PEN­SIO­NES: CÓ­MO FI­NAN­CIAR­LAS CON EQUI­DAD

CON LA CRI­SIS, EL MER­CA­DO DE TRA­BA­JO NO HA PO­DI­DO SOSTENER EL EQUI­LI­BRIO DEL SIS­TE­MA DE LA SE­GU­RI­DAD SO­CIAL, LO QUE SU­PU­SO GAS­TAR MÁS DE 40.000 MI­LLO­NES DE EU­ROS DEL FON­DO DE RE­SER­VA PA­RA PA­GAR LAS PEN­SIO­NES. HOY EL DE­BA­TE ES­TÁ EN LA BÚS­QUE­DA DE UN MO­DE­LO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Jai­me Ca­be­za

La fi­nan­cia­ción ex­clu­si­va por cuo­tas del ni­vel con­tri­bu­ti­vo tie­ne que de­jar de ser un dog­ma

La ta­sa de re­po­si­ción de nues­tras pen­sio­nes —es­to es, el por­cen­ta­je que la pen­sión su­po­ne en re­la­ción con el sa­la­rio que se per­ci­bía en ac­ti­vo—, bue­na en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, se ha in­cre­men­ta­do has­ta ha­ce po­cos años. En la ac­tua­li­dad, ron­da el 75 % en el Ré­gi­men Ge­ne­ral. Pe­ro ya ha en­tra­do en cur­va des­cen­den­te, por cau­sa, en par­ti­cu­lar, de las dos úl­ti­mas re­for­mas de nues­tro mo­de­lo—las del 2011 y del 2013—. Aho­ra no quie­ro cri­ti­car­las. Se­gu­ra­men­te, la pri­me­ra era ne­ce­sa­ria —aunque in­jus­ta en su ar­qui­tec­tu­ra in­ter­na— y la se­gun­da no tan pe­ren­to­ria, pues al me­nos po­día apla­zar­se.

Las pre­sio­nes fu­tu­ras que hay que afron­tar son co­no­ci­das. El en­ve­je­ci­mien­to de la so­cie­dad acen­túa su in­ci­den­cia por la cir­cuns­tan­cia inevi­ta­ble de que a par­tir del 2023 co­mien­za a al­can­zar la edad de ju­bi­la­ción la ge­ne­ra­ción del baby boom. De tal mo­do que re­sul­ta evi­den­te un in­cre­men­to pro­gre­si­vo del nú­me­ro de pen­sio­nis­tas, que no de­cae­rá en tér­mi­nos de in­gre­so de nue­vos ju­bi­la­dos has­ta al­re­de­dor del 2050. Di­cho en otras pa­la­bras, du­ran­te al­go más de un cuar­to de si­glo el sis­te­ma su­fri­rá una ten­sión de ac­ce­so de un gran con­tin­gen­te de per­so­nas.

MER­CA­DO DE TRA­BA­JO

Por otra par­te, el mer­ca­do de tra­ba­jo que sos­tie­ne el sis­te­ma de la Se­gu­ri­dad So­cial en nues­tro mo­de­lo de re­par­to su­fre unas cir­cuns­tan­cias que lo de­bi­li­tan como so­por­te. La en­dé­mi­ca pre­ca­rie­dad de los con­tra­tos pro­du­ce ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les que­bra­das con fre­cuen­tes fa­ses de des­em­pleo en las que las co­ti­za­cio­nes mer­man. El in­cre­men­to ac­tual de los con­tra­tos a tiem­po par­cial como sos­tén del cre­ci­mien­to del em­pleo no con­tri­bu­ye al for­ta­le­ci­mien­to de las cuen­tas de Se­gu­ri­dad So­cial. La apues­ta de­ci­di­da por un mo­de­lo pro­duc­ti­vo de ba­jos sa­la­rios pro­du­ce cuo­tas muy re­du­ci­das que tam­bién ero­sio­nan el equi­li­brio de las cuen­tas. Pa­ra agra­var el pa­no­ra­ma, se po­nen en mar­cha programas muy irres­pon­sa­bles de exen­cio­nes to­ta­les o par­cia­les del de­ber de co­ti­zar — ta­ri­fas pla­nas, eli­mi­na­ción de la cuo­ta patronal so­bre una par­te de la ba­se de co­ti­za­ción u otras mo­da­li­da­des si­mi­la­res— que no re­pa­ran en sus efec­tos en las cuen­tas de la Te­so­re­ría.

