­do­na­do y re­gre­sa­do a Fran­cia, a tra­vés de Sui­za por mor de la gue­rra. Al­gún tiem­po des­pués, Hé­lè­ne Ro­bie rea­pa­re­ció en Ar­bo, con un acom­pa­ñan­te, y de­po­si­tó una co­ro­na de flo­res en el pan­teón de Gil Dá­vi­la. Ve­nía tam­bién a co­brar la par­te de la su­cu­len­ta he­ren­cia que le co­rres­pon­día. El res­to de la enor­me for­tu­na acu­mu­la­da por su ma­ri­do se des­ti­nó a fi­nan­ciar la Fun­da­ción Se­gun­do Gil Dá­vi­la y las be­cas de es­tu­dios que es­ta ins­ti­tu­yó a par­tir de 1957.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.