LO­GRO IN­VER­SOR DE UN GA­LLE­GO EN EE.UU.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ad­mi­nis­tra­do­res muy po­ten­tes? ¿Có­mo com­pi­ten con ellos?

El ga­lle­go Da­vid Sán­chez-Tem­ble­que se enamo­ró de Nue­va Or­leans a don­de acu­dió como be­ca­rio. Se es­pe­cia­li­zó en su uni­ver­si­dad y creó un fon­do de in­ver­sión que le da bue­nos di­vi­den­dos.

Du­ran­te años, Nue­va Or­leans ha atraí­do a es­cri­to­res, pin­to­res, ar­tis­tas... Una se­duc­ción si­mi­lar le ocu­rrió al ga­lle­go Da­vid Sán­chez-Tem­ble­que cuan­do, des­pués de en­ro­lar­se como ma­ri­ne­ro con mo­ti­vo del V Cen­te­na­rio, de­ci­dió re­gre­sar, ha­cer un pos­gra­do y echar raí­ces con su mu­jer, ca­li­for­nia­na. Pri­me­ro ad­qui­rió ex­pe­rien­cia en el sec­tor fi­nan­cie­ro en Mé­xi­co, y de re­gre­so a EE.UU. fun­dó su pro­pio fon­do de in­ver­sión. En ple­na cri­sis y con más éxi­to que el es­pe­ra­do cuan­do lo creó.

—Sí, ade­más no­so­tros em­pe­za­mos de ce­ro. Pe­ro lo con­se­gui­mos por có­mo es nues­tro equi­po. Ac­ce­de­mos a esos in­ver­so­res por nues­tro ex­per­ti­se par­ti­cu­lar. En el equi­po, hay ban­que­ros de in­ver­sión, gen­te con ex­pe­rien­cia de mu­chos años en Amé­ri­ca La­ti­na, tan­to en fi­nan­cia­mien­to es­truc­tu­ra­do so­por­ta­do por ac­ti­vos, como en vi­vien­da. Pe­ro el pro­ce­so de cap­tar clien­tes es bas­tan­te di­fí­cil, lo ha­ce­mos a par­tir de un agen­te co­lo­ca­dor, un bró­ker. Pre­sen­ta­mos nues­tra es­tra­te­gia a gen­te que in­vier­te en mer­ca­dos emer­gen­tes que es nues­tro fo­co.

—¿Por qué la se­de en Mia­mi?

—Por la es­truc­tu­ra de nues­tro ne­go­cio. Nues­tros prin­ci­pa­les clien­tes son los in­ver­so­res tan­to de Es­ta­dos Uni­dos como de Ca­na­dá y ellos es­tán más al nor­te, pe­ro lo que ha­ce­mos es ren­ta­bi­li­zar su di­ne­ro en Amé­ri­ca La­ti­na y Mia­mi, es como la ca­pi­tal de Amé­ri­ca La­ti­na. Te­ne­mos ofi­ci­nas en Mia­mi, que es des­de don­de ha­ce­mos la cap­ta­ción de clien­tes, y en Ciu­dad de Mé­xi­co por­que es allí don­de in­ver­ti­mos ca­si el 80 %. Y via­jo to­do el ra­to.

—Me de­cía que fun­dó su em­pre­sa en el 2007. Un mo­men­to com­pli­ca­do con la cri­sis...

—Sí, fue com­pli­ca­do. Pe­ro con­se­gui­mos no so­lo so­bre­vi­vir sino tam­bién cre­cer, nos ha ido bien. Nos ha ido muy bien.

—¿Có­mo lo lo­gró?

—Nos ayu­dó ver, a tra­vés de nues­tros clien­tes, que eran es­ta­dou­ni- den­ses, lo que es­ta­ba ocu­rrien­do en es­te país. En Amé­ri­ca La­ti­na el im­pac­to no fue in­me­dia­to, la cri­sis se ex­por­tó, pe­ro con un año o un año y me­dio de re­tra­so. En par­ti­cu­lar, en Mé­xi­co lle­gó en el año 2009. Có­mo no­so­tros ya ha­bía­mos vis­to lo que ha­bía pa­sa­do en Es­ta­dos Uni­dos, pu­di­mos an­ti­ci­par­nos al mer­ca­do y ha­cer in­ver­sio­nes ade­cua­das.

