DÉ­FI­CIT: UN COM­PLI­CA­DO JUE­GO DE EQUI­LI­BRIO

PSOE, Po­de­mos y Ciu­da­da­nos pro­me­ten re­ne­go­ciar pla­zos pa­ra evi­tar un ti­je­re­ta­zo de 8.600 mi­llo­nes de eu­ros Eu­ro­pa quie­re apun­ta­lar las cuen­tas por si vie­ne una nue­va re­ce­sión

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Cris­ti­na Porteiro Co­rres­pon­sal en Bru­se­las

SON 8.600 LOS MI­LLO­NES DE EU­ROS QUE DE­BE AJUS­TAR ESPAÑAÑ PA­RA CUM­PLIR LAS EXI­GEN­CIAS DE LA UNIÓN EU­RO­PEA. PSOE, PO­DE­MOS Y CIU­DA­DA­NOS QUIE­REN RE­NE­GO­CIAR LOS PLA­ZOS Y EU­RO­PA APUN­TA­LAR LAS CUEN­TAS PA­RA PRO­TE­GER AL EU­RO. ¿Y AHO­RA QUÉ?

Na­die quie­re re­cor­dar los efec­tos ne­ga­ti­vos que su­pu­so el exceso de cré­di­to en los años pre­vios a la cri­sis

A ve­ces es me­jor pe­dir per­dón que pe­dir per­mi­so. Jo­sé Luis Rodríguez Za­pa­te­ro y Ma­riano Ra­joy lo tie­nen bien apren­di­do. Se­gún las ci­fras de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, en­tre los dos han lo­gra­do en­ca­de­nar ocho años con­se­cu­ti­vos de in­cum­pli­mien­to reite­ra­do del dé­fi­cit, una proeza que le ha va­li­do a Es­pa­ña es­tar ba­jo el bra­zo co­rrec­tor de Bru­se­las. La his­to­ria se re­pe­tía una y otra vez: «Cum­pli­re­mos con nues­tras me­tas fis­ca­les». Ese era el cre­do. Y Es­pa­ña siem­pre ce­rra­ba el año con el ti­rón de ore­jas opor­tuno de Bru­se­las que pe­día más re­for­mas y, so­bre to­do, más re­cor­tes. Dos pa­la­bras mal­di­tas que han mar­ca­do la cri­sis des­de el 2009. PSOE, Po­de­mos y Ciu­da­da­nos pro­me­ten aho­ra re­ne­go­ciar el ca­len­da­rio con la Co­mi­sión Eu­ro­pea. Quie­ren alar­gar los pla­zos. Otra vez. Los so­cia­lis­tas ya lo hi­cie­ron en una oca­sión. Los po­pu­la­res pi­die­ron has­ta tres pró­rro­gas. An­te el po­si­ble cam­bio de Go­bierno y con la in­cer­ti­dum­bre de no sa­ber el co­lor po­lí­ti­co del nue­vo Eje­cu­ti­vo es­pa­ñol, Bru­se­las ha adop­ta­do una po­si­ción ul­tra­or­to­do­xa. «Los acuer­dos es­tán pa­ra cum­plir­los», re­pi­ten sus au­to­ri­da­des. Lan­zan aviso a na­ve­gan­tes. Quien lle­gue a la Mon­cloa de­be­rá ajus­tar el cin­tu­rón de los es­pa­ño­les un po­co más pa­ra mol­dear los pre­su­pues­tos de es­te año y ali­near­los con la me­ta del dé­fi­cit. Pa­ra eso ha­rá fal­ta un ta­jo de 8.600 mi­llo­nes de eu­ros de gas­to pú­bli­co.

