UN CHIP VIR­TUAL SUS­TI­TUI­RÁ A LAS TAR­JE­TAS SIM DE LOS SMARTP­HO­NE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­ría Vi­ñas

Los rec­tán­gu­los de plás­ti­co que has­ta aho­ra en­ca­de­na­ban al usua­rio a una de­ter­mi­na­da ope­ra­do­ra tie­nen los días con­ta­dos Su lu­gar lo ocu­pa­rán las eSIM, tar­je­tas vir­tua­les que de aquí a fi­na­les del 2017 se irán in­cor­po­ran­do po­co a po­co en los dis­po­si­ti­vos in­te­li­gen­tes

Ya es ofi­cial. En un par de años la tar­je­ta SIM, tal y como las co­no­ce­mos aho­ra —un plás­ti­co rec­tan­gu­lar, con un mor­dis­co en una de sus es­qui­nas y un chip do­ra­do—, ha­brá des­apa­re­ci­do. Su sus­ti­tu­ta se­rá de na­tu­ra­le­za vir­tual, una eSIM in­vi­si­ble e in­tan­gi­ble, que se alo­ja­rá di­rec­ta­men­te en las tri­pas del dis­po­si­ti­vo y que ha es­co­gi­do como co­ne­ji­llos de in­dias a los re­lo­jes in­te­li­gen­tes. Ellos se­rán los pri­me­ros. Las ta­ble­tas, los smartp­ho­nes y el res­to de má­qui­nas ven­drán des­pués.

A las puer­tas del con­gre­so mun­dial de mó­vi­les de Bar­ce­lo­na la aso­cia­ción de ope­ra­do­res y fa­bri­can­tes GS­MA dio el jue­ves pa­sa­do el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da de una nue­va era en el sec­tor de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, li­be­ran­do las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes téc­ni­cas que per­mi­ten ac­ti­var es­ta tar­je­ta. Se es­tre­na­rá el pró­xi­mo mes de abril en el smart­watch de Sam­sung Gear S2clas­sic 3G, que se pre­sen­ta­rá en la fe­ria es­ta semana. ¿Pe­ro qué ga­na el usua­rio con es­te cam­bio? ¿En qué le afec­ta cam­biar la SIM por un mi­cro­chip?

1

EN QUÉ SE DI­FE­REN­CIAN. La eSIM ven­drá ins­ta­la­da de fá­bri­ca. No se­rá ne­ce­sa­rio co­lo­car­la en el dis­po­si­ti­vo ni po­drá ex­traer­se en ca­so de que el usua­rio quie­ra «ha­cer su­yo» otro apa­ra­to —como ha­ce aho­ra, por ejem­plo, cuan­do se que­da sin ba­te­ría, ne­ce­si­ta ur­gen­te­men­te uti­li­zar el te­lé­fono y tie­ne a mano otro de la mis­ma com­pa­ñía—. Las nue­vas tar­je­tas se­rán pie­zas in­cor­po­ra­das en el

hard­wa­re del ter­mi­nal que ocu­pa­rán el 10 % de lo que aho­ra ocu­pa una SIM tra­di­cio­nal. Y ya no se­rá ne­ce­sa­rio te­ner una tar­je­ta di­fe­ren­te pa­ra ca­da nú­me­ro de te­lé­fono ni cam­biar­la en ca­so de mu­dar­se a otra com­pa­ñía.

2

SUS PRIN­CI­PA­LES VEN­TA­JAS.

Es­ta tar­je­ta, preins­ta­la­da en el dis­po­si­ti­vo, per­mi­te car­gar el per­fil de cual­quier com­pa­ñía, lo que sig­ni­fi­ca que el usua­rio po­drá con­tra­tar la ta­ri­fa que desee, con el operador que más le ape­tez­ca, di­rec­ta­men­te des­de su te­lé­fono. Si quie­re ha­cer una por­ta­bi­li­dad, ya no ne­ce­si­ta­rá acu­dir a una tien­da a bus­car una nue­va tar­je­ta o es­pe- rar a que su nue­va com­pa­ñía se la man­de por co­rreo. To­do se ges­tio­na­rá des­de el smartp­ho­ne. Se­rá más rá­pi­do y, so­bre to­do, mu­cho más có­mo­do.

