LA IN­FLUEN­CIA QUE LA IN­VER­SIÓN EX­TRAN­JE­RA TIE­NE EN EL CRE­CI­MIEN­TO

En la bús­que­da del equi­li­brio en­tre im­por­ta­cio­nes y ex­por­ta­cio­nes pa­ra que la ba­lan­za co­mer­cial de un país o re­gión sea po­si­ti­va in­flu­ye un fac­tor que ana­li­za en es­te in­for­me el doc­tor en Economía Al­bino Pra­da: la in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta (IDE). Sus e

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Al­bino Pra­da

Lo ex­pli­ca el doc­tor en Economía Al­bino Pra­da. En su in­for­me sos­tie­ne que, a par­tir de la evo­lu­ción de es­te fac­tor en la ba­lan­za co­mer­cial, Es­pa­ña es una economía muy abier­ta a la in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta, no así Ga­li­cia, que ano­ta una es­ca­sa aper­tu­ra.

Con­se­guir una ba­lan­za co­mer­cial en bie­nes y ser­vi­cios po­si­ti­va y cre­cien­te es, sin du­da, una bue­na es­tra­te­gia pa­ra dis­fru­tar de un cre­ci­mien­to só­li­do y sos­te­ni­ble del em­pleo y de la pro­duc­ción en un país. Siem­pre que se acom­pa­ñe de un com­por­ta­mien­to in­du­ci­do del em­pleo y de las ren­tas que ali­men­ten el con­su­mo in­terno.

Sin em­bar­go, no de­bie­ra ol­vi­dar­se que la in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta (IDE) es un fac­tor con­di­cio­nan­te de pri­mer or­den pa­ra al­can­zar la me­ta de una ba­lan­za co­mer­cial po­si­ti­va. En efec­to, si ob­ser­va­mos una cre­cien­te IDE re­ci­bi­da por un país es pro­ba­ble que de ella se de­ri­ven unas me­no­res im­por­ta­cio­nes y un ma­yor em­pleo in­terno.

Así, pa­ra la economía ga­lle­ga —y es­pa­ño­la— la IDE que ex­pli­ca la exis­ten­cia de plan­tas de au­to­mo­ción como la del gru­po PSA fran­cés en Vi­go tie­ne va­rios efec­tos vir­tuo­sos en aquel sen­ti­do: en pri­mer lu­gar re­du­ce po­ten­cial­men­te las im­por­ta­cio­nes al cu­brir una par­te del con­su­mo na­cio­nal con bie­nes fa­bri­ca­dos con em­pleo in­terno, y, en se­gun­do lu­gar, in­cre­men­ta nues­tras ex­por­ta­cio­nes y nues­tro em­pleo pa­ra ali­men­tar­las. Por una y otra vía ayu­da a al­can­zar una me­jor ba­lan­za co­mer­cial.

No siem­pre la IDE re­ci­bi­da tie­ne tan po­ten­tes y vir­tuo­sos efec­tos so­bre el equi­li­brio ex­terno de una economía na­cio­nal o re­gio­nal. Si la in­ver­sión re­ci­bi­da en vez de ins­ta­lar nue­vas ca­pa­ci­da­des pro­duc­ti­vas ad­quie­re otras ya exis­ten­tes (por ejem­plo en la ener­gía o en las fi­nan­zas) el po­ten­cial so­bre el em­pleo pue­de ser muy in­fe­rior y la ge­ne­ra­ción y dis­tri­bu­ción del va­lor aña­di­do mu­cho me­nos vir­tuo­sas. Aunque si la op­ción se si­túa en­tre es­to y el cie­rre de las ac­ti­vi­da­des, sin du­da la en­tra­da de IDE de­be con­si­de­rar­se po­si­ti­va.