El pa­no­ra­ma es com­pli­ca­do y las de­ci­sio­nes re­cien­tes pa­ra en­ca­rar­lo es­tán te­ñi­das de fal­ta de diá­lo­go y de cor­to­pla­cis­mo. Yo acu­so al Go­bierno del PP de irres­pon­sa­ble y elec­to­ra­lis­ta y til­do sus de­ci­sio­nes de per­ju­di­cia­les pa­ra el fu­tu­ro de la Se­gu­ri­dad So­cial. La úl­ti­ma re­for­ma con la vis­ta pues­ta en el lar­go pla­zo ha si­do la del 2011. La del 2013 no ha su­pues­to na­da más que la re­ti­ra­da a los pen­sio­nis­tas del de­re­cho a que sus pres­ta­cio­nes no per­die­ran po­der ad­qui­si­ti­vo. Y, de pa­so, re­du­cir las cuan­tías pa­ra las nue­vas, a diez años vis­ta, en apro­xi­ma­da­men­te un 15 %. Al mis­mo tiem­po, el Go­bierno mag­ni­fi­ca in­cre­men­tos mí­ni­mos de las pen­sio­nes con­tri­bu­ti­vas —so­lo efec­ti­vos por la épo­ca de­fla­cio­na­ria del IPC que vi­vi­mos— al tiem­po que ha con­ge­la­do des­de ha­ce un lus­tro el im­por­te del Iprem, re­fe­ren­cial pa­ra la ma­yo­ría de las pres­ta­cio­nes de asis­ten­cia so­cial del sis­te­ma. Pe­ro lo más gra­ve es, sin du­da, su de­ci­di­da apues­ta por un mer­ca­do de tra­ba­jo pre­ca­rio que, por lo que aquí res­pec­ta, no po­dría so­por­tar, de con­so­li­dar­se, el mo­de­lo de pen­sio­nes tal y como hoy lo con­ce­bi­mos. Sin que pue­da de­jar de cri­ti­car­se la fies­ta de exen­cio­nes de co­ti­za­cio­nes en las que se ha em­bar­ca­do a par­tir del 2014.

El fu­tu­ro del sis­te­ma de­be apun­ta­lar­se me­dian­te una trans­for­ma­ción del marco de re­la­cio­nes la­bo­ra­les que in­clu­ya unas po­lí­ti­cas que in­cen­ti­ven me­jo­ras de los sa­la­rios a par­tir del SMI y de la ca­li­dad de los con­tra­tos. Es de­cir, aban­do­nar la cul­tu­ra del junk work, tan del gus­to del Go­bierno ac­tual. La ne­ce­si­dad de un nue­vo Es­ta­tu­to de los Tra­ba­ja­do­res, evi­den­te des­de tan­tos pun­tos de vis­ta, se plan­tea tam­bién des­de la pers­pec­ti­va de la Se­gu­ri­dad So­cial.

Es bá­si­co lu­char con­tra la economía su­mer­gi­da y con­tra el em­pleo in­for­mal, de acuer­do con las po­lí­ti­cas de OIT, pa­ra así for­ta­le­cer los pi­sos de pro­tec­ción del sis­te­ma pú­bli­co de pen­sio­nes. To­da­vía en cuan­to a las po­lí­ti­cas de em­pleo, el au­men­to de la po­bla­ción ac­ti­va re­sul­ta cla­ve. El Reino de Es­pa­ña es uno de los paí­ses de OCDE con más ba­ja ta­sa de em­pleo, en par­ti­cu­lar fe­me­nino. El cre­ci­mien­to de la ba­se de co­ti­zan­tes es la úni­ca re­ce­ta efi­caz con­tra el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción.

