DES­PI­DO-IM­PA­GOS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS -

¿So­bre qué ba­se hay que cal­cu­lar la in­dem­ni­za­ción por des­pi­do de un tra­ba­ja­dor ex­pa­tria­do?

Una re­cien­te sen­ten­cia del Tri­bu­nal Su­pre­mo fa­vo­re­ce la po­si­ción de es­te co­lec­ti­vo de tra­ba­ja­do­res, da­do que es­ta­ble­ce que en el cálcu­lo de la in­dem­ni­za­ción por des­pi­do de los ex­pa­tria­dos hay que in­cluir el sa­la­rio «adi­cio­nal» abo­na­do al tra­ba­ja­dor por es­tar des­pla­za­do en otro país, aunque ya ha­ya vuel­to del des­pla­za­mien­to.

En de­fi­ni­ti­va, si el tra­ba­ja­dor co­bra­ba un com­ple­men­to por mo­vi­li­dad en el ex­tran­je-

El co­bro de los im­pa­ga­dos re­quie­re gran es­fuer­zo y de­ter­mi­na­ción por el acree­dor. En pri­mer lu­gar, de­be in­ten­tar­se una re­cla­ma­ción amis­to­sa, pe­ro de tal for­ma que no que­de en me­ras pa­la­bras, sino que hay que intentar con­se­guir un re­co­no­ci­mien­to es­cri­to de la deu­da y un com­pro­mi­so efec­ti­vo y con­cre­to de pa­go.

Si se man­tie­ne la ne­ga­ti­va del deu­dor a aten­der a sus obli­ga­cio­nes, el acree­dor de­be­rá de­ci­dir in­ter­po­ner una re­cla­ma­ción ju­di­cial. Hay di­ver­sos pro­ce­di­mien­tos pa­ra es­te fin —ver­bal, or­di­na­rio y mo­ni­to­rio, fun­da­men­tal­men­te—; pe­ro qui­zás el más sen­ci­llo sea es­te úl­ti­mo —pro­ce­di­mien­to mo­ni­to­rio—, pues pue­de ini­ciar­se sin abo­ga­do, me­dian­te

ro, nor­mal­men­te un por­cen­ta­je so­bre su re­mu­ne­ra­ción, pa­ra fi­jar la in­dem­ni­za­ción con arre­glo al pro­me­dio sa­la­rial del úl­ti­mo año es ne­ce­sa­rio in­cluir en el cómpu­to ese com­ple­men­to de mo­vi­li­dad en el ex­tran­je­ro, da­da su na­tu­ra­le­za sa­la­rial; pues no su­ple gas­tos, ni se tra­ta de die­tas por des­pla­za­mien­to y/o ma­nu­ten­ción y trans­por­te, da­do que pue­de ser con­si­de­ra­do un com­ple­men­to de pues­to de tra­ba­jo.

Soy un pe­que­ño em­pre­sa­rio y, su­pon­go que como mu­cha gen­te, ten­go fac­tu­ras im­pa­ga­das de mis clien­tes. He lla­ma­do por te­lé­fono al deu­dor pa­ra intentar su co­bro y me res­pon­de ama­ble­men­te, pe­ro no me pa­ga. ¿Qué pue­do ha­cer?

unos mo­de­los nor­ma­li­za­dos, acom­pa­ñan­do la fac­tu­ra/s. Sin em­bar­go, si el deu­dor se opo­ne a la re­cla­ma­ción, de­be­rá nom­brar­se abo­ga­do, trans­for­mán­do­se el pro­ce­di­mien­to en un jui­cio ver­bal, u or­di­na­rio, de­pen­dien­do de la cuan­tía re­cla­ma­da. Tam­bién pue­de ins­tar­se el pro­ce­di­mien­to ver­bal sin abo­ga­do, has­ta cier­ta cuan­tía, pe­ro re­vis­te ma­yo­res for­ma­li­da­des.

Si tras es­ta re­cla­ma­ción ju­di­cial, ob­tu­vie­re una sen­ten­cia fa­vo­ra­ble con­de­nan­do al deu­dor al pa­go de la can­ti­dad re­cla­ma­da, de­be­rá acu­dir a un pro­fe­sio­nal de la abo­ga­cía pa­ra ha­cer efec­ti­vo su de­re­cho al co­bro, a tra­vés de la eje­cu­ción de la res­pec­ti­va re­so­lu­ción ju­di­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.