UN GA­LLE­GO VEN­DE EN LON­DRES CO­CI­NAS DE TEO A LOS BRI­TÁ­NI­COS

Pre­cios ase­qui­bles y ca­li­dad son las ga­ran­tías que ofre­ce Ja­co­bo de Ra­da a sus clien­tes bri­tá­ni­cos An­tes del Reino Uni­do ya es­tu­vo en Aus­tra­lia

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ri­ta Ál­va­rez Tu­de­la

Ja­co­bo de Ra­da na­ció en Meis (Pon­te­ve­dra), pe­ro lle­va ca­si dos dé­ca­das vi­vien­do en Lon­dres. Ha­ce un tra­ba­jo que sor­pren­de a mu­chos, la venta e ins­ta­la­ción de co­ci­nas traí­das di­rec­ta­men­te des­de Ga­li­cia, en con­cre­to de Co­ci­nas Mar­cial, en Teo, A Co­ru­ña.

No siem­pre se de­di­có a es­to. Cuan­do lle­gó a Reino Uni­do en­con­tró tra­ba­jo fá­cil­men­te en el man­te­ni­mien­to de un ho­tel, pues ha­bía he­cho al­go si­mi­lar cuan­do ha­bía vi­vi­do en Aus­tra­lia, tra­ba­jan­do en el Club Es­pa­ñol en Síd­ney, que con­ta­ba en aquel en­ton­ces con la frio­le­ra de 60.000 so­cios.

Ase­gu­ra que nun­ca tu­vo pro­ble­mas de in­glés, pues aunque ha­bía lle­ga­do con el del ins­ti­tu­to, pe­ro se ocu­pa­ba él de me­jo­rar­lo con un dic­tá­fono en el que prac­ti­ca­ba por las no­ches. Tam­po­co tu­vo mie­do de en­tre­vis­tar­se con el cón­sul aus­tra­liano en Ma­drid y de­cir­le que se iba a Aus­tra­lia de tu­ris­ta tres me­ses, pe­ro que ter­mi­na­ron con­vir­tién­do­se en seis años, en par­te por su es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro.

Tras un bre­ve re­gre­so a Vi­lar­gar­cía de Arou­sa, pu­so un pie en Lon­dres jun­to a su fa­mi­lia. Del ho­tel pa­só a una em­pre­sa de cons­truc­ción y de ahí a una com­pa­ñía de co­ci­nas que ter­mi­nó que­bran­do. Con la car­te­ra de con­tac­tos he­cha y mu­chos clien­tes en el bol­si­llo, le­jos de vol­ver­se a Ga­li­cia, pre­fi­rió abrir­se ca­mino si­guien­do sus ins­tin­tos y res­pon­dien­do a la de­man­da por co­ci­nas de ca­li­dad que ha­bía en­con­tra­do.

«La gen­te aquí quie­re bue­na ca­li­dad y co­ci­nas he­chas a me­di­da, pe­ro en­ton­ces se les va de pre­su­pues­to, y ahí es don­de apa­re­ce­mos no­so­tros», ex­pli­ca De Ra­da, des­ta­can­do como en su pro­ce­so de in­ter­me­dia­rio con el clien­te y el fa­bri­can­te go­za siem­pre de bue­na co­mu­ni­ca­ción en un am­bien­te fa­mi­liar y cum­plien­do los pla­zos.

Des­de que un clien­te se po­ne en con­tac­to con él has­ta que le ha­ce la en­tre­ga de la co­ci­na pue­den pa­sar una me­dia de 30 a 40 días, pe­ro les me­re­ce la pe­na es­pe­rar por­que el pre­cio es más ase­qui­ble y el clien­te pue­de de­ci­dir ca­da de­ta­lle fren­te a la li­mi­ta­ción de mue­bles y op­cio­nes que hay en Lon­dres.

En­tre los pro­duc­tos con más ti­rón pa­ra la co­ci­na, los la­ca­dos pe­ro tam­bién pie­dra en co­lor ne­gro y si­les­to­ne en blan­co y gris. Ade­más, mu­chos con­fían tam­bién en él pa­ra los ba­ños y otros mue­bles. «Aquí siem­pre hay tra­ba­jo y fun­cio­na el bo­ca a bo­ca. La mi­tad de mi clien­te­la aho­ra es es­pa­ño­la», cuen­ta De Ra­da, a la es­pe­ra de que lle­gue a Lon­dres su ami­go de la in­fan­cia, Ma­nuel Ángel Ri­vas, pa­ra su­mar­se al ne­go­cio y ayu­dar­le a abar­car más mer­ca­do.

PÚ­BLI­CO MÁS FLE­XI­BLE

Pa­ra es­te cons­truc­tor, el pú­bli­co bri­tá­ni­co es más fle­xi­ble que el es­pa­ñol, en el sen­ti­do de que acep­tan más opi­nio­nes de un ex­per­to y no lle­gan con ideas fi­jas. Ade­más, tam­bién ad­mi­ra su ca­pa­ci­dad de de­ci­sión. «Sé que en me­nos de 24 ho­ras des­pués de pre­sen­tar­les el di­se­ño me van a con­tes­tar», di­ce De Ra­da, mien­tras se ríe y aña­de, «y aquí tam­po­co hay pro­ble­mas de pa­go, la mi­tad del im­por­te lo pa­gan por ade­lan­tan­do y el res­to en el mo­men­to de la en­tre­ga».

Sin em­bar­go, no to­do es fá­cil. La­men­ta el trá­fi­co de Lon­dres y lo di­fí­cil que es apar­car la fur­go­ne­ta en mu­chas ca­lles cuan­do hay que ha­cer una en­tre­ga y des­car­gar ca­jas lle­ga­das des­de Ga­li­cia y he­rra­mien­ta pa­ra la ins­ta­la­ción. Eso por no ha­blar de los edi­fi­cios an­ti­guos, don­de las pa­re­des y los sue­los es­tán a des­ni­vel, dán­do­le más de un do­lor de ca­be­za a la ho­ra del mon­ta­je.

Ase­gu­ra que los clien­tes de­ci­den ca­da de­ta­lle fren­te a las li­mi­ta­cio­nes de la ofer­ta mo­bi­lia­ria que hay en Lon­dres

| RI­TA ÁL­VA­REZ

Ja­co­bo de Ra­da lle­va vein­te años sur­tien­do de co­ci­nas he­chas en Ga­li­cia des­de ha­ce 20 años

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.