—¿Qué can­ti­dad ad­mi­nis­tra?

—El va­lor de las em­pre­sas o los pro­yec­tos en los que estamos es de 3.000 mi­llo­nes de dó­la­res de los que no­so­tros apor­ta­mos al­re­de­dor de 300 mi­llo­nes de dó­la­res como ca­pi­tal di­rec­to.

—¿Les afec­ta la cri­sis eco­nó­mi­ca en Amé­ri­ca La­ti­na?

—Te­ne­mos un fo­co muy es­tre­cho en Mé­xi­co, y su economía, al con­tra­rio que en Bra­sil, es­tá muy li­ga­da a Es­ta­dos Uni­dos. En la me­di­da que a Es­ta­dos Uni­dos le va­ya un po­co me­jor como pa­re­ce que le es­tá yen­do la te­sis es que Mé­xi­co va a se­guir cre­cien­do en torno al 2 o 3 %. Pe­ro sí es cier­to que las pers­pec­ti­vas de Amé­ri­ca La­ti­na es­tán un po­co dis­tor­sio­na­das por ese blo­que atlán­ti­co que con­for­man Bra­sil, Ar­gen­ti­na y Ve­ne­zue­la en don­de se es­pe­ra un de­cre­ci­mien­to, pe­ro no­so­tros no te­ne­mos nin­gu­na in­ver­sión en esos paí­ses.

—Y Cu­ba, ¿se con­ver­ti­rá en un si­tio in­tere­san­te?

—Sí. Cu­ba la te­ne­mos prohi­bi­da por­que la tie­nen cen­su­ra­da nues­tros pro­pios so­cios por­que son nor­te­ame­ri­ca­nos. Pa­ra po­der en­trar ne­ce­si­ta­mos, pri­me­ro, es­ta­do de de­re­cho, que ha­ya le­yes y que es­tas se apli­quen de for­ma con­sis­ten­te. En esa me­di­da, po­dría­mos con­si­de­rar de­fi­ni­ti­va­men­te ha­cer in­ver­sio­nes en Cu­ba.

—¿Es más fá­cil ha­cer ne­go­cios en EE.UU. que en Es­pa­ña o Ga­li­cia?

—Yo nun­ca he mon­ta­do un ne­go­cio en Es­pa­ña, pe­ro sí he he­cho al­gu­nas in­ver­sio­nes y de­fi­ni­ti­va­men­te, sí. Allí es mu­cho más com­pli­ca­do. Aquí, cons­ti­tuir una em­pre­sa es co­sa de ho­ras.

—¿In­vier­te en Es­pa­ña?

— Sí, pe­ro mar­gi­nal­men­te. A uno de mis clien­tes le gus­tó Es­pa­ña por­que tem­po­ral­men­te la ban­ca se que­dó un po­co pa­ra­li­za­da y ha­bía opor­tu­ni­da­des de in­ver­sión. He­mos he­cho in­ver­sio­nes in­mo­bi­lia­rias pe­ro no es nues­tro fo­co, nues­tro fo­co es Amé­ri­ca La­ti­na.

—¿Y en Ga­li­cia?

—Te­ne­mos una in­ver­sión en Ga­li­cia pe­ro no te­ne­mos clien­tes allí. No te­ne­mos pre­sen­cia del día a día, fue al­go opor­tu­nis­ta. Pe­ro no des­car­to que pu­dié­ra­mos ex­ten­der el ne­go­cio a Ga­li­cia, de­pen­dien­do de có­mo nos va­ya. Si nos va bien po­dría­mos ha­cer una es­tra­te­gia so­lo pa­ra Es­pa­ña. Pe­ro hoy por hoy no la te­ne­mos.

Da­vid Sán­chez-Tem­ble­que, en sus ofi­ci­nas de Mia­mi

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.