La res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal de las per­so­nas ju­rí­di­cas

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Ra­fael Gon­zá­lez del Río RA­FAEL GON­ZÁ­LEZ DEL RÍO. Ca­run­cho, To­mé & Judel. Abo­ga­dos y ase­so­res fis­ca­les. Miem­bro de HIS­PA­JU­RIS.

El pa­sa­do día 29 de fe­bre­ro el Tri­bu­nal Su­pre­mo ha dic­ta­do una sen­ten­cia car­ga­da de va­lor sim­bó­li­co, la pri­me­ra re­so­lu­ción acer­ca de la res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal de las per­so­nas ju­rí­di­cas. Con ca­rác­ter pre­vio, acla­rar que en nues­tro or­de­na­mien­to ju­rí­di­co ha re­gi­do el prin­ci­pio clá­si­co so­cie­tas de­li­que­re non po­test (las so­cie­da­des no pue­den de­lin­quir), de tal for­ma que las per­so­nas ju­rí­di­cas no se con­si­de­ra­ban su­je­tas a res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal. No obs­tan­te, a raíz de la mo­di­fi­ca­ción del Có­di­go Pe­nal por la Ley Or­gá­ni­ca 5/2010, de 22 de ju­nio, se in­tro­du­ce la res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal de las per­so­nas ju­rí­di­cas.

Los an­te­ce­den­tes del ca­so alu­den a unos he­chos con­sis­ten­tes en el en­vío de ma­qui­na­ria a Ve­ne­zue­la, pos­te­rior­men­te re­im­por­ta­da a Es­pa­ña con­te­nien­do dro­ga en su in­te­rior. Ta­les he­chos, en­jui­cia­dos y re­suel­tos en su día por la Au­dien­cia Na­cio­nal, die­ron lu­gar a la condena de tres per­so­nas ju­rí­di­cas a pe­nas de di­so­lu­ción de las so­cie­da­des, mul­ta y prohi­bi­ción de rea­li­zar ac­ti­vi­da­des co­mer­cia­les en Es­pa­ña.

Con mo­ti­vo de la re­so­lu­ción, el TS ha rea­li­za­do las si­guien­tes con­si­de­ra­cio­nes:

La per­so­na jurídica vie­ne am­pa­ra­da por los todos de­re­chos y ga­ran­tías cons­ti­tu­cio­na­les en ma­te­ria pe­nal: tu­te­la ju­di­cial efec­ti­va, pre­sun­ción de inocen­cia, de­re­cho al juez le­gal­men­te pre­de­ter­mi­na­do, pro­ce­so con ga­ran­tías…

El sis­te­ma de res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal de la per­so­na jurídica se ba­sa en la exis­ten­cia y co­rrec­ta apli­ca­ción de me­di­das de con­trol efi­ca­ces que pre­ven­gan, o in­ten­ten evi­tar, la co­mi­sión de in­frac­cio­nes pe­na­les.

El nú­cleo de tal res­pon­sa­bi­li­dad ra­di­ca en la au­sen­cia de las re­fe­ri­das me­di­das de con­trol. Y to­do ello, con in­de­pen­den­cia de la exis­ten­cia de mo­de­los de or­ga­ni­za­ción y ges­tión exi­gi­dos pa­ra la apli­ca­ción de la exi­men­te. En de­fi­ni­ti­va, nues­tro Al­to Tri­bu­nal ape­la, al cum­pli­mien­to ma­te­rial, y no me­ra­men­te for­mal, de los res­pec­ti­vos con­tro­les.

A pe­sar de que la sen­ten­cia afir­ma que ha de ser la acu­sa­ción la obli­ga­da a ale­gar y pro­bar la inexis­ten­cia de ta­les con­tro­les pa­ra que la per­so­na jurídica pue­da ser con­de­na­da; una par­te de los ma­gis­tra­dos –sie­te de los quin­ce— ha for­mu­la­do un «vo­to par­ti­cu­lar» ex­pre­san­do su dis­cre­pan­cia en es­te pun­to.

Por tan­to, exis­te di­vi­sión de opi­nio­nes en el TS acer­ca de si ha de ser la acu­sa­ción la que prue­be la inexis­ten­cia de con­tro­les, o la pro­pia per­so­na jurídica la que acre­di­te su efec­ti­va exis­ten­cia. La tras­cen­den­cia de una u otra op­ción es evi­den­te pues, en el pri­mer ca­so la per­so­na jurídica po­drá per­mi­tir­se una in­ter­ven­ción pa­si­va, da­do que si la acu­sa­ción no prue­ba no ha­brá condena; mien­tras que en el se­gun­do su­pues­to, ten­drá que des­ple­gar una in­ter­ven­ción ac­ti­va, pues, en el ca­so de que no con­si­ga pro­bar la exis­ten­cia de ta­les con­tro­les no se apre­cia­rá su exen­ción de res­pon­sa­bi­li­dad, re­sul­tan­do con­de­na­da.

El TS abor­da el con­flic­to de in­te­rés en­tre la per­so­na fí­si­ca au­to­ra ma­te­rial del de­li­to y la per­so­na jurídica en cu­ya re­pre­sen­ta­ción ac­túa; pues tal per­so­na fí­si­ca se­rá la en­car­ga­da de la es­tra­te­gia pro­ce­sal de su re­pre­sen­ta­da.

Po­dría dar­se la cir­cuns­tan­cia de que la per­so­na fí­si­ca eje­cu­ta­se ac­tua­cio­nes en nom­bre de la per­so­na jurídica y en per­jui­cio de la mis­ma y no co­la­bo­ra­se pa­ra el es­cla­re­ci­mien­to de los he­chos. To­do ello, con el úni­co ob­je­ti­vo de ocul­tar la pro­pia res­pon­sa­bi­li­dad per­so­nal, des­car­gan­do en la per­so­na jurídica, y des­in­cen­ti­var la con­ti­nua­ción de las di­li­gen­cias de ave­ri­gua­ción de la iden­ti­dad del au­tor ma­te­rial del de­li­to, con el con­si­guien­te ries­go de im­pu­ni­dad de és­tos úl­ti­mos.

El TS afir­ma que el me­ro he­cho de que una per­so­na jurídica ha­ya si­do uti­li­za­da pa­ra la co­mi­sión de un de­li­to no im­pli­ca que la mis­ma de­ba di­sol­ver­se, sino que de­be­rá ve­nir mo­ti­va­da y pro­por­cio­na­da a la gra­ve­dad de su con­duc­ta y a los in­tere­ses afec­ta­dos. Las per­so­nas ju­rí­di­cas ex­tran­je­ras no pue­den ser con­de­na­das a pe­na de di­so­lu­ción, sino a la sus­pen­sión de sus ac­ti­vi­da­des en nues­tro país.

En con­clu­sión, el es­pe­ra­do pro­nun­cia­mien­to del TS no ha acla­ra­do el pa­no­ra­ma, sino sem­bra­do mul­ti­tud de du­das. Así las co­sas, la más ele­men­tal pru­den­cia, acon­se­ja que las per­so­nas ju­rí­di­cas se do­ten de los res­pec­ti­vos mo­de­los de or­ga­ni­za­ción y ges­tión pa­ra evi­tar disgustos y las gra­ves consecuencias de­ri­va­das de no acre­di­tar, lle­ga­do el mo­men­to, la exis­ten­cia y efi­ca­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.