Eudoro Par­do Labarta

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - HISTORIAS DE GALICIA - Fer­nan­do Salgado

Don Nés­tor y do­ña Clo­til­de cul­mi­na­ron su jornada de re­en­cuen­tro con Vi­go en uno de los pa­la­ce­tes más des­lum­bran­tes de la Por­ta do Sol: el edi­fi­cio de Par­do Labarta. Los dos in­dia­nos fi­lo­so­fan so­bre la per­mu­ta que se pro­du­jo du­ran­te su di­la­ta­da au­sen­cia de la ciu­dad: emer­gió una jo­ya ar­qui­tec­tó­ni­ca en 1912 y des­apa­re­cie­ron, en 1917 y 1922 res­pec­ti­va­men­te, el em­pre­sa­rio que la en­car­gó — Eudoro Par­do Labarta— y el ar­qui­tec­to — Je­na­ro de la Fuen­te— que la di­se­ñó. Mue­ren las per­so­nas, per­ma­ne­cen sus obras.

Eudoro Par­do Labarta te­nía mo­ti­vos pa­ra ser su­pers­ti­cio­so. Uno de sus hi­jos, tam­bién de nom­bre Eudoro, se aho­gó un mar­tes y tre­ce —el 13 de ju­nio de 1893— en la ría de Vi­go. El jo­ven, que no ha­bía cum­pli­do los vein­ti­dós años, em­bar­có en la bu­ce­ta Ni­ña con su ami­go En­ri­que Sa­ra­cho —cu­ña­do de Au­gus­to Bár­ce­na— y dos ma­ri­ne­ros pa­ra na­ve­gar por el ca­nal. Las ha­bi­tual­men­te plá­ci­das aguas se en­cres­pa­ron re­pen­ti­na­men­te, ca­yó un agua­ce­ro y Eudoro ape­nas tu­vo tiem­po de en­fun­dar­se un im­permea­ble an­tes de que la frá­gil em­bar­ca­ción vol­ca­se y arro­ja­ra a sus ocu­pan­tes al mar. Sus tres acom­pa­ñan­tes lo­gra­ron man­te­ner­se a flo­te y se afe­rra­ron a la qui­lla de la bu­ce­ta, de don­de los res­ca­tó un pes­que­ro. Pe­ro al jo­ven Eudoro, pro­ba­ble­men­te tra­ba­do por el im­permea­ble, lo en­gu­lle­ron las aguas. Su ca­dá­ver fue ha­lla­do quin­ce días des­pués.

Don Nés­tor re­cuer­da per­fec­ta­men­te el trá­gi­co su­ce­so, mo­ti­vo de cons­ter­na­ción y mor­bo de la so­cie­dad vi­gue­sa du­ran­te se­ma­nas. Eudoro Par­do Labarta, el pa­dre de la víc­ti­ma, re­gen­ta­ba ya por en­ton­ces la dro­gue­ría más pres­ti­gio­sa de la ur­be, coope­ra­ba con los her­ma­nos En­ri­que y Ra­món Pei­na­dor en la pro­mo­ción de las aguas de Mon­da­riz y era co­pro­pie­ta­rio, jun­to al cal­den­se Lau­reano Salgado, Ma­nuel Bár­ce­na y otros so­cios, de La Con­cha de Aro­sa, el co­que­to bal­nea­rio de Vi­la­gar­cía abier­to en 1888.

CA­SA FUN­DA­DA EN 1840

El es­ta­ble­ci­mien­to de dro­gue­ría lo ha­bía fun­da­do Leo­nar­do Par­do en 1840, seis años an­tes del na­ci­mien­to de su hi­jo Eudoro. El co­mer­cio pros­pe­ró con ra­pi­dez. Ade­más de las ven­tas al por me­nor, el co­mer­cio-dro­gue­ría su­mi­nis­tra­ba los pro­duc­tos uti­li­za­dos pa­ra de­sin­fec­tar los «bu­ques apes­ta­dos» y los pa­sa­je­ros so­me­ti­dos a cua­ren­te­na en la is­la de San Si­món.

Mien­tras tan­to, Eudoro se for­ma en pres­ti­gio­sas es­cue­las de co­mer­cio de Fran­cia, Ale­ma­nia e In­gla­te­rra. Re­ma­ta­dos los es­tu­dios, re­gre­sa a Vi­go y se apresta a to­mar las rien­das del ne­go­cio. En 1869, Eudoro, con vein­ti­trés años de edad, con­trae ma­tri­mo­nio con la jo­ven Ma­ría de la Luz Gar­cía Du­rán, per­te­ne­cien­te a una adi­ne­ra­da fa­mi­lia de Mé­xi­co. En 1875, y tal vez por in­fluen­cia de los sue­gros, es nom­bra­do vi­ce­cón­sul de esa re­pú­bli­ca en Vi­go. Y en 1879, su pa­dre le ha­ce un hue­co en la ca­bi­na de man­do de la dro­gue­ría y en­tre am­bos cons­ti­tu­yen la so­cie­dad Leo­nar­do Par­do e Hi­jo. El pa­dre fa­lle­ce en abril de 1886 y, des­de en­ton­ces, el nom­bre de Eudoro Par­do Labarta ocu­pa­rá el fron­tis­pi­cio del ve­te­rano es­ta­ble­ci­mien­to.

