LOS CON­SE­JOS DEL PRI­MER MI­NIS­TRO POR­TU­GUÉS PA­RA PA­GAR ME­NOS IM­PUES­TOS

El pri­mer mi­nis­tro por­tu­gués su­gie­re no fu­mar, ir en trans­por­te pú­bli­co y pe­dir me­nos cré­di­to Los por­tu­gue­ses cri­ti­can las me­di­das en las re­des so­cia­les

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Begoña Íñi­guez

De­jar de fu­mar, uti­li­zar el trans­por­te pú­bli­co y evi­tar cré­di­tos con los ban­cos son con­se­jos que ha da­do el pri­mer mi­nis­tro por­tu­gués a la po­bla­ción pa­ra que pa­guen me­nos im­pues­tos. Las opi­nio­nes no se han he­cho es­pe­rar en In­ter­net y en los me­dios tra­di­cio­na­les.

La po­lé­mi­ca no de­ja de cre­cer en Por­tu­gal des­de que su pri­mer mi­nis­tro, el socialista An­to­nio Cos­ta —que gobierna con una alianza de iz­quier­da iné­di­ta, con el Par­ti­do Co­mu­nis­ta y el Blo­co de Es­quer­da, her­ma­na­do con Po­de­mos— ha da­do al­gu­nos con­se­jos un tan­to es­pe­cia­les pa­ra aho­rrar, tras con­fir­mar que en el 2016 ten­drá que su­bir los im­pues­tos in­di­rec­tos y re­to­mar la aus­te­ri­dad. Las crí­ti­cas no han tar­da­do en pro­du­cir­se por­que se ha­bía com­pro­me­ti­do, cuan­do to­mó po­se­sión en no­viem­bre, a no rea­li­zar más ajus­tes ni au­men­tar los im­pues­tos. En po­cos días, el asun­to ha al­can­za­do tal mag­ni­tud que mi­les de por­tu­gue­ses si­guen ha­cien­do bro­mas y aña­dien­do sus con­se­jos en tono sar­cás­ti­co en las re­des so­cia­les más po­pu­la­res: Fa­ce­book y Twit­ter. La pres­ti­gio­sa pren­sa eco­nó­mi­ca tam­bién ha que­ri­do su­mar­se a la po­lé­mi­ca y ha he­cho sus pro­pios cálcu­los y va­lo­ra­cio­nes a las pro­pues­tas, con las que tam­po­co es­tán con­for­mes.

To­do sur­gió el pa­sa­do fin de semana, tras dar luz ver­de Bru­se­las, aunque con mu­chas re­ti­cen­cias, al bo­rra­dor de los Pre­su­pues­tos lu­sos de es­te año, en el que el mi­nis­tro de Fi­nan­zas por­tu­gués, Ma­rio Cen­teno, tu­vo que efec­tuar tres mo­di­fi- ca­cio­nes. El do­cu­men­to apro­ba­do in­clu­ye re­cor­tes no pre­vis­tos ini­cial­men­te, de más de 1.200 mi­llo­nes de eu­ros, que Cos­ta se ha vis­to obli­ga­do a in­tro­du­cir pa­ra con­se­guir el vis­to bueno de sus so­cios europeos. Con los áni­mos de la opi­nión pú­bli­ca lusa cal­dea­dos, el je­fe del Eje­cu­ti­vo de Lis­boa no du­dó, ho­ras des­pués, en lan­zar sus con­se­jos pa­ra aho­rrar que han in­cen­dia­do las re­des so­cia­les: usar más los trans­por­tes pú­bli­cos en las gran­des ciu­da­des y en sus áreas me­tro­po­li­ta­nas pa­ra evi­tar la subida de las ta­sas de la ga­so­li­na, que no tar­da­rán en pro­du­cir­se. De­jar de fu­mar, ya que el pre­cio de las ca­je­ti­llas au­men­ta­rá en­tre seis y sie­te cén­ti­mos. Cos­ta tam­bién ha su­ge­ri­do so­li­ci­tar me­nos cré­di­tos, al­go muy ha­bi­tual en Por­tu­gal y que su­fri­rá una fuer­te pe­na­li­za­ción fis­cal.

Las re­co­men­da­cio­nes se han con­ver­ti­do en tren­ding to­pic y se ha crea­do una pá­gi­na en Fa­ce­book lla­ma­da Los con­se­jos de Cos­ta y tam­bién un hash­tag en Twit­ter con mu­chí­si­ma par­ti­ci­pa­ción. En­tre las su­ge­ren­cias sar­cás­ti­cas que se pue­den leer so­bre el te­ma en las re­des des­ta­can: «Bá­ñen­se una vez por semana pa­ra aho­rrar agua», di­fun­di­do en Twit­ter por la es­cri­to­ra y ex­di­rec­to­ra de la Ca­sa Fer­nan­do Pes­soa, Inés Pe­dro­sa. «No com­préis ro­pa, an­dad des­nu­dos», «Qué­da­te en ca­sa de pa­pá y no gas­tes en un al­qui­ler» o «ven­de el co­che, pon el di­ne­ro en el col­chón y lle­va el vino a los res­tau­ran­tes».

He­le­na Ga­rri­do, di­rec­to­ra del ro­ta­ti­vo eco­nó­mi­co Jor­nal de Ne­go­cios, ha ti­ra­do por la bor­da los con­se­jos del pri­mer mi­nis­tro por­tu­gués pa­ra aho­rrar y al­can­zar el ob­je­ti­vo de dé­fi­cit pú­bli­co del 2,4 % en el 2016.

Pa­ra Ga­rri­do «si los por­tu­gue­ses de­ja­ran de fu­mar y uti­li­za­ran más los trans­por­tes pú­bli­cos se abri­ría un agujero pre­su­pues­ta­rio que dis­pa­ra­ría el dé­fi­cit pú­bli­co por­tu­gués por en­ci­ma del 3 %». Aña­de que «aunque el Go­bierno lu­so no re­pu­sie­ra los sa­la­rios en la fun­ción pú­bli­ca y no se de­vol­vie­se la ta­sa im­pues­ta a los con­tri­bu­yen­tes, du­ran­te el res­ca­te de Por­tu­gal se­ría in­su­fi­cien­te pa­ra com­pen­sar lo que se per­de­ría con los con­se­jos de Cos­ta».

Los ana­lis­tas creen que si se apli­can es­tas me­di­das se abri­ría un agujero pre­su­pues­ta­rio que dis­pa­ra­ría el dé­fi­cit

| EFE | AN­TO­NIO COTRIM

El pri­mer mi­nis­tro por­tu­gués An­to­nio Cos­ta (en el cen­tro) da con­se­jos a los ciu­da­da­nos so­bre fis­ca­li­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.