LA BAN­CA AN­TE OTRO AÑO COM­PRO­ME­TI­DO

LAS EN­TI­DA­DES FI­NAN­CIE­RAS ES­PA­ÑO­LAS NO SON CA­PA­CES DE SU­PE­RAR LAS DI­FI­CUL­TA­DES PA­RA OB­TE­NER REN­TA­BI­LI­DAD EN ES­TE NUE­VO ES­CE­NA­RIO DE PRO­LON­GA­DOS BA­JOS TI­POS DE INTRERÉS. PE­SE A TO­DO, LOS BAN­COS YA NO TIE­NEN QUE DES­TI­NAR TAN­TO VO­LU­MEN A PRO­VI­SIO­NES PA­RA PRE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Venancio Sal­ci­nes VENANCIO SAL­CI­NES es pre­si­den­te de la Es­cue­la de Fi­nan­zas. En twit­ter: vsal­ci­nes@es­cue­la­de­fi­nan­zas .

El sec­tor fi­nan­cie­ro, su­pe­ra­da la cri­sis eco­nó­mi­ca, se en­fren­ta a se­rios pro­ble­mas por las di­fi­cul­ta­des pa­ra ob­te­ner ren­ta­bi­li­dad, que se ven com­pen­sa­dos, sin em­bar­go por la re­duc­ción del vo­lu­men de pro­vi­sio­nes por ries­go de cré­di­to. De­pen­dien­do de có­mo evo­lu­cio­ne el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co del país, po­dría abrir­se una nue­va olea­da de fu­sio­nes Nin­gua ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial pue­de vi­vir du­ran­te tiem­po pro­lon­ga­do con unos már­ge­nes re­du­ci­dos El sec­tor re­quie­re de un au­men­to de los vo­lú­me­nes de cré­di­to, tan­to de fa­mi­lias como de mi­cro­em­pre­sas

El úl­ti­mo in­for­me de Es­ta­bi­li­dad Fi­nan­cie­ra (IEF) del Ban­co de Es­pa­ña, de no­viem­bre del 2015, arran­ca des­ta­can­do lo que es­ti­ma como los tres gran­des fac­to­res de ries­go pa­ra las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras:

1. Ba­ja ren­ta­bi­li­dad en el ne­go­cio ban­ca­rio en Es­pa­ña, en un en­torno de ti­pos de in­te­rés muy ba­jos, que pue­de per­du­rar en el tiem­po, jun­to a un di­na­mis­mo de la ac­ti­vi­dad ban­ca­ria to­da­vía re­du­ci­do y con un ni­vel de ac­ti­vos du­do­sos ele­va­do, aunque a la ba­ja. 2. In­ten­si­fi­ca­ción del rit­mo de

des­ace­le­ra­ción de las eco­no­mías emer­gen­tes, en par­ti­cu­lar don­de los ban­cos es­pa­ño­les tie­nen par­te de su ex­po­si­ción en el ex­tran­je­ro. 3. Co­rrec­ción de los pre­cios de

los ac­ti­vos fi­nan­cie­ros, con au­men­tos de la pri­ma de ries­go, tan­to de la deu­da pú­bli­ca como de los va­lo­res pri­va­dos.

Dos de es­tos tres fac­to­res son exó­ge­nos, se es­ca­pan al con­trol de los ges­to­res ban­ca­rios, pe­ro hay un ter­ce­ro: la ba­ja ren­ta­bi­li­dad del ne­go­cio, que aun sien­do mo­ti­va­da por la ac­tual po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, mues­tra un cam­po de ac­ción pa­ra los eje­cu­ti­vos ban­ca­rios. En to­do ca­so, es ne­ce­sa­rio re­co­no­cer que el en­torno de ba­jos ti­pos de in­te­rés, como reac­ción a una ta­sa de in­fla­ción en la eu­ro­zo­na in­fe­rior al ob­je­ti­vo del dos por cien­to apro­ba­do en su día por el BCE, es­tá so­me­tien­do al mar­gen de in­tere­ses de la cuen­ta de re­sul­ta­dos de las en­ti­da­des de de­pó­si­to es­pa­ño­las a una pre­sión sig­ni­fi­ca­ti­va, la cual es más evi­den­te en aque­llas en­ti­da­des que tie­nen el eje cen­tral de su ne­go­cio en la zo­na eu­ro.

