CO­TI­ZA­CIO­NES-RIES­GOS

Tra­ba­jo pa­ra una em­pre­sa es­pa­ño­la que tie­ne pre­vis­to des­pla­zar­me un año a un país de la UE. ¿Pue­do man­te­ner las co­ti­za­cio­nes a la Se­gu­ri­dad So­cial es­pa­ño­la? Soy ad­mi­nis­tra­dor de una pe­que­ña em­pre­sa y es­toy im­plan­tan­do un me­ca­nis­mo de pre­ven­ción de res­pon

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS -

Como nor­ma ge­ne­ral, los tra­ba­ja­do­res des­pla­za­dos es­tán so­me­ti­dos a la Se­gu­ri­dad So­cial del país en el que ejer­cen su ac­ti­vi­dad la­bo­ral. No obs­tan­te, si se tra­ta de un des­pla­za­mien­to tem­po­ral, pue­den man­te­ner las co­ti­za­cio­nes es­pa­ño­las so­li­ci­tan­do an­te la Di­rec­ción Pro­vin­cial de la Te­so­re­ría Ge­ne­ral de la SS, o Ad­mi­nis­tra­cio­nes de la mis­ma, la ex­pe­di­ción del co­rres­pon­dien­te cer­ti­fi­ca­do de des­pla­za­mien­to.

La em­pre­sa efec­tua­rá su so­li­ci­tud me­dian­te el mo­de­lo

T.A.300. Tras la pre­sen­ta­ción del for­mu­la­rio, la di­rec­ción pro­vin­cial o ad­mi­nis­tra­ción co­rres­pon­dien­te cer­ti­fi­ca­rá que el tra­ba­ja­dor con­ti­núa so­me­ti­do a la le­gis­la­ción es­pa­ño­la de Se­gu­ri­dad So­cial du­ran­te su des­pla­za­mien­to en ese país, me­dian­te la ex­pe­di­ción del co­rres­pon­dien­te mo­de­lo A1. El pe­río­do de des­pla­za­mien­to no po­drá ser su­pe­rior a 12 me­ses. En ca­so de que la es­tan­cia ex­ce­da de di­cho pla­zo, po­drá so­li­ci­tar­se una pró­rro­ga por un pe­río­do de otros 12 me­ses.

Es cier­to, si no se tie­ne cier­tas pre­ven­cio­nes. La res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal de las per­so­nas ju­rí­di­cas afec­ta no so­lo a los de­li­tos que se ori­gi­nen en su or­ga­ni­za­ción, sino que tam­bién pue­de ex­ten­der­se a los de­li­tos per­pe­tra­dos por ter­ce­ros — pro­vee­do­res, au­tó­no­mos, etc…— que pres­ten ser­vi­cios a la com­pa­ñía.

Tal res­pon­sa­bi­li­dad se ba­sa en un de­ber de vigilancia, con­trol y su­per­vi­sión de los ter­ce­ros con quie­nes con­tra­tan, en cuan­to so­me­ti­dos a su au­to­ri­dad. Se re­quie­re, pa­ra impu­tar a la em­pre­sa el de­li­to pe­nal co­me­ti­do por los ter­ce­ros, que es­te re­por­te un be­ne­fi­cio a la com­pa­ñía —por

ejem­plo, el ase­sor fis­cal de la com­pa­ñía co­me­ta un de­li­to que be­ne­fi­cie a és­ta—.

Una re­cien­te cir­cu­lar de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do ad­vier­te que bas­ta­rá pa­ra impu­tar el de­li­to a la em­pre­sa que los ter­ce­ros es­tén ba­jo la su­per­vi­sión, con­trol, vigilancia de la em­pre­sa; sin ne­ce­si­dad de que exis­ta una «vin­cu­la­ción for­mal con la em­pre­sa a tra­vés de un con­tra­to la­bo­ral o mer­can­til».

La so­lu­ción pa­sa por exi­gir un mo­de­lo de pre­ven­ción pe­nal rea­li­za­do por los ter­ce­ros, pues, en ca­so con­tra­rio, se co­rre el ries­go de que se le im­pu­te a la em­pre­sa el de­li­to/s co­me­ti­do/s por un ter­ce­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.