Los Mén­dez Nú­ñez

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - HISTORIAS DE GALICIA - Fer­nan­do Salgado

Cas­to Mén­dez Nú­ñez, el hé­roe del Ca­llao al que se atri­bu­ye la má­xi­ma de «más va­le hon­ra sin bar­cos que bar­cos sin hon­ra», falleció en Pon­te­ve­dra en 1869. Una dé­ca­da des­pués, el co­ru­ñés Jo­sé Ma­ría Rodríguez Par­do, due­ño del quios­co La Per­la, co­men­zó a sem­brar un ro­sa­rio de ca­fés, en su ma­yo­ría bau­ti­za­dos con el nom­bre del ma­rino vi­gués, en los sur­cos más cén­tri­cos de las ciu­da­des ga­lle­gas y de la cor­ni­sa can­tá­bri­ca. Pro­ba­ble­men­te —el re­cuen­to mi­nu­cio­so aún no se hi­zo— fun­dó más de vein­te es­ta­ble­ci­mien­tos.

En 1884 co­rrió por Vi­go la es­pe­cie de que ha­bían lle­ga­do a puer­to, a bor­do de un va­por de ca­bo­ta­je y con­sig­na­dos a nom­bre de un tal Jo­sé Ma­ría Rodríguez, va­rios sa­cos de achi­co­ria. La no­ti­cia irri­tó so­bre­ma­ne­ra al pro­pie­ta­rio del ca­fé Mén­dez Nú­ñez de la ciu­dad, que la con­si­de­ró ori­gi­na­da por «la ma­la fe» de al­guien. En sus es­ta­ble­ci­mien­tos ja­más se con­su­mió aquel su­ce­dá­neo del ca­fé y así lo hi­zo cons­tar en carta al di­rec­tor del Dia­rio de Vi­go: «Nun­ca hice uso de se­ma­jan­te pol­vo en los ca­fés de mi pro­pie­dad, que ten­go es­ta­ble­ci­dos tan­to aquí como en Co­ru­ña, Lu­go y Oren­se, sino de pu­ro ca­fé de Puer­to Ri­co, pu­dien­do acre­di­tar­lo siem­pre por me­dio de quí­mi­cos a la per­so­na que lo so­li­ci­te».

La carta cons­ta­ta que, a esa fe­cha, Jo­sé Ma­ría Rodríguez Par­do ya ha­bía pro­crea­do y bau­ti­za­do con el nom­bre de Mén­dez Nú­ñez cua­tro ca­fés —o ca­fés-res­tau­ran­tes—: el pri­mo­gé­ni­to, em­pla­za­do en A Co­ru­ña, y los otros tres, en San­tia­go, Lu­go y Ou­ren­se. Pron­to abri­ría el quin­to en San­tia­go y, aunque no he po­di­do con­fir­mar la pa­ter­ni­dad en es­tos ca­sos, los de Pon­te­ve­dra y Fe­rrol. Y des­pués, a rit­mo cre­cien­te, en Bil­bao y otras lo­ca­li­da­des es­pa­ño­las. «To­do ca­fé que exis­ta aún en Es­pa­ña que se de­no­mi­ne de Mén­dez Nú­ñez, a Jo­sé Ma­ría el co­ru­ñés se lo de­be», es­cri­bió el ga­lle­guis­ta An­tón Vi­llar Pon­te en abril de 1924, dos años des­pués de la muer­te de Rodríguez Par­do.

En su sem­blan­za del em­pre­sa­rio, pu­bli­ca­da en el dia­rio Ga­li­cia, el fun­da­dor de las Ir­man­da­des da Fa­la re­cor­da­ba a Rodríguez Par­do como un «hom­bre de mo­des­ta ex­trac­ción» que, gra­cias a su «di­na­mis­mo fe­cun­do y su po­si­ti­vo genio in­dus­trial», fun­dó «mul­ti­tud de ca­fés», los bau­ti­zó con el nom­bre de Mén­dez Nú­ñez a cu­ya fi­gu­ra pro­fe­sa­ba fer­vo­ro­sa de­vo­ción, y al­can­zó «las en­vi­dia­bles al­tu­ras del pres­ti­gio ciu­da­dano».

HIS­TO­RIAS DE CA­FÉ

En aque­llos ele­gan­tes es­ta­ble­ci­mien­tos, en­tre el aro­ma del ca­fé, el hu­mo del tabaco y los sones de los gru­pos mu­si­ca­les que ani­ma­ban el lo­cal, se hi­zo his­to­ria o se cap­ta­ron sus ecos. En el Mén­dez Nú­ñez de Vi­go se es­cu­chó por pri­me­ra vez el fo­nó­gra­fo en Ga­li­cia: lo tra­jo un ame­ri­cano de Chica­go, un tal Mr. Shel­ton, en 1893, y los clien­tes del ca­fé pu­die­ron es­cu­char las can­cio­nes cu­ba­nas, zar­zue­las y «ai­res po­pu­la­res de Ga­li­cia» que es­cu­pía el no­ve­do­so ar­ti­lu­gio in­ven­ta­do por Edi­son. Al Mén­dez Nú­ñez de A Co­ru­ña lle­gó me­ses des­pués otro ame­ri­cano y otro fo­nó­gra­fo, y el or­feón El Eco gra­bó La Al­bo­ra­da de Veiga: el pri­mer re­gis­tro fo­no­grá­fi­co que se re­gis­tró en Ga­li­cia. En el Mén­dez Nú­ñez de Pon­te­ve­dra pla­nea­ron Ris­co, Cas­te­lao, Ca­ba­ni­llas y Lo­sa­da Dié­guez, en ju­nio de 1920, la re­vis­ta Nós. En el Mén­dez Nú­ñez de Lu­go se ce­le­bró, en ju­nio de 1932, el pri­mer gran ban­que­te-ho­me­na­je a Cas­te­lao, con más de 700 co­men­sa­les.