Al des­pun­tar el si­glo pa­sa­do, ca­si al mis­mo tiem­po en que don Nés­tor y do­ña Clo­til­de atra­vie­san el Atlán­ti­co con rum­bo a Amé­ri­ca, el es­ta­ble­ci­mien­to mer­can­til de Par­do Labarta es ya «uno de los más repu­tados de Es­pa­ña». Así lo afir­ma al me­nos la re­vis­ta Mon­da­riz, edi­ta­da por su ami­go En­ri­que Pei­na­dor.

Por esas fe­chas, cua­tro de los más im­por­tan­tes dro­gue­ros del nor­te de Es­pa­ña unen sus fuer­zas y cons­ti­tu­yen, con se­de so­cial en Bil­bao y un ca­pi­tal de cin­co mi­llo­nes de pe­se­tas, la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Dro­gue­ría Ge­ne­ral. Los par­tí­ci­pes son Ba­ran­dia­rán y Com­pa­ñía, de Bil­bao; Pé­rez del Mo­lino y Com­pa­ñía, de San­tan­der; Pa­li­cio y Rodríguez Po­rre­ro, de Gi­jón, y Eudoro Par­do Labarta. Con­ci­ben un gran cen­tro pro­duc­tor, con ma­qui­na­ria y tec­no­lo­gía ad­qui­ri­das en Fran­cia, Ale­ma­nia, In­gla­te­rra y Es­ta­dos Uni­dos, pa­ra sus­ti­tuir los artículos «que has­ta hoy les su­mi­nis­tra­ban las fá­bri­cas ex­tran­je­ras». Fa­bri­ca­rán, se­gún de­ta­llan en un anun­cio, pas­tas, pin­tu­ras, bar­ni­ces, ma­si­llas, acei­tes, gra­sas, pro­duc­tos quí­mi­cos y far­ma­céu­ti­cos, co­lo­res en pol­vo, se­can­tes, bro­che­ría, ce­pi­lle­ría, plu­me­ros y tin­tes.

DRO­GUE­RÍA Y FAR­MA­CIA

Ade­más de aque­llos pro­duc­tos, Eudoro Par­do des­pa­cha en su dro­gue­ría aguas me­di­ci­na­les de los prin­ci­pa­les ma­nan­tia­les ga­lle­gos: Mon­da­riz, A To­xa y Ve­rín. Ex­pen­de tam­bién los me­di­ca­men­tos más en bo­ga pa­ra la cu­ra­ción de los ma­les que se aga­za­pan en cual­quier rin­cón de la anato­mía. Que­za­ral Di­ges­ti­vo, del doc­tor Car­ce­ller, «ma­ra­vi­llo­so re­me­dio pa­ra cu­rar to­das las in­dis­po­si­cio­nes del es­tó­ma­go e in­tes­ti­nos». Die­roi­des Pec­to­ral Ro­se­lló, an­te el cual —«to­se el que quie­re», di­ce la pu­bli­ci­dad— «nin­gu­na tos re­sis­te vein­ti­cua­tro ho­ras». La Piel, un «des­cu­bri­mien­to sen­sa­cio­nal» del far­ma­céu­ti­co y quí­mi­co fran­cés Ri­che­let, que eli­mi­na eczemas, herpes, ac­nés, sar­pu­lli­dos, ro­je­ces, lla­gas va­ri­co­sas y de­más. Emul­sion Vi­tae, in­dis­pen­sa­ble pa­ra los ni­ños, ya que com­ba­te la es­cró­fu­la, el ra­qui­tis­mo y la tu­bercu­losis in­ci­pien­te. El Nau­seo­fen con­tra el ma­reo, que na­die de­be ol­vi­dar cuan­do em­bar­ca en el puer­to de Vi­go. Las píl­do­ras Graham, que tan­to cu­ran ja­que­cas como co­rri­gen des­arre­glos de la mens­trua­ción. La Uro­sol­vi­na, con­tra la go­ta, la pie­dra o las afec­cio­nes de ve­ji­ga y ri­ño­nes. Y so­bre to­do, el cóc­tel de plan­tas que más in­tere­sa a don Nés­tor: «Las vein­te cu­ras ve­ge­ta­les del Aba­te Ha­mon», in­di­ca­das pa­ra to­do acha­que del cuer­po o in­clu­so del al­ma.

Hom­bre de ideas con­ser­va­do­ras, con­ce­jal —re­cha­zó va­rias ve­ces el car­go de al­cal­de— y ami­go de El­dua­yen, Par­do Labarta co­ro­nó con éxi­to su em­pe­ño en la es­fe­ra de los ne­go­cios El ma­jes­tuo­so edi­fi­cio que cons­tru­yó en la Por­ta do Sol, di­se­ña­do por Je­na­ro de la Fuen­te e inau­gu­ra­do en 1912, sim­bo­li­za el po­der eco­nó­mi­co que al­can­zó en la ciu­dad vi­gue­sa. Falleció el em­pre­sa­rio en su fin­ca de Vi­lla Luz, el 16 de enero de 1917, ro­dea­do de su esposa y de sus hi­jos Vic­to­ria, Leo­nar­do, Nie­ves, Carmen, Asun­ción y Luz. Todos, me­nos aquel que lle­va­ba su nom­bre y que la ría le arre­ba­tó un fu­nes­to mar­tes y tre­ce de 1893.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.