EL PE­TRÓ­LEO BA­RA­TO LUS­TRA LAS CUEN­TAS

AL ME­NOS 15.000 MI­LLO­NES DE EU­ROS AHO­RRA­RÁ ES­PA­ÑA SI EL PRE­CIO DEL BA­RRIL DE PE­TRÓ­LEO SE MAN­TIE­NE EN EL EN­TORNO DE LOS 30 DÓ­LA­RES. UN CRU­DO BA­RA­TO ME­JO­RA LA BA­LAN­ZA DE PA­GOS, EM­PU­JA LA DE­MAN­DA IN­TER­NA Y SUA­VI­ZA LA IN­FLA­CIÓN. SON AL­GU­NAS DE LAS ME­JO­RAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ana Balseiro

Des­de que co­men­zó a caer el pre­cio del cru­do, a me­dia­dos del 2014, Es­pa­ña se ha aho­rra­do unos 15.000 mi­llo­nes en sus im­por­ta­cio­nes, se­gún el cálcu­lo del mi­nis­tro de In­dus­tria, Jo­sé Ma­nuel So­ria. Pe­ro el ali­vio que su­po­ne un pe­tró­leo ba­ra­to, co­lum­pián­do­se a du­ras pe­nas en el hi­lo de los 30 dó­la­res, se­rá in­ten­so tam­bién es­te año pa­ra el país si el pre­cio me­dio del ba­rril de Brent —el de re­fe­ren­cia en Eu­ro­pa— se man­tie­ne en esa fron­te­ra. De he­cho, el mi­nis­tro de Economía, Luis de Guin­dos, lo avan­zó ofi­cial­men­te el lu­nes, cuan­do, con el cru­do a 28 dó­la­res, se­ña­ló que el Pro­duc­to In­te­rior Bru­to (PIB) de Es­pa­ña po­día cre­cer me­dio pun­to más de lo pre­vis­to es­te año, es de­cir, has­ta el 3,5 %, «si el cos­te del pe­tró­leo se man­tie­ne en los pró­xi­mos me­ses en el en­torno de los 30 dó­la­res y con un ti­po de cam­bio del eu­ro si­mi­lar al ac­tual». La tra­duc­ción es que el aba­ra­ta­mien­to del cru­do de­ja­rá en el país al­re­de­dor de 15.000 mi­llo­nes de eu­ros, que fue en lo que el mi­nis­tro cal­cu­ló el aho­rro anual.

La ex­pli­ca­ción es­tá en los cálcu­los que el Go­bierno reali­zó pa­ra con­fec­cio­nar los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del ejer­ci­cio, en los que to­mó como re­fe­ren­cia que el pre­cio del ba­rril de cru­do es­ta­ría de me­dia en 62,5 eu­ros (68,8 dó­la­res), por­que en la prác­ti­ca la ma­te­ria pri­ma se ha aba­ra­ta­do más del 50 %. «En el mo­men­to en el que el pe­tró­leo ba­ja, hay un mon­tón de di­ne­ro que te­nía que sa­lir de Es­pa­ña y que se que­da en el país, con un gran im­pac­to po­si­ti­vo», re­su­me Ju­lio Se­quei­ros, ca­te­drá­ti­co de Es­truc­tu­ra Eco­nó­mi­ca de la Uni­ver­si­dad de A Co­ru­ña.

De Guin­dos sos­tu­vo el vier­nes, en la rue­da de pren­sa pos­te­rior al Con­se­jo de Mi­nis­tros, que la economía es­pa­ño­la se­gui­rá no­tan­do es­te año el «vien­to de co­la» en el que se in­clu­ye el pe­tró­leo ba­ra­to o la ba­ja in­fla­ción —«un pun­to por de­ba­jo de lo que ha­bía­mos pro­yec- ta­do», apun­tó-— y que, pe­se a que tam­bién hay «vien­tos de ca­ra», en for­ma de des­ace­le­ra­ción mun­dial, Es­pa­ña ha en­tra­do en el 2016 con una ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro del 3,5 %. Es de­cir, se man­tie­ne el op­ti­mis­mo. Pe­ro ¿en qué se tra­du­ce ese aho­rro ex­tra de 15.000 mi­llo­nes, que in­clu­so po­dría ser su­pe­rior si, como ade­lan­tan al­gu­nos ana­lis­tas, el Brent si­gue ca­yen­do has­ta los 20 dó­la­res? ¿Có­mo be­ne­fi­cia a la economía y có­mo lo no­tan los ciu­da­da­nos?