Si rea­li­zá­ra­mos una vi­sión re­tros­pec­ti­va de la di­fe­ren­cia en­tre la ren­ta­bi­li­dad me­dia de las in­ver­sio­nes y el cos­te me­dio del pa­si­vo ban­ca­rio, po­dría­mos com­pro­bar que al ini­cio de la dé­ca­da de los no­ven­ta se si­tua­ba en el en­torno del 3,6 %, al ini­cio del si­glo XXI la di­fe­ren­cia en­tre la ren­ta­bi­li­dad me­dia de las in­ver­sio­nes y el cos­te me­dio del pa­si­vo ya se si­tua­ba en en­tor­nos del 2 %, es­tan­do en la ac­tua­li­dad en po­si­cio­nes del 1 %, exac­ta­men­te el 1,2 % en di­ciem­bre del 2014. Es de­cir, la ban­ca es­pa­ño­la, al me­nos en su ne­go­cio do­més­ti­co, es­tá te­nien­do se­rios pro­ble­mas pa­ra ob­te­ner ren­ta­bi­li­da­des sig­ni­fi­ca­ti­vas. Y es­te as­pec­to ac­tual del sis­te­ma fi­nan­cie­ro de la eu­ro­zo­na tie­ne ob­se­sio­na­do a la ban­ca eu­ro­pea en ge­ne­ral y a la es­pa­ño­la en par­ti­cu­lar. Es por tan­to ló­gi­co de­du­cir por­qué todos los fo­cos apun­tan ha­cia el mis­mo lu­gar, el mar­gen de in­ter­me­dia­ción y su evo­lu­ción. Ahí re­si­de el co­re bu­si­ness de una en­ti­dad y en con­se­cuen­cia es lo que preo­cu­pa no so­lo al Ban­co de Es­pa­ña y al Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, sino tam­bién a los ana­lis­tas fi­nan­cie­ros e in­ver­so­res bur­sá­ti­les.

RE­GLAS DEL JUE­GO

A pe­sar de que el Ban­co de Es­pa­ña ha ob­ser­va­do una cier­ta me­jo­ra en el mar­gen, lo cier­to es que el sec­tor es­tá so­me­ti­do a un cam­bio evi­den­te de las re­glas de jue­go. To­da ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial de­be si­tuar­se es­tra­té­gi­ca­men­te en una po­si­ción de mar­gen o de vo­lu­men, lo que no pue­de es vi­vir per­ma­nen­te­men­te en un es­pa­cio de es­ca­so vo­lu­men con re­du­ci­dos már­ge­nes, te­rri­to­rio que, al igual que un den­so cam­po de are­nas mo­ve­di­zas, pa­re­ce ha­ber atra­pa­do a nues­tro sec­tor ban­ca­rio. Tan­to los ana­lis­tas como los su­per- vi­so­res cons­ta­tan un des­cen­so en el vo­lu­men to­tal del cré­di­to y en el de de­pó­si­tos ban­ca­rios. Cuan­do se ana­li­za el ne­go­cio ban­ca­rio en es­te país, se cons­ta­ta que el cré­di­to al sec­tor pri­va­do re­si­den­te a ju­nio del 2015 ha­bía caí­do en un 4,5 % en ta­sa in­ter­anual. Dato que im­pli­ca con­ti­nuar con la ten­den­cia ob­ser­va­da en los úl­ti­mos tri­mes­tres, aunque es ne­ce­sa­rio ob­ser­var que exis­te una des­ace­le­ra­ción evi­den­te, es de­cir, se ca­mi­na ha­cia una po­si­ción de me­jo­ra o in­cre­men­to del sal­do vi­vo. Una lec­tu­ra del vo­lu­men de cré­di­to a las em­pre­sas no fi­nan­cie­ras mues­tra un pa­no­ra­ma si­mi­lar, un des­cen­so en ta­sa in­ter­anual del 5,7 % a ju­nio del 2015. Dato que, al igual que el ob­ser­va­do pa­ra el sec­tor pri­va­do re­si­den­te, mues­tra una me­jo­ra fren­te a la se­rie his­tó­ri­ca, pe­ro es in­su­fi­cien­te y po­co alen­ta­dor. Los da­tos de des­cen­so se agu­di­zan en el ca­so de las ac­ti­vi­da­des in­mo­bi­lia­rias y de cons­truc­ción, don­de la caí­da del cré­di­to fue del 14,9 % en ta­sa in­ter­anual de ju­nio del 2015, fren­te a la caí­da del 16,7 % ob­ser­va­da un año an­tes. El cré­di­to a fa­mi­lias, tan re­le­van­te por su ca­pa­ci­dad pa­ra apor­tar mar­gen al ne­go­cio ban­ca­rio, pre­sen­ta un des­cen­so in­ter­anual del 5 % a ju­nio del 2015, el cual se agu­di­za has­ta el 5,3 % en el ca­so del con­ce­di­do pa­ra ad­qui­si­ción de vi­vien­da. En con­se­cuen­cia, si el vo­lu­men o ne­go­cio ban­ca­rio se re­du­ce o cre­ce de mo­do muy mo­de­ra­do en un marco de re­duc­ción de már­ge­nes, es de es­pe­rar un cre­ci­mien­to prác­ti­ca­men­te nu­lo o in­clu­so ne­ga­ti­vo de las ren­ta­bi­li­da­des ban­ca­rias vía ne­go­cio.

