Un po­co de amor pa­ra la ju­ven­tud

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - LA SEMANA - Juan Car­los Mar­tí­nez

Es­pa­ña es­tá sa­lien­do de la cri­sis, pe­ro los es­pa­ño­les, no, di­ce, como pa­ra­do­ja pa­ra des­ta­par men­tes atas­ca­das, un agudo co­la­bo­ra­dor de La Voz, ala iz­quier­da. Los da­tos de em­pleo co­rro­bo­ran esa te­sis, so­bre to­do los del em­pleo de los jó­ve­nes. Un des­em­pleo ju­ve­nil de gran vo­lu­men y de lar­ga du­ra­ción pre­pa­ra una ge­ne­ra­ción de adul­tos con ca­pa­ci­da­des dis­mi­nui­das: fi­nan­cie­ras, de con­fian­za, de dis­po­si­ción pa­ra crear fa­mi­lias. Es un las­tre pa­ra el fu­tu­ro.

¿Qué ha­cer?, que di­ría Le­nin. Pa­re­ce que no he­mos sa­tis­fe­cho las pe­ti­cio­nes que se plan­tea­ron des­de la se­cre­ta­ría ge­ne­ral de la ONU y des­de fun­da­cio­nes de­di­ca­das a la pro­tec­ción de la ju­ven­tud du­ran­te el año pa­sa­do, que era el año de la ju­ven­tud. No ve­mos las me­di­das de dis­cri­mi­na­ción po­si­ti­va, fis­ca­les y de co­ti­za­cio­nes so­cia­les que pe­día Ban Ki Moon pa­ra las em­pre­sas que con­tra­ten a jó­ve­nes en ries­go de ex­clu­sión. Tam­po­co he­mos da­do gran­des pa­sos, des­de las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas ni des­de las agru­pa­cio­nes em­pre­sa­ria­les, ha­cia ese nue­vo mo­de­lo eco­nó­mi­co que de­be ba­sar­se más en el co­no­ci­mien­to y en las ac­ti­vi­da­des de al­to va­lor aña­di­do que en la in­ter­me­dia­ción y en el la­dri­llo. Fal­tan ideas y vi­das ejem­pla­res a nues­tro al­re­de­dor. Los mo­de­los que se ofre­cen a la emu­la­ción ya los ven: Ra­to, Ur­dan­ga­rin, Vi­tal­dent, o, como mal me­nor, los fri­kis que ac­ce­den al cues­tio­na­ble éxi­to de la fa­ma a ba­se de ex­hi­bir en la te­le su cuer­po, su cha­ba­ca­ne­ría o su ma­la le­che.

A es­tas al­tu­ras, la con­fian­za en lo que pue­da ha­cer por es­te sec­tor más jo­ven y vul­ne­ra­ble el pró­xi­mo Go­bierno se va ha­cien­do es­ca­sa, vien­do qué in­tere­ses se ma­ne­jan pa­ra lo­grar o pa­ra im­pe­dir un acuer­do. Vuel­vo a es­tar de acuer­do con aquel que­ri­do pro­fe­sor de Economía, lue­go re­con­ver­ti­do en diputado —y con los Beatles—, en su pro­cla­ma­ción de que lo que ne­ce­si­ta­mos pa­ra sa­lir del atra­so es amor. Que dejen nues­tros di­ri­gen­tes de ha­blar del PIB. No to­do es economía. Dejen esa jer­ga pa­ra los man­gan­tes que no quie­ren a na­die más que al es­tú­pi­do que ven ca­da día en el es­pe­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.