TO­DA UNA VI­DA AL PIE DE LOS PO­ZOS DE PE­TRÓ­LEO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - LA SEMANA - Bob Dud­ley

Co­rren malos tiem­pos pa­ra las pe­tro­le­ras. Lo tie­nen cru­do. Con el ba­rril lu­chan­do a bra­zo par­ti­do pa­ra man­te­ner­se por en­ci­ma de los 30 dó­la­res, no es­tán las cuen­tas de re­sul­ta­dos como pa­ra ti­rar cohe­tes. Y, si no, que se lo di­gan a BP. Ha si­do la pri­me­ra de las gran­des del sec­tor en Eu­ro­pa en po­ner los números del 2015 so­bre la me­sa. De­sola­do­res: unas pér­di­das de ca­si 6.000 mi­llo­nes de eu­ros, las más gra­ves de los úl­ti­mos 20 años.

Hay quien di­ce que los eje­cu­ti­vos de las pe­tro­le­ras son de una ra­za es­pe­cial. Du­ros como las ro­cas que per­fo­ran sus com­pa­ñías en bus­ca del oro ne­gro. Ha­brá de to­do. Como en bo­ti­ca. Pe­ro, Ro­bert (Bob) Dud­ley, el hom­bre que lle­va las rien­das de la mul­ti­na­cio­nal bri­tá­ni­ca, en­ca­ja en ese per­fil.

Lle­gó al si­llón de con­se­je­ro de­le­ga­do en oc­tu­bre del 2010 pa­ra sus­ti­tuir a Tony Hay­ward, por aquel en­ton­ces el enemi­go pú­bli­co nú­me­ro uno en Es­ta­dos Uni­dos, se­ña­la­do por el de­do del mis­mí­si­mo Oba­ma como el prin­ci­pal cul­pa­ble del ma­yor desas­tre eco­ló­gi­co de la his­to­ria del país. Un ver­ti­do de pro­por­cio­nes gi­gan­tes­cas pro­vo­ca­do en abril de ese mis­mo año por el es­ta­lli­do y pos­te­rior hun­di­mien­to de una pla­ta­for­ma per­fo­ra­do­ra que BP te­nía ins­ta­la­da en el gol­fo de Mé­xi­co. Un su­ce­so que, ade­más de desatar una des­co­mu­nal ca­tás­tro­fe am­bien­tal y eco­nó­mi­ca, se­gó la vi­da de 11 tra­ba­ja­do­res

Cu­rio­sa­men­te, cuan­do Dud­ley fue ele­gi­do como su­ce­sor de Hay­ward, era el hom­bre que la com­pa­ñía ha­bía pues­to al fren­te de las ta­reas de con­ten­ción y lim­pie­za del ver­ti­do.

Lle­va Dud­ley to­da la vi­da en el mundo del pe­tró­leo. Na­ci­do en Queens, Nue­va York, en 1955, y li­cen­cia­do en In­ge­nie­ría Quí­mi­ca, co­men­zó su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal en Amo­co. Co­rría el año 1979. Ca­si 20 años des­pués, en 1998, cuan­do la pe­tro­le­ra es­ta­dou­ni­den­se fue ad­qui­ri­da por BP, se que­dó den­tro de la nue­va com­pa­ñía. Y ahí si­gue.

De su du­re­za —esa que di­cen que tie­nen los hom­bres del pe­tró­leo— dan bue­na cuen­ta sus años en Ru­sia, cuan­do, en el marco de sus fun­cio­nes en TNK-BP, la ter­ce­ra pe­tro­le­ra ru­sa, tu­vo que bre­gar con los oli­gar­cas Mi­jaíl Fried­man, Ger­man Jan, Víc­tor Vek­sel­berg y Len Bla­vat­nik. Sus so­cios al 50 % en la com­pa­ñía. Una aven­tu­ra que a pun­to es­tu­vo de aca­bar como el ro­sa­rio de la au­ro­ra, hui­da de Mos­cú in­clui­da pa­ra el eje­cu­ti­vo es­ta­dou­ni­den­se.

Al­gu­nos años des­pués lle­ga­ría su ven­gan­za. Ser­vi­da en pla­to frío. Como me­jor sa­be. Con un re­gre­so triun­fal a la ca­pi­tal mos­co­vi­ta como miem­bro del con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción de la pe­tro­le­ra es­ta­tal Ros­neft, quien ad­qui­rió fi­nal­men­te TNK-BP.

Aho­ra Dud­ley, casado y con dos hi­jos, se en­fren­ta a otro du­ro mo­men­to de su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. El que le ha mar­ca­do la caí­da en ba­rre­na de los pre­cios del oro ne­gro. No que­da otra que se­guir re­du­cien­do cos­tes. Y, cla­ro es­tá, des­pi­dien­do gen­te. So­bre su me­sa hay ya otra cri­ba de 3.000 tra­ba­ja­do­res. Con es­te nue­vo ti­je­re­ta­zo, se­rán 11.000 los em­pleos eli­mi­na­dos des­de que co­men­zó el 2015.

ABRAL­DES | http://abral­de­sar­ts­tu­dios.jim­do.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.