Por su par­te, la IDE rea­li­za­da des­de un país o re­gión (Es­pa­ña, Ga­li­cia, …) tam­bién pue­de fa­vo­re­cer el equi­li­brio ex­terno. So­bre to­do cuan­do per­mi­te ac­ce­der a mer­ca­dos le­ja­nos pa­ra pro­duc­tos pro­pios. Es el ca­so de la red de dis­tri­bu­ción mun­dial de In­di­tex, pues aunque bue­na par­te de la pro­duc­ción se reali­ce a es­ca­la glo­bal una par­te no des­pre­cia­ble de las la­bo­res de di­se­ño, ges­tión y lo­gís­ti­ca se rea­li­zan des­de el mer­ca­do in­terno ga­lle­go o es­pa­ñol. Sin du­da que tam­bién fa­vo­re­cen nues­tras ex­por­ta­cio­nes y nues­tro em­pleo in­terno, por no ha­blar de que no hay me­jor de­fen­sa del mer­ca­do in­terno es­pa­ñol pa­ra los pro­duc­tos de con­fec­ción que con­tar con el cam­peón glo­bal del sec­tor a ni­vel mun­dial.

Con es­tas pre­mi­sas por de­lan­te tie­ne in­te­rés si­tuar nues­tra economía en lo re­la­ti­vo a la IDE (rea­li­za­da y re­ci­bi­da) en re­la­ción a otros paí­ses o re­gio­nes pa­ra el úl­ti­mo año dis­po­ni­ble (2013 con da­tos OCDE y el 2014 con da­tos del Mi­nis­te­rio de Economía). Pa­ra ha­cer una pri­me­ra apro­xi­ma­ción se pue­den es­ti­mar dos in­di­ca­do­res sen­ci­llos: la su­ma de la IDE rea­li­za­da y re­ci­bi­da en re­la­ción al PIB (aper­tu­ra al ex­te­rior) o el co­cien­te en­tre am­bos (co­ber­tu­ra in­ver­so­ra).

En el pri­mer ca­so po­dre­mos ca­li­fi­car qué eco­no­mías es­tán más o me­nos abier­tas e in­ter­na­cio­na­li­za­das, se­gún es­te cri­te­rio. En el se­gun­do, un por­cen­ta­je re­du­ci­do (por ejem­plo 7 % de Ja­pón pa­ra 1994) nos in­di­ca que estamos an­te un país que re­ci­be muy es­ca­sa IDE en re­la­ción a la que rea­li­za, mien­tras que un por­cen­ta­je ele­va­do (Aus­tra­lia con un 270 %) nos si­túa an­te un país que re­ci­be ca­si tres ve­ces más IDE de la que rea­li­za en el ex­te­rior.

Res­pec­to a la aper­tu­ra re­co­ge­mos en un pri­mer gráfico el ci­ta­do in­di­ca­dor (su­ma de IDE rea­li­za­da y re­ci­bi­da en re­la­ción al PIB) pa­ra la me­dia de eco­no­mías de la OCDE en el 2013. Ve­mos que Es­pa­ña y Aus­tra­lia se pue­den ca­li­fi­car de eco­no­mías muy abier­tas, mien­tras que Ja­pón se­ría un ca­so in­ver­so. En ge­ne­ral, las eco­no­mías con in­su­fi­cien­te aho­rro in­terno se si­tua­rán en el pri­mer gru­po.

Como ve­mos en un se­gun­do gráfico, pa­ra el año 2014 el in­di­ca­dor me­dio es­pa­ñol no ha­bría va­ria­do (4,7 % del PIB) y es en re­la­ción al mis­mo que ca­rac­te­ri­za­mos la si­tua­ción de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas.

La co­mu­ni­dad cam­peo­na en aper­tu­ra de IDE es sin du­da Ma­drid, con ese 13,3,% so­bre su PIB. Tie­nen in­di­ca­do­res des­ta­ca­dos —en lí­nea con la me­dia de la OCDE— las re­gio­nes de Ca­ta­lu­ña y País Vasco, pe­ro el res­to (en­tre las que se si­túa Ga­li­cia con un 0,9 %) no con­ta­bi­li­zan una aper­tu­ra —en lo re­la­ti­vo a rea­li­zar o re­ci­bir IDE— a la al­tu­ra de las eco­no­mías más desa­rro­lla­das.

