Cin­co claves fun­da­men­ta­les de las pa­la­bras de Drag­hi

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - FINANZAS - Car­los Suá­rez Mo­ra­le­da

El dis­cur­so del pre­si­den­te del BCE sir­vió pa­ra dar un em­pu­je al­cis­ta a to­das las bol­sas Los ana­lis­tas si­guen la evo­lu­ción del se­lec­ti­vo es­pa­ñol si aguan­ta el re­bo­te de es­tos días y evi­ta caer de los 8.200 pun­tos

«Es­to es lo que los in­ver­so­res que­rían y ne­ce­si­ta­ban es­cu­char». Así de ta­jan­tes se mues­tran los ana­lis­tas de Link Se­cu­ri­ties al va­lo­rar las pa­la­bras de Ma­rio Drag­hi tras la reunión del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) del pa­sa­do jue­ves, un dis­cur­so que sir­vió pa­ra que las Bol­sas sa­lie­ran de la es­pi­ral ba­jis­ta en la que es­ta­ban in­mer­sas.

«Ade­más, la pro­me­sa de nue­vos es­tí­mu­los im­pul­só el pre­cio del cru­do al al­za, lo que tam­bién con­tri­bu­yó a que los va­lo­res re­la­cio­na­dos con la ener­gía li­de­ra­ran las ga­nan­cias tan­to en los mer­ca­dos europeos como los es­ta­dou­ni­den­ses», ex­pli­can es­tos ex­per­tos.

Pe­ro, ¿cuá­les fue­ron las claves de las pa­la­bras de Drag­hi de es­te jue­ves?

NUE­VAS ME­DI­DAS EN MAR­ZO

El pre­si­den­te del BCE dio una fe­cha y ha­bló de que pro­ba­ble­men­te en el en­cuen­tro de mar­zo re­plan­tea­rán su po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria. Cuan­do Drag­hi da una fe­cha con­cre­ta es que es en esa fe­cha y no en otra cuan­do, efec­ti­va­men­te, va a anun­ciar las me­di­das. En es­te sen­ti­do, es muy «cum­pli­dor» con los ca­len­da­rios que va an­ti­ci­pan­do y en es­te ca­so se es­pe­ra lo mis­mo. Pa­ra es­te en­cuen­tro, aunque Drag­hi no an­ti­ci­pó na­da, se ha­bla de un nue­vo re­cor­te en los ti­pos de fa­ci­li­dad de de­pó­si­to, de 10 pun­tos bá­si­cos, como una de las me­di­das que sí o sí, da­rá a co­no­cer. Es­tá por ver­se si ha­brá más o si se ce­ñi­rá a es­to. El mer­ca­do si­gue es­pe­ran­do, aunque de for­ma «tí­mi­da», un au­men­to en la can­ti­dad des­ti­na­da al mes pa­ra la com­pra de ac­ti­vos (60.000 mi­llo­nes de eu­ros), al­go que no se vio en di­ciem­bre y que no es­tá, en prin­ci­pio, en las agen­das.

TAM­BIÉN LAN­ZÓ UN IM­POR­TAN­TE «CA­BLE» A LA BAN­CA ITA­LIA­NA

Drag­hi di­jo que el BCE apo­ya al Go­bierno ita­liano en su in­ten­ción de crear un «ban­co ma­lo». Es­tas pa­la­bras tu­vie­ron un efec­to in­me­dia­to en el com­por­ta­mien­to de la ren­ta va­ria­ble de la re­gión.

EL CRU­DO ES­TU­VO MUY PRE­SEN­TE

El pre­si­den­te del BCE, tal y como se es­pe­ra­ba, men­cio­nó la fuer­te caí­da del pe­tró­leo como un pe­li­gro pa­ra la evo­lu­ción de la in­fla­ción, alu­dien­do a los ries­gos de­fla­cio­nis­tas que ello po­dría con­lle­var. De he­cho, sus pro­me­sas de es­tí­mu­los, como se ha in­di­ca­do más arri­ba, sir­vie­ron pa­ra im­pul­sar al pe­tró­leo (re­bo­tó un 5 % y es­te vier­nes se man­tu­vo al al­za) y, con él, a los va­lo­res ener­gé­ti­cos (como el ca­so de la es­pa­ño­la Rep­sol).

