EL PLAN JUNC­KER, UN SAL­VA­VI­DAS QUE AÚN NO RE­FLO­TA

El mi­la­gro eu­ro­peo pa­ra mul­ti­pli­car «los pa­nes y los pe­ces» no lo­gra re­vi­ta­li­zar la economía Con el pro­gra­ma se pre­ten­día re­du­cir los ele­va­dos ín­di­ces de des­em­pleo, como en Es­pa­ña

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Cris­ti­na Porteiro

Se con­ci­bió como un pro­yec­to mul­ti­ta­rea que vio la luz en me­dio de enor­mes crí­ti­cas. Pre­ten­día di­na­mi­zar la economía, ayu­dar a la re­cu­pe­ra­ción y ser­vir de lan­za­de­ra pa­ra crear em­pleo. Sus re­sul­ta­dos no son has­ta el mo­men­to los es­pe­ra­dos.

Seis pro­yec­tos es­pa­ño­les han lo­gra­do fi­nan­cia­ción con el pro­gra­ma, en­tre ellos Aben­goa

¿Có­mo se con­vier­ten 21.000 mi­llo­nes de eu­ros en 315.000? Cual­quier per­so­na ten­dría di­fi­cul­ta­des pa­ra ha­cer un ejer­ci­cio de elas­ti­ci­dad fi­nan­cie­ra de ese ca­li­bre. Al pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Jean Clau­de Junc­ker, no le asus­tó el re­to cuan­do el 15 de ju­lio del 2014 anun­cia­ba sin pes­ta­ñear la crea­ción de un to­do­po­de­ro­so plan de es­tí­mu­lo eu­ro­peo pa­ra re­lan­zar la economía de la Unión a lo lar­go de los tres años si­guien­tes. Un re­gue­ro de fi­nan­cia­ción ca­na­li­za­da «sin re­cu­rrir a la in­ge­nie­ría fi­nan­cie­ra», se­gún el lu­xem­bur­gués, quien bau­ti­zó a la cria­tu­ra con su pro­pio nom­bre: Plan Junc­ker. Pe­ro, ¿pa­ra qué se con­ci­bió el plan, de dón­de se han sa­ca­do los fon­dos y qué ha si­do de él?

UN SAL­VA­VI­DAS ECO­NÓ­MI­CO

Ce­rrar la bre­cha de fi­nan­cia­ción en­tre los paí­ses del Nor­te y del Sur de la Unión Eu­ro­pea, re­du­cir las me­teó­ri­cas ci­fras de des­em­pleo, reorien­tar la economía de la UE ha­cia sec­to­res más efi­cien­tes y de ma­yor va­lor aña­di­do, ser­vir de lan­za­de­ra a la tí­mi­da re­cu­pe­ra­ción tras sie­te años de cri­sis inin­te­rrum­pi­da...El Plan Junc­ker se con­ci­bió como un pro­yec­to mul­ti­ta­rea que vio la luz en me­dio de enor­mes crí­ti­cas.

El pro­gra­ma, pi­lo­ta­do por el vi­ce­pre­si­den­te de la Co­mi­sión, el fin­lan­dés Jyr­ki Ka­tai­nen, as­pi­ra­ba a fun­cio­nar como con­tra­pe­so a las po­lí­ti­cas de con­so­li­da­ción fis­cal que exi­gía Ale­ma­nia a sus so­cios europeos. La reali­dad cons­ta­tó que el exceso de aus­te­ri­dad es­ta­ba fre­nan­do el cre­ci­mien­to po­ten­cial de es­tos paí­ses, es­pe­cial­men­te los gol­pea­dos por una cri­sis que hun­dió la in­ver­sión un 15 %: «La UE ado­le­ce de la fal­ta de in­ver­sio­nes como con­se­cuen­cia de las li­mi­ta­cio­nes pre­su­pues­ta­rias y del dé­bil cre­ci­mien­to (...). Es­to ra­len­ti­za la re­cu­pe­ra­ción y afec­ta ne­ga­ti­va­men­te a la economía, el em­pleo, las pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to y la com­pe­ti­ti­vi­dad», re­co­no­ció la Co­mi­sión. Bru­se­las echó mano de su hu­cha pa­ra abrir las puer­tas a la fi­nan­cia­ción en aque­llos paí­ses don­de las res­tric­cio­nes pre­su­pues­ta­rias re­du­cían al mí­ni­mo su ca­pa­ci­dad de im­pul­sar o res­pal­dar pro­yec­tos de al­to ries­go en el te­rreno de las in­fra­es­truc­tu­ras, los trans­por­tes, la ener­gía y la in­ves­ti­ga­ción.