Can­ta­bria, que por tal mo­ti­vo no fi­gu­ra en el gráfico, es ese año un ca­so sin­gu­lar con un in­di­ca­dor que su­pera el cin­cuen­ta por cien­to de su PIB a cau­sa de la IDE rea­li­za­da en el ex­te­rior por una im­por­tan­te en­ti­dad fi­nan­cie­ra.

Con es­te diag­nós­ti­co pre­vio so­bre el ni­vel de aper­tu­ra en IDE po­de­mos avan­zar nues­tro diag­nós­ti­co pa­ra el se­gun­do in­di­ca­dor de co­ber­tu­ra. Reite­ra­mos que aquí un in­di­ca­dor re­du­ci­do en su cuan­tía nos in­for­ma de que en ese país o re­gión re­ci­be mu­chas me­nos IDE de la que rea­li­za, mien­tras que un in­di­ca­dor ele­va­do im­pli­ca que se re­ci­ben mu­chas más in­ver­sio­nes de las que se rea­li­zan des­de ese te­rri­to­rio. En un ter­cer gráfico pre­sen­ta­mos, en con­se­cuen­cia, di­cho in­di­ca­dor de co­ber­tu­ra pa­ra Es­pa­ña y sus co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. El dato me­dio es­pa­ñol in­for­ma de que de ca­da 100 eu­ros de IDE rea­li­za­da ha­cia el ex­te­rior por Es­pa­ña en el 2014 en­tra­ron en Es­pa­ña —como IDE re­ci­bi­da— 70 eu­ros. Res­pec­to a esa ci­fra me­dia de co­ber­tu­ra, im­por­tan­tes re­gio­nes (en aper­tu­ra) como Ma­drid o Ca­ta­lu­ña se si­túan en un ni­vel se­me­jan­te.

Ob­ser­va­mos có­mo hay un gru­po de re­gio­nes en las que las en­tra­das de IDE su­pe­ran en va­rias ve­ces la IDE rea­li­za­da des­de las mis­mas: País Vasco, Va­len­cia, Cas­ti­lla-León, As­tu­rias, Mur­cia o Ara­gón.

Fi­nal­men­te, dos re­gio­nes (Ga­li­cia y An­da­lu­cía) se si­túan a la co­la en la ra­tio de IDE re­ci­bi­da so­bre la rea­li­za­da. Como quie­ra que en am­bos ca­sos el in­di­ca­dor de aper­tu­ra era tam­bién muy re­du­ci­do, ca­bría con­cluir que ni en un ca­so ni en el otro es­tas eco­no­mías es­ta­rían apro­ve­chan­do sa­tis­fac­to­ria­men­te el di­na­mis­mo y la in­ter­na­cio­na­li­za­ción in­ver­so­ra que se ano­ta en el con­jun­to de la economía es­pa­ño­la.

Qui­zás el ca­so de Ga­li­cia sea el más gra­ve y preo­cu­pan­te ya que con una aper­tu­ra de la mi­tad de An­da­lu­cía en el año 2014 su co­ber­tu­ra es muy se­me­jan­te y es­ca­sa. Ga­li­cia no so­lo tie­ne que me­jo­rar su co­ber­tu­ra en IDE sino tam­bién su aper­tu­ra e in­ter­na­cio­na­li­za­ción a in­ver­sio­nes des­de y ha­cia el ex­te­rior. Co­sa que, por cier­to, no es un problema tan preo­cu­pan­te pa­ra el con­jun­to de la economía es­pa­ño­la.

Es­pa­ña es una economía muy abier­ta a la in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta Ga­li­cia es, con An­da­lu­cía, la co­mu­ni­dad con me­nos equi­li­brio en el IDE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.