UN DIS­CUR­SO MÁS PE­SI­MIS­TA

Ma­rio Drag­hi se mos­tró más pe­si­mis­ta en su dis­cur­so que en las úl­ti­mas com­pa­re­cen­cias. Pre­ci­sa­men­te, la caí­da en el pre­cio del cru­do es una de las prin­ci­pa­les ra­zo­nes por las que el tono es aho­ra me­nos ha­la­güe­ño, se­ña­lan los ex­per­tos de In­ves­tec. Drag­hi re­co­no­ció un au­men­to en los ries­gos a la ba­ja pa­ra la economía mun­dial y las re­no­va­das preo­cu­pa­cio­nes so­bre el cre­ci­mien­to glo­bal, es­pe­cial­men­te en las eco­no­mías de mer­ca­dos emer­gen­tes. Ca­be re­cor­dar que el si­guien­te con­jun­to de pre­vi­sio­nes del or­ga­nis­mo se ofre­ce­rá pre­ci­sa­men­te en la reunión del 10 de mar­zo. «No hay lí­mi­tes a có­mo el BCE pue­da pro­ce­der con res­pec­to a sus ins­tru­men­tos... y tie­ne mu­chos ins­tru­men­tos». Es­to ya lo ha co­men­ta­do Drag­hi en otras rue­das de pren­sa, pe­ro tal vez en es­ta oca­sión se le vio, in­clu­so, más ta­jan­te. Ese «no hay lí­mi­tes» sin du­da tam­bién gus­tó al mer­ca­do, que si­gue es­pe­ran­do más que un re­cor­te en los ti­pos de fa­ci­li­dad de de­pó­si­to.

HAS­TA EL 10 DE MAR­ZO

Aho­ra que las di­rec­tri­ces de Ma­rio Drag­hi ya es­tán so­bre la me­sa, el BCE tie­ne «un mon­tón de tra­ba­jo por ha­cer has­ta el 10 de mar­zo con el fin de de­ter­mi­nar si se jus­ti­fi­can más me­di­das de es­tí­mu­lo, y de­ben con­cre­tar la for­ma de és­tas», aña­den des­de In­ves­tec.

In­di­can es­tos ex­per­tos que aho­ra el Con­se­jo de Go­bierno del BCE de­be: i) es­pe­rar y ver có­mo afec­ta la re­cien­te vo­la­ti­li­dad al mer­ca­do; «A pe­sar de las ga­nan­cias ob­ser­va­das en los mer­ca­dos fru­to de las pa­la­bras de Drag­hi, el Ibex 35 se man­tie­ne aún muy le­jos de los mí­ni­mos de agos­to, los 9.231 pun­tos, pri­me­ra gran re­sis­ten­cia en es­tos mo­men­tos», re­cuer­da Cé­sar Nuez, de Bol­sa­ma­nía. «La for­ma­ción de un pull back a es­tos ni­ve­les en­tra­ría den­tro de la nor­ma­li­dad sin que el ses­go ba­jis­ta ac­tual dé sín­to­mas de ago­ta­mien­to. En las in­me­dia­cio­nes de los 8.200 pun­tos, se en­cuen­tra el úl­ti­mo re­tro­ce­so de Fi­bo­nac­ci en el se­lec­ti­vo co­rres­pon­dien­te al im­pul­so al­cis­ta de me­dia­dos del 2012. Es­ta zo­na de pre­cios si­gue sien­do, por tan­to, cla­ve pa­ra su evo­lu­ción en los pró­xi­mos me­ses. Si al fi­nal se tra­ta so­lo de un re­bo­te (como es más que po­si­ble), es­ta­re­mos muy pen­dien­tes del aban­dono de los 8.200 pun­tos. Es­to com­pli­ca­ría enor­me­men­te sus pers­pec­ti­vas téc­ni­cas y nos ha­ría pen­sar en una vuel­ta a las in­me­dia­cio­nes de los 6.000 pun­tos.

EFE |JEAN-CH­RIS­TOP­HE BOTT

Ma­rio Drag­hi in­ter­vino es­ta semana en el Fo­ro de Da­vos |

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.