CÓ­MO ME­JO­RAR EL CRE­CI­MIEN­TO DE GA­LI­CIA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - VENANCIO SAL­CI­NES Pre­si­den­te de la Es­cue­la de Fi­nan­zas

Me­jo­rar el ni­vel edu­ca­ti­vo, cap­tar más in­ver­sión ex­tran­je­ra o crear nue­vos ni­chos de em­pleo son pro­pues­tas que ex­po­ne el pro­fe­sor Venancio Sal­ci­nes en su ar­tícu­lo y que se re­co­gen en el úl­ti­mo ba­ró­me­tro de eco­no­mis­tas ga­lle­gos, pre­sen­ta­do es­ta semana en Vi­go.

Ga­li­cia arran­ca. Es­ta es una reali­dad que se pal­pa en la so­cie­dad o, al me­nos, eso se de­du­ce de la opi­nión de los eco­no­mis­tas ga­lle­gos, ex­pre­sa­da en su úl­ti­mo ba­ró­me­tro, pre­sen­ta­do es­ta semana en Vi­go. Otra co­sa es ha­blar de la ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro a la que se es­tá mo­vien­do su prin­ci­pal motor, el con­su­mo do­més­ti­co, y en es­te sen­ti­do, so­lo el 5 % de los eco­no­mis­tas creen que es­te cre­ce de un mo­do sig­ni­fi­ca­ti­vo, aunque el 54 % lle­guen a afir­mar que ob­ser­van un au­men­to mo­de­ra­do. Es de­cir, prác­ti­ca­men­te un 60 % ven en­cen­di­do el motor, aunque po­cos opi­nen que es­te­mos pa­san­do por una si­tua­ción eco­nó­mi­ca óp­ti­ma. Y si en el análisis del pre­sen­te y el pa­sa­do re­cien­te no se en­cuen­tran gotas de eu­fo­ria, mu­cho me­nos se po­drán ha­llar mi­ran­do pa­ra el fu­tu­ro. La ac­tual ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca, mi­nus­va­lo­ra­da por una par­te sus­tan­cial de nues­tra cla­se po­lí­ti­ca, es ob­ser­va- da con su­ma preo­cu­pa­ción por nues­tros eco­no­mis­tas, de tal mo­do que el 75,44 % ma­ni­fies­tan es­tar más o me­nos preo­cu­pa­dos por el fu­tu­ro de nues­tra re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca. De he­cho, prác­ti­ca­men­te el 40 % afir­man que sus efec­tos ne­ga­ti­vos ya son evi­den­tes, atre­vién­do­se so­lo el 6 % a afir­mar que no tie­ne efec­tos re­le­van­tes.

¿ Y có­mo cam­biar nues­tro des­tino? De­jan­do al mar­gen los te­mas co­yun­tu­ra­les que nos amar­gan el día a día, exis­te un am­plio con­sen­so de que de­be­mos me­jo­rar ra­di­cal­men­te nues­tro sis­te­ma edu­ca­ti­vo. Pe­ro me atre­vo a de­cir que mis co­le­gas, al afir­mar es­to no es­tán pen­san­do en las úl­ti­mas reivin­di­ca­cio­nes de los sin­di­ca­tos do­cen­tes y sí en nues­tro te­ji­do em­pre­sa­rial y eco­nó­mi­co. Bas­ta ya de un sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio que no es ca­paz de trans­fe­rir co­no­ci­mien­to a la tie­rra que lo man­tie­ne. Que con su des­pre­cio a la for­ma­ción pro­fe­sio­nal su­pe­rior es­tá per­vir­tien­do la es­truc­tu­ra edu­ca­ti­va del mer­ca­do la­bo­ral. El se­gun­do pun­to de con­sen­so es la cap­ta­ción de in­ver­sión ex­tran­je­ra o la crea­ción de nue­vos ni­chos de em­pleo, me­di­das que re­cla­man, pa­ra po­der ser reali­dad, una Ga- li­cia abier­ta, cos­mo­po­li­ta, cap­ta­do­ra de ca­pi­tal hu­mano. Una Ga­li­cia que si mi­ras, es­tá ahí, emer­gien­do, lu­chan­do por rom­per el cas­ca­ron de me­dio­cri­dad que en­vuel­ve a tan­tas y tan­tas ca­pas de nues­tra so­cie­dad. Una Ga­li­cia que si desea ocu­par un lu­gar en el mundo, lo pri­me­ro que ha de te­ner cla­ro es que he­mos de ser un úni­co es­pa­cio eco­nó­mi­co, un úni­co mer­ca­do, una úni­ca uni­dad de ac­ción. Una tie­rra tan só­li­da como abier­ta al mundo o a la com­pe­ten­cia in­te­rior.

A la en­de­ble y ve­tus­ta economía es­pa­ño­la, y en es­to la ga­lle­ga va en el mis­mo ca­rro, la estamos me­tien­do, a ma­cha y mar­ti­llo, en una ne­ve­ra lla­ma­da ines­ta­bi­li­dad. Y aunque man­tie­ne pul­so vi­tal to­ca abrir, más tem­prano que tar­de, las puer­tas del re­fri­ge­ra­dor y eso so­lo se con­si­gue con una hoja de ru­ta eco­nó­mi­ca ní- ti­da y trans­pa­ren­te. Es evi­den­te que ca­da día más con­su­mi­do­res pos­po­nen sus de­ci­sio­nes de com­pra más im­por­tan­tes y ya son fre­cuen­tes los em­pre­sa­rios que em­pie­zan a ha­cer pú­bli­co que pa­ra­li­zan sus in­ver­sio­nes en es­pe­ra de un en­torno des­pe­ja­do. Ocho años lu­chan­do, in­ten­tan­do so­bre­vi­vir a es­ta cri­sis, y aho­ra que sa­lía­mos del po­zo, ha de ser nues­tra in­ma­du­rez po­lí­ti­ca, nues­tra in­ca­pa­ci­dad ge­né­ti­ca pa­ra pac­tar, la que nos pon­ga la zan­ca­di­lla. Po­cas ve­ces he vis­to a un país que se iden­ti­fi­ca como desa­rro­lla­do, las­ti­mar­se tan­to y a sus par­ti­dos, an­siar tan­to el po­der, tan­to y tan­to que han con­ver­ti­do su idea­rio en un me­dio y no en un fin.

De­be ser cier­to que Es­pa­ña es una gran na­ción, por mu­cho que in­ten­ta sui­ci­dar­se nun­ca lo con­si­gue.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.