El quios­co La Per­la

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - HIS­TO­RIAS DE GALICIA - Fer­nan­do Sal­ga­do

Era, sin dis­cu­sión, el rey de la hos­te­le­ría ga­lle­ga. Se lla­ma­ba Jo­sé Ma­ría Ro­drí­guez Par­do y de­di­có su vi­da, con es­pe­cial in­ten­si­dad en los de­ce­nios de trán­si­to en­tre los si­glos XIX y XX, a fun­dar lu­jo­sos ca­fés, ho­te­les con­for­ta­bles y res­tau­ran­tes de pos­tín. Ini­ció la siem­bra con una mo­des­ta semilla: el quios­co de be­bi­das La Per­la, el pri­me­ro que se ins­ta­ló en el Re­lleno co­ru­ñés. De­vo­to de Cas­to Mén­dez Nú­ñez, con­vir­tió el nom­bre del ilus­tre ma­rino en san­to y se­ña de in­nu­me­ra­bles es­ta­ble­ci­mien­tos es­par­ci­dos por el nor­te de Es­pa­ña.

El bau­tis­mo em­pre­sa­rial de Jo­sé Ma­ría Ro­drí­guez Par­do, un jo­ven co­ru­ñés de ex­trac­ción hu­mil­de que con­ta­ba trein­ta y dos años a la sa­zón, se pro­du­jo en 1877. El es­ce­na­rio de sus pri­me­ros pa­sos con­sis­tía en una ex­pla­na­da ro­ba­da a la bahía co­ru­ñe­sa cin­co años an­tes, ba­jo la di­rec­ción del in­ge­nie­ro Ce­le­do­nio Uri­be. El so­lar, des­pro­vis­to de edi­fi­ca­cio­nes o cual­quier otro adi­ta­men­to, ade­más de pro­por­cio­nar una nue­va fa­cha­da a la ur­be, es­ta­ba lla­ma­do a con­ver­tir­se en el co­ra­zón ver­de de A Co­ru­ña: los ac­tua­les jar­di­nes de Mén­dez Nú­ñez. Pe­ro en­ton­ces era, sim­ple­men­te, el Re­lleno.

LA PER­LA, QUIOS­CO PIO­NE­RO

En la de­sér­ti­ca pla­ni­cie pro­po­ne Ro­drí­guez Par­do y acep­ta el ayun­ta­mien­to, abor­ta­da su ten­ta­ción ini­cial de cons­truir vi­vien­das, le­van­tar un quios­co de be­bi­das cons­trui­do en ma­de­ra y que lle­va­rá por nom­bre La Per­la. La suer­te de aquel pro­yec­to, al igual que otras ini­cia­ti­vas si­mi­la­res que ven­drían des­pués, la co­no­ce­mos por un es­tu­dio de Xo­sé Fernández Fernández, pro­fe­sor de la Es­cue­la Téc­ni­ca Su­pe­rior de Ar­qui­tec­tu­ra. El 15 de ju­nio de 1877, el ar­qui­tec­to Faus­tino Do­mín­guez fir­ma los pla­nos del quios­co: «Un pe­que­ño ca­fe­tín de agra­da­ble di­se­ño que ocu­pa­ba el te­rreno en que hoy se le­van­ta el Co­pa­ca­ba­na». Diez días des­pués, los mu­ní­ci­pes con­ce­den la li­cen­cia pa­ra su cons­truc­ción. Ro­drí­guez Par­do dis­po­ne ya del tram­po­lín que lo im­pul­sa­rá a la ci­ma de la hos­te­le­ría ga­lle­ga.

La Per­la fue ga­nan­do, pro­gre­si­va­men­te, am­pli­tud y so­fis­ti­ca­ción. En 1880, el em­pre­sa­rio cie­rra el en­torno del es­ta­ble­ci­mien­to con pe­que­ños ar­bus­tos y crea un es­pa­cio más re­ser­va­do pa­ra la co­lo­ca­ción de me­sas y ve­la­do­res. «Es­te tin­gla­do de ma­de­ra —es­cri­be Xo­sé Fernández— pro­por­cio­nó des­can­so y re­creo a los pri­me­ros co­ru­ñe­ses que se acer­ca­ron a los jar­di­nes del Re­lleno, y pin­gües be­ne­fi­cios a su pro­mo­tor, el con­ce­jal Ro­drí­guez Par­do».

En 1885 cam­bia mo­men­tá­nea­men­te la ubi­ca­ción del quios­co, pa­ra fa­ci­li­tar obras de pa­vi­men­ta­ción, pe­ro re­gre­sa a su em­pla­za­mien­to ori­gi­nal un lus­tro des­pués. Y en 1911 ex­pe­ri­men­ta una trans­for­ma­ción ra­di­cal. Ar­tís­ti­cos ar­cos, apo­ya­dos en co­lum­nas de fun­di­ción y ce­rra­dos con vi­drie­ras con­fie­ren a La Per­la una her­mo­sa ima­gen mo­der­nis­ta. Pe­ro ape­nas dis­fru­ta­rá del nue­vo look un par de años, por­que a fi­na­les de 1913 ca­du­ca la li­cen­cia de ex­plo­ta­ción y el quios­co pio­ne­ro es des­man­te­la­do.