3

¿Y SI CAM­BIO DE PAÍS? Has­ta aho­ra la idea de ha­cer lla­ma­das y co­nec­tar­se a In­ter­net des­de el ex­tran­je­ro im­pli­ca­ba abra­zar el en­go­rro­so y, so­bre to­do, abu­si­vo

roa­ming al cru­zar la fron­te­ra. Eso o agen­ciar­se una tar­je­ta de al­gu­na com­pa­ñía ex­tran­je­ra pa­ra te­ner nú­me­ro nue­vo y fac­tu­ra ex­tra. Con la eSIM todos es­tos mo­les­tos trá­mi­tes des­apa­re­ce­rán. El usua- rio ten­drá la ca­pa­ci­dad de ac­ti­var y can­ce­lar ser­vi­cios di­rec­ta­men­te des­de el ter­mi­nal, por lo que, si pla­nea via­jar a otro país, po­drá con­tra­tar el ser­vi­cio de te­le­fo­nía mó­vil que más se ajus­te a sus ne­ce­si­da­des.

4

IN­TER­NET DE LAS CO­SAS. La sim­pli­fi­ca­ción de los mo­vi­mien­tos del usua­rio a la ho­ra de sal­tar de un operador a otro no es la úni­ca ven­ta­ja de es­ta nue­va tar­je­ta, idea­da pa­ra con­ver­tir­se, so­bre to­do, en la lla­ve del lla­ma­do In­ter­net de las Co­sas. El chip per­mi­ti­rá man­te­ner co­nec­ta­dos va­rios apa­ra­tos in­te­li­gen­tes con una mis­ma ta­ri­fa. Es­to, que has­ta aho­ra, se lla­ma­ba «mul­ti SIM» e im­pli­ca­ba va­rias y di­fe­ren­tes fi­chas de plás­ti­co, una en ca­da dis­po­si­ti­vo, aso­cia­das a una mis­ma nu­me­ra­ción y con­tra­to, abre la puer­ta a to­do un mundo de po­si­bi­li­da­des, de co­ches co­nec­ta­dos y au­tó­no­mos y elec­tro­do­més­ti­cos y ciu­da­des in­te­li­gen­tes. ¿La cla­ve? Ha­cer des­apa­re­cer las ba­rre­ras fí­si­cas y ges­tio­nar to­do a al­tas ve­lo­ci­da­des des­de ese lu­gar lla­ma­do nu­be.

5

NÚMEROS DE TE­LÉ­FONO.

A par­tir de ju­nio, fe­cha fi­ja­da por la GS­MA pa­ra co­men­zar a in­ser­tar es­te chip en los nue­vos

smartp­ho­nes que sal­gan al mer­ca­do, el usua­rio po­drá te­ner todos los números de te­lé­fono que quie­ra. Lo mis­mo su­ce­de con las ta­ri­fas. Las que quie­ra. Eso sí, no po­drá uti­li­zar­los todos al mis­mo tiem­po. So­lo uno es­ta­rá ac­ti­vo. Pa­ra sal­tar de un nú­me­ro a otro, o de una ta­ri­fa a otra que le con­ven­ga más, so­lo ten­drá que des­co­nec­tar­se del ac­tual y es­co­ger, en una lis­ta, el que más le ape­tez­ca. Igual que cuan­do eli­ge una red wi­fi.

6

CÓ­MO LLE­GA­RÁ. La pri­me­ra fa­se se cen­tra­rá en los re­lo­jes in­te­li­gen­tes, las pul­se­ras y las ta­ble­tas, que con­ta­rán ya con eSIM de se­rie. Se co­nec­ta­rán a una tar­je­ta de da­tos prin­ci­pal y todos los dis­po­si­ti­vos es­ta­rán vin­cu­la­dos a una cuen­ta de un usua­rio. Es­ta tec­no­lo­gía per­mi­ti­rá a los fa­bri­can­tes, que con­ta­rán con más es­pa­cio en los apa­ra­tos, men­guar el ta­ma­ño de los dis­po­si­ti­vos si esa es la ten­den­cias.

El sis­te­ma se es­tre­na­rá en tar­je­tas preins­ta­la­das en el re­loj in­te­li­gen­te Sam­sung Gear S2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.