Las em­pre­sas res­pon­de­rán por los de­li­tos de quie­nes les pres­ten sus ser­vi­cios

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Ja­vier Roldán de Llano JA­VIER ROLDÁN DE LLANO es abo­ga­do

Des­de el año 2010 las so­cie­da­des, cual­quie­ra que sea tu ta­ma­ño, pue­den in­cu­rrir en res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal por las ac­tua­cio­nes de sus ad­mi­nis­tra­do­res y di­rec­ti­vos, pe­ro tam­bién de to­do el per­so­nal a su ser­vi­cio, con in­de­pen­den­cia de cuál sea su ca­te­go­ría, su gra­do de res­pon­sa­bi­li­dad y su po­si­ción den­tro de la es­truc­tu­ra em­pre­sa­rial. Pe­ro su res­pon­sa­bi­li­dad no se ago­ta en las ac­tua­cio­nes de quie­nes for­man par­te de la or­ga­ni­za­ción, sino que se ex­tien­de a he­chos de­lic­ti­vos que pue­dan co­me­ter sus pro­vee­do­res, sus agen­tes, sus dis­tri­bui­do­res y todos aque­llos con quie­nes man­ten­gan re­la­cio­nes con­trac­tua­les — sin ne­ce­si­dad de te­ner una vin­cu­la­ción for­mal con la em­pre­sa—, siem­pre que re­dun­de un pro­ve­cho o un be­ne­fi­cio, di­rec­to o in­di­rec­to, pa­ra la pro­pia so­cie­dad.

En ju­lio del pa­sa­do año 2015, el le­gis­la­dor le dio una vuel­ta de tuer­ca a la res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal de las so­cie­da­des, de ma­ne­ra tal que las so­cie­da­des pue­den ser de­cla­ra­das res­pon­sa­bles de de­li­tos tan­to si son co­me­ti­dos en el ejer­ci­cio de ac­ti­vi­da­des so­cia­les, como si son co­me­ti­dos en nom­bre y por cuen­ta de ellas. Las consecuencias pa­ra las so­cie­da­des son es­pe­cial­men­te gra­ves, pues van des­de la sim­ple mul­ta a su di­so­lu­ción y li­qui­da­ción for­zo­sa, pa­san­do por la sus­pen­sión de sus ac­ti­vi­da­des y la clau­su­ra de sus lo­ca­les y es­ta­ble­ci­mien­tos.

La fi­na­li­dad de es­tas re­for­mas, im­por­ta­das de la cul­tu­ra cor­po­ra­ti­va norteamericana, no es otra que la de ex­hor­tar a los di­rec­ti­vos de las so­cie­da­des a es­ta­ble­cer me­di­das efi­ca­ces de con­trol en la ac­tua­ción de todos los que for­men par­te de la or­ga­ni­za­ción y de quie­nes se re­la­cio­nan con­trac­tual­men­te con ella. Es­tas me­di­das de con­trol se ar­ti­cu­lan a tra­vés de los có­di­gos de bue­na con­duc­ta cor­po­ra­ti­va o programas de «com­plian­ce» pe­nal.

Aho­ra, la Fis­ca­lía, a tra­vés de una cir­cu­lar emi­ti­da el pa­sa­do mes de enero, vie­ne a po­ten­ciar el cer­co, mos­tran­do su vo­lun­tad de­ci­di­da de ins­tar el cum­pli­mien­to de la nue­va nor­ma­ti­va pe­nal, di­ri­gien­do sus ac­tua­cio­nes fren­te a las so­cie­da­des cuan­do se de­tec­te la co­mi­sión de una va­ria­da ga­ma de de­li­tos —que van des­de la es­ta­fa, has­ta de­li­tos con­tra la pro­pie­dad in­te­lec­tual e in­dus­trial— por cual­quier miem­bro de la or­ga­ni­za­ción o in­clu­so por uno de sus pro­vee­do­res o clien­tes, siem­pre que la so­cie­dad no acre­di­te la efec­ti­va im­plan­ta­ción de un pro­to­co­lo de cum­pli­mien­to nor­ma­ti­vo. En el día a día de los tri­bu­na­les se va a con­ju­gar, así, la no­ti­cia de los res­pon­sa­bles de gran­des cor­po­ra­cio­nes o de re­co­no­ci­dos clu­bes de fút­bol pres­tan­do de­cla­ra­ción por pre­ten­di­das irre­gu­la­ri­da­des fis­ca­les en las con­tra­ta­cio­nes rea­li­za­das, con la in­ves­ti­ga­ción de em­pre­sas pe­que­ñas y me­dia­nas por el he­cho de que uno de sus em­plea­dos ha­ya tru­ca­do el cuen­ta­ki­ló­me­tros de un au­to­mó­vil en el mer­ca­do de oca­sión o ha­ya des­car­ga­do, en el or­de­na­dor de su pues­to de tra­ba­jo, un pro­gra­ma sin con­tar con la pre­cep­ti­va li­cen­cia.

Pe­ro la Fis­ca­lía tam­bién ad­vier­te de que pa­ra evi­tar la res­pon­sa­bi­li­dad de la so­cie­dad no sir­ve un pro­gra­ma es­tan­da­ri­za­do, sino que ha de ser un mo­de­lo adap­ta­do a la idio­sin­cra­sia de ca­da em­pre­sa y que ha de acre­di­tar­se la efec­ti­va im­plan­ta­ción de una cul­tu­ra del cum­pli­mien­to, de las bue­nas prác­ti­cas em­pre­sa­ria­les y de la éti­ca em­pre­sa­rial como un prin­ci­pio esen­cial de la ac­tua­ción cor­po­ra­ti­va. A es­tos efec­tos, los mo­de­los de «cor­ta y pe­ga», por am­plios que es­tos sean, no ten­drán va­lor ni efi­ca­cia al­gu­na, como tam­po­co la ten­drá el he­cho de ha­ber de­sig­na­do a cual­quier miem­bro de la or­ga­ni­za­ción como res­pon­sa­ble del cum­pli­mien­to nor­ma­ti­vo.

La cir­cuns­tan­cia ya re­fe­ri­da —la ex­ten­sión de la res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal de las em­pre­sas por he­chos de sus pro­vee­do­res y sub­con­tra­tis­tas— de­ter­mi­na­rá, en la prác­ti­ca, que pa­ra con­tra­tar, al igual que, en es­tos mo­men­tos, re­sul­ta prác­ti­ca ha­bi­tual exi­gir el cum­pli­mien­to de la nor­ma­ti­va en ma­te­ria de Se­gu­ri­dad So­cial o de pre­ven­ción de ries­gos la­bo­ra­les, se exi­ja que el part­ner acre­di­te la efec­ti­va im­plan­ta­ción de un pro­gra­ma de com­plian­ce en su or­ga­ni­za­ción. Quien no lo ten­ga, se que­da­rá al mar­gen de la po­si­bi­li­dad de con­tra­ta­ción con las Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas, de la per­cep­ción de to­do ti­pos de sub­ven­cio­nes y de ayu­das pú­bli­cas, al mar­gen de la po­si­bi­li­dad de con­cer­tar de­ter­mi­na­dos con­tra­tos de se­gu­ro y, a la pos­tre, fue­ra del mer­ca­do y, en no po­cos ca­sos, sen­ta­do en el ban­qui­llo de un Juz­ga­do de lo Pe­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.