MA­YOR DE­MAN­DA IN­TER­NA

«Una par­te im­por­tan­te de ese di­ne­ro se que­da en las fa­mi­lias, por­que un pe­tró­leo más ba­ra­to sig­ni­fi­ca que ba­ja el pre­cio de la ga­so­li­na, lo que se tra­du­ce en una ma­yor ren­ta dis­po­ni­ble, que se des­ti­na­rá a con­su­mo, pe­ro tam­bién a aho­rro. Es de­cir, que ha­brá una expansión de la de­man­da in­ter­na», ex­pli­ca Se­quei­ros, pa­ra po­ner el fo­co tam­bién en la in­fla­ción, ya que en nues­tro país el al­za de los pre­cios vie­ne de­ter­mi­na­da por dos vías: los sa­la­rios y las im­por­ta­cio­nes ener­gé­ti­cas, es de­cir, el pre­cio del pe­tró­leo. «Y los dos fac­to­res han des­apa­re­ci­do, por­que con la cri­sis no hay in­cre­men­tos sa­la­ria­les y el cru­do ba­ja», lo que, a su jui­cio, ex­pli­ca que el IPC ha­ya ce­rra­do en el 0 % el 2015 y que así man­ten­ga su ten­den­cia.

«Por­que no es so­lo la ga­so­li­na con la que lle­na­mos el de­pó­si­to del co­che, se­rán tam­bién otros ser­vi­cios, como el trans­por­te en ge­ne­ral, o el ga­soil de la ca­le­fac­ción», en­tre los mu­chos usos que tie­nen los de­ri­va­dos del cru­do y que im­pac­tan a la ba­ja en el cos­te de la ces­ta de la com­pra so­bre la que se de­ter­mi­na la in­fla­ción.

Y lo mis­mo que ocu­rre en las fa­mi­lias se re­pe­ti­rá en las em­pre­sas: «Iban a te­ner una fac­tu­ra ener­gé­ti­ca más ele­va­da y aho­ra po­drán des­ti­nar par­te al aho­rro y a pa­gar deu­das de eta­pas an­te­rio­res, por­que in­ver­tir no se es­tá in­vir­tien­do ca­si na­da», co­men­ta el ca­te­drá­ti­co.

BA­LAN­ZA DE PA­GOS

La pri­me­ra con­se­cuen­cia es que la ba­lan­za de pa­gos me­jo­ra y su sal­do se­rá po­si­ti­vo. De he­cho, el mi­nis­tro de Economía es­ti­mó que el 2015 se ha­brá ce­rra­do con un su­pe­rá­vit por cuen­ta co­rrien­te de la ba­lan­za de pa­gos por en­ci­ma del 2 % y los efec­tos bal­sá­mi­cos pa­ra la economía es­pa­ño­la se tras­la­da­rán a un ma­yor cre­ci­mien­to. Aunque De Guin­dos lo ci­fra en me­dio pun­to más de PIB, Se­quei­ros cree que el cálcu­lo es con­ser­va­dor y que pue­de ser «in­clu­so más».

Tam­po­co hay que per­der de vis­ta que se mul­ti­pli­can las vo­ces que creen que ten­dre­mos pe­tró­leo aún más ba­ra­to lo que «ele­va­ría el aho­rro en la fac­tu­ra por en­ci­ma de los 1.900 mi­llo­nes men­sua­les, si fi­nal­men­te se lle­ga un ba­rril a 20 dó­la­res», ex­pli­ca An­to­nio Ga­llar­do, ex­per­to en pe­tró­leo del por­tal iAhorro.com.

Se­gún los úl­ti­mos da­tos pu­bli­ca­dos por la Cor­po­ra­ción de Re­ser­vas Es­tra­té­gi­cas de Pro­duc­tos Pe­tro­lí­fe­ros (Co­res), has­ta no­viem­bre Es­pa­ña im­por­tó la ci­fra ré­cord de 59.199 to­ne­la­das, un 10,4 % más que en no­viem­bre del pa­sa­do año y, en on­ce me­ses, más que en to­do el 2015. Pe­ro hay que te­ner en cuen­ta que es­tas his­tó­ri­cas im­por­ta­cio­nes es­tán in­flui­das por el ba­jo pre­cio, an­te la pre­vi­sión de que suba.

Jun­to a las ven­ta­jas in­me­dia­tas que un cru­do ba­ra­to tie­ne, los ex­per­tos tam­bién se­ña­lan ries­gos. «En un mo­men­to en el que los pre­cios de los pro­duc­tos ape­nas suben y en al­gu­nos ca­sos bajan, si lo ha­cen los ener­gé­ti­cos pue­de lle­var a una épo­ca de­fla­cio­nis­ta que zan­ca­di­llee el cre­ci­mien­to», apun­ta Ga­llar­do, mien­tras que Se­quei­ros po­ne el fo­co en la caí­da ge­ne­ra­li­za­da del pre­cio de las ma­te­rias pri­mas, lo que es­tá gol­pean­do con du­re­za a to­das las eco­no­mías la­ti­noa­me­ri­ca­nas, con Bra­sil a la ca­be­za. «Es una no­ti­cia ho­rri­ble por­que más del 60 % de los be­ne­fi­cios que re­par­tie­ron las em­pre­sas del Ibex 35 vie­nen de ahí», ad­vier­te.

JUAN. S. G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.