Pe­ro, ¿por qué esa ob­se­sión con el ajus­te? ¿Por qué ne­ce­si­tan los lí­de­res po­lí­ti­cos es­pa­ño­les más tiem­po? Es­tas son las tres claves:

1 FUEN­TE DE DES­CON­FIAN­ZA. El Pac­to de Es­ta­bi­li­dad es el «an­cla de la con­fian­za» en Eu­ro­pa. Son pa­la­bras de la má­xi­ma au­to­ri­dad ban­ca­ria de la UE, Ma­rio Drag­hi. El pre­si­den­te del BCE lan­zó es­te mis­mo mes una lla­ma­da ní­ti­da de aten­ción a to­das las ca­pi­ta­les pa­ra que no se des­víen del rum­bo mar­ca­do. Es­to es, cum­plir con la nor­ma que exi­ge man­te­ner el dé­fi­cit por de­ba­jo del 3 % del PIB. ¿Por qué? Pa­ra las au­to­ri­da­des eu­ro­peas no so­lo es una cues­tión de cre­di­bi­li­dad, tam­bién es una ne­ce­si­dad re­du­cir la «de­pen­den­cia» de la fi­nan­cia­ción ex­ter­na. Un país como Es­pa­ña, el se­gun­do con ma­yor dé­fi­cit en la UE (4,8 %) por de­trás de Gre­cia (7,6 %), gas­ta más de lo que in­gre­sa a la ho­ra de cu­brir los gas­tos en los que in­cu­rren las di­fe­ren­tes Ad­mi­nis­tra­cio­nes del Es­ta­do pa­ra su­mi­nis­trar ser­vi­cios pú­bli­cos. Pa­ra sostener di­chos ser­vi­cios, ne­ce­si­ta emi­tir deu­da y fi­nan­ciar­se en el ex­te­rior, ex­po­nién­do­se a los vai­ve­nes de los mer­ca­dos y al en­ca­re­ci­mien­to de los prés­ta­mos. «Cuan­do hay vo­la­ti­li­dad en los mer­ca­dos es im­pres­cin­di­ble te­ner la mano fir­me», ad­vir­tió en la úl­ti­ma reunión de mi­nis­tros el pre­si­den­te del Eu­ro­gru­po, Je­roen Dijs­sel­bloem. Esa es la vi­sión ex­ten­di­da en Bru­se­las, ins­pi­ra­da en el dog­ma eco­nó­mi­co do­mi­nan­te en Ber­lín. Ajus­tar el des­equi­li­brio en el ba­lan­ce por la vía del re­cor­te del gas­to. Una sen­da ex­plo­ra­da de ca­bo a ra­bo por Ra­joy. Pe­ro tam­bién se pue­de equi­li­brar por la vía del au­men­to de los in­gre­sos. Pa­ra ello se ne­ce­si­ta una economía más di­ná­mi­ca y en no­ta­ble cre­ci­mien­to. Pa­re­ce que Es­pa­ña es­tá en ese mo­men­to (cre­ce por en­ci­ma del 3%, más que so­cios como Fran­cia que sí dis­fru­ta­rán de más fle­xi­bi­li­dad). El nue­vo Go­bierno es­pa­ñol po­dría pe­dir más mar­gen pa­ra la expansión fis­cal. La cues­tión es ta­bú pa­ra los so­cios ale­ma­nes que ni si­quie­ra con un des­equi­li­brio mons­truo­so por su­pe­rá­vit co­mer­cial (8,8 % PIB) apli­can las re­co­men­da­cio­nes de Bru­se­las de ex­pan­dir el gas­to pú­bli­co, im­pul­sar la de­man­da de los ho­ga­res y di­na­mi­zar así la economía de la zo­na eu­ro.

