El ace­ro bri­tá­ni­co no pue­de com­pe­tir

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - CARTAS DESDE EL MUNDO - Ri­ta Ál­va­rez Tu­de­la

La irrup­ción de gi­gan­tes em­pre­sas chi­nas en el su­mi­nis­tro al mer­ca­do eu­ro­peo sin que Bru­se­las pro­te­ja al sec­tor ha­ce es­tra­gos en la in­dus­tria si­de­rúr­gi­ca de Reino Uni­do

En un día con una ca­pa den­sa de nie­bla, en­con­trar la si­de­rúr­gi­ca Ta­ta Steel en la ciu­dad ga­le­sa de Port Talbot no es fá­cil. Tam­po­co lo es en­con­trar una so­lu­ción pa­ra la in­dus­tria del ace­ro, que vi­ve uno de sus peo­res mo­men­tos en Reino Uni­do des­de los años 80.

Lo cier­to es que con el anun­cio en enero de 1.050 des­pi­dos de Ta­ta Steel, 750 de ellos en la plan­ta de Ga­les (que cuen­ta con un to­tal de 4.000 tra­ba­ja­do­res) la pre­sión so­bre el Go­bierno del pri­mer mi­nis­tro, Da­vid Ca­me­ron, va en au­men­to, acu­sán­do­le de no es­tar ma­ne­jan­do bien la cri­sis.

En Port Talbot el am­bien­te es de preo­cu­pa­ción y de la si­tua­ción los tra­ba­ja­do­res que se que­den al pa­ro. Así es pal­pa­ble en el ca­fé Docs, en­tre el olor de co­mi­da fri­ta, al que acu­den mu­chos tra­ba­ja­do­res del ace­ro a desa­yu­nar y co­mer, de­bi­do a su pro­xi­mi­dad a la plan­ta que aho­ra per­de­rá a un cuar­to de su per­so­nal.

Así lo cuen­ta el due­ño del ca­fé, Sha­ron Evans. «Te­ne­mos siem­pre lleno y no­ta­mos que aho­ra to­das las char­las son acer­ca del tra­ba­jo», ex­pli­ca, di­cien­do que tam­bién es­tán preo­cu­pa­dos por su ne­go­cio tras abrir sus puer­tas ha­ce aho­ra cin­co años.

Y así lo ve Da­vid Bow­yer, un ve­te­rano de la plan­ta. «El Go­bierno cen­tral es­tá sien­do muy dé­bil. No pa­re­cen en­ten­der que si se pierde su ba­se ma­nu­fac­tu­re­ra pa­sa­re­mos a con­ver­tir­nos en un país de ter­ce­ra cla­se», la­men­ta mien­tras to­ma un té.

Los ana­lis­tas creen que Port Talbot pierde a dia­rio 1,3 mi­llo­nes de eu­ros. A ello lle­van fac­to­res como las im­por­ta­cio­nes ba­ra­tas lle­ga­das de Chi­na. Des­de el país asiá­ti­co las ex­por­ta­cio­nes de ace­ro ca­si se du­pli­ca­ron has­ta lle­gar a las 88,6 mi­llo­nes de to­ne­la­das, más de la pro­duc­ción anual com­bi­na­da de Mé­xi­co y Ca­na­dá. A ello hay que unir una li­bra ca­da vez más fuer­te y cos­tes eléc­tri­cos más ele­va­dos.

«Ne­ce­si­ta­mos que la Co­mi­sión Eu­ro­pea acelere su res­pues­ta a unas im­por­ta­cio­nes co­mer­cia­les in­jus­tas y sea más ro­bus­ta en sus ac­cio­nes. No ha­cer­lo, ame­na­za el fu­tu­ro de to­da la in­dus­tria del ace­ro de Eu­ro­pa», sub­ra­yó Karl Köh­ler, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de ope­ra­cio­nes de Ta­ta Steel Eu­ro­pa.

Lo cier­to es que la in­dus­tria si­de­rúr­gi­ca no de­ja de ad­ver­tir por ac­ti­va y por pa­si­va de la pér­di­da de más em­pleos como con­se­cuen­cia de la in­su­fi­cien­te ayu­da por par­te de Bru­se­las pa­ra im­po­ner al­tos aran­ce­les a la im­por­ta­cio­nes de pro­duc­tos de ace­ro.

Des­de la aso­cia­ción UK Steel creen que la mag­ni­tud de la cri­sis que afec­ta al sec­tor de la si­de­rur­gia eu­ro­pea «no es­tá to­da­vía ins­cri­to en los bu­ró­cra­tas de Bru­se­las», acu­san­do a las em­pre­sas chi­nas de ha­ber to­ma­do más de 45 % del mer­ca­do del Reino Uni­do, cuan­do ape­nas te­nían na­da ha­ce cua­tro años.

En to­tal, se con­ta­bi­li­za que Ta­ta ha in­ver­ti­do 300 mi­llo­nes de li­bras en la plan­ta ga­le­sa en los úl­ti­mos cua­tro años, in­clu­yen­do 200 mi­llo­nes pa­ra un nue­vo al­to horno. Sin em­bar­go, no es su­fi­cien­te, ya que más in­ver­sio­nes son ne­ce­sa­rias pa­ra ha­cer­la com­pe­ti­ti­va. Mu­chos de los tra­ba­ja­do­res en Port Talbot lle­van dé­ca­das de­di­cán­do­se a ha­cer el mis­mo tra­ba­jo, in­clu­so cuan­do Ta­ta Steel, que aho­ra pre­si­de el in­dio Cy­rus Pa­llon­ji Mistry, se lla­ma­ba Bri­tish Steel, fun­da­da en 1967. Aho­ra, los pla­nes de la mul­ti­na­cio­nal pasan por re­cor­tar per­so­nal en sus plan­tas en Reino Uni­do.

Otra si­de­rúr­gi­ca que ha anun­cia­do 100 des­pi­dos es la com­pa­ñía de ace­ro Shef­field For­ge­mas­ters de­bi­do a la ac­ti­vi­dad re­du­ci­da del sec­tor de pe­tró­leo y el gas tra­di­cio­nal y a la ne­ce­si­dad de «re­es­truc­tu­rar el ne­go­cio», con pér­di­das de 9.4 mi­llo­nes de li­bras a cie­rre del 2014

Des­de los sin­di­ca­tos, Roy Rick­huss, si­guen di­cien­do que la cla­ve de la si­tua­ción ac­tual es­tá «en los re­tra­sos de las ayu­das y la inac­ción del Go­bierno». Y en esa mis­ma lí­nea, Harish Pa­tel, ofi­cial del sin­di­ca­to Uni­te, ape­ló a que em­pre­sas como Shef­field For­ge­mas­ters ten­gan «apo­yo ur­gen­te e igual­dad de con­di­cio­nes con sus com­pe­ti­do­res in­ter­na­cio­na­les pa­ra po­der so­bre­vi­vir».

En oc­tu­bre del 2015, Ta­ta Steel ya anun­ció otros des­pi­dos. Cer­ca de 900 pues­tos de tra­ba­jo en la ciu­dad in­gle­sa de Scunt­hor­pe y otros 270 en Es­co­cia, mien­tras las es­pe­cu­la­cio­nes cre­cían an­te el po­si­ble cie­rre de un horno en la pri­me­ra. Köh­ler ad­ver­tçia de lo do­lo­ro­so de la no­ti­cia, pe­ro aña­día que «la in­dus­tria del ace­ro del Reino Uni­do es­tá lu­chan­do por la su­per­vi­ven­cia en un es­ce­na­rio com­pe­ti­ti­vo de mer­ca­do muy di­fí­cil».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.