Los malos ba­rrun­tos vuel­ven a Da­vos

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - XO­SÉ CAR­LOS ARIAS

Pa­ra los aman­tes de la li­te­ra­tu­ra, Da­vos siem­pre se­rá el lu­gar en el que los per­so­na­jes de La mon­ta­ña má­gi

ca, la gran no­ve­la de Tho­mas Mann, pe­na­ban sus lar­gos años de en­fer­me­dad. En las úl­ti­mas dé­ca­das, sin em­bar­go, aque­lla co­mu­na sui­za ha pa­sa­do a ser uno de los gran­des sím­bo­los y es­ca­pa­ra­tes del ca­pi­ta­lis­mo glo­ba­li­za­do: lu­gar de en­cuen­tro de gran­des em­pre­sa­rios y ban­que­ros con po­lí­ti­cos del más al­to ni­vel, pe­rio­dis­tas y ex­per­tos, el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial es so­bre to­do im­por­tan­te —más que pa­ra la to­ma efec­ti­va de de­ci­sio­nes— como un gran sen­sor del es­ta­do en que se en­cuen­tran los pro­ble­mas mun­dia­les y las per­cep­cio­nes que unos y otros tie­nen so­bre el fu­tu­ro eco­nó­mi­co in­me­dia­to.

En los pri­me­ros años de es­te si­glo, por ejem­plo, la eu­fo­ria ge­ne­ral rei­nan­te apa­re­cía mul­ti­pli­ca­da en la gran ci­ta sui­za: mu­cho en­tu­sias­mo y po­cas aler­tas de que al­go ma­ligno se es­ta­ba ges­tan­do por de­ba­jo de las apa­rien­cias. Por el con­tra­rio, en los arran­ques del 2008 y, so­bre to­do, del 2009, el Fo­ro de Da­vos fue una mez­cla de des­con­cier­to, de­seos a ve­ces in­con­cre­tos de ac­tuar «pa­ra evi­tar otra Gran De­pre­sión» y bue­nas do­sis de mie­do. Pues bien, des­pués de va­rios años de pre­do­mi­nio de una cier­ta con­fian­za en la re­cu­pe­ra­ción —len­ta y car­ga­da de desafíos, pe­ro re­cu­pe­ra­ción al fin—, en es­ta edi­ción del 2016, to­das las cró­ni­cas de lo que allí es­tá ocu­rrien­do apun­tan a un ner­vio­sis­mo agudo y ge­ne­ra­li­za­do. Malos ba­rrun­tos: ca­si di­ría­mos que el mie­do ha vuel­to a Da­vos.

Y es que a me­di­da que pasan las se­ma­nas, las ex­pec­ta­ti­vas de ca­ra al 2016 no de­jan de os­cu­re­cer­se, con los mer­ca­dos de ca­pi­tal en si­tua­ción de cre­cien­te es­trés. ¿Có­mo in­ter­pre­tar, si no, más allá de los sus­tos en las bol­sas, que des­de el ini­cio de año se ha­yan re­ti­ra­do ca­si cua­tro bi­llo­nes de dó­la­res de los mer­ca­dos globales? La des­con­fian­za so­bre el es­ta­do y las pers­pec­ti­vas de las eco­no­mías emer­gen­tes son ca­da vez ma­yo­res (in­clu­yen­do el te­mor a que el cre­ci­mien­to chino sea mu­cho me­nor de lo que di­cen las es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les). El co­mer­cio mun­dial, por su par­te, pa­re­ce es­tar su­frien­do ya en se­rio las consecuencias de la nue­va si­tua­ción; de he­cho, po­cos da­tos han re­sul­ta­do tan im­pac­tan­tes como el re­cien­te­men­te re­ve­la­do de que las im­por­ta­cio­nes chi­nas ca­ye­ron más de un 13 % en el 2015. Si re­cor­da­mos que fue­ron pre­ci­sa­men­te esas eco­no­mías y la di­ná­mi­ca muy ex­pan­si­va del co­mer­cio lo que per­mi­tió que los paí­ses desa­rro­lla­dos afron­ta­ran el ma­ras­mo en­tre el 2010 y el 2013, y fi­nal­men­te sa­lie­ran de él, en­ton­ces se en­ten­de­rá la razón de esa cre­cien­te preo­cu­pa­ción.

El ver­da­de­ro problema es­tá en las ten­den­cias de fon­do, tan­to las re­la­ti­vas a los mer­ca­dos de ca­pi­tal, como a las ten­den­cias del cre­ci­mien­to. Con res­pec­to a lo pri­me­ro, es aho­ra cuan­do nos acor­da­mos de que al­gu­nas de las gran­des re­for­mas di­ri­gi­das a po­ner or­den y re­du­cir la es­ca­la de las des­me­su­ra­das fi­nan­zas globales, que se pro­cla­ma­ron como ur­gen­tes en el 2008, es­tán aún por ha­cer. Y en cuan­to al cre­ci­mien­to es­pe­ra­do, el gu­rú Nou­riel Rou­bi­ni —fa­mo­so so­bre to­do por acer­tar con al­guno de sus pro­nós­ti­cos más si­nies­tros— aca­ba de afir­mar que «el cre­ci­mien­to po­ten­cial de la economía mun­dial se ha re­du­ci­do,… y el cre­ci­mien­to real no lle­ga­rá al po­ten­cial».

¿De­ma­sia­do pe­si­mis­mo? Quién sa­be. Des­pués de to­do, las eco­no­mías norteamericana y ja­po­ne­sa pa­re­cen es­tar me­jo­ran­do. Y la his­to­ria eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra mues­tra que tras ocho años de ano­ma­lías eco­nó­mi­cas, ya ha­bría lle­ga­do el mo­men­to de de­jar­las atrás con un cier­to vi­gor. No pa­re­ce que ha­ya lle­ga­do ese mo­men­to. Más bien, se­ría re­co­men­da­ble aga­rrar­se con fuer­za por­que to­do anun­cia que en los pró­xi­mos me­ses ven­drán cur­vas y to­bo­ga­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.