ES­PA­ÑA AFIAN­ZA SU NE­GO­CIO EN EL EX­TE­RIOR

LA ECONOMÍA ES­PA­ÑO­LA HA LO­GRA­DO DESEMPAREJAR CRE­CI­MIEN­TO Y DÉ­FI­CIT CO­MER­CIAL. EN EL AC­TUAL MO­MEN­TO EX­PAN­SI­VO, LAS VEN­TAS EN EL EX­TE­RIOR CRE­CEN POR EN­CI­MA DEL PIB Y LO HA­CEN TAM­BIÉN A UN RIT­MO SU­PE­RIOR AL DE LAS IM­POR­TA­CIO­NES. LA CAÍ­DA DEL PRE­CIO DE LAS M

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ju­lio Se­quei­ros JU­LIO SE­QUEI­ROS es ca­te­drá­ti­co de Economía. Uni­ver­si­da­de de A Co­ru­ña.

Los da­tos pro­vi­sio­na­les del co­mer­cio ex­te­rior de Es­pa­ña pa­ra el 2015 no pue­den ser más po­si­ti­vos: las ex­por­ta­cio­nes cre­cen a un rit­mo su­pe­rior al del PIB (un 4 % fren­te a un 3,2 %) y a un rit­mo su­pe­rior al de las im­por­ta­cio­nes (un 3,3 %, ca­si el mis­mo que el PIB del año pa­sa­do). En con­se­cuen­cia, el dé­fi­cit co­mer­cial se re­du­ce a 24.000 mi­llo­nes de eu­ros y la ta­sa de co­ber­tu­ra os­ci­la en el 90 %, tal y como lo vie­ne ha­cien­do des­de 2013.

Una ta­sa de co­ber­tu­ra co­mer­cial que se mue­va en el en­torno del 90 % es ca­si la ta­sa de equi­li­brio co­mer­cial, ya que las im­por­ta­cio­nes es­tán so­bre­va­lo­ra­das al in­cluir fle­tes, trans­por­tes, se­gu­ros, etc. has­ta lle­gar a la fron­te­ra na­cio­nal. Es más, ob­te­ne­mos es­tos re­sul­ta­dos en un con­tex­to en el cual la economía es­pa­ño­la man­tie­ne ta­sas de cre­ci­mien­to po­si­ti­vas. Es­to es tam­bién im­por­tan­te por­que, tra­di­cio­nal­men­te, la economía es­pa­ño­la em­pa­re­ja­ba el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co con abul­ta­dos dé­fi­cits co­mer­cia­les. Es­te bi­no­mio per­ver­so lle­gó a su má­xi­ma ex­pre­sión en­tre el 1999-2008, don­de el dé­fi­cit lle­gó a al­can­zar los 100.000 mi­llo­nes (2007) fren­te a los 24.000 mi­llo­nes del 2015. No sé si es­ta si­tua­ción vino pa­ra que­dar­se o es al­go co­yun­tu­ral, pe­ro es un éxi­to no­ta­ble.

Aho­ra bien, es­te éxi­to lle­ga a ma­ni­fes­tar­se en el sal­do de la ba­lan­za por cuen­ta co­rrien­te. Es­ta úl­ti­ma ob­tie­ne sal­dos po­si­ti­vos des­de el 2013 des­pués de ha­ber lo­gra­do dé­fi­cits his­tó­ri­cos en el pe­río­do in­me­dia­ta­men­te an­te­rior: en el 2007 y el 2008 más de 105.000 mi­llo­nes de eu­ros, es de­cir, por en­ci­ma del 10 % del PIB es­pa­ñol. Es­te as­pec­to de la cues­tión es in­tere­san­te, ya que el ele­va­do en­deu­da­mien­to que Es­pa­ña man­tie­ne en el con­tex­to in­ter­na­cio­nal ha­cen im­pres­cin­di­ble un sal­do ex­te­rior po­si­ti­vo pa­ra po­der ha­cer fren­te a las obli­ga­cio­nes fi­nan­cie­ras de la deu­da ex­ter­na.

Es­te éxi­to tie­ne un im­por­tan­te com­po­nen­te co­yun­tu­ral en la caí­da de los pre­cios del cru­do y del res­to de las ma­te­rias pri­mas. Los pre­cios de las im­por­ta­cio­nes han des­cen­di­do un 10 % des­de el 2012, mien­tras que los pre­cios de nues­tras ex­por­ta­cio­nes han per­ma­ne­ci­do es­ta­bles. Es­ta me­jo­ra es­tá de­trás de una in­fla­ción muy ba­ja de­bi­do a que estamos im­por­tan­do de­fla­ción. Es­ta in­fla­ción cer­ca­na al ce­ro per­mi­te es­ta­bi­li­zar los sa­la­rios man­te­nien­do cons­tan­te el pre­cio de nues­tras ex­por­ta­cio­nes.