Bu­llía la vi­da bur­gue­sa en­tre los gran­des es­pe­jos, me­sas y ve­la­do­res de aque­llos ca­fés. La fi­de­li­dad de la se­lec­ta clien­te­la, in­clu­so en mo­men­tos de con­flic­ti­vi­dad la­bo­ral, que­da­ba pa­ten­te. Así, en di­ciem- bre de 1913, al de­cla­rar­se en huel­ga los ca­ma­re­ros de los ca­fés co­ru­ñe­ses Mén­dez Nú­ñez y Orien­tal, am­bos pro­pie­dad de Rodríguez Par­do, «mu­chos pa­rro­quia­nos se acer­can al mos­tra­dor y ellos mis­mos tras­la­dan las ta­ci­llas y las ca­fe­te­ras a las me­sas». In­clu­so, más so­li­da­rios con el due­ño que con los huel­guis­tas, de­ci­den «su­pri­mir las pro­pi­nas y las gra­ti­fi­ca­cio­nes de Navidad y no ad­qui­rir ri­fas».

APER­TU­RAS Y CIE­RRES

Jo­sé Ma­ría Rodríguez Par­do fun­da­ba los ca­fés Mén­dez Nú­ñez —y otros es­ta­ble­ci­mien­tos, como el Ho­tel Mo­derno de Vi­go, por ejem­plo— con ayu­da de los em­pre­sa­rios lo­ca­les, a quie­nes pos­te­rior­men­te ce­día o ven­día su par­ti­ci­pa­ción. Ese mo­dus ope­ran­di ex­pli­ca que su nom­bre no siem­pre apa­rez­ca en la nó­mi­na de fun­da­do­res de ca­da es­ta­ble­ci­mien­to. Es el ca­so del Mén­dez Nú­ñez de Pon­te­ve­dra, por ejem­plo, cu­ya crea­ción to­das las fuen­tes atri­bu­yen a Jo­sé Lino y An­sel­mo Mar­tín. O el Mén­dez Nú­ñez de Fe­rrol, en ma­nos de Ber­nar­do Míguez me­dia­da la dé­ca­da de 1880.

En otros ca­sos sí es­tá per­fec­ta­men­te do­cu­men­ta­do su pa­pel de pro­mo­tor. Como en Vi­go, don­de en agos­to de 1882, me­ses an­tes de la aper­tu­ra, Rodríguez Par­do ce­de el lo­cal pa­ra un mi­tin del mi­nis­tro —y más tar­de, pre­si­den­te del Go­bierno— Se­gis­mun­do Mo­ret. O en San­tia­go, don­de el Mén­dez Nú­ñez abre sus puer­tas en oc­tu­bre de 1888. O el Mén­dez Nú­ñez de Bil­bao, inau­gu­ra­do en 1890, al que se re­fie­re la pro­fe­so­ra vas­ca Ol­ga Macías: «El sa­lón, alum­bra­do con luz eléc­tri­ca, es­ta­ba de­co­ra­do con un gus­to y una ele­gan­cia des­co­no­ci­dos en Bil­bao en es­ta cla­se de es­ta­ble­ci­mien­tos y las pa­re­des os­ten­ta­ban gran­des y her­mo­sas lu­nas ve­ne­cia­nas».

Jo­sé Ma­ría Rodríguez Par­do fa­lle­ce en fe­bre­ro de 1922. Sus hi­jos, Jo­sé, Mar­ce­lino y An­to­nio Rodríguez Rou­co, de­ci­den con­ti­nuar la ex­plo­ta­ción de los es­ta­ble­ci­mien­tos co­ru­ñe­ses que he­re­dan: el Pa­la­ce Ho­tel, el ca­fé Orien­tal y el res­tau­ran­te Ideal Room. En el le­ga­do ya no que­da nin­gún Mén­dez Nú­ñez: el úl­ti­mo, el bu­que in­sig­nia de la se­rie, el Mén­dez Nú­ñez de A Co­ru­ña, lo ha­bía ven­di­do su pa­dre, en fe­bre­ro de 1917, por 95.000 pe­se­tas.

| AR­CHI­VO

Ca­fé Mén­dez Nú­ñez de Vi­go, es­ta­ble­ci­mien­to inau­gu­ra­do en 1882 y ce­rra­do en 1920. Aba­jo, el mis­mo lo­cal en 1921, ocu­pa­do por una su­cur­sal del Ban­co His­pano Ame­ri­cano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.