UN ASE­SINO DE COS­TES AHO­RA EN APU­ROS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - LA SEMANA -

ACar­los Ghosn (Por­to Vel­ho, Bra­sil, 1954), pre­si­den­te de Re­nault, se le co­no­ce en el mun­di­llo del au­to­mó­vil como Mr. Fix It (el Se­ñor So­lu­cio­nes). Se ga­nó a pul­so el apo­do (y el res­pe­to de to­do el sec­tor) con la trans­for­ma­ción de Nis­san, a la que, en ape­nas año y me­dio, con­si­guió dar­le la vuel­ta como un cal­ce­tín, sal­van­do a los ja­po­ne­ses de una ban­ca­rro­ta ca­si se­gu­ra. Por el ca­mino que­da­ron cua­tro fá­bri­cas y más de 20.000 em­pleos. Pe­ro al cost ki­ller (ase­sino de cos­tes), otro de los mu­chos so­bre­nom­bres con los que se le co­no­ce —pa­re­cie­ra que los co­lec­cio­na—, se le per­do­na prác­ti­ca­men­te to­do.

Al man­do de Re­nault des­de ma­yo del 2005, Ghosn ha te­ni­do que li­diar es­tos días con las sos­pe­chas de frau­de. Con la som­bra de otro ca­so Volks­wa­gen so­bre­vo­lan­do so­bre el gru­po fran­cés. Bas­tó que se su­pie­ra que la bri­ga­da an­ti­frau­de es­ta­ba re­gis­tran­do va­rias de las ins­ta­la­cio­nes del fa­bri­can­te de au­to­mó­vi­les pa­ra que las ac­cio­nes de la com­pa­ñía se vi­nie­ran aba­jo con es­tré­pi­to.

Pa­sa­do el so­fo­cón ini­cial, se pue­de de­cir que Ghosn y su equi­po han sa­li­do del ato­lla­de­ro re­la­ti­va­men­te ai­ro­sos. Des­de el pri­mer mo­men­to, se aga­rra­ron a la idea de que si bien es ver­dad que al­gu­nos de sus co­ches con­ta­mi­nan por en­ci­ma de lo per­mi­ti­do —de he­cho van a lla­mar a re­vi­sión a más de 15.000— no han si­do tru­ca­dos como los de la mar­ca ale­ma­na. Se tra­ta, di­cen, de un error. La es­tra­te­gia les ha sa­li­do bien.

Lle­va Ghosn en Re­nault 20 años. In­ge­nie­ro por du­pli­ca­do — se li­cen­ció en la Es­cue­la Po­li­téc­ni­ca Su­pe­rior y la Es­cue­la de Mi­nas de Pa­rís— des­em­bar­có en el gru­po fran­cés en 1996. Ve­nía de Mi­che­lin. Tres años des­pués, el en­ton­ces pre­si­den­te de la fir­ma, Louis Sch­weit­zer, y al que aca­ba­ría su­ce­dien­do al man­do de la mul­ti­na­cio­nal, le en­co­men­dó el desembarco en la tie­rra del sol na­cien­te. Allí na­ció su leyenda. Tan­ta fue su in­fluen­cia en el país, que has­ta se con­vir­tió en pro­ta­go­nis­ta de un man­ga, un có­mic ja­po­nés

De ma­dre fran­ce­sa y pa­dre li­ba­nés, se edu­có has­ta los 16 años en el Lí­bano, a don­de su ma­dre se lo lle­vó al­gu­nos años des­pués de que en­fer­ma­ra por be­ber agua con­ta­mi­na­da. Te­nía so­lo dos años Se edu­co con los Je­sui­tas. Has­ta los 16 años. De ellos apren­dió «el sen­ti­do del tra­ba­jo, la dis­ci­pli­na, la or­ga­ni­za­ción y la com­pe­ti­ción».

Si hay al­go de lo que Ghosn pre­su­me es de su mul­ti­cul­tu­ra­li­dad. Ha es­ta­do, y vi­vi­do, en me­dio mundo. Ha­bla cin­co idio­mas. Y has­ta se atreve con el ja­po­nés., idio­ma en el que pro­nun­ció su dis­cur­so de pre­sen­ta­ción en Nis­san. So­lo ha­bían pa­sa­do tres me­ses des­de que pu­so el pri­mer pie en la com­pa­ñía.

«Des­de muy jo­ven apren­dí a vi­vir en lu­ga­res en don­de la gen­te era muy di­fe­ren­te, en los que ha­bía una gran di­ver­si­dad de creen­cias y cul­tu­ras. Ese cri­sol se con­vir­tió en una de mis for­ta­le­zas», re­su­mía el di­rec­ti­vo en una en­tre­vis­ta re­cien­te.

ABRAL­DES | http://abral­de­sar­ts­tu­dios.jim­do.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.