MÁS DE 900.000 AHO­RRA­DO­RES VÍC­TI­MAS DE UNA ES­TA­FA

A tra­vés de prés­ta­mos en­tre par­ti­cu­la­res, una com­pa­ñía ha es­ta­fa­do más de 7.000 mi­llo­nes de eu­ros Una es­tra­te­gia si­mi­lar a la de Ma­doff en EE.UU.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Sa­ra R. Es­te­lla

Fue­ron 7.000 mi­llo­nes de eu­ros, muy le­jos de los 17.500 mi­llo­nes que es­ta­fó Ber­nie Ma­doff en EE.UU., pe­ro la mo­da­li­dad de en­ga­ño era muy pa­re­ci­da. Más de 900.000 pe­que­ños aho­rra­do­res ha si­do víc­ti­mas de una es­ta­fa pi­ra­midal en el gi­gan­te chino des­ta­pa­da re­cien­te­men­te.

Ha­ce un año, un pres­ti­gio­so dia­rio de ne­go­cios chino nom­bró a Ezu­bao como «la pla­ta­for­ma fi­nan­cie­ra on-li­ne del mo­men­to» y su mar­ca co­pa­ba mi­nu­tos en la te­le­vi­sión es­ta­tal. Su fun­da­dor, Ding Ning, de 34 años, era el pro­to­ti­po de un em­pre­sa­rio de éxi­to: asis­tía a res­tau­ran­tes ca­ros, ves­tía siem­pre con mar­cas de lu­jo y su com­pa­ñía no de­ja­ba de au­men­tar sus be­ne­fi­cios pe­se a que él no te­nía for­ma­ción fi­nan­cie­ra. Un reino de apa­rien­cias que es­con­día la ma­yor es­ta­fa pi­ra­midal de la his­to­ria de Chi­na.

Fue en­ton­ces, cuan­do Jiang, un hom­bre de 60 años que pre­fie­re que le nom­bre­mos con un ape­lli­do fal­so, de­ci­dió in­ver­tir en esa pla­ta­for­ma de prés­ta­mos en­tre par­ti­cu­la­res (co­no­ci­dos como P2P). «Ca­si todos mis ami­gos y mis fa­mi­lia­res ha­bían in­ver­ti­do en Ezu­bao, pe­ro yo te­nía mis du­das. Sin em­bar­go, al ver los anun­cios en la pren­sa y en la te­le­vi­sión pú­bli­ca, pen­sé que no era po­si­ble que fue­ra un frau­de», cuen­ta a La Voz.

A me­dia­dos del 2015, cuan­do la com­pa­ñía ce­le­bra­ba un año de su fun­da­ción, Jiang in­vir­tió 150.000 yua­nes, al­go más de 20.000 eu­ros, que su­po­ne una for­tu­na pa­ra un tra­ba­ja­dor de pro­vin­cias como él. Hoy es uno de los más de 900.000 in­ver­so­res que han si­do es­ta­fa­dos y en­ga­ña­dos por la fir­ma.

Ese im­pe­rio ima­gi­na­rio se vio des­ta­pa­do es­ta semana, cuan­do la po­li­cía chi­na arres­tó a 21 per­so­nas, en­tre ellas el di­rec­tor Ding Ning, acu­sa­das de or­ques­tar la ma­yor es­ta­fa pi­ra­midal de la his­to­ria del país. Se les acu­sa de ha­ber ro­ba­do más de 7.000 mi­llo­nes de eu­ros a ba­se de ofre­cer ré­di­tos muy su­pe­rio­res a los in­tere­ses ban­ca­rios, se­gún ha de­ta­lla­do la pren­sa es­ta­tal. La te­le­vi­sión es­ta­tal, al­ta­voz en su día de las ma­ra­vi­llas de Ezu­bao, in­clu­so emi­tió los ví­deos de las con­fe­sio­nes de dos de los de­te­ni­dos.

«Por lo que sé, el 95 % de los pro­yec­tos de in­ver­sión eran fal­sos», de­cla­ró Yong Lei, uno de los di­rec­ti­vos de la com­pa­ñía con se­de en la pro­vin­cia de An­hui, cer­ca de Shang­hái. Se­gún la agen­cia ofi­cial de no­ti­cias Xin­hua, Ezu­bao des­via­ba los fon­dos que re­cau­da­ba de sus in­ver­so­res di­rec­ta­men­te a las cuen­tas de sus je­fes, que los uti­li- za­ban pa­ra fi­nan­ciar sus ca­pri­chos per­so­na­les. Ade­más, el di­ne­ro que aca­ba­ba de en­trar en la em­pre­sa tam­bién se uti­li­za­ba pa­ra pa­gar las deu­das con quie­nes ha­bían in­ver­ti­do en los co­mien­zos de la com­pa­ñía.

EX­CA­VA­DO­RAS PA­RA ES­CLA­RE­CER LA TRA­MA

La in­ves­ti­ga­ción co­men­zó en di­ciem­bre y sus ca­be­ci­llas ha­bían en­te­rra­do bol­sos lle­nos de do­cu­men­tos a seis me­tros ba­jo tie­rra, por lo que la po­li­cía tu­vo que en­trar con má­qui­nas ex­ca­va­do­ras pa­ra re­cu­pe­rar­los. Aunque no su­pera la tra­ma or­ga­ni­za­da por Ber­nie Ma­doff que se hi­zo con 17.500 mi­llo­nes de eu­ros en el 2008, sí sor­pren­de la ra­pi­dez con la que se ha desa­rro­lla­do, en ape­nas 18 me­ses.

Al ca­lor de su me­teó­ri­co cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, el ne­go­cio de los prés­ta­mos P2P ha cre­ci­do rá­pi­da­men­te en Chi­na. Se­gún Mor­gan Stan­ley, el año pa­sa­do el vo­lu­men de es­tas transac­cio­nes su­pe­ró al de Es­ta­dos Uni­dos. En­tre las som­bras, des­ta­can los nu­me­ro­sos ca­sos de re­cau­da­ción ile­gal que aho­ra el go­bierno chino se ha pro­pues­to ata­jar con nue­vas re­gu­la­cio­nes. Es­te es­cán­da­lo po­dría mi­nar la con­fian­za de los in­ver­so­res en todos los ám­bi­tos, al­go que las au­to­ri­da­des chi­nas no pue­den per­mi­tir cuan­do aún tra­tan de equi­li­brar la vo­la­ti­li­dad de sus bol­sas des­pués del des­ca­la­bro de prin­ci­pios de es­te año.

La pla­ta­for­ma des­via­ba el di­ne­ro a las cuen­tas de los je­fes pa­ra fi­nan­ciar sus ca­pri­chos per­so­na­les

| AFP

Lo­go­ti­po de la pla­ta­for­ma que fi­gu­ra en la fa­cha­da de uno de los edi­fi­cios de Ezu­bao en Hangz­hou

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.