Re­fu­gia­dos y em­pren­de­do­res

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - CARTAS DES DE EL MUNDO - Lau­ra Fer­nán­dez Pa­lo­mo

Ex­pa­tria­dos si­rios abren pe­que­ños ne­go­cios en cam­pos de re­fu­gia­dos jor­da­nos

La tien­da es­tá va­cía. Fai­sal Ja­wad se aso­ma, son­ríe y agi­ta su bra­zo pa­ra atraer clien­tes. Tin­tes, pin­taú­ñas y toa­lli­tas per­fu­ma­das (...) re­co­lo­ca mien­tras mues­tra or­gu­llo­so el gé­ne­ro de su nue­vo pues­to. «Nun­ca me he de­di­ca­do a al­go así, pe­ro me ani­mé a ven­der es­tos pro­duc­tos por­que creo que son de­man­da­dos y po­dré sa­car al­go di­ne­ro pa­ra la fa­mi­lia», se en­tu­sias­ma cual re­cién em­pren­de­dor. Fai­sal Ja­wad co­jea. La me­tra­lla de una bom­ba le le­sio­nó la pier­na. El ata­que mo­ti­vó su hui­da de­fi­ni­ti­va de la gue­rra en Si­ria. Dos años des­pués ca­mi­na des­pa­cio, pe­ro a pa­so fir­me dis­pues­to a sa­car ade­lan­te su re­cién es­tre­na­do ne­go­cio en el cam­po de re­fu­gia­dos si­rios de Az­raq, en Jor­da­nia.

El shuk —como nom­bran al mer­ca­do en ára­be— tie­ne po­cos co­mer­cios abier­tos. To­da­vía no se ha inau­gu­ra­do ofi­cial­men­te. Fai­sal ha si­do de los pri­me­ros en aci­ca­lar una de las 200 ca­se­tas de me­tal, ha­bi­li­ta­das como par­te de un pro­yec­to de desa­rro­llo eco­nó­mi­co den­tro del cam­po. La mi­tad es­ta­rá ges­tio­na­da por re­si­den­tes y la otra mi­tad por jor­da­nos. El ob­je­ti­vo es ac­ti­var una mí­ni­ma ac­ti­vi­dad mer­can­til, en un asen­ta­mien­to que se pre­vé de lar­ga du­ra­ción pa­ra quie­nes no sa­ben si­quie­ra si po­drán vol­ver a ca­sa cuan­do ter­mi­ne la gue­rra.

TRÁ­MI­TES FÁ­CI­LES

Los trá­mi­tes ad­mi­nis­tra­ti­vos han si­do «fá­ci­les», re­co­no­ce Mah­moud Dar­wish, car­pin­te­ro en Da­mas­co y re­con­ver­ti­do en el due­ño de una tien­da de tabaco. Re­ci­bió el men­sa­je de mó­vil en­via­do por el Al­to Co­mi­sio­na­do de la ONU Pa­ra los Re­fu­gia­dos (AC­NUR) in­vi­tan­do a todos los re­si­den­tes a em­pren­der un ne­go­cio. Tras una se­lec­ción por cri­te­rios de vul­ne- ra­bi­li­dad, tiem­po de es­tan­cia y miem­bros fa­mi­lia­res se en­tre­ga­ron los per­mi­sos de aper­tu­ra en co­la­bo­ra­ción con las or­ga­ni­za­cio­nes jor­da­nas. «So­lo tu­ve que pa­gar 40 di­na­res (51 eu­ros) a la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Az­raq, al­go sim­bó­li­co», ex­pli­ca Mah­moud ro­dea­do de shis­has, las pi­pas de agua al­ta­men­te con­su­mi­das en el ocio ára­be. «Por lo de­más, no te­ne­mos que pa­gar nin­gún ti­po de im­pues­tos», agra­de­ce con la es­pe­ran­za de al­can­zar un sa­la­rio pa­ra man­te­ner a sus seis hi­jos.

Uno de los re­tos pa­ra po­ner en mar­cha un co­mer­cio es el apro­vi­sio­na­mien­to de pro­duc­tos. Los más de 17.000 re­fu­gia­dos que ha­bi­tan en es­ta pseu­do­ciu­dad no pue­den aban­do­nar el cam­po sin per­mi­so pre­vio. So­lo los mer­ca­de­res han re­ci­bi­do una au­to­ri­za­ción es­pe­cial pa­ra sa­lir a re­co­ger el gé­ne­ro se­ma­nal­men­te. Pe­ro pa­ra Fai­sal Ja­wad no es su­fi­cien­te. Ne­ce­si­ta ayu­da pa­ra traer de vuel­ta los artículos, ya que la pier­na le im­pi­de co­ger pe­so y mo­ver­se con fa­ci­li­tad.

La ex­pe­rien­cia de es­te es­pa­cio co­mer­cial ba­sa sus ex­pec­ta­ti­vas en el que emer­gió en Zaa­ta­ri, el que fue pri­mer cam­po de re­fu­gia­dos del país. Los pues­tos de ro­pa, te­lé­fo­nos mó­vi­les pa­ra lla­mar a Si­ria, co­mi­da y be­bi­da pro­li­fe­ra­ron po­co des­pués de su inau­gu­ra­ción en el 2012, cuan­do los re­fu­gia­dos to­da­vía uti­li­za­ban la mo­ne­da si­ria que les que­da­ba en los bol­si­llos. La ac­ti­vi­dad ge­ne­ra­da ha em­plea­do a más de 2.000 per­so­nas con ca­si 1.500 es­ta­ble­ci­mien­tos.

Sin em­bar­go, los re­fu­gia­dos van per­dien­do po­der ad­qui­si­ti­vo con la pro­lon­ga­ción de la es­tan­cia. «Aquí la gen­te no tie­ne mu­cho di­ne­ro», asu­me Mah­moud. Las dos úni­cas vías de in­gre­sos son los tra­ba­jos, ro­ta­ti­vos y par­cia­les en las oe­ne­gés que ope­ran en el cam­po; y el efec­ti­vo que ex­cep­cio­nal­men­te, como en fes­ti­vi­da­des, re­ci­ben del Pro­gra­ma Mun­dial de Ali­men­tos; una prác­ti­ca ten­den­te a nor­ma­li­zar­se en la me­di­da en que se cu­bran los re­cur­sos bá­si­cos, y par­te de las do­na­cio­nes pue­dan ser des­ti­na­das a reac­ti­var la economía en­tre­gan­do efec­ti­vo.

Em­pren­der en un cam­po de re­fu­gia­dos na­da tie­ne que ver con as­pi­ra­cio­nes em­pre­sa­ria­les de expansión o in­no­va­ción. La pe­cu­lia­ri­dad del con­tex­to re­du­ce los éxi­tos, como re­co­no­cen sus due­ños, a con­se­guir un jor­nal. Pe­ro eso, pa­ra un re­fu­gia­do, su­po­ne más que co­ti­zar en bol­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.