Es­te en­torno com­ple­jo en el que se mue­ve ac­tual­men­te el sec­tor no es­tá ajeno a las ame­na­zas, sien­do el ele­men­to que ejer­ce una ma­yor pre­sión a la ba­ja el ele­va­do vo­lu­men de ac­ti­vos du­do­sos y ad­ju­di­ca­dos en los ba­lan­ces de las en­ti­da­des. Bien es cier­to que la mo­ro­si­dad ban­ca­ria al­can­zó su má­xi­mo en el 2013 y lle­va, por tan­to, dos años de des­cen­sos con­ti­nua­dos, pe­ro a pe­sar de es­ta ten­den­cia po­si­ti­va to­da­vía nos si­tua­mos en los dos dí­gi­tos o en va­lo­res muy cer­ca­nos a ellos. Como con­tra­po­si­ción po­si­ti­va a es­ta ame­na­za evi­den­te en­con­tra­mos una re­duc­ción en el vo­lu­men de pro­vi­sio­nes por ries­go de cré­di­to, sien­do es­te el ver­da­de­ro ba­lón de oxí­geno al que se pue­de afe­rrar el sec­tor.

En es­te marco preo­cu­pan­te pa­re­ce ló­gi­co que se plan­teen di­fe­ren­tes op­cio­nes que ge­ne­ren una ma­yor es­ta­bi­li­dad al sec­tor, y en­tre ellas ca­da vez co­bra más fuer­za la de una nue­va olea­da de fu­sio­nes ban­ca­rias. Sub­ya­ce de­trás de es­ta apues­ta del sec­tor el sen­ti­mien­to de que vi­vi­re­mos una lar­ga eta­pa de ti­pos ba­jos, y en con­se­cuen­cia so­lo po­drán so­bre­vi­vir sin so­bre­sal­tos aque­llas en­ti­da­des con un ele­va­do vo­lu­men y/o con una car­te­ra de rie­gos muy di­ver­si­fi­ca­da. Se con­clu­ye que no exis­te ba­jo el sol nin­gún es­ce­na­rio que ha­ga cre­cer el ne­go­cio ban­ca­rio y, ló­gi­ca­men­te, el re­cur­so a las pro­vi­sio­nes to­ca­rá a su fin, al igual que estamos vien­do pa­li­de­cer el pro­ta­go­nis­mo de las ROF o Re­sul­ta­dos de Ope­ra­cio­nes Fi­nan­cie­ras, es de­cir, la cuen­ta que mos­tra­ba el be­ne­fi­cio ob­te­ni­do por la en­ti­dad al ne­go­ciar con deu­da pú­bli­ca. Lo cier­to es que si la economía es­pa­ño­la mo­de­ra su ac­tual es­tan­ca­mien­to y se co­lo­ca en ta­sas de cre­ci­mien­to del Pro­duc­to In­te­rior Bru­to in­fe­rio­res al dos por cien­to, es pre­vi­si­ble que lo in­di­ca­do an­te­rior­men­te acon­tez­ca y a una ve­lo­ci­dad su­pe­rior a la es­pe­ra­da por nu­me­ro­sos ana­lis­tas. Bien es cier­to que ca­ben otros es­ce­na­rios, ya que don­de unos ven de­fla­ción otros vi­sua­li­za­mos una in­fla­ción sub­ya­cen­te con ten­den­cia po­si­ti­va y que ya se en­cuen­tra en va­lo­res muy cer­ca­nos al uno por cien­to. Igual­men­te, don­de otros ven una ta­sa de pa­ro tan ele­va­da que pro­lon­ga­rá el es­tan­ca­mien­to del vo­lu­men del cré­di­to a los ho­ga­res, otros per­ci­bi­mos que en el 2015 en­tra­ron cer­ca de seis­cien­tos mil nue­vos co­ti­zan­tes y que si se man­tu­vie­ra es­ta ta­sa de ge­ne­ra­ción de em­pleo en el año 2020 ten­dría­mos el mis­mo nú­me­ro de co­ti­zan­tes que en el 2007. Es de­cir, el sec­tor fi­nan­cie­ro vi­ve un en­torno su­ma­men­te com­ple­jo que re­quie­re de ta­sas de in­fla­ción mo­de­ra­das que pro­vo­quen un cre­ci­mien­to del mar­gen de in­ter­me­dia­ción y un in­cre­men­to de los vo­lú­me­nes de cré­di­to de la clien­te­la que ge­ne­ra un ma­yor mar­gen, es de­cir, las fa­mi­lias y las mi­cro­em­pre­sas. En ca­so con­tra­rio se for­ta­le­ce­rán con­si­de­ra­ble­men­te las vo­ces que de­fien­den que el ne­go­cio ban­ca­rio ha de cre­cer vía vo­lú­me­nes y no már­ge­nes, y por tan­to, que se re­quie­re un nue­vo ma­pa de fu­sio­nes.

JUAN. S. G

PI­LAR CA­NI­CO­BA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.