RE­FLE­XIO­NES SO­BRE EL SEC­TOR BAN­CA­RIO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - XO­SÉ CAR­LOS ARIAS

El ca­te­drá­ti­co de Economía Xo­sé Car­los Arias ana­li­za la in­cer­ti­dum­bre que pla­nea so­bre el sec­tor ban­ca­rio, en es­te ca­so, so­bre el eu­ro­peo. Arias se pre­gun­ta si se pro­du­ci­rá otro ac­ci­den­te como el de Leh­man Brot­hers y re­fle­xio­na so­bre la va­li­dez de los test de es­trés que se rea­li­za­ron en el 2014.

De tan­tas ve­ces re­pe­ti­da a lo lar­go de los úl­ti­mos sie­te años, la pre­gun­ta em­pie­za a can­sar: ¿ es­tá a pun­to de pro­du­cir­se, aho­ra en te­rri­to­rio eu­ro­peo, otro ac­ci­den­te como el de Leh­man Brot­hers? Es­ta vez, sin em­bar­go, la co­sa pa­re­ce más se­ria y preo­cu­pan­te: son mu­chas las se­ña­les que van apa­re­cien­do en los úl­ti­mos me­ses de que la ban­ca eu­ro­pea pue­de dar al­gún dis­gus­to im­por­tan­te en un pla­zo bre­ve.

Si a fi­na­les de año, los ru­mo­res se cen­tra­ban el pe­ri­fe­ria — ban­cos grie­gos y por­tu­gue­ses— con la en­tra­da del 2016 ya fue­ron las en­ti­da­des ita­lia­nas las que co­bra­ron pro­ta­go­nis­mo ne­ga­ti­vo, pa­ra de­jar pa­so rá­pi­da­men­te a la gran ban­ca ale­ma­na (so­bre to­do el Deuts­che Bank, si bien el los úl­ti­mos días los te­mo­res se ex­tien­den a otro gi­gan­te, el Com­merz­ban) y fran­ce­sa ( So­cié­té Ge­ne­ral). Un so­lo dato: en las seis pri­me­ras se­ma­nas de es­te año, tres de los ma­yo­res ban­cos del con­ti­nen­te (que fi­gu­ran en­tre los trein­ta que en to­do el mundo se con­si­de­ran sis­té­mi­cos, el Deuts­che, la So­cié­té Ge­ne­ral y el ita­liano Unicredito), per­die­ron más del 35 % de su va­lor de ca­pi­ta­li­za­ción bur­sá­til. Al­go que si no es un crac se le pa­re­ce mu­cho.

¿ Qué es­tá de­trás de es­ta nue­va ame­na­za de tor­men­ta fi­nan­cie­ra a gran es­ca­la? Al­gu­nas res­pues­tas se­rían: un pro­ce­so de re­ca­pi­ta­li­za­ción — tan im­pres­cin­di­ble como di­fí­cil de lle­var a la prác­ti­ca— que es­tá so­lo a me­dio ha­cer y ge­ne­ra mu­chas du­das, pues en­tre otras co­sas ori­gi­na di­fi­cul­ta­des ope­ra­ti­vas a las en­ti­da­des. Tam­bién a me­dio ca­mino, y pla­ga­do de tan­tos re­tro­ce­sos como avan­ces, es­tá el gran pro­yec­to ins­ti­tu­cio­nal pa­ra el fu­tu­ro de es­te sec­tor, la Unión Ban­ca­ria. Por otro la­do, los már­ge­nes de las en­ti­da­des se es­tre­chan con­si­de­ra­ble­men­te en un en­torno de ti­pos de in­te­rés ce­ro o ne­ga­ti­vos. Y to­do eso se con­vier­te en ex­plo­si­vo cuan­do se re­do­bla el mie­do a una ter­ce­ra re­ce­sión, que lle­va­ría las ta­sas de mo­ro­si­dad a unas co­tas que aho­ra se­rían muy di­fí­ci­les de so­por­tar.

Dos re­fle­xio­nes de cier­to ca­la­do sur­gen an­te es­ta nue­va si­tua­ción, que por cier­to ha si­do una sor­pre­sa muy re­la­ti­va, pues es­ta vez no han fal­ta­do ad­ver- ten­cias de que, al no ha­ber­se pro­du­ci­do un cam­bio de fon­do en las fi­nan­zas in­ter­na­cio­na­les, al­go así po­día ocu­rrir. La pri­me­ra se re­fie­re al prin­ci­pio de too big to

fail (de­ma­sia­do gran­de pa­ra de­jar­lo caer): re­sul­ta que en po­co tiem­po po­de­mos es­tar de nue­vo an­te el di­le­ma de sal­var al­gún gran di­no­sau­rio fi­nan­cie­ro con car- go al pre­su­pues­to pú­bli­co, na­tu­ral­men­te pa­ra evi­tar el mal ma­yor que pa­ra la economía real po­dría aca­rrear su even­tual co­lap­so. Es­te problema de so­bre­di­men­sión cho­ca ra­di­cal­men­te con el he­cho de que la « re­for­ma fi­nan­cie­ra » en Eu­ro­pa ( y des­de lue­go en Es­pa­ña) si ha avan­za­do por al­gún ca­mino ha si­do por el de fu­sio­nar en­ti­da­des, re­for­zar el oligopolio y, en úl­ti­mo tér­mino, au­men­tar su ta­ma­ño.

La se­gun­da reflexión se re­fie­re a có­mo la trans­pa­ren­cia (o me­jor, la fal­ta de ella) in­ci­de so­bre la con­fian­za en los ban­cos ( or­ga­ni­za­cio­nes eco­nó­mi­cas cu­yas po­si­bi­li­da­des de ne­go­cio se ba­san pre­ci­sa­men­te en eso, la con­fian­za del pú­bli­co). En ese sen­ti­do, des­mo­ra­li­za pen­sar que las prue­bas de es­fuer­zo rea­li­za­das en el 2014 de­tec­ta­ban pro­ble­mas en una vein­te­na de ban­cos europeos — todos de pe­que­ña di­men­sión—, pe­ro no en nin­gu­na de las en­ti­da­des que es­tos días más preo­cu­pan. En par­ti­cu­lar, so­lo una en­ti­dad ale­ma­na — el po­co re­le­van­te Mün­che­ner Hy­pot­he­ken­bak— apa­re­cía en­ton­ces se­ña­la­da con el de­do. Si aque­llas prue­bas se hi­cie­ron pa­ra au­men­tar la fia­bi­li­dad del sis­te­ma, vis­to a la luz de la pre­sen­te si­tua­ción no es de ex­tra­ñar que la con­fian­za se re­sien­ta de un mo­do muy sig­ni­fi­ca­ti­vo. Y con ello la per­cep­ción de que la bom­ba que des­cu­bri­mos en el 2007 no ha de­ja­do de es­tar con no­so­tros du­ran­te to­do es­te tiem­po.

EFE | AR­NE DE­DERT

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.