DE­BA­TE MU­NI­CI­PAL

Pa­ra en­ton­ces, los pin­gües be­ne­fi­cios ha­bían mer­ma­do gran­de­men­te. A La Per­la le ha­bían sur­gi­do com­pe­ti­do­res a dies­tro y si­nies­tro, has­ta com­po­ner un abi­ga­rra­do mo­sai­co de quios­cos que sa­tu­ra­ban el te­rreno ga­na­do al mar. Y el ayun­ta­mien­to, siem­pre con las ar­cas anémi­cas, de­man­da­ba un bo­ca­do ca­da vez ma­yor del ne­go­cio. El de­ba­te anual de los pre­su­pues­tos mu­ni­ci­pa­les in­cluía ha­bi­tual­men­te un ri­fi­rra­fe so­bre las con­ce­sio­nes or­tor­ga­das y las ta­ri­fas apli­ca­das a los hos­te­le­ros del Re­lleno.

En no­viem­bre de 1907 —se de­ba­tían las cuen­tas pa­ra el año si­guien­te— sal­tan chis­pas en la cor­po­ra­ción mu­ni­ci­pal. Se pro­nun­cian pa­la­bras grue­sas y se re­gis­tran al­ter­ca­dos. Ya co­mo ape­ri­ti­vo se dis­cu­te la le­ga­li­dad de que to­me par­te en el de­ba­te Mar­ce­lino Ro­drí­guez Rou­co, hi­jo de nues­tro pro­ta­go­nis­ta y con­ce­jal co­mo lo ha­bía si­do su pa­dre. Se aprue­ban nue­vas con­ce­sio­nes, to­das las so­li­ci­ta­das me­nos una, re­cha­za­da es­ta con el pre­tex­to de que no hay más es­pa­cio. Pe­ro aún fal­ta el punto fuer­te: las ta­ri­fas exi­gi­bles a los con­ce­sio­na­rios.

Des­pués de fuer­tes dis­cu­sio­nes y transac­cio­nes, se acuer­da fi­jar el ca­non por ocu­pa­ción del te­rreno pú­bli­co en tres pe­se­tas por me­tro cua­dra­do. La Per­la ocu­pa el cen­tro de la diana de los dar­dos. El es­ta­ble­ci­mien­to vie­ne pa­gan­do, des­de co­mien­zos de si­glo, 30 pe­se­tas al mes. Ci­fra irri­so­ria, coin­ci­den to­dos los edi­les. Con la nue­va ta­ri­fa, la de­fi­ni­ti­va­men­te apro­ba­da, su ca­non se mul­ti­pli­ca por más de cua­ren­ta: 1.218 pe­se­tas. Ci­fra a to­das lu­ces exa­ge­ra­da, que co­lo­ca un re­jón de muer­te a la via­bi­li­dad del ne­go­cio de Jo­sé Ma­ría Ro­drí­guez Par­do, pe­ro que nos da una idea de las di­men­sio­nes que ha­bía ad­qui­ri­do. A par­tir de 1908, La Per­la te­nía que pa­gar 378 pe­se­tas al mes por los 126 me­tros cua­dra­dos que ocu­pa­ba el edi­fi­cio y otras 840 pe­se­tas por los 280 me­tros cua­dra­dos del quios­co y el jar­di­ni­llo que lo abra­za­ba. A La Per­la, des­pués del tor­men­to­so pleno mu­ni­ci­pal, aún le que­dan seis años de vi­da. Des­co­noz­co si el ayun­ta­mien­to le ali­ge­ró la pe­sa­da car­ga, si el ne­go­cio con­ti­nuó sien­do ren­ta­ble pe­se a la vo­ra­ci­dad mu­ni­ci­pal o si el em­pre­sa­rio lo man­tu­vo en pér­di­das du­ran­te ese pe­río­do. En to­do ca­so, cuan­do la pi­que­ta arra­sa el más an­ti­guo quios­co del Re­lleno, a fi­na­les de 1913, ya so­lo tie­ne un va­lor sen­ti­men­tal pa­ra Ro­drí­guez Par­do. Ha­bía si­do su ram­pa de lan­za­mien­to ha­cia em­pre­sas más am­bi­cio­sas y son es­tas las que con­cen­tran aho­ra sus des­ve­los.

Du­ran­te las ca­si cua­tro dé­ca­das que du­ró la tra­ve­sía de La Per­la, Ro­drí­guez Par­do ha­bía fun­da­do no me­nos —el re­cuen­to es­tá por ha­cer— de una vein­te­na de ele­gan­tes es­ta­ble­ci­mien­tos de hos­te­le­ría —la ma­yo­ría, bau­ti­za­dos con el nom­bre de Mén­dez Nú­ñez— en Galicia y cor­ni­sa can­tá­bri­ca. So­lo en A Co­ru­ña po­seía, a dos pa­sos del em­ble­má­ti­co quios­co, el Pa­la­ce Ho­tel, el ca­fé Orien­tal, el ca­fé de Mén­dez Nú­ñez y el res­tau­ran­te Ideal Room. Al­gu­nos de ellos los vi­si­ta­re­mos en pró­xi­mas en­tre­gas de es­ta se­rie.

| FO­TO: AL­BER­TO MAR­TÍ | DI­BU­JO TO­MA­DO DE XO­SÉ FERNÁNDEZ (UDC): «UNA

Jar­di­nes de Mén­dez Nú­ñez, a prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do, y al­za­dos del quios­co La Per­la, di­se­ña­dos por el ar­qui­tec­to Faus­tino Do­mín­guez en 1877

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.