Deses­ta­cio­na­li­zar: peor es no in­ten­tar­lo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Cris­tó­bal Ra­mí­rez

Deses­ta­cio­na­li­zar es pa­la­bra má­gi­ca en el mundo del tu­ris­mo. Todos los paí­ses bus­can esa pie­dra fi­lo­so­fal que les per­mi­ta au­men­tar su ni­vel de ocu­pa­ción. Uto­pía pu­ra. Baúl de ex­pe­rien­cias a ver si de la chis­te­ra sa­le el co­ne­jo. Pe­ro peor es no in­ten­tar­lo. De mo­do que co­mu­ni­da­des y paí­ses se afa­nan en la bús­que­da de esa fór­mu­la es­cu­rri­di­za. Y, re­cien­te­men­te, tam­bién al­gu­nos ayun­ta­mien­tos.

En Ga­li­cia hay dos ejem­plos pe­que­ños, pe­ro que in­vi­tan a la reflexión: Pa­drón y Pa­ra­da de Sil. El pri­me­ro dis­pa­ró to­das sus ba­las du­ran­te la le­gis­la­tu­ra pa­sa­da, so­bre to­do los dos úl­ti­mos años, de la mano de una muy ac­ti­va, atre­vi­da y crea­ti­va con­ce­jal lla­ma­da Carmen Lois, en­ton­ces —que no aho­ra— res­pon­sa­ble de la di­na­mi­za­ción cul­tu­ral que vi­vió el ayun­ta- mien­to co­ru­ñés. Des­de char­las en ca­fés has­ta vi­si­tas a la lim­pie­za del cas­ti­llo de A Ro­cha Blan­ca. Adiós Carmen Lois, adiós in­ten­tos de deses­ta­cio­na­li­za­ción que mo­vían la economía lo­cal. En una me­di­da mo­des­ta, pe­ro la mo­vían.

El se­gun­do es un mu­ni­ci­pio ou­ren­sano con una al­cal­de­sa que lu­cha con­tra la des­po­bla­ción, lleno de re­cur­sos na­tu­ra­les (Ca­ñón do Sil, Ca­ñón do Mao) y pro­duc­tos tu­rís­ti­cos (ru­tas de sen­de­ris­mo con tec­no­lo­gía de van­guar­dia y sin ella, vi­si­tas a bo­de­gas, tum­bas me­die­va­les ex­ca­va­das) que fun­cio­nan ma­ra­vi­llo­sa­men­te bien en tem­po­ra­da al­ta, pa­raí­so de na­cio­na­les, pe­ro tam­bién de mu­chos ex­tran­je­ros. Ga­li­cia es es­ta­do pu­ro.

¿Qué ha­cen en tem­po­ra­da ba­ja? Sus po­si­bi­li­da­des son po­cas, e in­clu­so el mo­nas­te­rio de Santa Cris­ti­na es­tá ce­rra­do, pe­ro atraen a los ami­gos ha­cien­do un ho­me­na­je a al­guien del pue­blo que con­si­de­ran que lle­vó con dig­ni­dad el nom­bre de Pa­ra­da de Sil por el mundo ade­lan­te (pri­ma­ve­ra), un con­cier­to de mú­si­ca de raí­ces en di­cho mo­nas­te­rio (oc­tu­bre), an­dai­na (oc­tu­bre tam­bién) y Fes­ta da Pi­sa, jor­na­das mi­co­ló­gi­cas y ma­ra­tón fo­to­grá­fi­co, a lo que se su­ma el con­cur­so de mi­cro­rre­la­tos que es­tá con­vo­ca­do aho­ra mis­mo.

Como se ve, tam­bién se apo­ya en la cul­tu­ra. En es­te ca­so tam­po­co se pre­ten­de atraer a gen­te de la le­ja­nía, al­go po­co pro­ba­ble de­bi­do a las co­mu­ni­ca­cio­nes (a una ho­ra y tres cuar­tos de San­tia­go, por ejem­plo), pe­ro sí a quie­nes es­tán a una dis­tan­cia ra­zo­na­ble, po­ten­cian­do el he­cho de que ami­gos y fa­mi­lia­res vi­ven no le­jos de allí: Ou­ren­se, Xin­zo de Li­mia, A Rúa… Es de­cir, en el fon­do re­cur­sos en­dó­ge­nos, pe­ro que dan vi­da al ayun­ta­mien­to, mue­ven sus ar­cas aunque sea po­co y, so­bre to­do, pro­yec­tan el nom­bre pen­san­do en sos­te­ner­se en tem­po­ra­da ba­ja pa­ra po­ten­ciar la al­ta. O sea, una deses­ta­cio­na­li­za­ción me­ra­men­te ins­tru­men­tal pe­ro dig­na de ala­ban­za.

Por otra par­te, se han he­cho pú­bli­cas las ci­fras de A Ma­ri­ña du­ran­te los on­ce pri­me­ros me­ses del año pa­sa­do, y que se re­su­men en 126.000 pa­sa­je­ros alo­ja­dos, lo cual sig­ni­fi­ca una subida del 11 % con re­la­ción al mis­mo pe­río­do del 2014, al­go en lo que tu­vo mu­cho que ver la reor­de­na­ción de As Ca­te­drais. El in­cre­men­to de la de­man­da fue del 11,49 % (tu­ris­mo na­cio­nal) y 13,23 % (tu­ris­mo in­ter­na­cio­nal), con una subida de ocu­pa­ción del 3,23 %. Y es que to­do el sec­tor es­tá vi­vien­do en Ga­li­cia un mo­men­to dul­ce.

Los mi­ra­do­res per­mi­ten dis­fru­tar de ex­tra­or­di­na­rias vis­tas a los ca­ño­nes del Sil

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.