El plan fue di­se­ña­do como un sal­va­vi­das pa­ra man­te­ner a flo­te la economía y re­du­cir al mí­ni­mo el im­pac­to de la bre­cha en ma­te­ria de cohe­sión en­tre una Eu­ro­pa que, de he­cho, rue­da a dis­tin­tas ve­lo­ci­da­des. EL MI­LA­GRO MUL­TI­PLI­CA­DOR El es­cep­ti­cis­mo siem­pre ha ro­dea­do al Plan Junc­ker. Su equi­po se en­co­men­dó al «efec­to mul­ti­pli­ca­dor» pa­ra lo­grar el éxi­to del pro­gra­ma de in­ver­sión. Se­gún sus cálcu­los, por ca­da eu­ro in­ver­ti­do del plan, se ge­ne­ra­rían otros 15 pro­ce­den­tes de la co­la­bo­ra­ción del sec­tor pri­va­do y la apor­ta­ción de los Go­bier­nos na­cio­na­les, un ges­to que no se ten­dría en cuen­ta a la ho­ra de cal­cu­lar los es­fuer­zos pa­ra ajus­tar el dé­fi­cit de los so­cios incumplidores del Pac­to de Es­ta­bi­li­dad y Cre­ci­mien­to, Es­pa­ña en­tre ellos.

La UE y el Ban­co Eu­ro­peo de In­ver­sio­nes (BEI) pu­sie­ron 16.000 y 5.000 mi­llo­nes de eu­ros, res­pec­ti­va­men­te, a dis­po­si­ción del de­no­mi­na­do Fon­do Eu­ro­peo de In­ver­sio­nes Es­tra­té­gi­cas (FEIE) pa­ra fi­nan­ciar ne­go­cios de py­mes eu­ro­peas y pro­yec­tos con­si­de­ra­dos de «al­to ries­go», en los que se ne­ce­si­tan ga­ran­tías pa­ra ani­mar al sec­tor pri­va­do a in­ver­tir en vis­ta del es­ca­so ape­ti­to de quie­nes go­zan de ma­yor li­qui­dez y de la es­ca­sa ca­pa­ci­dad y vo­lun­tad del sec­tor ban­ca­rio a ex­ten­der el cré­di­to.

Es­te mi­la­gro, el de con­ver­tir 21.000 mi­llo­nes de eu­ros en 315.000 es lo que se co­no­ce en los pa­sa­jes bí­bli­cos como la «mul­ti­pli­ca­ción de los pa­nes y los pe­ces». Pa­ra Bru­se­las, el ob­je­ti­vo siem­pre ha si­do «realista». ¿De dón­de sa­lie­ron los fon­dos? La ma­yor par­te no es di­ne­ro fres­co. Son tras­va­ses de un ca­jón a otro de los pre­su­pues­tos plu­ri­anua­les de la UE. Don­de el plan mar­ca la di­fe­ren­cia es en orien­tar el flu­jo de li­qui­dez ha­cia te­rre­nos con­si­de­ra- dos de im­por­tan­cia es­tra­té­gi­ca pa­ra el fu­tu­ro de Eu­ro­pa. Pa­ra ello, en el mes de fe­bre­ro se pon­drá en mar­cha un por­tal úni­co que da­rá vi­si­bi­li­dad a pro­yec­tos atrac­ti­vos pa­ra los in­ver­so­res pri­va­dos. Tam­bién se in­clu­ye en el plan una ofi­ci­na, ope­ra­ti­va des­de sep­tiem­bre, pa­ra ase­so­rar a las em­pre­sas en la bús­que­da de fuen­tes de fi­nan­cia­ción al­ter­na­ti­vas. Las cuen­tas de la le­che­ra de Bru­se­las in­di­can que has­ta fi­na­les del 2017, la UE po­dría in­cre­men­tar su PIB has­ta en 410.000 mi­llo­nes de eu­ros y ge­ne­rar en­tre un mi­llón y 1.300.000 pues­tos de tra­ba­jo.

¿SE OBRÓ EL PRO­DI­GIO?

