EL LI­BRO QUE ANA­LI­ZA LA ÚL­TI­MA DE­RI­VA FI­NAN­CIE­RA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - XO­SÉ CAR­LOS ARIAS Ca­te­drá­ti­co de Economía. Uni­ver­si­da­de de Vi­go

El ca­te­drá­ti­co de Economía Xo­sé Car­los Arias ana­li­za el li­bro de Adair Tur­ner, «En­tre la deu­da y el dia­blo», so­bre la de­ri­va ul­tra­fi­nan­cie­ra del ca­pi­ta­lis­mo.

Adair Tur­ner es uno de los ex­per­tos en fi­nan­zas más pres­ti­gio­sos del mundo. En los peo­res mo­men­tos de la cri­sis fi­nan­cie­ra del 2008 fue lla­ma­do pa­ra di­ri­gir la gran agen­cia re­gu­la­do­ra de los mer­ca­dos de ca­pi­tal en el Reino Uni­do, la Fi­nan­cial Ser­vi­ces Aut­ho­rity, pues­to cla­ve en que per­ma­ne­ció du­ran­te va­rios años. Fru­to de esa ex­pe­rien­cia, y de sus mu­chos co­no­ci­mien­tos en la ma­te­ria, aca­ba de apa­re­cer su li­bro Bet­ween Debt and the De­vil ( Prin­ce­ton, 2016), que ca­be sa­lu­dar como una no­ta­ble apor­ta­ción en su cam­po.

La vi­sión que de las fi­nan­zas tie­ne Tur­ner es­tá muy le­jos del es­que­ma que du­ran­te mu­chos años pre­do­mi­nó en­tre los eco­no­mis­tas, pe­ro tam­bién, y muy des­ta­ca­da­men­te, en­tre las au­to­ri­da­des ( sien­do el ejem­plo más co­no­ci­do el del an­ti­guo pre­si­den­te de la Re­ser­va Fe­de­ral, Alan Greens­pan): su idea era la de que los mer­ca­dos nun­ca se equi­vo­ca­ban en su asig­na­ción, pues par­tía del su­pues­to de que quie­nes ope­ra­ban en ellos eran « ple­na­men­te ra­cio­na­les » .

Ob­via­men­te, una con­cep­ción como esa no po­día de­jar de te­ner gra­ves consecuencias, pues si efec­ti­va­men­te los mer­ca­dos de ca­pi­tal por sí so­los nos lle­van al me­jor de los mun­dos po­si­bles, ¿ por qué in­sis­tir en con­tro­lar­los? ¿ pa­ra qué la supervisón ban­ca­ria y la re­gu­la­ción de los flu­jos? Ya se han vis­to las consecuencias fu­nes­tas de to­do ello.

El análisis de Tur­ner par­te de la cons­ta­ta­ción de esas consecuencias, sien­do su pun­to de vis­ta muy crí­ti­co con la de­ri­va ul­tra­fi­nan­cie­ra que el ca­pi­ta­lis­mo ha to­ma­do en las úl­ti­mas dé­ca­das: el ma­yor pe­li­gro, que no ha dis­mi­nui­do des­de el 2010 sino más bien lo con­tra­rio, pro­ce­de de la si­tua­ción de deu­da ge­ne­ra­li­za­da y fue­ra de es­ca­la que si­gue ate­na­zan­do al con­jun­to de la economía mun­dial.

En es­te li­bro es fá­cil en­con­trar un víncu­lo in­te­lec­tual pro­fun­do con al­gu­nas gran­des apor­ta­cio­nes del pa­sa­do — como la del his­to­ria­dor eco­nó­mi­co Char­les Kind­le­ber­ger— que su­pie­ron ver en las fi­nan­zas lo que tie­nen de po­si­ti­vo y ne­ce­sa­rio pa­ra el cre­ci­mien­to en una economía de mer­ca­do, pe­ro tam­bién de­tec­ta­ron su con­di­ción de even­tual fo- co de in­ten­sa ines­ta­bi­li­dad.

Adair Tur­ner se en­fren­ta en es­ta obra a uno de los ma­yo­res di­le­mas ( por no de­cir el ma­yor) de nues­tra épo­ca: la ne­ce­si­dad de ajus­tar drás­ti­ca­men­te las deu­das pú­bli­cas y pri­va­das, jun­to a un im­pres­cin­di­ble im­pul­so del cre­ci­mien­to, cu­yas des­fa­lle­cien­tes ten­den­cias en bue­na par­te del glo­bo ( so­bre to­do en Eu­ro­pa) son cau­sa de no­ta­ble preo­cu­pa­ción. Da­do que se tra­ta de asun­tos que guar­dan en­tre sí una pro­fun­da con­tra­dic­ción de fon­do, cual­quier pro­pues­ta con­cre­ta que se ha­ga en una y otra di­rec­ción se­rá con­tro­ver­ti­da.

Las de Tur­ner, des­de lue­go, lo son y lla­man mu­cho la aten­ción por tra­tar­se de un re­gu­la­dor del má­xi­mo ni­vel ( en un país en el que las fi­nan­zas ocu­pan una po­si­ción par­ti­cu­lar­men­te pro­mi­nen­te). Pa­ra em­pe­zar, plan­tea abier­ta­men­te una re­es­truc­tu­ra­ción ge­ne­ral de las deu­das, pú­bli­cas y pri­va­das, acep­tan­do que en sus cuan­tías ac­tua­les no po­drán ser pa­ga­das ja­más.

Pro­po­ne ade­más como so­lu­ción so­me­ter los flu­jos fi­nan­cie­ros a al­gún ti­po de « re­pre­sión » a tra­vés de con­tro­les ex­haus­ti­vos; al­go que ha­ce so­lo diez años era de­mo­ni­za­do ab­so­lu­ta­men­te por la cul­tu­ra fi­nan­cie­ra im­pe­ran­te ( a lo cual ha­ce iró­ni­ca re­fe­ren­cia el pro­pio tí­tu­lo del li­bro).

MO­NE­TI­ZAR EL DÉ­FI­CIT

Tam­bién es muy po­lé­mi­ca —qui­zá en ma­yor me­di­da aun— la idea de mo­ne­ti­zar el dé­fi­cit pú­bli­co como vía de di­na­mi­za­ción eco­nó­mi­ca, de­bi­do a sus se­gu­ros efec­tos in­fla­cio­nis­tas.

Aho­ra el problema, sin em­bar­go, es­tá más bien en el la­do opues­to, la ame­na­za de de­fla­ción, por lo que au­to­res como Tur­ner se abren en es­tos mo­men­tos a so­lu­cio­nes muy he­te­ro­do­xas, que has­ta ha­ce bien po­co — como él mis­mo ha re­co­no­ci­do en dis­tin­tas de­cla­ra­cio­nes al res­pec­to— ni se les hu­bie­ran ocu­rri­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.