VI­DA AC­TI­VA

Tam­bién se im­po­ne una reflexión so­bre el alar­ga­mien­to de la vi­da ac­ti­va. Al­go se ha co­rre­gi­do en es­te te­ma y la edad real de aban­dono del mer­ca­do de tra­ba­jo se apro­xi­ma a la pre­vis­ta le­gal­men­te. Pa­re­ce ra­zo­na­ble el pe­río­do tran­si­to­rio de pa­so de los 65 a los 67 años como pa­rá­me­tro or­di­na­rio, que ha de pro­lon­gar­se has­ta el 2027. Pa­ra en­ton­ces, qui­zá sea más ló­gi­co uti­li­zar el fac­tor de sos­te­ni­bi­li­dad a mo­do de coe­fi­cien­te de lon­ge­vi­dad, más jus­to que nue­vos au­men­tos de la edad pen­sio­na­ble, que tie­nen en sí mis­mos al­go de ar­bi­tra­rio. Es de­cir, cual­quier re­tra­so de la mis­ma tie­ne que ba­sar­se en es­ta­dís­ti­cas muy acre­di­ta­das de au­men­to de la ex­pec­ta­ti­va de vi­da.

Por lo de­más, la fi­nan­cia­ción ex­clu­si­va por cuo­tas del ni­vel con­tri­bu­ti­vo tie­ne que de­jar de ser un dog­ma. Qui­zá es­te sea el asun­to más po­lé­mi­co en tér­mi­nos po­lí­ti­cos, por­que po­ne en cues­tio­na­mien­to la equi­dad del sis­te­ma. En efec­to, el sos­te­ni­mien­to de las pen­sio­nes a tra­vés de im­pues­tos tien­de a igua­lar cuan­tías, como mues­tra la ex­pe­rien­cia com­pa­ra­da. Con to­do, es un re­to ne­ce­sa­rio. Pa­re­ce evi­den­te que los in­gre­sos a tra­vés de co­ti­za­cio­nes no pue­den lle­gar a sostener los por­cen­ta­jes de PIB que de­ben des­ti­nar­se a pen­sio­nes, a me­nos que se op­te por una subida de las cuo­tas que, sin du­da, re­per­cu­ti­ría en la com­pe­ti­ti­vi­dad. O por una re­ba­ja de las cuan­tías. Es­pa­ña de­di­ca a pen­sio­nes po­co más del 10 % del PIB, tres pun­tos me­nos de la me­dia de los Es­ta­dos de nues­tro ám­bi­to. Pe­ro en los tiem­pos que co­rren es di­fí­cil que el bra­zo con­tri­bu­ti­vo sal­ga en el bre­ve pla­zo de su sal­do ne­ga­ti­vo. Se re­quie­re un de­ba­te cons­truc­ti­vo so­bre có­mo fi­nan­ciar con im­pues­tos sin que el mo­de­lo pier­da en tér­mi­nos de equi­dad. Y, so­bre to­do, de­ba­tir abier­ta­men­te qué fór­mu­las im­po­si­ti­vas de­be­rían em­plear­se. Bue­nos ejem­plos hay en la OCDE pa­ra ins­pi­rar­se.

Fi­nal­men­te, otro asun­to se re­fie­re a la equi­dad in­ter­na. Có­mo me­jo­rar el ré­gi­men de tra­ba­ja­do­res au­tó­no­mos, có­mo adaptar el ré­gi­men ge­ne­ral a ca­rre­ras la­bo­ra­les más que­bra­di­zas, có­mo no in­cu­rrir en dis­cri­mi­na­cio­nes in­di­rec­tas por se­xo, qué pla­near en torno a las ba­ses má­xi­mas de co­ti­za­ción y a las pen­sio­nes má­xi­mas…

No son de­ba­tes tan­to de sos­te­ni­bi­li­dad como de jus­ti­cia.

JUAN. S. G

| ÁNGEL MAN­SO

Es­pa­ña de­di­ca a pen­sio­nes po­co más del 10 % del PIB, tres pun­tos me­nos que la me­dia de paí­ses de su en­torno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.