Un se­gun­do ele­men­to co­yun­tu­ral con­sis­te en la ta­sa de cam­bio del eu­ro fren­te a otras mo­ne­das. El eu­ro se aba­ra­tó fren­te a Amé­ri­ca La­ti­na y fren­te al área dó­lar, de tal ma­ne­ra que, si un eu­ro cos­ta­ba 1,4 dó­la­res en el 2013, cues­ta aho­ra 1,1 dó­la­res, es­to es, ca­si un 25 %. Es­ta evo­lu­ción en­ca­re­ce las im­por­ta­cio­nes y aba­ra­ta las ex­por­ta­cio­nes fren­te a los es­pa­cios ex­tra co­mu­ni­ta­rios e in­flu­ye a fa­vor de nues­tra ba­lan­za co­mer­cial. En sín­te­sis, he­mos en­tra­do en un círcu­lo de vir­tud ma­cro­eco­nó­mi­ca que no de­be­ría­mos aban­do­nar y de­be­mos apro­ve­char in­te­li­gen­te­men­te los vien­tos de co­la, mien­tras du­ren.

EL JUE­GO DE LAS DE­PEN­DEN­CIAS

Una idea muy ge­ne­ra­li­za­da es aque­lla que en­tien­de que el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal es­tá in­te­gra­do por pro­duc­tos, bien ma­te­rias pri­mas, bien artículos fi­na­les lis­tos pa­ra co­mer­cia­li­zar. Si es­to es así, po­de­mos im­por­tar cual­quier pro­duc­to de don­de nos pa­rez­ca, ya que hay mu­chos paí­ses que ofer­tan cual­quier mer­can­cía. En otras pa­la­bras, el ha­ba de so­ja la compramos don­de nos plaz­ca y los mue­bles de ma­de­ra los ex­por­ta­mos a don­de nos con­ven­ga.

Es­te plan­tea­mien­to se ha que­da­do ob­so­le­to des­de ha­ce ya unas dé­ca­das, so­bre to­do des­de ini­cia­dos los años no­ven­ta y aque­lla pri­me­ra glo­ba­li­za- ción to­da­vía in­ci­pien­te. Des­de aquel mo­men­to hay un ru­bro en el co­mer­cio mun­dial que se desa­rro­lla con una fuer­za inusi­ta­da: el co­mer­cio de pro­duc­tos in­ter­me­dios, pro­duc­tos en cur­so de fa­bri­ca­ción, trá­fi­co de par­tes, pie­zas y com­po­nen­tes, etc. Es­te co­mer­cio es re­fle­jo de unos pro­ce­sos pro­duc­ti­vos que han ro­to el marco na­cio­nal, se han seg­men­ta­do in­ter­na­cio­nal­men­te y se han es­ta­ble­ci­do en dis­tin­tos paí­ses apro­ve­chan­do las ven­ta­jas com­pa­ra­ti­vas de unos y de otros. An­tes de los años no­ven­ta, un pro­duc­to se fa­bri­ca­ba en su to­ta­li­dad en un país, aunque fue­se con ma­te­rias pri­mas de im­por­ta­ción. Hoy no es así. Un pro­duc­to se en­sam­bla en un país con par­tes, pie­zas, com­po­nen­tes, etc. que, unas se im­por­tan y, otras, se pro­du­cen lo­cal­men­te pa­ra abas­te­cer la pro­duc­ción in­ter­na y los mer­ca­dos de ex­por­ta­ción.

Es­te nue­vo en­fo­que cam­bia nues­tro mo­do de in­ter­pre­tar la reali­dad. Por un la­do, las ex­por­ta­cio­nes tie­nen un con­te­ni­do ca­da vez más re­le­van­te de im­por­ta­cio­nes pre­vias y las im­por­ta­cio­nes tie­nen un con­te­ni­do ele­va­do de ex­por­ta­cio­nes pro­pias. La in­dus­tria de la au­to­mo­ción es un buen ejem­plo: las ex­por­ta­cio­nes es­pa­ño­las de co­ches com­ple­tos (aca­ba­dos) in­cor­po­ran mo­to­res y óp­ti­cas de im­por­ta­ción, o trans­mi­sio­nes fa­bri­ca­das en otros paí­ses e im­por­ta­das por Es­pa­ña pa­ra in­cor­po­rar­las al pro­duc­to ex­por­ta­do. Y al re­vés tam­bién. Cuan­do se ad­quie­re un au­to­mó­vil ale­mán, fran­cés o ame­ri­cano in­cor­po­ra com­po­nen­tes que se han fa­bri­ca­do en Es­pa­ña y que, pre­via­men­te, se han ex­por­ta­do al país pa­ra su mon­ta­je fi­nal.