2 PRO­TE­GER AL EU­RO. «El marco fis­cal eu­ro­peo ha per­di­do mu­cha de su cre­di­bi­li­dad. Olli Rehn pue­de desear ha­cer uso de es­ta opor­tu­ni­dad pa­ra de­mos­trar su ha­bi­li­dad pa­ra re­for­zar la dis­ci­pli­na», ase­gu­ra­ba en el 2012 el eco­no­mis­ta Jean Pisani-Fe­rri, hoy al ser­vi­cio del pri­mer mi­nis­tro fran­cés, Ma­nuel Valls. Se re­fe­ría al ra­di­cal ce­lo que guar­da­ba el en­ton­ces co­mi­sa­rio de Economía con el cum­pli­mien­to del ob­je­ti­vo de dé­fi­cit. La zo­na eu­ro atra­ve­sa­ba uno de sus mo­men­tos más crí­ti­cos y na­die con­fia­ba en el com­pro­mi­so de los so­cios del sur (Gre­cia, Es­pa­ña, Por­tu­gal) de man­te­ner el gas­to a ra­ya. Hoy na­die quie­re que se vuel­va a po­ner en du­da la res­pon­sa­bi­li­dad de los Go­bier­nos pa­ra man­te­ner en or­den las fi­nan­zas pú­bli­cas. El in­te­rés de fon­do de Bru­se­las, el BCE y el Eu­ro­gru­po en con­tro­lar el dé­fi­cit es evi­tar que la po­lí­ti­ca pre­su­pues­ta­ria irres­pon­sa­ble de un país miem­bro aca­be arras­tra­do al res­to de la zo­na eu­ro res­que­bra­jan­do la mo­ne­da úni­ca. Un ejem­plo cla­ro que si­gue gra­ba­do en la men­te de mu­chos es el de los efec­tos ne­ga­ti­vos que com­por­tó el exceso de cré­di­to con­ce­di­do des­de paí­ses acree­do­res como Ale­ma­nia a paí­ses de­fi­ci­ta­rios como Es­pa­ña en los años pre­vios a la cri­sis. La ma­nio­bra fa­ci­li­tó la crea­ción de bur­bu­jas e in­ver­sio­nes de du­do­sa sol­ven­cia que ter­mi­na­ron po­nien­do con­tra las cuer­das al sis­te­ma fi­nan­cie­ro y pre­ci­pi­tó un res­ca­te a car­go del contribuyente, dis­pa­ran­do a su vez el dé­fi­cit por la di­fi­cul­tad de so­cios como Es­pa­ña de ge­ne­rar con­fian­za pa­ra po­der fi­nan­ciar­se a ti­pos de in­te­rés ba­jos en los mer­ca­dos.

3 ¿RE­FOR­MAS POR RE­COR­TES? Se­gún las úl­ti­mas pre­vi­sio­nes eco­nó­mi­cas de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Es­pa­ña no se man­ten­drá por de­ba­jo del 3 % de dé­fi­cit has­ta el 2017 (2,6 %). Bru­se­las ad­vier­te de que la ines­ta­bi­li­dad e in­cer­ti­dum- bre eco­nó­mi­ca mun­dial obli­ga a ajus­tar las cuen­tas cuan­to an­tes por si se des­en­ca­de­na un nue­vo te­rre­mo­to fi­nan­cie­ro o una nue­va re­ce­sión glo­bal. Todos los par­ti­dos se re­sis­ten, a ex­cep­ción de los po­pu­la­res, que, a pe­sar de de­cir que es­tán com­pro­me­ti­dos con las me­tas im­pues­tas a Es­pa­ña, en la prác­ti­ca siem­pre han desoí­do las lla­ma­das de aten­ción.

La op­ción que ma­ne­jan los so­cia­lis­tas y Ciu­da­da­nos es ofre­cer re­for­mas a cam­bio de re­ba­jar la ri­gi­dez del ca­len­da­rio pre­vis­to. Par­ten de la ba­se de que apun­ta­lan­do el cre­ci­mien­to y abrien­do la mano a una ma­yor expansión fis­cal se pue­de con­so­li­dar el rum­bo y ge­ne­rar más in­gre­sos. Bru­se­las y los so­cios europeos más or­to­do­xos si­guen te­nien­do du­das y mu­chos se mues­tran con­tra­rios a fir­mar una tre­gua con Ma­drid: «Es­pa­ña tie­ne que cum­plir con sus obli­ga­cio­nes (...) El nue­vo Go­bierno ten­drá que ac­tua­li­zar el pre­su­pues­to y apli­car nue­vas me­di­das (de ajus­te)», es­pe­tó Dijs­sel­bloem en el úl­ti­mo Eu­ro­gru­po.

Las for­ma­cio­nes si­guen guar­dan­do la es­pe­ran­za de que la Co­mi­sión Eu­ro­pea ce­da a sus pe­ti­cio­nes. De lo con­tra­rio, y si lle­gan a for­mar Go­bierno, de­be­rán so­pe­sar si les com­pen­sa pe­dir per­mi­so o pe­dir per­dón una vez más.

JUAN. S. G

| AFP | JOHN THYS

El co­mi­sa­rio eu­ro­peo de Economía, el fran­cés Pie­rre Mos­co­vi­ci, es un fiel guar­dián pa­ra el cum­pli­mien­to pre­su­pues­ta­rio en la eu­ro­zo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.