El do­cu­men­to no ha nau­fra­ga­do, como pro­nos­ti­ca­ban los ex­per­tos más pe­si­mis­tas, pe­ro tam­po­co ha si­do el re­vul­si­vo eco­nó­mi­co que ne­ce­si­ta­ba la UE pa­ra aban­do­nar la ca­mi­lla tras años en la UCI. El ba­lan­ce es­tá sien­do muy mo­des­to. Has­ta aho­ra se ha con­se­gui­do mo­vi­li­zar 50.000 mi­llo­nes de eu­ros, un 16 % del ob­je­ti­vo fi­nal. La mi­tad se han ge­ne­ra­do a tra­vés de 42 pro­yec­tos de in­fra­es­truc­tu­ras e in­no­va­ción y la otra mi­tad en 84 acuer­dos de fi­nan­cia­ción pa­ra ac­ti­vi­da­des de py­mes. «Es­toy real­men­te sa­tis­fe­cho (...) Es­to de­mues­tra que el plan es­tá fun­cio­nan­do bien y que estamos cum­plien­do nues­tra pro­me­sa de que Eu­ro­pa vuel­va a in­ver­tir», ase­gu­ra op­ti­mis­ta Jyr­ki Ka­tai­nen. Pe­ro los tí­mi­dos avan­ces no se tra­du­cen en cam­bios ma­cro­eco­nó­mi­cos. La UE y la eu­ro­zo­na si­guen em­pan­ta­na­das en ci­fras de cre­ci­mien­to aními­cas (2 % y 1,8 %, res­pec­ti­va­men­te pa­ra es­te año) y con unas pers­pec­ti­vas to­da­vía más frías pa­ra el 2017, cuan­do so­lo se cre­ce­rá una dé­ci­ma más. Tam­po­co pa­re­ce que el des­em­pleo es­té no­tan­do la di­fe­ren­cia. Es­pa­ña si­gue en ci­fras ca­la­mi­to­sas (21,8 %) y otros paí­ses como Fran­cia, no con­se­gui­rán re­du­cir­lo del 10,4 % al 10,2 % has­ta el 2017. Ni el Plan Junc­ker ni el pro­gra­ma de es­tí­mu­lo ur­gen­te de 2.000 mi­llo­nes de eu­ros anun­cia­do por el pre­si­den­te ga­lo, François Ho­llan­de, sa­ca­rá al país ve­cino del «es­ta­do de ex­cep­ción por pa­ro». Es­to plan­tea de nue­vo la ne­ce­si­dad de dar un gi­ro a la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de la UE. Abrir el ca­mino a la expansión fis­cal, a la fle­xi­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria y de­jar de apos­tar to­das las car­tas a so­lu­cio­nes am­bi­cio­sas pe­ro co­yun­tu­ra­les.

¿SE HA BE­NE­FI­CIA­DO ES­PA­ÑA?

Des­de el arran­que del Plan Junc­ker, Es­pa­ña ha con­se­gui­do el vis­to bueno a seis pro­yec­tos em­pre­sa­ria­les que han con­se­gui­do mo­vi­li­zar un to­tal de 2.331 mi­llo­nes de eu­ros. «Es una muy bue­na no­ti­cia pa­ra el La no­ta dis­cor­dan­te la po­ne Aben­goa. La pri­me­ra apues­ta del BEI so­bre un pro­yec­to es­pa­ñol ha te­ni­do muy po­co re­co­rri­do. A la com­pa­ñía, aho­ra en pre­con­cur­so de acree­do­res, se le ha­bía con­ce­di­do un res­pal­do de 175 mi­llo­nes de eu­ros de los 313 que mo­vi­li­zó pa­ra su apues­ta por el desa­rro­llo bio­tec­no­ló­gi­co y su apli­ca­ción en el ám­bi­to de la ener­gía. An­te el es­tre­pi­to­so fra­ca­so de es­ta in­ver­sión, el Eje­cu­ti­vo de Bru­se­las pre­fie­re no ha­cer co­men­ta­rios: «No co­men­ta­ré pro­yec­tos, pe­ro he­mos de re­cor­dar que el FEIE pue­de te­ner al­gu­nas per­di­das, por­que asu­me ries­gos. Es­ta es la razón por la que es­ta­ble­ci­mos el fon­do de ga­ran­tía, pa­ra fi­nan­ciar pro­yec­tos que pre­sen­tan más ries­gos, pa­ra per­mi­tir una fi­nan­cia­ción rá­pi­da y pa­ra atraer in­ver­so­res pri­va­dos al asu­mir las pri­me­ras pér­di­das», se jus­ti­fi­ca Ka­tai­nen.

DES­CON­FIAN­ZA

El pro­gra­ma no aca­ba de con­ven­cer ni a pro­pios ni ex­tra­ños. En un prin­ci­pio, so­lo nue­ve paí­ses miem­bros, se mos­tra­ron dis­pues­tos a par­ti­ci­par en el pro­gra­ma apor­tan­do fon­dos (Reino Uni­do, Ale­ma­nia, Es­pa­ña, Fran­cia, Ita­lia, Lu­xem­bur­go, Po­lo­nia, Es­lo­va­quia y Bul­ga­ria). Bru­se­las acha­ca las du­das a la ne­ce­si­dad de ha­cer más es­fuer­zos pa­ra «ven­der» y dar a co­no­cer el plan. Exis­te una enor­me di­fi­cul­tad pa­ra in­vo­lu­crar a ter­ce­ros en las plataformas de in­ver­sión. In­clu­so Chi­na, fa­vo­ra­ble a ex­ten­der sus ten­tácu­los has­ta los pro­yec­tos tec­no­ló­gi­cos europeos, man­tie­ne sus re­ser­vas en torno a có­mo ne­go­ciar su par­ti­ci­pa­ción.

| REUTERS

Jean Clau­de Junc­ker ha da­do nom­bre al plan de em­pleo di­se­ña­do por la UE y que en­tró en vi­gor ha­ce año y me­dio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.