Es­ta nue­va or­ga­ni­za­ción mul­ti­na- cio­nal de los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos in­tro­du­ce a los di­fe­ren­tes paí­ses en ca­de­nas de pro­duc­ción en las cua­les, in­di­vi­dual­men­te so­lo apor­ta un seg­men­to del pro­duc­to fi­nal del que ha per­di­do el con­trol, in­clu­so a ni­vel tributario. El co­mer­cio de pro­duc­tos en cur­so de fa­bri­ca­ción re­fle­ja la enor­me in­ter­de­pen­den­cia que exis­te a ni­vel pro­duc­ti­vo en­tre unas eco­no­mías y otras, de tal mo­do que el mar­gen de ma­nio­bra de un país es muy re­du­ci­do, tan­to en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, como fis­ca­les o po­lí­ti­cos.

Los da­tos so­bre el co­mer­cio ex­te­rior re­fle­jan la in­ser­ción de la pro­duc­ción es­pa­ño­la en el con­tex­to eu­ro­peo e in­ter­na­cio­nal. Al­go más del 40 % de nues­tras im­por­ta­cio­nes son pro­duc­tos en cur­so de fa­bri­ca­ción, por­cen­ta­je que es muy si­mi­lar al de las ex­por­ta­cio­nes. Su co­mer­cio no es­tá vin­cu­la­do a la de­man­da de pro­duc­tos fi­na­les, sino que lo ha­ce so­bre la pro­pia na­tu­ra­le­za del sis­te­ma pro­duc­ti­vo en su con­jun­to, ya que son in­su­mos in­ter­me­dios que las em­pre­sas co­mer­cian en­tre sí pa­ra in­cor­po­rar­los al ar­tícu­lo fi­nal. En otros tér­mi­nos, es­tas im­por­ta­cio­nes son im­pres­cin­di­bles pa­ra el co­rrec­to fun­cio­na­mien­to de nues­tro sis­te­ma pro­duc­ti­vo: si es­tos su­mi­nis­tros se cor­tan la economía es­pa­ño­la se pa­ra­li­zan.

No me re­sis­to a re­cor­dar­le al lec­tor los des­ba­ra­jus­tes que se pro­du­cen en la in­dus­tria es­pa­ño­la cuan­do, a cau­sa de los tem­po­ra­les de nie­ve, se cie­rra la fron­te­ra con Fran­cia y se blo­quea el trans­por­te por ca­rre­te­ra con el res­to de Eu­ro­pa. En los pri­me­ros me­ses de 2010 hu­bo que re­cons­truir la lo­gís­ti­ca del abas­te­ci­mien­to de par­tes y pie­zas pa­ra trans­por­tar­las en avión y evi­tar el cie­rre tem­po­ral de mu­chas in­dus­trias. Ava­ta­res de es­te ti­po re­fle­jan có­mo el sis­te­ma pro­duc­ti­vo es­pa­ñol es­tá in­ser­to den­tro del eu­ro­peo y mun­dial y cual­quier rup­tu­ra en los flu­jos de la in­ter­de­pen­den­cia sig­ni­fi­ca pa­ra­li­zar pro­ce­sos y ca­de­nas de pro­duc­ción y pro­ce­sos en­te­ros.

Y UNA REFLEXIÓN FI­NAL

Estamos acos­tum­bra­dos a so­bre­va­lo­rar el as­pec­to fi­nan­cie­ro de las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les como si es­te fue­ra el úni­co. Es un as­pec­to tan im­por­tan­te como la fi­nan­cia­ción de la deu­da pú­bli­ca o la in­ver­sión ex­tran­je­ra, pe­ro no es el úni­co. En es­te sen­ti­do, he de re­co­no­cer que me ins­pi­ran mu­cha des­con­fian­za los programas po­lí­ti­cos que par­ten de la pre­mi­sa de que, ha­ga­mos lo que ha­ga­mos, es so­lo asun­to nues­tro y so­lo nos de­be im­por­tar a no­so­tros. Tre­men­da ingenuidad.

G N.S. JUA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.